Adiós a la creen­cia de que la po­bre­za se es­tan­có

Nue­va in­ves­ti­ga­ción re­ve­la que el in­di­ca­dor se re­du­jo del 26,9% en 1994 al 18,9% en 2017

El Financiero (Costa Rica) - - Economía Y Política - Ma­nuel Aven­da­ño A. ma­nuel.aven­dano@el­fi­nan­cie­rocr.com

Cos­ta Ri­ca lle­va dé­ca­das su­mer­gi­da en la dis­cu­sión del su­pues­to es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za, un in­di­ca­dor que des­pués de la cri­sis eco­nó­mi­ca de los 80 se re­du­jo a ni­ve­les cer­ca­nos al 20% y, se­gún las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, per­ma­ne­ció así, con muy po­cos cam­bios. Sin em­bar­go, es­ta afir­ma­ción po­dría no ser del to­do cier­ta.

So­bre es­te te­ma, los eco­no­mis­tas An­drés Fer­nán­dez Arauz y Ro­nul­fo Ji­mé­nez Ro­drí­guez se plan­tea­ron una pre­gun­ta: ¿Se re­du­jo la po­bre­za en Cos­ta Ri­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das?

Pa­ra con­tes­tar es­ta in­te­rro­gan­te, los dos eco­no­mis­tas desa­rro­lla­ron la in­ves­ti­ga­ción ti­tu­la­da “La ten­den­cia de lar­go plazo de la po­bre­za en Cos­ta Ri­ca: 1987-2017”.

El es­tu­dio con­clu­yó que la po­bre­za sí se re­du­jo en el país en los úl­ti­mos 23 años y pa­só del 26,9% en 1994 al 18,9% en el 2017. El do­cu­men­to tam­bién ofre­ce al­gu­nas lu­ces pa­ra en­ten­der a quié­nes afec­ta más es­ta con­di­ción so­cial; por ejem­plo, a las mu­je­res en ge­ne­ral, pe­ro so­bre to­do a aque­llas que no tie­nen un com­pa­ñe­ro, es de­cir, mu­je­res so­las.

La in­ves­ti­ga­ción abar­ca el pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1987 y 2017 (de 31 años), en el cual se iden­ti­fi­ca­ron cua­tro sub­pe­rio­dos con di­fe­ren­tes com­por­ta­mien­tos de la po­bre­za. Es­te re­por­ta­je se en­fo­ca­rá en el pe­rio­do de 1994 al 2017 de­bi­do a que la dis­cu­sión en el país se cen­tró en el su­pues­to de que la po­bre­za se man­tu­vo es­tan­ca­da en ni­ve­les del 20% du­ran­te los úl­ti­mos 23 años.

Nue­vos da­tos, ¿nue­va his­to­ria?

Los da­tos ofi­cia­les del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC) si­tua­ron la po­bre­za en un ni­vel del 20% des­de 1994 y esa ci­fra se ha man­te­ni­do prác­ti­ca­men­te es­ta­ble has­ta el 2017, sal­vo el 16,7% re­gis­tra­do en el 2007 (su pun­to más ba­jo) y el 22,3% del 2014 (su pun­to más al­to).

En­ton­ces, ¿por qué los da­tos de es­ta nue­va in­ves­ti­ga­ción con­tra­di­cen los re­sul­ta­dos ofi­cia­les del INEC?

Fer­nán­dez y Ji­mé­nez cons­tru­ye­ron una nue­va se­rie de po­bre­za com­pa­ra­ble pa­ra to­do el pe­rio­do 1994-2017, a par­tir de ajus­tes he­chos a la me­to­do­lo­gía que usa el INEC lla­ma­da lí­nea de po­bre­za por in­gre­sos. En es­ta se uti­li­za el va­lor de la ca­nas­ta bá­si­ca ali­men­ta­ria (CBA) co­mo pa­rá­me­tro.

Los ho­ga­res por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za se con­si­de­ran po­bres, y den­tro de es­te gru­po, los que no tie­nen in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra com­prar una ca­nas­ta bá­si­ca ca­da mes se ubi­can en con­di­ción de po­bre­za ex­tre­ma.

De­bi­do a que el INEC in­clu­yó mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra adap­tar la ca­nas­ta bá­si­ca ali­men­ta­ria a la reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca, los in­ves­ti­ga­do­res crea­ron dos se­ries de ca­nas­ta bá­si­ca y de lí­nea de po­bre­za con ba­se en ci­fras ofi­cia­les de los dis­tin­tos pe­rio­dos y lue­go es­ti­ma­ron el cre­ci­mien­to.

El re­sul­ta­do mues­tra una ten­den­cia ge­ne­ral a la ba­ja en la in­ci­den­cia de la po­bre­za en el país en­tre 1994 y 2017. Pa­ra Ji­mé­nez, no se tra­ta de re­es­cri­bir la his­to­ria pe­ro sí de apor­tar nue­vos da­tos.

Zoom in a los re­sul­ta­dos

Los in­ves­ti­ga­do­res re­es­ti­ma­ron ocho se­ries de la po­bre­za en Cos­ta Ri­ca que son com­pa­ra­bles pa­ra el pe­rio­do 1987-2017.

En to­dos los ca­sos se mues­tra una caí­da en el ni­vel de la po­bre­za en los úl­ti­mos 23 años, pe­rio­do so­bre el cual se cen­tró el de­ba­te so­bre el pre­sun­to es­tan­ca­mien­to de es­ta con­di­ción en el país.

A par­tir de 1994 em­pe­zó nue­va­men­te un sub­pe­rio­do de es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za que se pro­lon­gó du­ran­te 12 años has­ta el 2006. En ese año ini­ció una épo­ca de re­duc­ción de los ho­ga­res en esa con­di­ción has­ta el 2017.

La dis­mi­nu­ción en la in­ci­den­cia de la po­bre­za en­tre 2006 y 2017 coin­ci­de con un ma­yor cre­ci­mien­to de la eco­no­mía que in­clu­so al­can­zó ni­ve­les del 5,5% en 2010 y del 6,5% en 2012.

En es­te pe­rio­do tam­bién se re­gis­tró una re­duc­ción de los ho­ga­res en po­bre­za ge­ne­ral, po­bre­za ex­tre­ma y en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

El país tie­ne un ni­vel de po­bre­za 48% me­nor al que se re­gis­tró en 1987 y 30% más ba­jo en com­pa­ra­ción con la dé­ca­da de 1990.

Si se ana­li­zan las sub­po­bla­cio­nes del país se pue­de en­con­trar que la ma­yo­ría de ho­ga­res po­bres son je­fea­dos por hom­bres. Sin em­bar­go, la in­ci­den­cia de la po­bre­za afec­tó más a las fa­mi­lias li­de­ra­das por mu­je­res y, so­bre to­do, a aque­llas en los que la je­fa no cuen­ta con un com­pa­ñe­ro.

Mien­tras en­tre 1997 y 1994, ca­si el 70% de los ho­ga­res eran li­de­ra­dos por hom­bres con pa­re­ja, pa­ra el 2017 la es­truc­tu­ra cam­bió y se du­pli­có la pro­por­ción de ho­ga­res je­fea­dos por mu­je­res so­las.

Jus­ta­men­te los ho­ga­res li­de­ra­dos por mu­je­res sin pa­re­ja son el gru­po de ma­yor in­ci­den­cia his­tó­ri­ca de la po­bre­za y por eso es­tas fa­mi­lias son las que tie­nen ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad.

Es­ta reali­dad se ex­pli­ca por­que los in­gre­sos de las mu­je­res son me­no­res en re­la­ción con los que re­ci­ben los hom­bres por sus tra­ba­jos, y tam­bién, por­que en un ho­gar li­de­ra­do por una mu­jer so­la hay más per­so­nas de­pen­dien­tes.

Otro fac­tor aso­cia­do con la po­bre­za es el ni­vel edu­ca­ti­vo de las fa­mi­lias. En 1987 ca­si el 80% de los ho­ga­res en po­bre­za ex­tre­ma y el 70% en po­bre­za ge­ne­ral te­nían un ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo (me­nos de seis años de edu­ca­ción en las per­so­nas ma­yo­res de edad).

Los efec­tos po­si­ti­vos del au­men­to en la co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va en Cos­ta Ri­ca se re­fle­jan me­jor a par­tir del 2017. Los da­tos mues­tran que so­lo el 36% de los ho­ga­res po­bres tie­nen un ba­jo edu­ca­ti­vo ba­jo, en al­gu­nos ca­sos lo­gra­ron me­jo­rar su con­di­ción a un ni­vel in­ter­me­dio, es de­cir, cuan­do los ma­yo­res de edad de la fa­mi­lia tie­nen en­tre seis y on­ce años de pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca.

El es­tu­dio con­clu­yó que la po­bre­za es ma­yor en los ho­ga­res con je­fa­tu­ra fe­me­ni­na, li­de­ra­dos por per­so­nas de ma­yor edad, ubi­ca­dos en zo­nas ru­ra­les y, so­bre to­do, en re­gio­nes fron­te­ri­zas o cos­te­ras.

Un ele­men­to que pe­só en la re­duc­ción de la po­bre­za en las úl­ti­mas dos dé­ca­das es el au­men­to en las trans­fe­ren­cias o ayu­das so­cia­les (be­cas, pen­sio­nes y de­más) que en­tre­ga el Go­bierno a los ho­ga­res de me­no­res in­gre­sos del país.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.