Por qué aho­ra tam­bién Ita­lia cues­tio­na la or­to­do­xia

El Financiero (Costa Rica) - - Opinión - Moha­med A. El-Erian

Fun­cio­na­rios, ges­to­res de ries­go y mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les ob­ser­van con aten­ción la es­ca­ra­mu­za pre­su­pues­ta­ria en­tre el go­bierno de Ita­lia y la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

El epi­so­dio po­ne de ma­ni­fies­to la cre­cien­te fre­cuen­cia con que go­bier­nos de eco­no­mías avan­za­das y emer­gen­tes por igual cues­tio­nan las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas or­to­do­xas.

La pro­fun­di­za­ción de es­ta ten­den­cia obli­ga a eco­no­mis­tas y ac­to­res de mer­ca­do a ana­li­zar más (y co­mu­ni­car mu­cho me­jor) los di­le­mas de la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras con­ven­cio­na­les en con­di­cio­nes di­fí­ci­les.

Ele­gi­das con un man­da­to de pro­mo­ver un cre­ci­mien­to más ve­loz e in­clu­si­vo, las au­to­ri­da­des ita­lia­nas han adop­ta­do una pos­tu­ra fis­cal más ex­pan­si­va.

Pe­ro el pre­su­pues­to que han di­se­ña­do fue “re­cha­za­do” por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, por “in­cum­pli­mien­to” de las nor­mas de la Unión Eu­ro­pea en ma­te­ria de dé­fi­cit.

En con­se­cuen­cia, Moody de­gra­dó la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de Ita­lia al ni­vel in­me­dia­ta­men­te su­pe­rior al de los bo­nos ba­su­ra, ale­gan­do preo­cu­pa­ción por el

stock de deu­da del país y por el ex­ce­so de op­ti­mis­mo del Go­bierno en sus pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to.

Co­mo la di­ri­gen­cia ita­lia­na in­sis­te en que “no hay plan B”, el di­fe­ren­cial (spread) de la deu­da pú­bli­ca de Ita­lia vol­vió a su­bir a ni­ve­les que no se veían des­de los peo­res días de la cri­sis del eu­ro.

Y al au­men­tar los cos­tos de en­deu­da­mien­to pa­ra los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do, al­gu­nos ob­ser­va­do­res co­mien­zan a preo­cu­par­se por las po­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ita­liano.

De he­cho, hay quie­nes lle­ga­ron a de­cir que Ita­lia plan­tea una ame­na­za exis­ten­cial a la eu­ro­zo­na.

Pe­ro otros pien­san que es una exa­ge­ra­ción pe­li­gro­sa, por­que Ita­lia to­da­vía tie­ne un per­fil de ser­vi­cio de deu­da a cor­to plazo ma­ne­ja­ble, su­pe­rá­vit fis­cal pri­ma­rio y su­pe­rá­vit de cuen­ta co­rrien­te, y un con­si­de­ra­ble po­ten­cial eco­nó­mi­co.

Va­rios fac­to­res am­pli­fi­can el du­ra­de­ro pro­ble­ma de Ita­lia con el cre­ci­mien­to: la re­cien­te pér­di­da de em­pu­je eco­nó­mi­co de Eu­ro­pa, pre­sio­nes de frag­men­ta­ción re­gio­na­les y la re­duc­ción gra­dual de las in­yec­cio­nes de li­qui­dez del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

Pa­ra con­tra­rres­tar­los, Ita­lia es­tá ape­lan­do a la po­lí­ti­ca fis­cal, en un in­ten­to de es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to por el la­do de la de­man­da y por el la­do de la ofer­ta. Es de­cir, el Go­bierno quie­re ele­var el dé­fi­cit fis­cal aho­ra, pa­ra ge­ne­rar a la vez más cre­ci­mien­to real y más cre­ci­mien­to po­ten­cial.

En tan­to, la pre­sión so­bre el di­fe­ren­cial de ries­go de la deu­da ita­lia­na se acen­túa por un cam­bio en los mer­ca­dos glo­ba­les.

Los úl­ti­mos años se ca­rac­te­ri­za­ron por una vo­la­ti­li­dad inusual­men­te ba­ja en los mer­ca­dos y ma­yor ape­ti­to de ries­go, lo que se de­bió a una se­rie de in­yec­cio­nes de li­qui­dez abun­dan­tes, re­pe­ti­das y pre­de­ci­bles des­de los ban­cos cen­tra­les.

Pe­ro aho­ra, ade­más de que se en­du­re­cen las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y de que el cre­ci­mien­to (en par­ti­cu­lar en las eco­no­mías avan­za­das, ex­cep­to Es­ta­dos Uni­dos) se des­ace­le­ra y se tor­na más di­ver­gen­te, co­mien­za a ha­ber un au­men­to de la aver­sión a ries­gos y de la vo­la­ti­li­dad.

A futuro, mu­cho de­pen­de­rá de que sea po­si­ble com­pa­ti­bi­li­zar la gran apues­ta del Go­bierno de Ita­lia con las nor­mas y re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Pe­ro a no equi­vo­car­se: los fac­to­res glo­ba­les tam­bién in­flui­rán, so­bre to­do por­que de­ter­mi­na­rán cuán­to tiem­po ten­drán Ita­lia y la Co­mi­sión pa­ra arre­glar sus di­fe­ren­cias.

El mo­do exac­to en que evo­lu­cio­nen los fac­to­res re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les ten­drá im­por­tan­tes con­se­cuen­cias so­bre el di­fe­ren­cial de la deu­da ita­lia­na.

Una tran­si­ción de po­lí­ti­cas or­de­na­da pue­de crear mar­gen pa­ra la evo­lu­ción de la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca del Go­bierno; pe­ro un cam­bio abrup­to crea­ría gran­des di­fi­cul­ta­des, en la for­ma de un en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra el Go­bierno y el sec­tor pri­va­do ita­lia­nos.

Men­te abier­ta

No es la pri­me­ra vez que un go­bierno re­cién elec­to desafía la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca en el mun­do avan­za­do (un fe­nó­meno que sue­le aso­ciar­se más con las eco­no­mías emer­gen­tes).

Tras asu­mir en enero de 2015, el go­bierno de Sy­ri­za en Gre­cia in­di­có su in­ten­ción de aban­do­nar la po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal de sus pre­de­ce­so­res, e in­clu­so bus­có con­fir­ma­ción del elec­to­ra­do a tra­vés de un re­fe­ren­do na­cio­nal. Pe­ro al fi­nal, la ame­na­za de ex­pul­sión de la eu­ro­zo­na im­pu­so una vuel­ta a la or­to­do­xia.

En Es­ta­dos Uni­dos, el go­bierno de Trump y los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos im­pul­sa­ron un es­tí­mu­lo fis­cal en fi­nal de ci­clo, con re­ba­ja de im­pues­tos y au­men­to del gas­to pú­bli­co en mo­men­tos en que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se ya cre­ce a buen ritmo, im­pul­sa­da por un au­men­to del con­su­mo y de la in­ver­sión de las em­pre­sas.

Lo nor­mal en una fa­se avan­za­da de ex­pan­sión es que el go­bierno tra­te de crear­se mar­gen de ma­nio­bra en pre­vi­sión de una po­si­ble con­trac­ción fu­tu­ra.

Pe­ro en es­te ca­so, se op­tó por apli­car po­lí­ti­cas pro­cí­cli­cas, com­bi­na­das con una es­tra­te­gia co­mer­cial más con­fron­ta­ti­va. No ha­ce fal­ta de­cir que lo se­gun­do tam­bién con­tra­di­ce la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, que con­si­de­ra que el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal be­ne­fi­cia a am­bas par­tes y que el pro­tec­cio­nis­mo es in­ne­ce­sa­ria­men­te cos­to­so.

En tan­to, Tur­quía tam­bién lle­va al­gún tiem­po tra­tan­do de re­es­cri­bir el ma­nual de ma­ne­jo de cri­sis; y has­ta aho­ra, por lo me­nos, el go­bierno del pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan con­si­guió su­pe­rar una cri­sis cam­bia­ria sin gran­des subas de ti­pos de in­te­rés y sin pe­dir ayu­da fi­nan­cie­ra al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Es­tas es­tra­te­gias he­te­ro­do­xas cues­tio­nan de plano la idea ha­bi­tual res­pec­to del or­den tem­po­ral de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas.

Por ejem­plo, Ita­lia y Tur­quía re­cha­za­ron aque­llo de que an­tes de es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to con me­di­das fis­ca­les y mo­ne­ta­rias pri­me­ro hay que lo­grar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca (o co­mo di­ce el di­cho: la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca no es to­do, pe­ro sin ella, no hay na­da).

El cre­cien­te atrac­ti­vo de las po­lí­ti­cas he­te­ro­do­xas es re­sul­ta­do di­rec­to de años de cre­ci­mien­to len­to e in­su­fi­cien­te­men­te in­clu­si­vo, com­bi­na­dos con un au­men­to de in­quie­tu­des por la tría­da de de­sigual­dad (de in­gre­sos, de ri­que­za y de opor­tu­ni­da­des).

Es­tos fac­to­res re­du­je­ron el po­ten­cial real y futuro de las eco­no­mías avan­za­das, ge­ne­ra­ron re­cha­zo en gran­des fran­jas de la po­bla­ción, ero­sio­na­ron la cre­di­bi­li­dad del es­ta­blish­ment y de la opi­nión ex­per­ta, y die­ron sus­ten­to a la po­lí­ti­ca de la ra­bia.

En vez de re­cha­zar sin más es­ta reac­ción con­tra la or­to­do­xia, los ex­per­tos de­be­rían ha­cer fren­te a los fac­to­res que hay de­trás de ella con una men­te más abier­ta.

En con­cre­to, es ne­ce­sa­rio cuan­ti­fi­car con es­me­ro y co­mu­ni­car con cla­ri­dad los di­le­mas im­plí­ci­tos en las es­tra­te­gias con­ven­cio­na­les.

Y hay que ac­tua­li­zar­las pa­ra un mun­do en el que al pa­re­cer, la fal­ta de cre­ci­mien­to se ha con­ver­ti­do en un as­pec­to es­truc­tu­ral pa­ra ca­da vez más eco­no­mías.

En un mun­do de re­tro­ali­men­ta­ción de ex­pec­ta­ti­vas y de múl­ti­ples equi­li­brios, in­ten­tos cui­da­do­sos de reac­ti­var las eco­no­mías tal vez fa­ci­li­ten el éxi­to de re­for­mas es­truc­tu­ra­les más du­ra­de­ras.

De mo­do que en el ca­so de Ita­lia la UE no de­be­ría po­ner­se in­fle­xi­ble.

Pe­ro el Go­bierno ita­liano tam­bién de­be de­mos­trar que real­men­te es­tá de­ci­di­do a im­ple­men­tar re­for­mas del la­do de la ofer­ta que sos­ten­gan un ma­yor cre­ci­mien­to a lar­go plazo.

“El go­bierno ita­liano quie­re ele­var el dé­fi­cit fis­cal aho­ra, pa­ra ge­ne­rar a la vez más cre­ci­mien­to real y más cre­ci­mien­to po­ten­cial”.

SHUTTERSTOCK PA­RA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.