Re­duc­ción de la po­bre­za

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión -

En la edi­ción de es­ta se­ma­na ofre­ce­mos a nues­tros lec­to­res un re­por­ta­je so­bre la re­duc­ción de la po­bre­za en el pe­rio­do 1994-2017, ba­sa­do en una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en la Aca­de­mia de Cen­troa­mé­ri­ca por los eco­no­mis­tas An­drés Fer­nán­dez y Ro­nul­fo Ji­mé­nez.

Se tra­ta de una bue­na no­ti­cia, por­que di­ver­sos in­ves­ti­ga­do­res y ana­lis­tas de la reali­dad na­cio­nal han ve­ni­do afir­man­do que la in­ci­den­cia de la po­bre­za en Cos­ta Ri­ca –me­di­da se­gún el mé­to­do de lí­nea de po­bre­za– se ha­bía es­tan­ca­do en una ci­fra cer­ca­na al 20 % de los ho­ga­res del país, des­de 1994 has­ta el pre­sen­te.

La te­sis del es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za en un pe­rio­do tan lar­go im­pli­ca acep­tar el fra­ca­so de la lu­cha con­tra de es­te pro­ble­ma so­cial.

Pa­ra al­gu­nos, el cul­pa­ble de es­te fra­ca­so es el mo­de­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co ba­sa­do en la aper­tu­ra y, pa­ra otros, es la po­lí­ti­ca so­cial.

Fer­nán­dez y Ji­mé­nez re­vi­sa­ron, en for­ma me­ticu­losa, la va­li­dez de la afir­ma­ción del es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za en­tre 1994 y 2017 y pu­sie­ron de re­lie­ve que du­ran­te es­te pe­rio­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC) ha­bía mo­di­fi­ca­do la me­di­ción de las dos va­ria­bles cla­ves pa­ra cla­si­fi­car a un ho­gar co­mo po­bre: el in­gre­so y la lí­nea pa­ra de­fi­nir quié­nes son po­bres.

En otras pa­la­bras, la te­sis del es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za tie­ne fal­sas ba­ses em­pí­ri­cas.

Error bá­si­co

En el pe­rio­do 1994-2017 el INEC adi­cio­nó com­po­nen­tes en la me­di­ción del in­gre­so de los ho­ga­res, cam­bió la for­ma de tra­tar a los ho­ga­res con in­gre­so des­co­no­ci­do y mo­di­fi­có el cri­te­rio pa­ra en­fren­tar la sub­es­ti­ma­ción del in­gre­so re­por­ta­do por los ho­ga­res.

Tam­bién el Ins­ti­tu­to hi­zo que la me­to­do­lo­gía pa­ra me­dir la lí­nea de po­bre­za se adap­ta­ra con los nue­vos pa­tro­nes de con­su­mo del país y a par­tir de 2010 re­sul­tó una nue­va lí­nea de po­bre­za: más so­fis­ti­ca­da y más ca­ra.

Fer­nán­dez y Ji­mé­nez de­jan cla­ro que di­ver­sos in­ves­ti­ga­do­res, ana­lis­tas y pe­rio­dis­tas ha­bían co­me­ti­do un error bá­si­co, ha­bían he­cho lo que des­de la es­cue­la pri­ma­ria nos ha­bían ad­ver­ti­do no ha­cer: mez­clar pa­pas con cha­yo­tes.

Es de­cir, los va­le­do­res de la te­sis del es­tan­ca­mien­to de la po­bre­za ha­bían to­ma­do me­di­cio­nes rea­li­za­das con cri­te­rios di­fe­ren­tes, las ha­bían com­pa­ra­do y ha­bían lle­ga­do a una con­clu­sión erró­nea.

Los au­to­res del es­tu­dio rea­li­za­ron un “em­pal­me” de los da­tos de po­bre­za. Es de­cir, uni­for­ma­ron la me­di­ción de la po­bre­za a lo lar­go de to­do el pe­rio­do y con­clu­ye­ron que más bien hay una ten­den­cia a la re­duc­ción de la po­bre­za en­tre 1994 y 2017.

¿Cuál es el pa­pel del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­so en to­do es­to? El INEC es la en­ti­dad ofi­cial en­car­ga­da de me­dir la po­bre­za.

Los au­to­res del es­tu­dio acla­ran que el INEC reali­zó me­di­cio­nes ade­cua­das ca­da año, pu­bli­có trans­pa­ren­te­men­te los cam­bios me­to­do­ló­gi­cos y ha si­do cui­da­do­so en cons­truir se­ries con me­to­do­lo­gías com­pa­ra­bles.

Sin em­bar­go, da­da la im­por­tan­cia del fe­nó­meno de la po­bre­za, el INEC de­bió de rea­li­zar el “em­pal­me” de la se­rie de po­bre­za y no lo hi­zo. Si el Ins­ti­tu­to hu­bie­ra rea­li­za­do es­te tra­ba­jo, ha­bría­mos te­ni­do un me­jor diag­nós­ti­co de la evo­lu­ción de la po­bre­za.

Mu­cho por ha­cer

El es­tu­dio men­cio­na­do tam­bién pre­sen­ta otras for­mas al­ter­na­ti­vas de me­dir la po­bre­za por me­dio del mé­to­do de las Ne­ce­si­da­des Básicas In­sa­tis­fe­chas y el Ín­di­ce de Po­bre­za Mul­ti­di­men­sio­nal.

En el pri­mer ca­so se ob­ser­va una re­duc­ción de la po­bre­za du­ran­te el pe­rio­do 1984-2011 y con el se­gun­do tam­bién se ob­ser­va una ten­den­cia a la re­duc­ción de la po­bre­za en­tre 2005 y 2017. Por lo tan­to, des­de di­fe­ren­tes perspectivas me­to­do­ló­gi­cas se pue­de con­cluir que Cos­ta Ri­ca ha lo­gra­do re­du­cir la po­bre­za en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Re­co­no­cer los avan­ces en la re­duc­ción de la po­bre­za en las úl­ti­mas dé­ca­das no im­pli­ca ig­no­rar la exis­ten­cia ac­tual­men­te de im­por­tan­tes seg­men­tos de ho­ga­res en si­tua­ción de po­bre­za.

Cos­ta Ri­ca tie­ne el re­to de im­pul­sar un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ca­paz de au­men­tar en for­ma sos­te­ni­da el in­gre­so de la po­bla­ción en con­di­ción de po­bre­za. Es­to re­quie­re de pro­gra­mas so­cia­les pa­ra crear ca­pa­ci­da­des en los ho­ga­res po­bres por me­dio de los ser­vi­cios de edu­ca­ción, sa­lud y trans­fe­ren­cias.

Pa­ra te­ner una po­lí­ti­ca so­cial con im­pac­to, se re­quie­re de la efi­ca­cia de los pro­gra­mas so­cia­les, de la ge­ne­ra­ción de re­cur­sos fis­ca­les pro­ve­nien­tes del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de un Es­ta­do con fi­nan­zas pú­bli­cas via­bles.

En con­clu­sión, nues­tro país no ha fra­ca­sa­do en la re­duc­ción de la po­bre­za en las úl­ti­mas dé­ca­das. Por el con­tra­rio, pue­de mos­trar lo­gros de re­duc­ción, pe­ro aún hay ta­reas por rea­li­zar.

“Cos­ta Ri­ca no ha fra­ca­sa­do en la re­duc­ción de la po­bre­za en las úl­ti­mas dé­ca­das. Pe­ro aún hay ta­reas que rea­li­zar y desafíos por aten­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.