Es­ta­do de áni­mo e ilu­mi­na­ción, ¿Qué tie­nen en co­mún?

Espacios - - CONSTRUCCION -

¿ Sa­bía que la ilu­mi­na­ción de un lu­gar pue­de in­fluir di­rec­ta­men­te en có­mo nos sen­ti­mos? Las lu­ces frías o cá­li­das pue­den in­clu­so afec­tar el com­por­ta­mien­to de una per­so­na. Al mo­men­to de de­co­rar, es­co­ger el bom­bi­llo co­rrec­to pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en có­mo nos ha­ce sen­tir un lu­gar es­pe­cí­fi­co.

El fac­tor de tem­pe­ra­tu­ra de la luz se mi­de en kel­vin (K), sien­do los nú­me­ros ba­jos más cá­li­dos y los al­tos más fríos.

To­man­do en cuen­ta los pa­tro­nes de ilu­mi­na­ción, es po­si­ble lle­gar a pro­du­cir di­fe­ren­tes es­ta­dos de áni­mo. Por ejem­plo, una ha­bi­ta­ción con ma­yo­res ni­ve­les de ilu­mi­na­ción pro­du­ce una at­mós­fe­ra ale­gre y es­ti­mu­lan­te, mien­tras que los ni­ve­les ba­jos crean am­bien­tes de re­la­ja­ción y des­can­so.

Sa­bien­do es­to, la ta­rea de es­co­ger la ilu­mi­na­ción ade­cua­da pa­ra ca­da es­pa­cio se con­vier­te en una prio­ri­dad. A con­ti­nua­ción en­con­tra­rá va­rios con­se­jos que le ayu­da­rán a en­con­trar su me­jor op­ción pa­ra la ilu­mi­na­ción de ca­da área del ho­gar, de­pen­dien­do de su fun­ción.

Pri­me­ro em­pie­ce por de­ci­dir qué ti­po de lu­mi­na­ria ne­ce­si­ta:

SUSPENDIDAS. Es­tas cuel­gan del te­cho y ge­ne­ral­men­te son de­co­ra­ti­vas. Mu­chas dan ilu­mi­na­ción al es­pa­cio com­ple­to. Bus­que que el ca­ble sea lar­go pa­ra que pue­da adap­tar­lo a la al­tu­ra que ne­ce­si­te.

EMPOTRADOS. Es­tas fun­cio­nan bien cuan­do la al­tu­ra de los te­chos es ba­ja y no que­rrá re­du­cir el es­pa­cio. Ten­drá que to­mar en cuen­ta que se re­quie­re un fal­so plat­fond, u otra pre­pa­ra­ción es­pe­cial. La luz de es­tas lu­mi­na­rias es más sua­ve que si tu­vie­ra so­lo la lám­pa­ra en el soc­ket. Aun­que no to­dos son de­co­ra­ti­vos, ayu­dan a re­sal­tar de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos. DE ME­SA. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, se co­lo­can so­bre una me­sa. Se usan más co­mún­men­te pa­ra me­sas la­te­ra­les en la sa­la o so­bre los bu­rós, aun­que tam­bién po­drá en­con­trar lu­mi­na­rias de me­sa pa­ra su es­cri­to­rio o bi­blio­te­ca. Su luz es te­nue, por lo que no es­pe­re rea­li­zar una ci­ru­gía con una lu­mi­na­ria de me­sa, pe­ro son idea­les pa­ra leer.

DE PIE. Es­te es­ti­lo, ade­más de dar ca­li­dez a una ha­bi­ta­ción, sir­ven co­mo ele­men­to fo­cal. Por lo ge­ne­ral, ne­ce­si­tan más es­pa­cio en la ha­bi­ta­ción pa­ra po­der ser apre­cia­das. Mu­chos de ellas tie­nen pan­ta­llas y las pue­de en­con­trar pa­ra luz di­rec­ta, in­di­rec­ta o la com­bi­na­ción de am­bas.

Lue­go de ele­gir el ti­po de lu­mi­na­ria que ne­ce­si­ta to­me en cuen­ta es­tos con­se­jos de ilu­mi­na­ción:

PA­RA ES­PA­CIOS DE RELAJA

CIÓN. An­tro­po­ló­gi­ca­men­te el ser hu­mano du­ran­te mu­chos si­glos es­tu­vo ex­pues­to prin­ci­pal­men­te a lu­ces cá­li­das (sol, fue­go) lo cual con­di­cio­nó nues­tro ce­re­bro a sen­sa­cio­nes más “có­mo­das” ba­jo to­nos que van des­de los 2.500 K has­ta los 3.500 K.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.