El ‘ad­wa­re’ es el prin­ci­pal ata­que ci­ber­né­ti­co

La ins­ta­la­ción de pro­gra­mas que lle­van a pu­bli­ci­dad in­va­si­va es el ata­que in­for­má­ti­co más fre­cuen­te en el país

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Kris­sia Cha­cón kris­sia.cha­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

Los pro­gra­mas que ge­ne­ran pu­bli­ci­dad in­va­si­va se han con­ver­ti­do en una pla­ga in­for­má­ti­ca en el país.

Sao Pau­lo, Bra­sil. ¿Le ha su­ce­di­do que al usar su bus­ca­dor, de pron­to le sal­ta pu­bli­ci­dad in­va­si­va?

Es­ta es la ame­na­za ci­ber­né­ti­ca más co­mún en Cos­ta Ri­ca, se tra­ta de JS/Ad­wa­re.Agent.AA co­no­ci­do co­mo ad­wa­re.

Cos­ta Ri­ca es par­te del fe­nó­meno mun­dial, el ad­wa­re es la prin­ci­pal ame­na­za a ni­vel glo­bal.

El ca­so más usual ocu­rre cuan­do la per­so­na se con­vier­te en víc­ti­ma al in­ten­tar ac­ce­der a un si­tio pa­ra ver even­tos de­por­ti­vos en vi­vo o des­car­gar pe­lí­cu­las gra­tis.

Nor­mal­men­te es­tos si­tios so­li­ci­tan que se des­car­gue una ex­ten­sión del al­gún bus­ca­dor o ins­ta­lar una se­rie de apli­ca­cio­nes.

Una vez que el usua­rio des­car­ga es­tos com­ple­men­tos se ejecutan pro­gra­mas in­va­si­vos.

Aun­que el ad­wa­re no es­tá ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to, en al­gu­nos ca­sos es­tos pro­gra­mas es­tán in­fec­ta­dos con malwa­re, lo que quie­re de­cir que que­da ex­pues­to a ata­ques más se­rios.

Las otras ame­na­zas de­tec­ta­das son Coi­nMi­ner y Ex­ploits.

Coi­nMi­ner es un có­di­go ma­li­cio­so que in­yec­ta un ci­ber­de­lin­cuen­te en un si­tio web o bien en compu­tado­ras de ter­ce­ros pa­ra apro­ve­char el ni­vel de pro­ce­sa­mien­to ajeno. El fin es mi­nar crip­to­mo­ne­das y así ob­te­ner ga­nan­cias eco­nó­mi­cas.

Mien­tras que con los Ex­ploits, el ci­ber­de­lin­cuen­te apro­ve­cha las vul­ne­ra­bi­li­da­des de los equi­pos pa­ra de­jar­los ex­pues­tos a otro ti­po de ata­ques; al ro­bo de in­for­ma­ción, por ejem­plo.

Es­tos da­tos fue­ron da­dos a co­no­cer du­ran­te el fo­ro de ci­ber­se­gu­ri­dad que reali­zó ESET en Sao Pau­lo, Bra­sil.

Ven­ta­na

ESET ha de­tec­ta­do más de 65 mi­llo­nes de con­ta­mi­na­cio­nes con Ad­wa­re y de esa ci­fra Cos­ta Ri­ca es­tá pre­sen­te en 60.000. “Aun­que pa­rez­ca un nú­me­ro ba­jo, pa­ra un país pe­que­ño co­mo Cos­ta Ri­ca es mu­cho”, ase­ve­ró Matías Po­ro­lli, in­ves­ti­ga­dor de es­ta fir­ma.

Es­ta ame­na­za es más fuer­te en La­ti­noa­mé­ri­ca que en Eu­ro­pa o Nor­tea­mé­ri­ca.

La hi­pó­te­sis de Po­ro­lli es que en la re­gión exis­te la cos­tum­bre de bus­car en In­ter­net con­te­ni­dos que sean gra­tui­tos, mien­tras que en las po­ten­cias mun­dia­les exis­te una cul­tu­ra de pa­gar por pla­ta­for­mas de en­tre­te­ni­mien­to.

El Ad­wa­re lle­ga a los usua­rios a tra­vés de la em­pre­sa Minds­park. Al usua­rio le apa­re­ce en la pan­ta­lla una le­yen­da que di­ce: “pa­ra ver es­te con­te­ni­do tie­ne que des­car­gar la si­guien­te apli­ca­ción”.

El usua­rio la des­car­ga y le abre la ven­ta­na al ad­wa­re, por lo que se co­mien­za a ver anun­cios in­tru­si­vos, por­no­grá­fi­cos y ma­li­cio­sos.

En un ini­cio es­ta pu­bli­ci­dad no va a in­fec­tar el dis­po­si­ti­vo del usua­rio, es cues­tión de ce­rrar ven­ta­nas, pe­ro sí exis­te la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir malwa­re a tra­vés de unos de esos com­ple­men­tos.

Su­ce­de que las bús­que­das en los na­ve­ga­do­res se al­te­ra y lle­va al usua­rio a ha­cer clic en anun­cios.

El ad­wa­re es un ne­go­cio de­bi­do a que mu­chas em­pre­sas pa­gan por clics y en oca­sio­nes no sa­ben que es­tán im­pul­san­do a que los ci­ber­de­li­cuen­tes pro­mue­van es­ta ame­na­za. La ex­pan­sión de las

crip­to­mo­ne­das mo­ti­va a los ci­ber­de­lin­cuen­tes a lan­zar ata­ques con el fin de mi­nar y ga­nar di­ne­ro. Es­ta ame­na­za se lla­ma Coi­nMi­ners.

Pa­ra es­te 2018 se han de­tec­ta­do más de 41 mi­llo­nes de ame­na­zas del ti­po Coi­nMi­ners. Pa­ra Cos­ta Ri­ca la ci­fra es de 33.000.

Los mi­ne­ros ga­nan di­ne­ro por las crip­to­mo­ne­das que pue­dan agre­gar a la red, pa­ra es­to se ne­ce­si­ta de un po­ten­te pro­ce­sa­dor y una ta­rea en la que las compu­tado­ras es­tán cons­tan­te­men­te in­ten­tan­do des­ci­frar có­di­gos.

El Coi­nMi­ner es una cam­pa­ña mun­dial que bus­ca la ma­yor can­ti­dad de víc­ti­mas po­si­bles. El ata­que di­rec­to que per­ci­be el usua­rio es que su compu­tado­ra no rin­de de la mis­ma for­ma y pier­de ve­lo­ci­dad en la co­ne­xión de red.

Las per­so­nas más vul­ne­ra­bles son las que tie­nen or­de­na­do­res po­ten­tes y ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar la ac­ti­vi­dad del mi­na­do.

“Los Coi­nMi­ners se dan mu­cho en Cos­ta Ri­ca. Si em­pie­zan a ver que el ren­di­mien­to de su equi­po ba­ja, que la me­mo­ria o CPU es­tá al 100% to­do el tiem­po, co­rran un es­ca­neo o an­ti­vi­rus pa­ra ase­gu­rar­se de que un ter­ce­ro no es­tá mi­nan­do y con­su­mien­do sus re­cur­sos”, re­co­men­dó Po­ro­lli.

Mien­tras que los Ex­ploits son una vul­ne­ra­bi­li­dad de Win­dows, es de­cir, los equi­pos que usan es­te

soft­wa­re y que no cuen­ten con par­ches de se­gu­ri­dad son el blan­co de los hac­kers.

A ni­vel mun­dial, la can­ti­dad de de­tec­cio­nes de Ex­ploits es de 10 mi­llo­nes, mien­tras que pa­ra Cos­ta Ri­ca es de 10.000.

“El Ex­ploit por sí mis­mo no sir­ve pa­ra na­da, pe­ro da ac­ce­so al equi­po de los usua­rios. ¿Qué ins­ta­lan des­pués? Si es una em­pre­sa pue­den ins­ta­lar un ran­som­wa­re pa­ra ro­bar in­for­ma­ción y pe­dir re­com­pen­sa, si es de un usua­rio pue­de ser que lo pon­gan a mi­nar. To­do de­pen­de de lo quie­ra el ci­ber­de­lin­cuen­te”, ex­pli­có Po­ro­lli.

SHUT­TERS­TOCK PA­RA EF

Las prin­ci­pa­les ame­na­zas en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca en Cos­ta Ri­ca son la pu­bli­ci­dad in­va­si­va, el mi­na­do de crip­to­mo­ne­das y la ins­ta­la­ción de có­di­gos ma­li­cio­sos que vul­ne­ran los equi­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.