Ges­tión de la deu­da tro­pe­zó en el 2018

Hue­co en el pre­su­pues­to, fa­lli­das in­ver­sio­nes y po­co ape­ti­to de los in­ver­sio­nis­tas hi­cie­ron tras­ta­bi­llar la es­tra­te­gia que la Tesorería Na­cio­nal ve­nía eje­cu­tan­do en la cap­ta­ción de re­cur­sos.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fernanda Cisneros ma­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

En­tre fa­lli­das in­ver­sio­nes y un en­deu­da­mien­to más ries­go­so, la ges­tión de la deu­da en los úl­ti­mos años ha te­ni­do du­ros gol­pes que afron­tar, y la la­bor se di­fi­cul­ta aun más.

Los efec­tos del des­ba­lan­ce fis­cal re­sin­tie­ron la eco­no­mía a lo lar­go del 2018, y las fi­nan­zas es­ta­ta­les al fin evi­den­cia­ron el des­gas­te que arras­tra­ban des­de ha­ce más de una dé­ca­da.

Años atrás, el Go­bierno de Cos­ta Ri­ca de al­gu­na ma­ne­ra fue exi­to­so en tras­la­dar el pa­go de sus deu­das al fu­tu­ro –”pa­teó la bo­la”– pa­ra eva­dir los efec­tos del dé­fi­cit. Sin em­bar­go, es­te año en­con­tró di­fi­cul­ta­des pa­ra se­guir con la mis­ma es­tra­te­gia y los pro­ble­mas se hi­cie­ron no­tar.

El ti­po de cam­bio subió, al igual que las ta­sas de in­te­rés y la eco­no­mía ba­jó su ni­vel de cre­ci­mien­to. To­do es­to, ade­más, en­ca­re­ce la deu­da.

Al igual que en un ho­gar, el Go­bierno de­ci­de cuá­les son sus prio­ri­da­des y có­mo aten­de­rá ca­da una de sus deu­das.

Más allá de los erro­res de dé­ca­das –los ya co­no­ci­dos del cre­cien­te en­deu­da­mien­to del país, el des­me­di­do au­men­to de los gas­tos y la de­sa­ce­le­ra­ción de los in­gre­sos–, cuan­do el pro­ble­ma fis­cal pa­só de ser una ad­ver­ten­cia a con­ver­tir­se en una reali­dad, ¿cuá­les fue­ron los fa­llos en la aten­ción de es­ta si­tua­ción?

Cos­ta Ri­ca es re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo una na­ción a la que le cues­ta lle­gar a un con­sen­so en el apa­ra­to le­gis­la­ti­vo. Es­te po­dría ser el pri­mer gran error: dar­le lar­gas a la adop­ción de una re­for­ma in­te­gral que so­lu­cio­ne la si­tua­ción fis­cal.

Re­pre­sen­tan­tes de ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les la­men­tan es­to y lo si­túan co­mo el prin­ci­pal ye­rro del país al mo­men­to de aten­der el des­ba­lan­ce fis­cal.

Por años, ini­cia­ti­vas pa­ra res­ta­ble­cer el di­na­mis­mo de los in­gre­sos o re­cor­tar al­gu­nos gas­tos se han lle­na­do de pol­vo. Al mis­mo tiem­po, el dé­fi­cit de­ja­ba sin re­cur­sos al Go­bierno y ago­ta­ba las fi­nan­zas es­ta­ta­les con más fuer­za ca­da año.

Así fue co­mo más de la mi­tad del pre­su­pues­to lle­gó a fi­nan­ciar­se con deu­da, en vez de ha­cer­lo con re­cur­sos pro­pios. Es­to ocu­rri­rá por pri­me­ra vez en 2019.

Si el aná­li­sis se li­mi­ta a la ad­mi­nis­tra­ción So­lís Ri­ve­ra y la Al­va­ra­do Que­sa­da, se pue­den en­lis­tar al­gu­nos desa­cier­tos, a cri­te­rio de ana­lis­tas y eco­no­mis­tas con­sul­ta­dos por EF.

Al ex­pre­si­den­te So­lís, quien ga­nó las elec­cio­nes con una am­plia ma­yo­ría de los vo­tos, se le atri­bu­ye uno de los ma­yo­res fa­llos de la aten­ción de es­te gran pro­ble­ma lla­ma­do dé­fi­cit.

El Eje­cu­ti­vo pos­ter­gó por dos años la pre­sen­ta­ción de una re­for­ma fis­cal, de­ci­sión que a cri­te­rio de Dou­glas Mon­te­ro, di­rec­tor de Fon­dos de In­ver­sión de Al­de­sa, fue “po­pu­lis­ta”.

“Creo que te­nía la opor­tu­ni­dad de con­se­guir el apo­yo, pe­ro no, se ol­vi­dó del te­ma y pre­fi­rió au­men­tar más el gas­to pú­bli­co. Tam­po­co su mi­nis­tro de Ha­cien­da (He­lio Fa­llas) hi­zo mu­cho y los re­sul­ta­dos los es­ta­mos vien­do en es­te mo­men­to”, ex­pli­có Mon­te­ro. Bache

Otro gran des­liz de la Ad­mi­nis­tra­ción So­lís Ri­ve­ra fue el hue­co pre­su­pues­ta­rio, que al­can­zó los ¢600.000 mi­llo­nes y que re­qui­rió del en­vío de un pre­su­pues­to ex­tra­or­di­na­rio.

El bache lle­gó lue­go de que se co­lo­ca­ran tí­tu­los va­lo­res con ven­ci­mien­to al 2018, des­pués de la for­mu­la­ción del pre­su­pues­to.

A es­to se su­mó la in­ver­sión (de ¢100.000 mi­llo­nes y $50 mi­llo­nes) en ins­tru­men­tos, tam­bién a cor­to pla­zo, del Ban­co Cré­di­to Agrí­co­la de Car­ta­go (Ban­cré­di­to), que no se pu­die­ron co­brar. So­lo por es­to el dé­fi­cit del 2017 (6,7%) subió 0,4 pun­tos por­cen­tua­les.

La ges­tión de la deu­da tam­bién en­tra en el aná­li­sis.

Des­de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das, la es­tra­te­gia fue rea­li­zar can­jes de deu­da. Si un bono es­ta­ba pron­to a ven­cer, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da lo cam­bia­ba por otro cu­ya fe­cha de ca­du­ci­dad fue­ra más ex­ten­di­da.

Los mon­tos can­jea­dos cre­cían ca­da se­mes­tre con éxi­to, has­ta que Ha­cien­da se to­pó con la di­fi­cul­tad de que sus ofer­tas no des­per­ta­ban el in­te­rés del mer­ca­do. Es­to ocu­rrió a ini­cios del 2018.

Los can­jes se se­ca­ron y las su­bas­tas tam­bién to­pa­ron con di­fi­cul­ta­des pa­ra atraer in­ver­so­res. En al­gu­nas de las se­sio­nes, los in­ver­sio­nis­tas ni se mo­les­ta­ron en ha­cer pro­pues­tas.

La pér­di­da de la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas le pe­só a Ha­cien­da.

Juan Car­los Pacheco, ex­vi­ce­mi­nis­tro de Ha­cien­da, abor­dó el te­ma en un co­men­ta­rio es­cri­to pa­ra EF.

“Cuan­do Ha­cien­da bus­ca cap­tar con ins­tru­men­tos a pre­cios fue­ra de mer­ca­do en al­gu­nas su­bas­tas, pe­ro por otra par­te en otras no asig­na bo­nos, ar­gu­men­tan­do que las ofer­tas re­ci­bi­das se con­si­de­ran a pre­cios fue­ra de mer­ca­do, se ge­ne­ran se­ña­les con­fu­sas”, ex­pli­có Pacheco.

El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da asu­mió más ries­gos en la ges­tión de la deu­da del Go­bierno, an­te la fal­ta de li­qui­dez y el al­to dé­fi­cit fis­cal.

La es­tra­te­gia más se­gu­ra es apos­tar por la emi­sión de tí­tu­los en mo­ne­da na­cio­nal, a ta­sa fi­ja y a un me­diano o lar­go pla­zo al ven­ci­mien­to. Sin em­bar­go, el des­ba­lan­ce fis­cal pu­so con­tra la pa­red a la Tesorería Na­cio­nal, y en los úl­ti­mos cua­tro años ocu­rrió to­do lo con­tra­rio.

En ese lap­so, la mo­ne­da ex­tran­je­ra ga­nó es­pa­cio den­tro de la es­truc­tu­ra de la deu­da, al igual que lo hi­cie­ron los ins­tru­men­tos de cor­to pla­zo y la ta­sa de in­te­rés va­ria­ble, ex­pli­có el apar­ta­do “Ele­va­do dé­fi­cit fis­cal in­cre­men­ta los ries­gos del en­deu­da­mien­to pú­bli­co”, del Es­ta­do de la Na­ción, 2018.

La con­ver­gen­cia de es­tas tres con­di­cio­nes es des­fa­vo­ra­ble, ci­tó el do­cu­men­to. Sin em­bar­go, la ges­tión, aun­que más ries­go­sa, es co­mo un mal inevi­ta­ble.

¿Por qué es­ta apues­ta es más ries­go­sa? Si se emi­te más deu­da en dó­la­res, la pre­sión cam­bia­ria es ma­yor. Si el ti­po de cam­bio sube, las deu­das es­ta­ta­les au­men­ta­rán.

Ade­más, el pla­zo se re­du­ce por­que la ta­sa es me­nor, y por tan­to el cos­to tam­bién. A cam­bio, se de­ben pa­gar ven­ci­mien­tos más pron­to de lo desea­do.

La ta­sa va­ria­ble, por su la­do, evi­den­cia la di­fi­cul­tad pa­ra con­se­guir re­cur­sos.

Ade­más, en el úl­ti­mo año, Ha­cien­da ce­dió a las pre­sio­nes del mer­ca­do y ajus­tó al al­za el ren­di­mien­to que ofre­ce por sus bo­nos.

Si las ta­sas no eran más atrac­ti­vas, los in­ver­sio­nis­tas –que ya des­con­fia­ban del Go­bierno– no iban a es­tar dis­pues­tos a in­ver­tir en los bo­nos es­ta­ta­les. Si la Tesorería Na­cio­nal re­que­ría de más re­cur­sos, en­ton­ces la subida de ta­sas no era op­cio­nal.

Adi­cio­nal­men­te, las ta­sas en el ex­te­rior subie­ron con más fuer­za y co­mo Ha­cien­da em­pe­zó a co­lo­car más dó­la­res, de­bió tam­bién au­men­tar los ren­di­mien­tos.

Pe­se a una ma­yor ta­sa, en­fren­tó di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der su fal­tan­te de di­ne­ro por­que el áni­mo del mer­ca­do no es­ta­ba sin­to­ni­za­do con los re­que­ri­mien­tos del Fis­co, di­jo Mau­ri­cio Her­nán­dez, ge­ren­te de Pri­val Se­cu­ri­ties.

El Go­bierno car­ga con des­ba­lan­ces fis­ca­les que de­bie­ron ha­ber­se re­suel­to ha­ce años. Aun­que la ges­tión de la deu­da es más ries­go­sa, es un ca­mino inevi­ta­ble an­te la in­cer­ti­dum­bre y el te­mor que ge­ne­ra la si­tua­ción fis­cal.

AR­CHI­VO

la deu­da se com­po­ne hoy más de dó­la­res, ta­sa va­ria­ble y cor­to pla­zo, es­to le su­ma ries­go a la ges­tión de las obli­ga­cio­nes por par­te de la Tesorería Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.