¿Qué de­be in­cluir la re­for­ma del em­pleo pú­bli­co?

El Go­bierno afi­na pro­pues­ta que pre­sen­ta­rá en el pri­mer tri­mes­tre del 2019

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Lui­sa Ma­dri­gal y Lau­ra Ávi­la ma­ria.ma­dri­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com lau­ra.ávi­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

Sa­la­rio úni­co y trans­for­ma­ción del Ser­vi­cio Ci­vil son los ele­men­tos in­sos­la­ya­bles

El pró­xi­mo pa­so pa­ra ase­gu­rar el sa­nea­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas se­rá una re­for­ma sus­tan­cial al em­pleo pú­bli­co.

Po­lí­ti­cos y es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por EF con­si­de­ran que es ur­gen­te un or­de­na­mien­to que po­dría pa­sar por la im­ple­men­ta­ción de un sa­la­rio úni­co y la trans­for­ma­ción del Ser­vi­cio Ci­vil, a fin de eli­mi­nar las dis­pa­ri­da­des.

Hoy el Eje­cu­ti­vo con­fec­cio­na un tex­to ba­se con el que pre­ten­de es­ta­bi­li­zar las fi­nan­zas pú­bli­cas y mo­der­ni­zar el Es­ta­do.

El in­ten­to de trans­for­ma­ción no es nue­vo, y al igual que el plan fis­cal, en el pa­sa­do se in­ten­tó reor­de­nar el mar­co le­gal de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos sin ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Sa­la­rio úni­co

La idea del sa­la­rio úni­co, por re­vo­lu­cio­na­ria que pa­rez­ca, en reali­dad se li­mi­ta a plan­tear que cual­quier per­so­na en­car­ga­da de una función de­be­ría ga­nar lo mis­mo que cual­quier otra que ha­ga lo mis­mo en otra de­pen­den­cia.

Es­te es uno de los pun­tos que dis­tin­tos ac­to­res di­cen que el Go­bierno de­be­ría in­cluir en su pro­yec­to de ley so­bre em­pleo pú­bli­co. Tan­to dipu­tados de Li­be­ra­ción Na­cio­nal co­mo de la Uni­dad So­cial Cris­tia­na –las dos frac­cio­nes más gran­des del ple­na­rio– lo con­si­de­ran prio­ri­ta­rio.

El ré­gi­men de sa­la­rio úni­co fue im­ple­men­ta­do por la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (CGR) des­de fi­na­les del 2007. De­trás de la me­di­da es­tu­vo la en­ton­ces con­tra­lo­ra ge­ne­ral, Ro­cío Agui­lar, hoy mi­nis­tra de Ha­cien­da.

A los años se su­ma­ron el Ban­co Na­cio­nal (2011), el ICE (2015) y el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (2016).

A cor­to pla­zo es un pro­ce­so cos­to­so por­que sue­le su­po­ner un au­men­to de los sa­la­rios ba­se. Pe­ro a me­diano y lar­go pla­zo ge­ne­ra fru­tos im­por­tan­tes.

Co­mo cual­quier otro ajus­te por ley, el sa­la­rio úni­co no se pue­de apli­car a los tra­ba­ja­do­res ya ac­ti­vos al mo­men­to de pu­bli­ca­da la ley, sino que so­lo apli­ca pa­ra em­plea­dos nue­vos.

Así fue co­mo se im­ple­men­tó en la CGR. Pa­ra el 2017, más de la mi­tad de los em­plea­dos ya es­ta­ban den­tro del ré­gi­men de sa­la­rio úni­co.

En el pri­mer año de la im­ple­men­ta­ción el aho­rro fue tan so­lo de ¢2 mi­llo­nes, sin con­tar car­gas so­cia­les, pe­ro el cre­ci­mien­to fue rá­pi­do. Un año des­pués la ins­ti­tu­ción ya ha­bía aho­rra­do ¢94 mi­llo­nes y al 2016 lo eco­no­mi­za­do su­ma­ba más de ¢6.650 mi­llo­nes, se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el dia­rio La Nación. Un Ser­vi­cio Ci­vil pa­ra to­dos

Mien­tras el te­ma de las re­mu­ne­ra­cio­nes y plu­ses –sin con­tar sa­la­rio úni­co– fue in­clui­do en el pro­yec­to de re­for­ma fis­cal, al Go­bierno aún le fal­ta ha­blar de uni­fi­ca­ción del Es­ta­do co­mo pa­trono. En es­to in­sis­te la ex­dipu­tada li­be­ra­cio­nis­ta San­dra Piszk, quien im­pul­só dos pro­yec­tos de ley de em­pleo pú­bli­co y el ex­mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ro­ber­to Ga­llar­do.

En es­ta se­gun­da re­for­ma de­be­rían en­trar en jue­go los re­gla­men­tos y le­yes que se­pa­ran a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Una de las op­cio­nes que sa­le a la luz es la de un Ser­vi­cio Ci­vil que no sea par­cial sino que en­glo­be a to­do el apa­ra­to es­ta­tal. Es de­cir, un en­te que co­bi­je a to­dos los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos. Es­te ti­po de pro­pues­ta so­lo se po­dría co­se­char me­dian­te una ley co­mo la que bus­ca el Go­bierno.

De es­ta ma­ne­ra, exis­ti­ría un mar­co le­gal que es­té por en­ci­ma de to­das las ins­ti­tu­cio­nes en ma­te­ria la­bo­ral. Ac­tual­men­te hay di­fe­ren­cias abis­ma­les en las anua­li­da­des que se pa­gan de una ins­ti­tu­ción a otra. Son di­fe­ren­cias sin sen­ti­do por­que son tra­ba­ja­do­res con prác­ti­ca­men­te las mis­mas fun­cio­nes, se­gún Ga­llar­do.

Las va­ca­cio­nes son otro pun­to con bre­chas im­por­tan­tes. Hay ins­ti­tu­cio­nes, co­mo por ejem­plo la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, don­de los em­plea­dos em­pie­zan con 16 días li­bres al año. Una vez que cum­plen diez años de la­bo­res, las va­ca­cio­nes au­men­tan a 22 días y a los 15 años se otor­gan 30 días há­bi­les. Mien­tras tan­to otras se li­mi­tan a los 12 días anua­les que dic­ta el Có­di­go de Tra­ba­jo.

Otro as­pec­to im­por­tan­te que per­mi­te un en­te rec­tor es­ta­tal es eli­mi­nar el con­cep­to de inamo­vi­li­dad de la función pú­bli­ca y más bien re­em­pla­zar­lo por el prin­ci­pio del pa­trono úni­co.

La idea de que los em­plea­dos pú­bli­cos pu­die­ran mo­ver­se con fun­cio­nes en­tre dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes –en lu­ga­res y mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos– per­mi­ti­ría un me­jor apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos del Es­ta­do. Pers­pec­ti­va del Go­bierno

El Go­bierno afi­na los de­ta­lles de un tex­to ini­cial que pre­sen­ta­rá en el pri­mer tri­mes­tre del 2019.

El tex­to pro­po­ne un or­de­na­mien­to de las ba­ses sa­la­ria­les a fin de que sean más al­tas y com­pe­ti­ti­vas, ya que las prin­ci­pa­les dis­pa­ri­da­des es­tán en los in­cen­ti­vos.

Ade­más, in­clui­rá un es­que­ma de in­cen­ti­vos no mo­ne­ta­rios (capacitaciones, pa­san­tías, te­le­tra­ba­jo o li­cen­cias de cui­do) pa­ra los tra­ba­ja­do­res que se in­cor­po­ren a fu­tu­ro.

Los be­ne­fi­cios se otor­ga­rían so­lo cuan­do los fun­cio­na­rios cum­plan con las me­tas tra­za­das. Es­te con­di­cio­na­mien­to tam­bién apli­ca­ría pa­ra los tra­ba­ja­do­res an­ti­guos.

Tam­bién con­tem­plan una trans­for­ma­ción al Ser­vi­cio Ci­vil, se­gún Pi­lar Ga­rri­do, mi­nis­tra de Pla­ni­fi­ca­ción, “hay vo­lun­tad pa­ra tran­si­tar por esa ru­ta”. In­ten­tos del pa­sa­do Los in­ten­tos de trans­for­ma­ción no son po­cos. En el 2009 la CGR de­ter­mi­nó que las ac­cio­nes del Es­ta­do eran in­su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar una función pú­bli­ca efec­ti­va.

El en­te con­tra­lor de­tec­tó in­men­sas dis­pa­ri­da­des sa­la­ria­les que os­ci­la­ban en­tre el 225% y el 614% del sa­la­rio to­tal de al­gu­nos fun­cio­na­rios pú­bli­cos, aun­que las fun­cio­nes asig­na­das eran las mis­mas.

La aler­ta que emi­tió la ins­ti­tu­ción ge­ne­ró un pri­mer plan­tea­mien­to de re­for­ma du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Arias Sán­chez, li­de­ra­da por Ro­ber­to Ga­llar­do. Pe­ro se di­lu­yó con la dis­cu­sión de otro pro­yec­to de ley que pre­sen­tó la ban­ca­da del PLN.

El se­gun­do in­ten­to se dio en la ad­mi­nis­tra­ción Chin­chi­lla Mi­ran­da. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta tam­po­co pros­pe­ró.

Al igual que la re­for­ma fis­cal –pre­ce­di­da de múl­ti­ples fra­ca­sos– la re­for­ma al em­pleo pú­bli­co pa­re­ce ser el te­ma que se con­ver­ti­rá en la pró­xi­ma lu­cha de la ad­mi­nis­tra­ción Al­va­ra­do Que­sa­da.

“Con un nue­vo or­de­na­mien­to ha­bría ba­ses sa­la­ria­les más al­tas pa­ra que sean com­pe­ti­ti­vas”, Pi­lar Ga­rri­do mi­nis­tra de Pla­ni­fi­ca­ción.

ALON­SO TENORIO

Go­bier­nos an­te­rio­res han in­ten­ta­do plan­tear una re­for­ma al mar­co le­gal de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en­tre el Es­ta­do y los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, pe­ro han to­pa­do con la fuer­te re­sis­ten­cia de los sin­di­ca­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.