Cae mar­gen de in­ter­me­dia­ción

Di­fe­ren­cia en­tre ta­sas ac­ti­vas y pa­si­vas es la más ba­ja en 13 años.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Est­her Abis­si ma­ria.abis­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

El mar­gen de in­ter­me­dia­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras del país fue, du­ran­te el 2018, el más ba­jo de los úl­ti­mos 13 años.

Tan­to en mo­ne­da na­cio­nal co­mo en mo­ne­da ex­tran­je­ra, los ban­cos per­ci­bie­ron me­nos in­gre­sos por el di­ne­ro que pres­tan y que re­ci­ben de sus clien­tes, se­gún datos de la Aso­cia­ción Ban­ca­ria Cos­ta­rri­cen­se (ABC).

El mar­gen mues­tra la di­fe­ren­cia en­tre las ta­sas ac­ti­vas pro­me­dio (la que co­bran los ban­cos por los cré­di­tos) y el pro­me­dio de las pa­si­vas (las que pa­ga por el di­ne­ro de los aho­rran­tes).

Los fac­to­res pro­pios de la eco­no­mía, co­mo el in­cre­men­to de las ta­sas ac­ti­vas y pa­si­vas, y la des­ace­le­ra­ción del cré­di­to en am­bas mo­ne­das, pro­pi­cia­ron la si­tua­ción, ade­más de que, pa­ra al­gu­nas en­ti­da­des, Cos­ta Ri­ca es una pla­za “ca­ra” pa­ra ope­rar.

Los efec­tos de me­no­res már­ge­nes han he­cho que se vea re­du­ci­da la ren­ta­bi­li­dad de los ban­cos, pe­ro tam­bién de­mues­tra la ne­ce­si­dad de que las en­ti­da­des me­jo­ren la efi­cien­cia y di­ver­si­fi­quen sus in­gre­sos.

Los re­sul­ta­dos

Se­gún la ABC, con datos de la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras (Su­gef), mien­tras que las ta­sas ac­ti­vas en co­lo­nes del sis­te­ma ban­ca­rio se ubi­ca­ron al­re­de­dor del 10% es­te año, las pa­si­vas ron­da­ron el 5,6%.

La di­fe­ren­cia, el mar­gen de in­ter­me­dia­ción, fue de 4,4%.

Es­te re­sul­ta­do es con­si­de­ra­ble­men­te me­nor que en el 2010 y más ba­jo aún que en el 2005.

A la mi­tad de la dé­ca­da pa­sa­da, el mar­gen de in­ter­me­dia­ción se ubi­ca­ba 13,5 pun­tos por­cen­tua­les, lo que de­mos­tra­ba una ope­ra­ción re­la­ti­va­men­te más pe­sa­da en las en­ti­da­des.

Es­te com­por­ta­mien­to fue fa­vo­re­ci­do por un en­torno en el que los cré­di­tos y los aho­rros te­nían ta­sas más al­tas. En 2005 la ta­sa pa­si­va se ubi­ca­ba en 9,3%, mien­tras que las ac­ti­vas ro­za­ban el 23%.

Ade­más, en ese en­ton­ces los ni­ve­les de la in­fla­ción eran muy di­fe­ren­tes de los que se re­gis­tran ac­tual­men­te. Pa­ra di­ciem­bre del 2005, la va­ria­ción in­ter­anual del Ín­di­ce de Pre­cios al Con­su­mi­dor fue de 14,07%.

Sin em­bar­go, a par­tir de ese año co­men­zó una ten­den­cia a la ba­ja has­ta la cri­sis del 2008, cuan­do el mar­gen fue de 4 pun­tos por­cen­tua­les, el más ba­jo re­gis­tra­do des­de en­ton­ces y más cer­cano al que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad.

Des­pués de la cri­sis las ta­sas tu­vie­ron una re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad y, por en­de, los már­ge­nes se es­ta­bi­li­za­ron cer­ca de los cin­co pun­tos, pe­ro vol­vie­ron a caer des­pués del 2016.

Se­gún la Aso­cia­ción Ban­ca­ria, des­de el 2005 la ta­sa ac­ti­va pro­me­dio se ha re­du­ci­do 12,8 pun­tos por­cen­tua­les: 7,9 pun­tos por re­duc­ción del mar­gen y 4,9 por re­duc­ción de la ta­sa pa­si­va.

En dó­la­res, el mar­gen en mo­ne­da ex­tran­je­ra fue de 3,4% en el 2018, ca­si la mi­tad del que se re­gis­tró al cie­rre del 2005.

Efec­to del en­torno

El en­torno de ta­sas al­tas y ma­yor es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que se vi­vía an­tes de la cri­sis eco­nó­mi­ca des­apa­re­ció, lo que obli­ga a las en­ti­da­des a di­ver­si­fi­car sus fuen­tes de in­gre­sos y a ser más efi­cien­tes res­pec­to de sus cos­tos y co­lo­ca­cio­nes.

Se­gún Rei­nal­do He­rre­ra, di­rec­tor de fi­nan­zas del Ban­co Na­cio­nal, el prin­ci­pal fac­tor que in­flu­yó en la re­duc­ción del mar­gen es el com­por­ta­mien­to de la Ta­sa Bá­si­ca Pa­si­va du­ran­te es­te año, que se ha man­te­ni­do muy es­ta­ble.

La Ta­sa Bá­si­ca Pa­si­va, que se usa co­mo re­fe­ren­cia pa­ra los aho­rros en co­lo­nes y a la que es­tán in­de­xa­da la ma­yo­ría de cré­di­tos del sis­te­ma ban­ca­rio, tu­vo va­ria­cio­nes de me­nos de un pun­to por­cen­tual en 2018, lo que ha­ce que la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar ma­yo­res már­ge­nes sea po­co pro­ba­ble.

En mo­ne­da na­cio­nal las ta­sas ac­ti­vas tam­bién se han com­por­ta­do a la ba­ja, lo que a su vez es­tre­cha más el mar­gen.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió en el ca­so de aho­rros y cré­di­tos en dó­la­res.

Otro com­po­nen­te que hi­zo que las en­ti­da­des tu­vie­ran me­nos mar­gen en su ges­tión es la des­ace­le­ra­ción del cré­di­to du­ran­te el 2018, en par­te por la in­cer­ti­dum­bre de la re­for­ma fis­cal y por el me­nor in­gre­so dis­po­ni­ble de los ho­ga­res.

Pa­ra Li­llia­na Blan­co, vi­ce­pre­si­den­ta de Fi­nan­zas de Pri­val Bank, es­te es uno de los he­chos que más afec­tó a la ban­ca es­te año.

Mien­tras que el cré­di­to cre­cía 12,5% en el pri­mer se­mes­tre del 2017, en el mis­mo pe­río­do del 2018 cre­cía a un rit­mo de 3,4%.

Sin em­bar­go, Blan­co ase­gu­ra que hay que con­si­de­rar que Cos­ta Ri­ca es una pla­za re­la­ti­va­men­te “ca­ra” pa­ra que los ban­cos ope­ren, por los cos­tos de re­gu­la­ción, la car­ga tri­bu­ta­ria y los cos­tos ope­ra­ti­vos y ad­mi­nis­tra­ti­vos que de­man­da el país, haciendo que an­te una eco­no­mía po­co ace­le­ra­da, los már­ge­nes rá­pi­da­men­te se de­te­rio­ren.

Pa­ra el pró­xi­mo año se pre­vé que las pre­sio­nes de las ta­sas se man­ten­gan y no se es­pe­ra un cre­ci­mien­to sus­tan­cial del cré­di­to; en­ton­ces, las en­ti­da­des de­be­rán di­ver­si­fi­car sus fuen­tes de in­gre­so y am­pliar las es­tra­te­gias pa­ra re­du­cir sus cos­tos.

MAYELA LÓPEZ

Fac­to­res co­mo el in­cre­men­to de las ta­sas ac­ti­vas y pa­si­vas, y la des­ace­le­ra­ción del cré­di­to han pro­pi­cia­do la dis­mi­nu­ción del mar­gen de in­ter­me­dia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.