Más que se­ña­les, Moody’s quie­re he­chos

To­rres con­ver­só con EF so­bre qué fun­da­men­tó la re­ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción a B1 para Costa Rica

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros ma­ria.cis­ne­[email protected]­cion.com

Ga­briel To­rres, ana­lis­ta de la ca­li­fi­ca­do­ra, de­fen­dió en en­tre­vis­ta con EF la de­ci­sión de re­ba­jar la no­ta de la deu­da de Costa Rica pe­se a la apro­ba­ción de la re­for­ma fis­cal.

La ca­li­fi­ca­do­ra de ries­go Moody’s le ba­jó la no­ta a Costa Rica por con­si­de­rar que, aún con la apro­ba­ción de la re­for­ma fis­cal, el país en­fren­ta­rá se­rios re­tos para fi­nan­ciar­se al mis­mo tiem­po que su deu­da y dé­fi­cit con­ti­nua­rán cre­cien­do por unos años más.

La no­ti­cia lle­gó el 5 de di­ciem­bre y to­mó por sor­pre­sa al Go­bierno, en es­pe­cí­fi­co a las au­to­ri­da­des del equi­po eco­nó­mi­co, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y el Ban­co Cen­tral, que mos­tra­ron re­cha­zo al anuncio.

Ga­briel To­rres, ana­lis­ta de Moody’s, con­ver­só con EF so­bre los fun­da­men­tos de la de­ci­sión y los re­sul­ta­dos que de­be al­can­zar Costa Rica para as­pi­rar a una me­jo­ra en su ca­li­fi­ca­ción.

A con­ti­nua­ción, un ex­trac­to de la en­tre­vis­ta con To­rres: –¿Por qué re­du­je­ron la ca­li­fi­ca­ción?

–Los fun­da­men­tos de la ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción son dos gran­des áreas.

“Una es que si­gue au­men­tan­do la deu­da y cuan­do pu­di­mos ver los nú­me­ros de la deu­da –y me re­fie­ro no so­lo a deu­da/PIB, sino deu­da co­mo por­cen­ta­je de los in­gre­sos, el pa­go de in­tere­ses co­mo por­cen­ta­je de los in­gre­sos to­ta­les–, no­ta­mos que Costa Rica tie­ne nú­me­ros que son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rio­res en com­pa­ra­ción a otros paí­ses con una ca­li­fi­ca­ción si­mi­lar (la que te­nía de Ba2).

“Si bien en­ten­de­mos que se apro­bó la re­for­ma, ob­via­men­te, va a tar­dar en te­ner un im­pac­to. La deu­da no va a de­jar de su­bir por unos años. El dé­fi­cit fis­cal se va a man­te­ner al­to por bas­tan­te tiem­po.

“Co­mo con­se­cuen­cia de es­to, lo que te­nés es una si­tua­ción en la que ha au­men­ta­do la ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­mien­to y el Go­bierno ha en­con­tra­do di­fi­cul­ta­des para fi­nan­ciar­se. Eso es muy im­por­tan­te para no­so­tros.

“La in­men­sa ma­yo­ría de paí­ses en el mundo no pa­gan sus deu­das en efec­ti­vo. Lo que ha­cen es que tie­nen una deu­da ven­ci­da, pa­gan con una deu­da nue­va. Cuan­do hay du­das so­bre ac­ce­so al mer­ca­do o es­te se vuel­ve muy ca­ro, el im­pac­to es muy fuer­te y muy rá­pi­do.

“En­ton­ces, en los úl­ti­mos me­ses he­mos vis­to se­ña­les de que hay di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so al mer­ca­do. Una gran­de fue el te­ner que lle­gar a pe­dir di­ne­ro al Ban­co Cen­tral (las le­tras del te­so­ro). Una más re­cien­te fue con los con­tra­tos de co­lo­ca­ción, que fue­ron me­no­res a lo que ori­gi­nal­men­te se es­pe­ra­ba y a ta­sas muy al­tas, la ver­dad, y que no son sos­te­ni­bles.

“Si bien es po­si­ble que ha­ya una caí­da en las ta­sas de in­te­rés du­ran­te el año que vie­ne, en al­gu­nas ta­sas de in­te­rés y co­mo con­se­cuen­cia de la re­for­ma, las ta­sas si­guen sien­do al­tas y te­nés un con­tex­to in­ter­na­cio­nal di­fí­cil”. –Las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa, in­di­ca­ron que la re­duc­ción de la ca­li­fi­ca­ción se ges­tó sin fun­da­men­tos. ¿La re­for­ma fis­cal no fue lo que us­te­des es­pe­ra­ban o la apro­ba­ción de la re­for­ma fis­cal fue in­su­fi­cien­te para evi­tar una ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción? –La re­for­ma fis­cal fue un pa­so im­por­tan­te. Es­ta­mos cla­ros, sin re­for­ma fis­cal la ca­li­fi­ca­ción se hu­bie­se re­vi­sa­do aún más a la ba­ja, mu­cho más, por­que sin una re­for­ma era po­si­ble que los mer­ca­dos ce­rra­ran por com­ple­to las puer­tas a Costa Rica.

“El pro­ble­ma que no­so­tros ve­mos, y la ra­zón por la que ba­ja­mos la ca­li­fi­ca­ción es que aún con la re­for­ma fis­cal, es que la deu­da si­gue cre­cien­do. Aún con la re­for­ma fis­cal, las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to se van a man­te­ner al­tas y aun con la re­for­ma fis­cal las ta­sas in­ter­na­cio­na­les son al­tas.

“Ade­más de la re­for­ma fis­cal, lo que el Go­bierno es­tá pla­nean­do es ac­ce­der a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les se pue­den ce­rrar en cual­quier mo­men­to co­mo se ha vis­to en otros paí­ses. Es bueno te­ner ac­ce­so pe­ro es­tás au­men­tan­do el ries­go de de­pen­den­cia de esos re­cur­sos.

“La re­for­ma es un pa­so im­por­tan­te pe­ro las ne­ce­si­da­des de cré­di­to si­guen y se van a man­te­ner por un buen ra­to.

“Por úl­ti­mo, lo que no­so­tros he­mos vis­to en otros paí­ses con la re­for­ma fis­cal es que tar­da un tiem­po en im­ple­men­tar­se y hay re­sis­ten­cia. Fue su­fi­cien­te mu­chas ve­ces para no apro­bar la ley y aho­ra te­ner que im­ple­men­tar, au­men­tás im­pues­tos y cier­tos gru­pos van a de­man­dar lue­go que les den otros be­ne­fi­cios.

“Par­te de los efec­tos de la re­for­ma fis­cal, la par­te im­por­tan­te, no se van a dar has­ta pa­sa­dos dos o tres años, con la ba­ja en el gas­to co­rrien­te”. –¿La re­for­ma por sí sola sí ayu­dó para que la no­ta de Costa Rica no ba­ja­ra aún más? –En prin­ci­pio lo que di­ces es co­rrec­to, pe­ro no quie­ro dar otros es­ce­na­rios de có­mo ca­li­fi­ca­mos.

“Lo que sí di­ría es que, sin una re­for­ma fis­cal, lo más pro­ba­ble es que en la reac­ción de los mer­ca­dos sea muy ne­ga­ti­va, con lo cual el Go­bierno se le cie­rran los mer­ca­dos do­més­ti­cos e in­ter­na­cio­na­les.

“En ese es­ce­na­rio la ca­li­fi­ca­ción se­gu­ra­men­te se­ría más ba­ja”. –Moody’s otor­ga una pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va. Si las fi­nan­zas pú­bli­cas avan­zan para bien, ¿el si­guien­te pa­so es la pers­pec­ti­va es­ta­ble? –La pers­pec­ti­va a lo que apun­ta un po­co es mi­rar ha­cia fu­tu­ro es­tas di­fi­cul­ta­des de im­ple­men­ta­ción. Ca­si la cuar­ta par­te de los in­gre­sos que en­tran al Go­bierno son para pa­gar in­tere­ses.

“Es­to es tres ve­ces más que el pro­me­dio de un país que con la mis­ma ca­li­fi­ca­ción que te­nían. En­ton­ces, una co­sa que va­mos a tra­tar de ver en el pe­rio­do del pró­xi­mo año y me­dio –que es más o me­nos lo que cu­bre una pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va– es si el Go­bierno lo­gra re­ba­jar el cre­ci­mien­to de los in­tere­ses co­mo por­cen­ta­je de los in­gre­sos”. –Cuan­do us­te­des di­cen que la re­for­ma fis­cal es de di­fí­cil apli­ca­ción, ¿a qué se re­fie­ren? –Lo que de­ci­mos es que, en ge­ne­ral, las re­for­mas fis­ca­les son de di­fí­cil apli­ca­ción. Una co­sa es apro­bar una ley y otra es im­ple­men­tar­la.

“Una co­sa es de­cir que va­mos a cor­tar gas­tos por dos pun­tos del PIB –que es lo que se pre­vé de acá a cua­tro años– y otra muy di­fe­ren­te cuan­do efec­ti­va­men­te la Asam­blea Legislativa que es­té en ese mo­men­to aprue­be el pre­su­pues­to con re­cor­tes”. –¿Lo que bus­can son re­sul­ta­dos en vez de nue­vas pro­pues­tas?

–Es una cues­tión de ver que se apro­ba­ron cier­tas co­sas y aún im­ple­men­ta­das se van a man­te­ner in­di­ca­do­res al­tos (deu­da y dé­fi­cit), en­ton­ces lo que es­ta­mos di­cien­do aho­ra es que va­mos a ver qué su­ce­de.

“Tal vez si a la eco­no­mía le va me­jor de lo es­pe­ra­do y el dé­fi­cit cae más rá­pi­do de lo es­pe­ra­do, en­ton­ces apun­ta­ría a te­ner una pers­pec­ti­va es­ta­ble.

“Si, por el con­tra­rio, la si­tua­ción se ve más com­pli­ca­da, se re­tra­sa la im­ple­men­ta­ción de al­gu­na me­di­da, la eco­no­mía no le­van­ta y el dé­fi­cit fis­cal no ba­ja...”. –Moody’s es­ti­mó un cre­ci­mien­to por de­ba­jo del 3% para los pró­xi­mos años. ¿Por qué? –Cuan­do los paí­ses im­ple­men­tan po­lí­ti­cas de con­so­li­da­ción fis­cal lo que más se afec­ta es la eco­no­mía. Hay po­cos paí­ses que ha­cen es­to y la eco­no­mía no cre­ce me­nos de lo que cre­cía an­tes. –¿Cuán­do un in­ver­sio­nis­ta ve la nue­va no­ta de Costa Rica (B1), ¿qué aler­tas re­ci­be? –El ries­go de in­ver­sión en Costa Rica es­tá. El B1 es par­te del gra­do es­pe­cu­la­ti­vo, don­de es­tá des­de ha­ce mu­chos años. Un ries­go un po­co más ele­va­do del que te­nía has­ta aho­ra, no hay un gra­do es­pe­cí­fi­co para de­cir exac­ta­men­te cuán­to más.

“Hay paí­ses de la re­gión que tie­nen una ca­li­fi­ca­ción si­mi­lar; es­tá Hon­du­ras, que tie­ne tam­bién B1, y tie­ne ac­ce­so a los mer­ca­dos y pa­ga una ta­sa mu­cho me­nor que la que vie­ne pa­gan­do re­cien­te­men­te Costa Rica”.

CORTESÍA MOODY’S PARA EF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.