El mer­ca­deo di­gi­tal ace­le­ra evo­lu­ción

Mer­ca­do ofre­ce ser­vi­cios pa­ra tác­ti­cas de al­to ren­di­mien­to

El Financiero (Costa Rica) - - Tecnología - Car­los Cor­de­ro car­los.cor­de­ro@el­fi­nan­cie­rocr.com

El éxi­to de una es­tra­te­gia de con­te­ni­dos de­pen­de de fac­to­res co­mo la cre­di­bi­li­dad, la vi­si­bi­li­dad, el po­si­cio­na­mien­to y la res­pues­ta opor­tu­na a los clien­tes.

Las he­rra­mien­tas pa­ra im­ple­men­tar es­tra­te­gias de al­to ren­di­mien­to evo­lu­cio­nan ace­le­ra­da­men­te con la in­cor­po­ra­ción de nue­vas pla­ta­for­mas, las cua­les se apo­yan en tec­no­lo­gías de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

“Los usua­rios es­tán ex­pues­tos a to­do ti­po de anun­cios di­gi­ta­les”, ex­pu­so Eri­ka Mar­tí­nez, ge­ren­te de ven­tas de Ga­li­leo Di­gi­tal Pla­ta­form. “Unos res­pon­den; otros no. Se tra­ta de co­lo­car el con­te­ni­do don­de le in­tere­sa al usua­rio”.

Es­ta fir­ma ofre­ce un ser­vi­cio pa­ra ge­ne­rar pau­tas más efec­ti­vas. Pa­ra­le­la­men­te em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das co­mo In­no­va­mars y The Bot Shop ofre­cen nue­vas so­lu­cio­nes en el cam­po.

Lo que se tie­ne

Has­ta el mo­men­to en re­des so­cia­les se pau­ta pu­bli­ci­dad in­di­can­do a cuá­les usua­rios se quie­re al­can­zar, por afi­ni­dad con sus ca­rac­te­rís­ti­cas de­mo­grá­fi­cas y con al­gún in­te­rés en par­ti­cu­lar.

Tam­bién hay bots que fa­ci­li­tan la aten­ción de los clien­tes cuan­do vi­si­tan el si­tio web o me­dian­te las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría.

Son he­rra­mien­tas que es­tán en ca­pa­ci­dad de per­so­na­li­zar la co­mu­ni­ca­ción o de fa­ci­li­tar que los ope­ra­do­res res­pon­dan.

Y, por su­pues­to, las em­pre­sas es­tán pen­dien­tes de lo que se di­ce de la mar­ca en re­des so­cia­les.

Has­ta ahí to­do bien. Pe­ro el al­go­rit­mo que di­ri­ge las pu­bli­ca­cio­nes y anun­cios en re­des so­cia­les e In­ter­net no per­mi­te ha­cer una seg­men­ta­ción con bis­tu­rí pa­ra di­ri­gir­se a ni­chos es­pe­cí­fi­cos y al­can­zar al que real­men­te le pue­da in­tere­sar un pro­duc­to o ser­vi­cio.

Al fi­nal se lle­ga a seg­men­tos “muy ma­cro” y a una par­te del pú­bli­co me­ta.

Los bots exis­ten­tes no lle­van la per­so­na­li­za­ción a una ma­yor pro­fun­di­za­ción. En el cam­po del mo­ni­to­reo de la repu­tación se re­quie­re iden­ti­fi­car lo que se es­tá di­cien­do y brin­dar una res­pues­ta en tiem­po real, pa­ra no es­tar a des­tiem­po.

A los que real­men­te in­tere­sa

Pa­ra el si­guien­te ni­vel de evo­lu­ción de las he­rra­mien­tas de ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos las op­cio­nes es­tán dis­po­ni­bles.

Las com­pras pro­gra­má­ti­cas per­mi­ten una ma­yor seg­men­ta­ción de los con­te­ni­dos pa­ra al­can­zar a los pú­bli­cos que las mar­cas quie­ren.

En es­te ca­so la he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca per­mi­te que el anun­cio apa­rez­ca en los si­tios web don­de na­ve­ga el con­su­mi­dor que cum­ple el per­fil se­lec­cio­na­do por ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y ho­ra­rios.

La pla­ta­for­ma, que se ali­men­ta de gran­des vo­lú­me­nes de da­tos con big da­ta, tam­bién re­cu­rre a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra iden­ti­fi­car la au­dien­cia, apren­der y op­ti­mi­zar su fun­cio­na­mien­to.

“Lle­ga al 100% de la gen­te in­tere­sa­da”, re­cal­có Mar­tí­nez, de Ga­li­leo Di­gi­tal Pla­ta­form, que ofre­ce ser­vi­cios de pau­ta pro­gra­má­ti­ca y a tra­vés de in­fluen­cia­do­res.

Tam­bién co­no­ci­da co­mo Real Ti­me Bid­ding (RTB), en la pau­ta pro­gra­má­ti­ca se ad­quie­re es­pa­cio pu­bli­ci­ta­rio en pla­ta­for­mas que hay en In­ter­net.

Ini­cial­men­te el RTB per­mi­te que el anun­cio apa­rez­ca en la frac­ción de tiem­po en que se des­car­ga o apa­re­ce la pá­gi­na web que el usua­rios quie­re vi­si­tar.

Más que dar res­pues­tas

Si hay que ha­cer pau­ta di­gi­tal con­ven­cio­nal y aho­ra pau­ta pro­gra­ma­da, tam­bién hay que te­ner cla­ro que los bots de­ben cum­plir con la aten­ción de los clien­tes y pue­den ir un pa­so más allá.

El bot, ya sea en re­des so­cia­les o en el si­tio web, se per­so­na­li­za pa­ra con­ver­sar con los clien­tes, res­pon­der pre­gun­tas fre­cuen­tes y aten­der otras con­sul­tas de for­ma in­me­dia­ta o en un plazo de 24 ho­ras, por ejem­plo.

Tam­bién pue­de desem­pe­ñar otras ta­reas. “Los con­su­mi­do­res pue­den re­ci­bir in­for­ma­ción y se­gui­mien­to cuan­do se lan­zan pro­duc­tos”, di­jo Tril­ce Ji­rón, de la agen­cia The Bot Shop, que brin­da ser­vi­cios en es­te cam­po.

Y pue­de dar otro pa­so adi­cio­nal. Por ejem­plo, el bot pue­de re­cor­dar la fe­cha apro­xi­ma­da en que na­ce­ría un be­bé, en el ca­so de una tien­da de ro­pa in­fan­til, y con­tac­tar a los clien­tes.

Así se ge­ne­ra una re­la­ción más es­tre­cha con ca­da per­so­na, se ofre­cen des­cuen­tos, in­for­ma­ción y re­co­men­da­cio­nes.

La em­pre­sa no de­pen­de de un ven­de­dor pa­ra es­ta­ble­cer esa re­la­ción, sino que se guar­da la in­for­ma­ción con el his­to­rial de com­pras y del con­su­mi­dor con el pro­pó­si­to de man­te­ner siem­pre el con­tac­to y dar­le se­gui­mien­to.

Hay otras al­ter­na­ti­vas de in­ter­ac­ción. En un even­to o en la tien­da se dis­po­ne de un có­di­go QR a los in­tere­sa­dos en un pro­duc­to o ser­vi­cio.

El clien­te lo es­ca­nea y pue­de en­con­trar in­for­ma­ción y co­mu­ni­car­se con la em­pre­sa a tra­vés del bot. Lue­go se pue­de en­viar pro­mo­cio­nes o des­cuen­tos.

La in­ter­ac­ción pue­de am­pliar­se con jue­gos, cu­po­nes, re­ser­va­cio­nes, pro­duc­tos ex­tras, con­cur­sos, etc.

Cui­dar la ima­gen

Si la repu­tación y la cre­di­bi­li­dad es un ac­ti­vo cla­ve, no se pue­de de­jar al azar el mo­ni­to­reo de lo que se di­ce de la mar­ca en es­ta épo­ca de re­des so­cia­les, no­ti­cias fal­sas y ru­mo­res por do­quier.

“El 25% de los ne­go­cios de una em­pre­sa vie­ne de la repu­tación”, afir­mó Ro­ge­lio Ná­je­ra, coor­di­na­dor de in­ves­ti­ga­dor y co­fun­da­dor de In­no­va­mars. “Con el mo­ni­to­reo se pue­den des­cu­brir más opor­tu­ni­da­des”.

Es­ta em­pre­sa creó un soft­wa­re de­no­mi­na­do MOP (ami­go, en len­gua­je co­lo­quial) que se ba­sa en da­tos ma­si­vos y los pro­ce­sa con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra iden­ti­fi­car ries­gos en tiem­po real y en­con­trar nue­vos clien­tes.

Tam­bién ge­ne­ra re­co­men­da­cio­nes so­bre có­mo me­jo­rar la repu­tación apo­yán­do­se en el apren­di­za­je pro­fun­do, una fa­ci­li­dad de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que pro­ce­sa la in­for­ma­ción si­guien­do el fun­cio­na­mien­to de las re­des neu­ro­na­les del ce­re­bro pa­ra lo­grar la com­pren­sión de los da­tos.

El mo­ni­to­reo se rea­li­za tan­to en re­des so­cia­les co­mo en In­ter­net pa­ra de­ter­mi­nar per­fi­les de con­su­mi­do­res y de­tec­tar el gra­do de sa­tis­fac­ción con la mar­ca.■■

DIA­NA MÉN­DEZ EF

El mer­ca­deo di­gi­tal re­cu­rre ca­da vez más a tec­no­lo­gías de big da­ta, ana­lí­ti­ca e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.