Evi­te caer en 5 ti­mos con fac­tu­ra elec­tró­ni­ca

Co­noz­ca los frau­des más fre­cuen­tes que uti­li­zan los ci­ber­de­lin­cuen­tes en Cos­ta Ri­ca pa­ra sa­car pro­ve­cho del pro­ce­so de adop­ción de es­tos com­pro­ban­tes.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Kris­sia Cha­cón kris­sia.cha­[email protected]­fi­nan­cie­rocr.com

“Ho­la. Es­te pa­go fue apro­ba­do y en­via­do es­ta ma­ña­na, por fa­vor con­fir­me los de­ta­lles del be­ne­fi­cia­rio y fir­me. Gra­cias”, re­za el tex­to de un co­rreo elec­tró­ni­co frau­du­len­to.

Ad­jun­to al men­sa­je apa­re­ce un do­cu­men­to con el nom­bre de “fac­tu­ra elec­tró­ni­ca”.

Una vez que es­te men­sa­je in­gre­sa a la computadora de un con­ta­dor o de un fun­cio­na­rio de re­cur­sos hu­ma­nos, es nor­mal que se pro­ce­da a abrir el ar­chi­vo ad­jun­to de­bi­do a que exis­te la du­da acer­ca de cuál pa­go se efec­tuó.

Re­sul­ta que ese ar­chi­vo va con­ta­mi­na­do con un ran­som­wa­re –pro­gra­ma ma­li­cio­so que se eje­cu­ta en las compu­tado­ras de las víc­ti­mas– que le abre las ven­ta­nas a los ci­ber­de­lin­cuen­tes pa­ra ro­bar la in­for­ma­ción sen­si­ble de las em­pre­sas y lue­go so­li­ci­tar re­com­pen­sas.

Una vez que la víc­ti­ma pul­sa do­ble clic so­bre el ad­jun­to, no hay vuel­ta atrás.

Es­ta téc­ni­ca for­ma par­te de los ti­mos que usan los cri­mi­na­les pa­ra es­ta­far a los con­tri­bu­yen­tes.

En guar­dia

En Cos­ta Ri­ca se mues­tra un au­men­to en las de­nun­cias por de­li­tos in­for­má­ti­cos que se pre­sen­tan an­te el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ).

Las de­nun­cias más co­mu­nes son la es­ta­fa con tar­je­ta y su uso vía In­ter­net, la es­ta­fa con tar­je­ta sin con­sen­ti­mien­to y la es­ta­fa in­for­má­ti­ca.

Aho­ra con el uso de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, los ries­gos au­men­tan.

“A ini­cios del año pa­sa­do co­men­za­mos a ver el im­pac­to de una ba­ja edu­ca­ción del usua­rio in­clu­so mu­chos no sa­bían có­mo se veía una, tam­po­co sa­bían el pro­ce­so de crear una cuen­ta... To­do es­to al ser una mi­gra­ción ma­si­va dio pie a que se hi­cie­ra un ni­cho de es­ta­fa elec­tró­ni­ca”, ex­pli­có Es­te­ban Ji­mé­nez, fun­da­dor de ATTI Cy­be­rLabs.

Us­ted se pue­de pre­gun­tar ¿có­mo se pue­de de­tec­tar que se es­tá an­te un ti­mo de fac­tu­ra elec­tró­ni­ca? Las es­ta­fas se dan tan­to vía te­le­fó­ni­ca co­mo por co­rreo elec­tró­ni­co y es­tas son las cin­co prin­ci­pa­les:

1 Fal­si­fi­ca­ción: El es­ta­fa­dor envía un co­rreo en el cual le so­li­ci­ta a la víc­ti­ma com­ple­tar un for­mu­la­rio con los da­tos per­so­na­les con el fin de com­ple­tar la fac­tu­ras. Es­tos da­tos pos­te­rior­men­te son uti­li­za­dos pa­ra en­viar a otros ne­go­cios fac­tu­ras que pa­re­cen ofi­cia­les pa­ra lo­grar un ti­mo más creí­ble y ex­pan­dir su ba­se de con­tac­tos.

2 Ran­som­wa­re ad­jun­to: Con la ba­se de da­tos que lo­gra­ron cons­truir los cri­mi­na­les, aho­ra se en­fo­can en en­viar olea­das de co­rreos elec­tró­ni­cos in­yec­ta­dos con ran­som­wa­re es­pe­cial­men­te a los fun­cio­na­rios en de­par­ta­men­tos fi­nan­cie­ros quie­nes úni­ca­men­te va­li­dan la lí­nea del “asun­to”.

“Es­ta ac­ción re­pre­sen­ta pro­ba­ble­men­te la cau­sa del pi­co más al­to de in­fec­cio­nes por ran­som­wa­re que el país ha te­ni­do en su his­to­ria”, se­ña­ló Ji­mé­nez.

La prin­ci­pal re­co­men­da­ción es que las em­pre­sas en­tre­nen al per­so­nal que tra­ba­ja con fac­tu­ra elec­tró­ni­ca pa­ra que sean ca­pa­ces de re­co­no­cer los co­rreos fal­sos, así co­mo te­ner to­tal cla­ri­dad de quién es el pro­vee­dor de fac­tu­ra pa­ra así re­co­no­cer cuá­les son las ver­da­de­ras.

3 Ve­ri­fi­ca­ción de cuen­tas: La víc­ti­ma re­ci­be una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca por par­te de un su­pues­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y le so­li­ci­ta sus da­tos per­so­na­les y ban­ca­rios pa­ra “ayu­dar” al con­tri­bu­yen­te a in­gre­sar a sus cuen­tas y ve­ri­fi­car el es­ta­do de “co­ne­xión” con el sis­te­ma de Ha­cien­da pa­ra con­sul­tar los mon­tos del pa­go de im­pues­tos.

“En va­rias opor­tu­ni­da­des se de­tec­tó que el es­ta­fa­dor le in­di­ca­ba a la víc­ti­ma que an­tes de po­der mi­grar a la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca se de­bía de rea­li­zar el pa­go de im­pues­tos, y que se po­día ha­cer vía te­le­fó­ni­ca con tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to, lo cual era fal­so”, di­jo Ji­mé­nez.

4 Ins­ta­lar un pro­gra­ma: El es­ta­fa­dor le so­li­ci­ta a la víc­ti­ma ins­ta­lar un soft­wa­re co­mo re­qui­si­to pa­ra que el sis­te­ma de Ha­cien­da fun­cio­ne apro­pia­da­men­te y pue­da emi­tir las fac­tu­ras.

Es­to es fal­so, la víc­ti­ma lo que ha­ce en reali­dad es ins­ta­lar un pro­gra­ma es­pía me­dian­te el cual el ata­can­te ob­tie­ne to­da la in­for­ma­ción que se en­cuen­tra en el dis­po­si­ti­vo.

5 Ase­so­ría: El con­tri­bu­yen­te es con­tac­ta­do por el es­ta­fa­dor quien se ha­ce pa­sar por un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y se ofre­ce a brin­dar­le una “ase­so­ría” pa­ra con­fi­gu­rar­le la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ade­cua­da­men­te. El de­lin­cuen­te so­li­ci­ta un pa­go elec­tró­ni­co por di­cha ayu­da, la cual nun­ca se da.

El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da ma­ni­fes­tó que nun­ca se le pe­di­rá al con­tri­bu­yen­te in­for­ma­ción per­so­nal vía te­le­fó­ni­ca. En ca­so de que la ins­ti­tu­ción ne­ce­si­te co­mu­ni­car­se con el usua­rio, se ha­rá una ci­ta­ción fí­si­ca en las ofi­ci­nas tri­bu­ta­rias o bien le in­gre­sa­rá un men­sa­je al bu­zón elec­tró­ni­co del sis­te­ma de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria Vir­tual (ATV).

Cui­de sus da­tos

Pa­ra los clien­tes exis­te otro ries­go, ya que al­gu­nos co­mer­cios se es­tán apro­ve­chan­do del te­ma de fac­tu­ra elec­tró­ni­ca pa­ra so­li­ci­tar más da­tos de los que se ne­ce­si­tan pa­ra ge­ne­rar el do­cu­men­to di­gi­tal.

La Ley de Pro­tec­ción de la Per­so­na fren­te al Tra­ta­mien­to de sus Da­tos Per­so­na­les es­ta­ble­ce que el co­mer­cio de­be so­li­ci­tar al clien­te úni­ca­men­te el nú­me­ro de cé­du­la, nom­bre del clien­te y di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co.

Es­ta in­for­ma­ción no de­be uti­li­zar­se con otros fi­nes fue­ra de aque­llos que le son anun­cia­dos al clien­te y de re­que­rir­se in­for­ma­ción adi­cio­nal el clien­te tie­ne por ley el de­re­cho de sa­ber la ra­zón y pue­de ne­gar­se a dar in­for­ma­ción ex­tra.

A la fe­cha, la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos de los Ha­bi­tan­tes (Prod­hab) no ha re­ci­bi­do de­nun­cias con res­pec­to al mal tra­ta­mien­to de da­tos en re­la­ción con la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, afir­mó Ana Ka­ren Cor­tés, di­rec­to­ra de la agen­cia.

EYLEEN VAR­GAS

La prin­ci­pal re­co­men­da­ción es que las em­pre­sas en­tre­nen al per­so­nal que tra­ba­ja con fac­tu­ra elec­tró­ni­ca pa­ra que sean ca­pa­ces de re­co­no­cer los co­rreos fal­sos, así co­mo te­ner to­tal cla­ri­dad de quién es el pro­vee­dor de fac­tu­ra pa­ra así re­co­no­cer cuá­les son las ver­da­de­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.