iFORMALICE SU con­tra­to de vi­vien­da Y MUDESE DE UNA VEZ!

Co­noz­ca los be­ne­fi­cios de los pro­yec­tos de en­tre­ga in­me­dia­ta

Espacios - - ESPACIOS -

Te­ner una ca­sa pro­pia es un sue­ño que mu­chas ve­ces se de­mo­ra no so­lo por fal­ta de di­ne­ro, sino por­que en oca­sio­nes los pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les re­tra­san sus tiem­pos de en­tre­ga, lo cual im­pli­ca mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra las fa­mi­lias.

No obs­tan­te, el mer­ca­do ofre­ce múl­ti­ples op­cio­nes de desa­rro­lla­do­res que le ofre­cen la mo­da­li­dad de en­tre­ga in­me­dia­ta.

Una pro­pie­dad con en­tre­ga in­me­dia­ta es aque­lla que ha con­clui­do su cons­truc­ción en su to­ta­li­dad, ya sea una de las eta­pas del pro­yec­to o to­do el pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio en sí.

“En la ac­tua­li­dad, los pro­yec­tos de en­tre­ga in­me­dia­ta son al­ta­men­te de­man­da­dos ya que los clien­tes pue­den ob­ser­var con exac­ti­tud lo que se va a com­prar real­men­te, la es­truc­tu­ra, la dis­tri­bu­ción y los aca­ba­dos”, ex­pli­có Pablo Arrieta, je­fe de Mer­ca­deo de Con­doMio.

Otras de las ven­ta­jas de es­te ti­po de pro­yec­tos, se­gún Arrieta, son las ofer­tas o pre­cios es­pe­cia­les.

Por su par­te, Mauricio Cas­tro, ge­ren­te de Ven­tas y Mer­ca­deo de Ca­sa Max In­mo­bi­lia­ria, re­sal­ta que, en

los pro­yec­tos de en­tre­ga in­me­dia­ta, el clien­te for­ma­li­za en un pla­zo apro­xi­ma­do de 22 días y, lue­go, pue­de ya vi­vir en el con­do­mi­nio.

Pa­ra Cas­tro no hay ries­go de es­ta­fa, pro­me­sas que lue­go se in­cum­plen, las áreas co­mu­nes son una reali­dad, se pue­den ver y dis­fru­tar una vez que se pa­sa a vi­vir al con­do­mi­nio. Tam­po­co hay que li­diar con el ries­go de in­cum­pli­mien­to de la fe­cha pac­ta­da de en­tre­ga.

Otro pun­to a fa­vor de los pro­yec­tos de en­tre­ga in­me­dia­ta es el he­cho de que el com­pra­dor pue­da ele­gir la ca­sa en la ubi­ca­ción que más le agra­de y se adap­te a sus ne­ce­si­da­des den­tro del pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal, ade­más de es­ta for­ma el clien­te no de­be­rá con­fiar a cie­gas en un ren­der, que en mu­chas oca­sio­nes pue­de ser muy atrac­ti­vo pe­ro al fi­nal muy le­jano a la reali­dad en el me­jor de los ca­sos.

“Uno de los mi­tos que tie­ne la gen­te es que por los pro­yec­tos de en­tre­ga in­me­dia­ta se pa­ga un pre­cio más al­to, lo cual es fal­so. Se pa­ga un pre­cio jus­to y, en nues­tro ca­so, un pre­cio me­nor al va­lor real de mer­ca­do”, des­ta­có el ge­ren­te de Ven­tas y Mer­ca­deo de Ca­sa Max In­mo­bi­lia­ria.

Es­ta mo­da­li­dad de en­tre­ga in­me­dia­ta es­tá di­ri­gi­da a per­so­nas que ya cuen­tan con la pri­ma de la vi­vien­da, que ne­ce­si­tan una vi­vien­da en el cor­to pla­zo y no deseen es­pe­rar has­ta que se con­clu­ya un pro­yec­to, o in­vo­lu­crar­se en el pro­ce­so de la mo­da­li­dad de pre­ven­ta.

Suly Sán­chez ssan­[email protected]­re­pu­bli­ca.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.