Re­ser­vas es­tán por aba­jo del ni­vel re­co­men­da­do

Ban­co Cen­tral ar­gu­men­ta que re­pon­drá di­vi­sas con­for­me a dis­po­ni­bi­li­dad

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Est­her Abis­si ma­ria.abis­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

El ni­vel de las Re­ser­vas In­ter­na­cio­na­les (RIN) del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (BCCR) es­tá por de­ba­jo del re­co­men­da­do pa­ra ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes de con­tin­gen­cia. Es­to im­pli­ca vul­ne­ra­bi­li­da­des an­te si­tua­cio­nes de ries­go co­mo el de­te­rio­ro de la ba­lan­za co­mer­cial, sa­li­das ma­si­vas de ca­pi­tal o cri­sis en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Las re­ser­vas a la fe­cha ser­vi­rían pa­ra cu­brir cer­ca de cua­tro me­ses de im­por­ta­cio­nes y re­pre­sen­tan hoy un 11% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), aun­que el mí­ni­mo sea 14%.

Se­gún in­for­me de Ges­tión de Re­ser­vas In­ter­na­cio­na­les ne­tas del pri­mer se­mes­tre del año del Ban­co Cen­tral, hay va­rias for­mas de de­ter­mi­nar si el ni­vel de re­ser­vas es óp­ti­mo o no, en­tre ellas, lo que re­pre­sen­tan las re­ser­vas den­tro del PIB y el in­di­ca­dor de re­ser­vas a im­por­ta­cio­nes, que mues­tra un es­ce­na­rio que ex­pli­ca cuán­tos me­ses po­drían cu­brir las im­por­ta­cio­nes si el país no tu­vie­ra ac­ce­so a re­cur­sos ex­ter­nos.

En am­bos ca­sos, los ni­ve­les ac­tua­les son in­fe­rio­res.

Se­gún Eduardo Pra­do, ge­ren­te del Ban­co Cen­tral, acu­di­rán al mer­ca­do cam­bia­rio a res­ti­tuir esos re­cur­sos, con­for­me la dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas así lo per­mi­ta.

Pa­ra Pra­do, la vo­la­ti­li­dad en el ti­po de cam­bio no jus­ti­fi­ca las in­ter­ven­cio­nes del Cen­tral en el mer­ca­do cam­bia­rio. En la me­di­da en que las con­di­cio­nes del mer­ca­do y la eco­no­mía jus­ti­fi­quen los in­cre­men­tos o re­duc­cio­nes en el pre­cio del dó­lar, el Cen­tral no ten­dría que in­ter­ve­nir si es­tas va­ria­cio­nes no se con­si­de­ran fluc­tua­cio­nes vio­len­tas.

Pe­se a es­to, acla­ró que el Ban­co se re­ser­va la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir cuan­do ob­ser­ve mo­vi­mien­tos “vio­len­tos”, que no co­rres­pon­dan a la evo­lu­ción de las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas.

El Cen­tral ha te­ni­do que in­ter­ve­nir en el Mer­ca­do de Mo­ne­das Ex­tran­je­ras (Mo­nex), uti­li­zan­do re­ser­vas y de­te­rio­ran­do el ni­vel que ha­bían al­can­za­do a prin­ci­pios de año, cuan­do la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción re­ci­bió un prés­ta­mo del Fon­do La­ti­noa­me­ri­cano de Re­ser­vas (FLAR) por un mon­to de $1.000 mi­llo­nes, pre­ci­sa­men­te pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro per­di­do en las vo­la­ti­li­da­des del año pre­vio.

Du­ran­te el 2018 las pre­sio­nes se in­ten­si­fi­ca­ron. En los úl­ti­mos 60 días las re­ser­vas ca­ye­ron $650,6 mi­llo­nes.

La ne­ce­si­dad de usar más re­ser­vas res­pon­de a va­rios fac­to­res, en­tre ellos, el he­cho de que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción del Cen­tral ase­gu­ró que per­mi­ti­ría más vo­la­ti­li­dad en el pre­cio de la di­vi­sa.

Pa­ra un mer­ca­do que no es­tá acos­tum­bra­do a la vo­la­ti­li­dad, el he­cho de que ten­ga­mos re­ser­vas por de­ba­jo de lo usual re­sul­ta in­có­mo­do o, al me­nos, po­co tran­qui­li­za­dor.

Re­ser­vas más vo­lá­ti­les

Una de las pre­gun­tas aso­cia­das a la vo­la­ti­li­dad del dó­lar es si se de­be­ría es­pe­rar o no que tam­bién fluc­túe el ni­vel de re­ser­vas.

En un sis­te­ma de ti­po de cam­bio fle­xi­ble con in­ter­ven­cio­nes en­tre fluc­tua­cio­nes, las re­ser­vas de­be­rían ser es­ta­bles y po­dría ga­ran­ti­zar que los ni­ve­les se man­ten­gan, en el sen­ti­do de que no va­ria­rían por las con­di­cio­nes del mer­ca­do cam­bia­rio.

Del mis­mo mo­do, po­drían ver­se afec­ta­das por otros com­por­ta­mien­tos del mer­ca­do, co­mo los de­pó­si­tos en dó­la­res en los ban­cos y los de­pó­si­tos del Go­bierno.

Em­pe­ro, las pre­sio­nes ac­tua­les ha­cen que la in­ter­ven­ción sea ne­ce­sa­ria.

Se­gún Wi­lliam Cal­vo, ex­di­rec­tor de la di­vi­sión eco­nó­mi­ca del BCCR, la in­cer­ti­dum­bre so­bre la so­lu­ción fis­cal, las ta­sas de in­te­rés más al­tas a ni­vel in­ter­na­cio­nal y la ne­ce­si­dad de Ha­cien­da de pagar la deu­da ex­ter­na ge­ne­ra au­men­tos vio­len­tos en el pre­cio del dó­lar y, por en­de, afec­ta el ni­vel de re­ser­vas.

“El anun­cio de ma­yor fle­xi­bi­li­dad en el ré­gi­men cam­bia­rio au­men­tó vio­len­ta­men­te el ti­po de cam­bio. El Cen­tral con su in­ter­ven­ción ge­ne­ró una ba­ja, pe­ro a cos­ta de re­ser­vas”, ex­pli­có Cal­vo.

Pa­ra es­te eco­no­mis­ta, es po­co pro­ba­ble que el Cen­tral de­je fluc­tuar el pre­cio del dó­lar de for­ma abrup­ta, por lo que la vo­la­ti­li­dad de las re­ser­vas se man­ten­dría re­la­ti­va­men­te es­ta­ble.

El eco­no­mis­ta Jo­sé Luis Ar­ce afir­mó que la prin­ci­pal ra­zón de la va­ria­ción de las re­ser­vas es es­ta. En el pa­sa­do, la en­ti­dad mo­ne­ta­ria par­ti­ci­pa­ba com­pran­do dó­la­res pa­ra que el colón no se apre­cia­ra más y aho­ra ven­de dó­la­res pa­ra que no se de­pre­cie.

Otro de los fac­to­res que pro­pi­cian la ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir, tie­nen que ver con la for­ma de fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit fis­cal.

La des­con­fian­za y la ero­sión del pre­cio por in­ver­tir en co­lo­nes ha he­cho que au­men­te la de­man­da de dó­la­res pa­ra ad­qui­rir ac­ti­vos in­ter­na­cio­na­les y en dó­la­res por par­te de los gran­des ju­ga­do­res del mer­ca­do.

“La no re­no­va­ción de ven­ci­mien­to de bo­nos en dó­la­res ha ge­ne­ra­do una pre­sión al­cis­ta en el dó­lar y, pa­ra evi­tar que esos au­men­tos fue­ran más sig­ni­fi­ca­ti­vos, de­ci­dió usar las re­ser­vas”, ase­gu­ró el eco­no­mis­ta Ge­rar­do Co­rra­les.

Se­gún Co­rra­les, el Cen­tral le ha ven­di­do $1.200 mi­llo­nes al Go­bierno pa­ra pagar deu­da, un fe­nó­meno que no era usual en años an­te­rio­res.

“Hay más te­mor y los in­ver­sio­nis­tas de­ci­die­ron no re­no­var bo­nos, au­men­tan­do la de­man­da de dó­la­res. Si el Cen­tral cum­ple con su pro­me­sa de una po­lí­ti­ca cam­bia­ria orien­ta­da a un dó­lar más fle­xi­ble sin in­ter­ve­nir, el mer­ca­do de­ci­di­ría el pre­cio y se per­de­rían me­nos re­ser­vas”, di­jo Co­rra­les.

Las pers­pec­ti­vas y la re­cu­pe­ra­ción o no de las re­ser­vas de­pen­de­rán de la es­tra­te­gia del Cen­tral y del con­cep­to de ti­po de cam­bio vo­lá­til que ma­ne­jen.

La re­so­lu­ción de la si­tua­ción fis­cal tam­bién desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te, ya que, si se aprue­ba la re­for­ma, se re­du­ce la in­cer­ti­dum­bre y per­mi­te que or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les pres­ten dó­la­res al Go­bierno, una de las po­si­bi­li­da­des pa­ra que el Cen­tral pue­da re­cu­pe­rar fon­dos pa­ra sus cuen­tas.

“Mien­tras el te­ma fis­cal no se re­suel­va, la nor­ma se­rá la pre­sión pa­ra que el colón no se de­pre­cie, y, de­pen­dien­do de la in­cer­ti­dum­bre, esa pre­sión po­dría es­tar acom­pa­ña­da de vo­la­ti­li­dad, lo que se tra­du­ci­ría en más participaciones del Ban­co”, ad­mi­tió Ar­ce.

RA­FAEL PACHECO GRANADOS

En las úl­ti­mas se­ma­nas la ges­tión de las re­ser­vas se ha con­cen­tra­do en con­te­ner las pre­sio­nes del ti­po de cam­bio, que su­peró el ni­vel de los ¢600 en no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.