¿Re­tro­ce­de EE. UU. en la de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión?

Políticos y em­pre­sa­rios ce­den a pre­sio­nes de go­bier­nos au­to­ri­ta­rios.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Jim Ru­ten­berg

Con­for­me al ar­tícu­lo 6, pá­rra­fo 1 de la Ley An­ti­ci­ber­crí­me­nes de Ara­bia Sau­di­ta, lo si­guien­te se cas­ti­ga has­ta con cin­co años de cár­cel: “Pro­duc­ción, pre­pa­ra­ción, trans­mi­sión o al­ma­ce­na­mien­to de ma­te­rial que trans­gre­da el or­den pú­bli­co, los va­lo­res re­li­gio­sos, los prin­ci­pios mo­ra­les pú­bli­cos y la pri­va­ci­dad, me­dian­te re­des de in­for­ma­ción o compu­tado­ras”.

Es co­mo la “Pri­me­ra En­mien­da”, pe­ro in­ver­ti­da.

Re­cien­te­men­te, el reino aler­tó a Net­flix por ha­ber vio­la­do el es­ta­tu­to con un epi­so­dio de su pro­gra­ma de co­me­dia Pa­triot Act, el cual pro­ta­go­ni­za Ha­san Min­haj, un co­me­dian­te mu­sul­mán es­ta­dou­ni­den­se. ¿Có­mo? Min­haj se atre­vió a po­ner en du­da al prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán res­pec­to de la con­clu­sión a la que lle­gó la CIA de que él or­de­nó el ase­si­na­to del di­si­den­te sau­di­ta Ja­mal Khas­hog­gi y de las atro­ci­da­des que ha co­me­ti­do Ara­bia Sau­di­ta en la gue­rra en Ye­men.

El prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán no so­por­ta las crí­ti­cas, ra­zón por la cual Ara­bia Sau­di­ta ha in­cre­men­ta­do el en­car­ce­la­mien­to de pe­rio­dis­tas, crí­ti­cos y ri­va­les.

Lo im­pac­tan­te fue la do­ci­li­dad su­pi­na de Net­flix. Des­pués de sa­car el epi­so­dio de su ca­tá­lo­go sau­di­ta, el ser­vi­cio de ví­deos de emi­sión en con­ti­nuo le co­men­tó a The Fi­nan­cial Ti­mes que sim­ple­men­te res­pon­día a “una vá­li­da solicitud le­gal”.

Su­me­mos otros 10 pa­sos a la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos del lu­gar que ocu­pa­ba en la van­guar­dia de la li­ber­tad de ex­pre­sión y la ex­pre­sión po­lí­ti­ca.

Ca­da vez que los lí­de­res es­ta­dou­ni­den­ses —políticos o em­pre­sa­ria­les— son cóm­pli­ces de un pa­so pe­que­ño pa­ra las re­pre­sio­nes dic­ta­to­ria­les, es­to se trans­for­ma en un brin­co gi­gan­tes­co pa­ra las fuer­zas que aho­ra tie­nen tan­to éxi­to res­ta­ñan­do la li­ber­tad de ex­pre­sión y el di­sen­ti­mien­to por to­do el mun­do.

Una gran pre­gun­ta

Es­ta si­tua­ción de Net­flix pro­du­ce una gran pre­gun­ta: aho­ra que los nue­vos ca­ci­ques de los me­dios en EE. UU. cre­cen a un rit­mo im­pre­sio­nan­te y se ex­pan­den ha­cia ca­da rin­cón del mun­do don­de se los per­mi­tan los go­bier­nos, ¿es­tán obli­ga­dos a de­fen­der los va­lo­res uni­ver­sa­les so­bre los que se fun­dó su país de ori­gen, co­mo la li­ber­tad de ex­pre­sión?

Pa­re­cie­ra que ca­da vez es más fre­cuen­te ver có­mo las ga­nan­cias, la ex­pan­sión y qui­zás un po­co de co­bar­día su­pe­ran los mis­mos prin­ci­pios que hi­cie­ron po­si­ble que las in­dus­trias es­ta­dou­ni­den­ses de las no­ti­cias y el en­tre­te­ni­mien­to se con­vir­tie­ran en lo que son.

En­tien­do que es­te es el cos­to de vol­ver­se un ac­tor do­mi­nan­te en la in­dus­tria de los me­dios en es­ta épo­ca, cuan­do el éxi­to se mi­de en cuán­tos cien­tos de mi­llo­nes de usua­rios más pue­de atraer una em­pre­sa.

“El pre­cio de las ac­cio­nes mi­de los in­gre­sos que se es­pe­ran en el fu­tu­ro y es­tos de­pen­den de las ci­fras de usua­rios a ni­vel mun­dial”, co­men­tó Sam Blat­teis, quien fue di­rec­tor de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de Goo­gle y You­Tu­be en el Gol­fo y aho­ra es di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ME­NA Ca­talysts, una con­sul­to­ría de asun­tos gu­ber­na­men­ta­les de Me­dio Orien­te.

El cre­ci­mien­to ya­ce en los mer­ca­dos emer­gen­tes, mu­chos de los cua­les son di­ri­gi­dos por per­so­na­jes des­agra­da­bles que usan me­ca­nis­mos des­agra­da­bles pa­ra go­ber­nar.

“Las em­pre­sas de­ben ca­mi­nar so­bre una cuer­da flo­ja que se tien­de en­tre los va­lo­res cos­mo­po­li­tas, ade­más, de­ben per­ca­tar­se de que la ex­pan­sión ha­cia mu­chos mer­ca­dos emer­gen­tes en el ex­tran­je­ro es un de­por­te de con­tac­to”, me di­jo la se­ma­na pa­sa­da Blat­teis, quien es­ta­ba en Du­bái. “De­bes le­van­tar­te las man­gas y es­to pue­de in­vo­lu­crar adap­ta­ción y com­pro­mi­so”.

Por es­ta ra­zón Ap­ple ac­ce­dió a la de­man­da de Chi­na de eli­mi­nar va­rias apli­ca­cio­nes que elu­dían a los cen­so­res del país, así co­mo las apli­ca­cio­nes de no­ti­cias de The New York Ti­mes.

Es el mo­ti­vo por el cual Holly­wood de­jó de ha­cer pe­lí­cu­las que cri­ti­ca­ban a Chi­na (y re­ci­bió a cam­bio un bo­tín de fi­nan­cia­mien­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co chino).

Es la ra­zón por la que Fa­ce­book ac­ce­dió a las de­man­das de paí­ses co­mo Tur­quía, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Pa­kis­tán de res­trin­gir el ac­ce­so a pu­bli­ca­cio­nes que fue­ran con­si­de­ra­das ile­ga­les por ha­ber cri­ti­ca­do a los lí­de­res o fun­da­do­res de esos paí­ses.

Y es el mo­ti­vo por el que —des­pués de que el prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán se­ña­ló que iba a ter­mi­nar una prohi­bi­ción de 35 años a los ci­nes del reino— los mag­na­tes del en­tre­te­ni­mien­to co­mo Ari Ema­nuel, Ro­bert Iger, y Mur­doch fes­te­ja­ron al mo­nar­ca la pri­ma­ve­ra pa­sa­da en ce­nas ín­ti­mas por Los Án­ge­les, a pe­sar de las no­ti­cias so­bre la re­pre­sión en el reino y las muer­tes de ci­vi­les en Ye­men.

Lue­go tu­vo lu­gar el ho­mi­ci­dio de Khas­hog­gi, quien es­cri­bía co­lum­nas pa­ra The Washington

Post en las que cri­ti­ca­ba al prín­ci­pe he­re­de­ro.

Eso no le bas­tó al pre­si­den­te Do­nald Trump, quien sem­bró du­das res­pec­to de la con­clu­sión de la agen­cia de in­te­li­gen­cia y al mis­mo tiem­po ala­bó a Ara­bia Sau­di­ta por “man­te­ner los pre­cios del pe­tró­leo en ni­ve­les ra­zo­na­bles”. El men­sa­je so­bre de­re­chos hu­ma­nos y la Pri­me­ra En­mien­da: há­gan­me una ofer­ta.

¿Qué di­ce Net­flix?

“Pues­to que Trump y la Ca­sa Blan­ca han va­lo­ra­do tan­to el di­ne­ro por en­ci­ma de las vi­das, fran­ca­men­te hu­bie­ra es­pe­ra­do aún más que en es­ta si­tua­ción las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses pu­die­ran asu­mir una pos­tu­ra”, co­men­tó la edi­to­ra de opi­nio­nes glo­ba­les de

The Washington Post, Ka­ren At­tiah, quien edi­ta­ba las co­lum­nas de Khas­hog­gi.

Se­gún At­tiah, Net­flix nun­ca de­bió ca­li­fi­car de “vá­li­da” la solicitud le­gal de los sau­di­tas, aun­que cre­ye­ra que de­bía cum­plir­las pa­ra man­te­ner su pre­sen­cia en el país.

Net­flix no res­pon­dió mis pre­gun­tas res­pec­to de por qué era una solicitud “vá­li­da”. En un co­mu­ni­ca­do di­ri­gi­do ha­cia mí, su di­rec­tor ju­rí­di­co, Da­vid Hy­man, se­ña­ló lo si­guien­te: “Nues­tros pro­gra­mas ex­pan­den las fron­te­ras so­bre asun­tos im­por­tan­tes a ni­vel so­cial y de otro ti­po en mu­chos lu­ga­res del mun­do”. No obs­tan­te, agre­gó: “Pa­ra di­ri­gir un ser­vi­cio glo­bal”, la em­pre­sa de­be cum­plir las le­yes ex­tran­je­ras “aun cuan­do no es­ta­mos de acuer­do con ellas”. Es de­cir, pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión, es me­jor que ha­ya un Net­flix que ce­de an­te re­gí­me­nes que no tie­nen tan­tos es­crú­pu­los a que no ha­ya nin­gún Net­flix.

Una per­so­na ex­ter­na a la pro­duc­ción, quien tu­vo ac­ce­so a in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con las de­li­be­ra­cio­nes en tiem­po real, me co­men­tó que, an­tes de que Min­haj fil­ma­ra el epi­so­dio, Net­flix ha­bía dis­cu­ti­do so­bre los pro­ble­mas po­ten­cia­les que es­te po­día cau­sar en Ara­bia Sau­di­ta, y se su­gi­rió sa­bo­tear­lo. Es­ta per­so­na so­lo ha­bló ba­jo la con­di­ción de per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to por la na­tu­ra­le­za de­li­ca­da de las con­ver­sa­cio­nes pri­va­das.

Se­ría bueno que los ti­ta­nes de los me­dios recordaran que su cre­ci­mien­to fu­tu­ro de­pen­de­rá de las mis­mas li­ber­ta­des que fomentaron su crea­ción.

“SE­RÍA BUENO QUE LOS TI­TA­NES DE LOS ME­DIOS RECORDARAN QUE SU CRE­CI­MIEN­TO FU­TU­RO DE­PEN­DE­RÁ DE LAS MIS­MAS LI­BER­TA­DES QUE FOMENTARON SU CREA­CIÓN. NET­FLIX TU­VO LA OPOR­TU­NI­DAD DE EN­VIAR UN MEN­SA­JE EN LA DI­REC­CIÓN CO­RREC­TA”.

BR­YAN DERBALLA

El co­me­dian­te Ha­san Min­haj en el set de Pa­triot Act, pro­gra­ma se­ma­nal de no­ti­cias sa­tí­ri­cas en Net­flix. La de­ci­sión del ser­vi­cio de trans­mi­sión pa­ra eli­mi­nar un epi­so­dio de su ser­vi­cio en Ara­bia Sau­di­ta plan­tea du­das so­bre si los gi­gan­tes del en­tre­te­ni­mien­to lu­cha­rán por va­lo­res co­mo la li­bre ex­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.