Em­pre­sas lo­ca­les de­ben re­mo­zar ex­por­ta­cio­nes

Un 68% de las fir­mas ex­por­ta­do­ras son de ca­pi­tal na­cio­nal, pe­ro es­tas se con­cen­tran en pro­duc­tos tra­di­cio­na­les y apor­tan so­lo un 30% del to­tal de las ven­tas de bie­nes al ex­te­rior.

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Cris­ti­na Fa­llas Vi­lla­lo­bos y Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros cris­ti­na.fa­[email protected]­fi­nan­cier­cocr.com ma­ria.cis­ne­[email protected]­fi­nan­cier­cocr.com

Un año des­pués de ini­ciar ope­ra­cio­nes, Pi­ñas Cul­ti­va­das de Cos­ta Ri­ca co­men­zó la ex­por­ta­ción de pi­ña fres­ca a di­ver­sos mer­ca­dos, co­lo­can­do ac­tual­men­te un 75% de su pro­duc­ción en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Italia, Fran­cia, Es­pa­ña, Por­tu­gal y Ho­lan­da.

Es­ta es una de las 1.605 com­pa­ñías de ca­pi­tal na­cio­nal que ex­por­tan sus pro­duc­tos y que, pe­se a ser ma­yo­ría en can­ti­dad, genera un aporte me­nor al de em­pre­sas de ca­pi­tal ex­tran­je­ro en tér­mi­nos de di­ne­ro.

Así se des­pren­de de una ba­se de da­tos rea­li­za­da por la Pro­mo­to­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior de Cos­ta Ri­ca (Pro­co­mer) a pe­ti­ción de EF. En es­ta se in­clu­ye­ron las com­pa­ñías que en el Re­gis­tro Ex­por­ta­dor in­di­ca­ron que su ca­pi­tal so­cial –va­lor de los bie­nes y el aporte de los so­cios– pro­ve­nía de Cos­ta Ri­ca.

Las em­pre­sas con se­llo cos­ta­rri­cen­se apor­tan un 30% del to­tal del va­lor ex­por­ta­do a oc­tu­bre del 2018, se­gún Pro­co­mer.

El que apor­ten me­nos di­ne­ro no es un he­cho pa­ra preo­cu­par­se, pues en la ma­yo­ría de eco­no­mías in­ter­na­cio­na­les el com­por­ta­mien­to es si­mi­lar. No obs­tan­te, preo­cu­pa que la ba­se de ca­pi­tal na­cio­nal si­gue afe­rra­da a una ofer­ta tra­di­cio­nal de bie­nes.

Por es­ta ra­zón, la es­tra­te­gia país vi­ró ha­cia una nue­va ru­ta. La ad­mi­nis­tra­ción ac­tual e ins­ti­tu­cio­nes co­mo Pro­co­mer tra­ba­jan pa­ra que sur­jan nue­vos “ne­go­cios con pro­pó­si­to”, sin des­cui­dar el for­ta­le­ci­mien­to de las com­pa­ñías con ma­yor tra­yec­to­ria.

Es­ta si­tua­ción se da en un con­tex­to po­si­ti­vo pa­ra el país, que lo­gró ex­por­tar $651 mi­llo­nes más en el 2018 en com­pa­ra­ción con el 2017, se­gún da­tos a no­viem­bre. Con es­tas ci­fras se al­can­za­ría un ré­cord his­tó­ri­co, tan­to en bie­nes co­mo ser­vi­cios.

El va­lor de las ex­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca ha cre­ci­do en­tre un 6% y 8% en los úl­ti­mos cua­tro años.

Per­fil ex­por­ta­dor

A ni­vel de pro­duc­tos, el 55% de las ex­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca son de bie­nes y el res­to, de ser­vi­cios, un ba­lan­ce que ca­rac­te­ri­za a paí­ses desa­rro­lla­dos.

En to­tal, 2.731 em­pre­sas pro­du­cen bie­nes en Cos­ta Ri­ca. De esa can­ti­dad, ca­si un 68% son de ca­pi­tal na­cio­nal, se­gún da­tos de Pro­co­mer, a oc­tu­bre del 2018.

Pe­se a ser ma­yo­ría, el aporte de las em­pre­sas de ca­pi­tal na­cio­nal al­can­za­ba ape­nas un 30% del to­tal del va­lor ex­por­ta­do ($2.879 mi­llo­nes de un gran to­tal de $9.506 mi­llo­nes).

Es­ta si­tua­ción es co­mún y ope­ra así en to­do el mun­do. “Las eco­no­mías de es­ca­la, los mer­ca­dos, la in­ver­sión pre­via que tie­nen las mul­ti­na­cio­na­les, por ejem­plo de zo­na fran­ca, son gran­des”, di­jo Pe­dro Bei­ru­te, ge­ren­te de Pro­co­mer.

El aporte de las em­pre­sas de ori­gen lo­cal re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo, aún más si se ana­li­za des­de la óptica del em­pleo. Sin em­bar­go, se evidencia có­mo las com­pa­ñías ali­men­ta­das por fon­dos cos­ta­rri­cen­ses, man­tie­nen su de­pen­den­cia a la pro­duc­ción de bie­nes tra­di­cio­na­les.

Por ejem­plo, de las 1.605 com­pa­ñías de ca­pi­tal na­cio­nal, un 20% se afe­rra a la pro­duc­ción de pi­ña, mien­tras que quie­nes ex­por­tan pró­te­sis de uso mé­di­co re­pre­sen­tan ape­nas 1%.

El va­lor de las ex­por­ta­cio­nes de pi­ña por par­te de las em­pre­sas na­cio­na­les as­cen­dió a $573,6 mi­llo­nes a oc­tu­bre del 2018. Mien­tras que las de pró­te­sis de uso mé­di­co al­can­za­ron los $35,6 mi­llo­nes.

La ne­ce­si­dad de ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción res­pec­to al des­tino de ex­por­ta­ción tam­bién sal­ta a la vis­ta. Mien­tras el sec­tor ex­por­ta­dor de Cos­ta Ri­ca lle­va sus bie­nes a 153 paí­ses, las em­pre­sas que na­cie­ron con fon­dos lo­ca­les lo ha­cen a 70 des­ti­nos (po­co me­nos de la mi­tad).

Una ofer­ta ba­sa­da en tra­di­ción, ¿y la in­no­va­ción?

El ni­vel de di­ver­si­fi­ca­ción del país ha evo­lu­cio­na­do de for­ma im­por­tan­te en los úl­ti­mos 30 años. En ese lap­so, se pa­só de con­cen­trar el 80% de las ex­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca en pro­duc­tos tra­di­cio­na­les a lo opues­to.

Esa trans­for­ma­ción lle­gó prin­ci­pal­men­te gra­cias al aporte de las mul­ti­na­cio­na­les, don­de so­bre­sa­len las que per­te­ne­cen a los sec­to­res de ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da y dis­po­si­ti­vos mé­di­cos.

Por su par­te, las em­pre­sas de ca­pi­tal na­cio­nal se afe­rran a los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les y se man­tie­nen fie­les a mer­ca­dos co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Es­tas com­pa­ñías pue­den ofre­cer ca­li­dad y aten­der a ni­chos en los que des­ta­can a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro es­tán le­jos de ca­ta­lo­gar­se co­mo in­no­va­do­ras o ape­ga­das a la de­no­mi­na­da in­dus­tria 4.0, en la que pre­do­mi­nan las má­qui­nas, la tec­no­lo­gía y has­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Las em­pre­sas na­cio­na­les se con­cen­tran más en la pro­duc­ción de pi­ña, ba­nano, le­che y na­ta sin con­cen­trar, así co­mo ca­fé oro.

Son po­cos los ca­sos que se di­fe­ren­cian, co­mo lo es Es­ta­blish­ment Labs, que es­tá den­tro del 1% que ex­por­ta pró­te­sis de uso mé­di­co.

La di­fi­cul­tad de ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to, lo ca­ro que re­sul­ta pro­du­cir en el país y el ex­ce­so de trá­mi­tes, son par­te de las tra­bas

“No te­ne­mos el ba­nano, ni la pi­ña, ni el dis­po­si­ti­vo mé­di­co más ba­ra­to. La al­ter­na­ti­va es en­trar con ca­li­dad, con va­lor agre­ga­do y con ne­go­cios con pro­pó­si­to”. Pe­dro Bei­ru­te Ge­ren­te ge­ne­ral de Pro­co­mer

que se­ña­la el sec­tor em­pre­sa­rial, así co­mo Co­mex, Ca­dex­co y Pro­co­mer. In­clu­so, Bei­ru­te se­ña­ló que los pro­duc­tos na­cio­na­les com­pi­ten en el ex­te­rior por su ca­li­dad y no pre­ci­sa­men­te por su pre­cio.

Juan Jo­sé Cha­cón, CEO de Es­ta­blish­ment Labs, re­co­no­ce que cuan­do co­men­zó (en el 2004) le es­pe­ra­ban años re­ta­do­res.

Es­te ne­go­cio re­ci­bió di­ne­ro de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros pa­ra cre­cer y tras 14 años des­de su arran­que, en 2018 la em­pre­sa lo­gró co­ti­zar en la bol­sa de va­lo­res Nas­daq.

En ese mo­men­to, Cha­cón re­sal­tó que quie­nes es­ta­ban re­ci­bien­do el re­torno de in­ver­sión por el cre­ci­mien­to de Es­ta­blish­ment Labs, eran en su ma­yo­ría in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, pues en Cos­ta Ri­ca mu­chos tu­vie­ron op­ción de apor­tar en el prin­ci­pio, y la de­ja­ron pa­sar.

Es­te es un cla­ro ejem­plo de que en sue­lo na­cio­nal no es fá­cil en­con­trar fi­nan­cia­mien­to, aún cuan­do la idea pue­de ser atrac­ti­va y via­ble pa­ra un ne­go­cio glo­bal.

Aun así, es cla­ro que los pro­yec­tos más in­no­va­do­res son la mi­no­ría en­tre las em­pre­sas de ca­pi­tal na­cio­nal que ex­por­tan.

Más allá del fi­nan­cia­mien­to, las com­pa­ñías na­cio­na­les se to­pan con la po­si­bi­li­dad de for­mar par­te de en­ca­de­na­mien­tos con las mul­ti­na­cio­na­les, lo que les abre la puer­ta al mun­do ex­por­ta­dor.

Una em­pre­sa na­cio­nal de­be ajus­tar­se a es­tán­da­res y nor­ma­ti­vas in­ter­na­cio­na­les pa­ra cum­plir con lo re­que­ri­do por una mul­ti­na­cio­nal, y así po­der ven­der­le su pro­duc­to. Es­to le per­mi­ti­rá lle­gar con ma­yor fa­ci­li­dad al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

“Eso (ven­der ser­vi­cios y bie­nes a fir­mas ex­tran­je­ras) es muy po­si­ti­vo por­que son par­te de la eco­no­mía for­mal y ade­más se van ha­cien­do ca­da vez me­jo­res, más in­no­va­do­ras, por los al­tos es­tán­da­res”, des­ta­có Dya­lá Ji­mé­nez, mi­nis­tra de Co­mer­cio Ex­te­rior.

Un 38% de las com­pras de in­su­mos que ha­cen las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras, en Ré­gi­men de Zo­nas Fran­cas, son a em­pre­sas na­cio­na­les.

El re­to es­tá en no co­mer­cia­li­zar úni­ca­men­te con una mul­ti­na­cio­nal es­ta­ble­ci­da en te­rri­to­rio na­cio­nal –pues­to que los in­gre­sos de­pen­den úni­ca­men­te de es­ta– y ani­mar­se a lle­var su ofer­ta al ex­te­rior por cuen­ta pro­pia.

A pe­sar de que Pi­ñas Cul­ti­va­das de Cos­ta Ri­ca for­ma par­te de una ofer­ta ex­por­ta­ble tra­di­cio­nal, se ha abier­to fron­te­ras al con­tar con una pro­pues­ta acor­de a un ne­go­cio con pro­pó­si­to al con­si­de­rar as­pec­tos so­cia­les y am­bien­ta­les en su pro­duc­ción.

Ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar la ofer­ta ex­por­ta­ble

Cos­ta Ri­ca quie­re avan­zar ha­cia un per­fil ex­por­ta­dor na­cio­nal en el que pre­do­mi­ne la in­no­va­ción y los ne­go­cios con ob­je­ti­vos no so­lo eco­nó­mi­cos, sino tam­bién so­cia­les y am­bien­ta­les.

La apues­ta es en­con­trar e impulsar a em­pren­de­do­res que ten­gan un pro­pó­si­to de­trás de su ofer­ta y que naz­can con el pen­sa­mien­to de ser glo­ba­les, que quie­ran ex­por­tar.

La es­tra­te­gia pa­ra lo­grar­lo son las alian­zas in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les, en don­de Pro­co­mer, Co­mex, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je (INA), el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, In­dus­tria y Co­mer­cio (MEIC) y has­ta el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (MAG) for­men par­te de una man­cuer­na que desa­rro­lle nue­vos e in­no­va­do­res ne­go­cios.

En el te­ma de in­no­va­ción, An­dré Gar­nier, mi­nis­tro de coor­di­na­ción con el sec­tor pri­va­do, y Luis Adrián Sa­la­zar, mi­nis­tro de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, tam­bién es­tán ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra for­ta­le­cer una agen­cia de in­no­va­ción. Se va­lo­ra que sea el Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Tec­no­ló­gi­cas (Co­ni­cit).

“To­do el aná­li­sis lo es­tán ela­bo­ran­do pa­ra traer una pro­pues­ta, por­que hay re­cur­sos a ve­ces dis­per­sos que se pue­den usar de una ma­ne­ra mu­cho más di­ri­gi­da a pro­yec­tos dis­tin­tos”, ex­pli­có la mi­nis­tra de Co­mer­cio Ex­te­rior.

Eso sí, de la mano del sur­gi­mien­to de nue­vos ne­go­cios, se es­pe­ra que los que ya ope­ran tam­bién se ape­guen a las nue­vas for­mas de fun­cio­na­mien­to. Al­gu­nos ya lo han com­pren­di­do, co­mo por ejem­plo: Cor­ba­na –que agru­pa com­pa­ñías de ca­pi­tal na­cio­nal y ex­tran­je­ro– y Stan­dard Fruit Com­pany.

Esa úl­ti­ma em­pre­sa ase­gu­ra que los clien­tes son ca­da vez más sen­si­bles a que los pro­duc­tos que con­su­men sean ge­ne­ra­dos con bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les y so­cia­les. “Es­ta es la for­ma en la que nos he­mos ve­ni­do di­fe­ren­cian­do”, re­sal­tó el di­rec­tor le­gal de la em­pre­sa, Juan Car­los Ro­jas.

Pa­ra res­pal­dar que sus ope­ra­cio­nes tie­nen un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te, las fir­mas se ape­gan a po­lí­ti­cas am­bien­ta­les, de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y de ca­li­dad co­mo ISO 14001, Glo­bal Gap, Rain­fo­rest Allian­ce y Fair Tra­de.

Pro­co­mer, por su par­te, es del cri­te­rio de que la em­pre­sa ex­por­ta­do­ra na­cio­nal ha si­do exi­to­sa y el re­to es­tá en ges­tar nue­vos em­pren­di­mien­tos que quie­ran pro­du­cir ba­jo la som­bri­lla de la in­no­va­ción, el va­lor agre­ga­do y que naz­can pa­ra ser ex­por­ta­dos.

Uno de los pro­gra­mas que im­pul­sa na­ció pa­ra vin­cu­lar a los em­pren­de­do­res con mul­ti­na­cio­na­les. Cuan­do una de es­tas com­pa­ñías tie­ne una ne­ce­si­dad, com­par­te el re­to y la ta­rea de in­no­va­ción es asu­mi­da por el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor.

Pa­ra es­to se han crea­do más de 20 con­sor­cios de in­no­va­ción, en los que va­rias pymes se unen en gru­pos afi­nes pa­ra pro­du­cir, in­no­var y apro­ve­char opor­tu­ni­da­des. El pro­ce­so se ges­ta con fon­dos del Sis­te­ma de Ban­ca pa­ra el Desa­rro­llo (SBD).

La am­bi­cio­sa me­ta de ges­tar ne­go­cios con pro­pó­si­to se tra­ba­ja en el pro­yec­to Trans­for­ma­ción Pro­duc­ti­va Ver­de, me­dian­te el que se ma­pean 200 pymes y se in­vier­te en su trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va ha­cia prác­ti­cas sos­te­ni­bles.

Es­to se lo­gra con la coope­ra­ción de $4 mi­llo­nes pro­ve­nien­tes de Cru­sa, fon­dos que se usan pa­ra que los ne­go­cios in­vier­tan en su ma­triz ener­gé­ti­ca, ges­tión de residuos y po­lí­ti­cas de ca­li­dad, en­tre otros as­pec­tos.

Los re­sul­ta­dos de las ex­por­ta­cio­nes has­ta aho­ra de­mues­tran que Cos­ta Ri­ca tie­ne la ma­te­ria pri­ma pa­ra im­pac­tar aún más los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, que­da es­pe­rar que las ideas y las iniciativas de las au­to­ri­da­des, así co­mo de las com­pa­ñías, pros­pe­ren al mis­mo tiem­po que se su­peren pro­ble­mas muy co­no­ci­dos, co­mo la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to y la tra­mi­to­ma­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.