Em­pre­sas

El Financiero (Costa Rica) - - Economía Y Política - Lau­ra Ávila y Ma­ría Lui­sa Ma­dri­gal lau­ra.avi­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

Sub­ca­pi­ta­li­za­ción Es­ta es una de las im­pli­ca­cio­nes que se da con la en­tra­da en vi­gen­cia de la re­for­ma, la nor­ma po­ne un to­pe a la de­duc­ción de los in­tere­ses no ban­ca­rios.

An­tes las em­pre­sas des­con­ta­ban el 100% de los in­tere­ses de los prés­ta­mos co­mo gas­to para ob­te­ner una re­ba­ja del im­pues­to so­bre la ren­ta. La re­for­ma plan­tea un to­pe a esa de­duc­ción de los in­tere­ses de los prés­ta­mos no ban­ca­rios. La me­di­da tie­ne co­mo fin evi­tar que los con­tri­bu­yen­tes in­cu­rran en un so­bre­en­deu­da­mien­to y se re­duz­ca la ba­se im­po­ni­ble. Es­ta me­di­da tam­bién es co­no­ci­da co­mo nor­ma an­ti­abu­so.

La sub­ca­pi­ta­li­za­ción pro­po­ne una de­du­ci­bi­li­dad má­xi­ma del 30% (du­ran­te los dos pe­rio­dos fis­ca­les si­guien­tes), que pos­te­rior­men­te se ajus­ta­rá ca­da año dos pun­tos porcentuales a la ba­ja has­ta al­can­zar el 20%. Am­nis­tía tri­bu­ta­ria La am­nis­tía pre­sen­ta un atrac­ti­vo para mu­chos con­tri­bu­yen­tes con deu­das pen­dien­tes an­te Ha­cien­da, ya que les per­mi­te po­ner­se al día. No sig­ni­fi­ca que la deu­da tri­bu­ta­ria se per­do­na, sino que es una con­do­na­ción de los in­tere­ses (si el con­tri­bu­yen­te pa­ga), más una re­duc­ción de la san­ción. Sin em­bar­go, es un me­ca­nis­mo pre­sen­te en un tran­si­to­rio y tie­ne un pla­zo li­mi­ta­do de tres me­ses.

El má­xi­mo be­ne­fi­cio se da si las em­pre­sas pa­gan sus deu­das en el pri­mer mes de vi­gen­cia. Ten­drían una re­duc­ción to­tal de in­tere­ses y 80% de re­duc­ción en la san­ción. En el se­gun­do mes se per­do­na el to­tal de in­tere­ses y un 70% de la san­ción y en el ter­cer mes la con­do­na­ción es del 60% de la san­ción. Tam­bién hay una op­ción para per­do­nar el 40% de la san­ción, con un arre­glo de pa­go en tres me­ses si­guien­tes y el pla­zo de frac­cio­na­mien­to no pue­de ex­ce­der 6 me­ses.

La am­nis­tía es el úni­co in­gre­so ca­si in­me­dia­to que tie­ne la re­for­ma fis­cal y sig­ni­fi­ca di­ne­ro fres­co para Ha­cien­da. Cam­bio en el pe­rio­do fis­cal

Aho­ra se­rá año na­tu­ral, es de­cir, del 1.° de enero al 31 de di­ciem­bre (an­tes era del 1.° de oc­tu­bre al 30 de se­tiem­bre del si­guien­te año). Las em­pre­sas con pe­rio­do fis­cal es­pe­cial, lo man­tie­nen.

La mo­di­fi­ca­ción po­dría en­trar a re­gir seis me­ses des­pués de la pu­bli­ca­ción. Es de­cir, en ca­so de que sea en­tre ju­nio y ju­lio, el pe­rio­do fis­cal re­gi­rá a par­tir del 1 de enero del año si­guien­te de la en­tra­da en vi­gen­cia de la ley. Di­vi­den­dos en­tre so­cie­da­des

El pa­go de di­vi­den­dos en­tre dos so­cie­da­des –que hoy es­tán exen­tos– tam­bién ex­pe­ri­men­ta­rá cam­bios.

Si se pa­ga a una per­so­na fí­si­ca, es­tá su­je­ta al 15%; si la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se pa­ga a una so­cie­dad ex­tran­je­ra, tam­bién pa­ga 15%. En­tre dos so­cie­da­des cos­ta­rri­cen­ses es­tá exen­ta, aquí la te­ne­do­ra de las ac­cio­nes de­be te­ner ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les.

Es­to se de­be a que la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria desea evi­tar que so­cie­da­des que es­tán inac­ti­vas re­ci­ban di­vi­den­dos, ya que es­tán su­je­tos al pa­go de im­pues­tos.

La so­cie­dad de­be te­ner ac­ti­vi­dad, es de­cir, una pla­ni­lla y es­tar ins­cri­ta. Com­pra y ven­ta de bie­nes, pres­ta­ción de ser­vi­cios A di­fe­ren­cia del con­su­mi­dor fi­nal, para quie­nes se de­di­quen a la com­pra y ven­ta de bie­nes, o a la pres­ta­ción de ser­vi­cios, el cam­bio ten­drá que ver con la di­ná­mi­ca del im­pues­to que co­bran a sus clien­tes, ver­sus el que le pa­gan a pro­vee­do­res.

La di­fe­ren­cia es­tá prin­ci­pal­men­te en la po­si­bi­li­dad de apli­car cré­di­tos. La nue­va ley im­pli­ca una li­mi­ta­ción en aque­llos ca­sos en que se ven­dan bie­nes exen­tos. La ven­ta de es­tos no da de­re­cho a cré­di­to, por lo que no se pue­de apli­car lo pa­ga­do a pro­vee­do­res.

En cuan­to a ca­nas­ta bá­si­ca, hoy un em­pre­sa­rio que no co­bra el im­pues­to de ven­tas, pe­ro co­mo sí lo pa­ga en los dis­tin­tos in­su­mos o ma­te­ria­les, pue­de acre­di­tar el im­pues­to pa­ga­do a tra­vés de di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos: la de­vo­lu­ción, com­pen­sa­ción con­tra otros im­pues­tos o las lla­ma­das cartas abier­tas.

Es­to cam­bia con el IVA, por­que no se po­drán acre­di­tar los IVA pa­ga­dos. Es­to sig­ni­fi­ca un po­si­ble au­men­to en el pre­cio de los pro­duc­tos.

A ni­vel ge­ne­ral, gra­var la ca­nas­ta bá­si­ca ha­ce que los con­tri­bu­yen­tes más bien vean fa­vo­re­ci­do su flu­jo, por­que el im­pues­to se li­qui­da­rá de ma­ne­ra neu­tral, es de­cir to­do lo que se pa­ga con­tra to­do lo que se co­bra. Es­to mis­mo de­be­ría su­ce­der con los ser­vi­cios –sal­vo edu­ca­ción y sa­lud, con ta­ri­fa di­fe­ren­cia­da–.

La sub­ca­pi­ta­li­za­ción es una de las mo­di­fi­ca­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.