Edi­to­rial

Espacios - - EDITORIAL - Por Ro­dri­go Díaz rdiaz@la­re­pu­bli­ca.net

Com­prar vi­vien­da, ya sea una ca­sa o un apartamento, siem­pre es una bue­na de­ci­sión. Mu­cho se ha­bla de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y de que las ta­sas de in­te­rés pue­den ele­var­se en los pró­xi­mos me­ses, pe­ro tam­bién es cier­to que to­dos los días apa­re­cen opor­tu­ni­da­des in­tere­san­tes que pue­den apro­ve­char­se. Lo pri­me­ro es es­tar con­ven­ci­do de que ne­ce­si­ta una vi­vien­da pro­pia. Si la idea no lo en­tu­sias­ma, me­jor dé­je­lo pa­ra más ade­lan­te. Se tra­ta de un pro­yec­to de vi­da que no pue­de to­mar­se a la li­ge­ra. En se­gun­do lu­gar, si ya se de­ci­dió, no lo pos­pon­ga. No es que com­pre en for­ma apre­su­ra­da, sino que de­be bus­car ase­so­ría pro­fe­sio­nal, que le ayu­de a ana­li­zar si la vi­vien­da cuen­ta con las con­di­cio­nes desea­das, si su pre­cio es el ade­cua­do y si las po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to es­tán acor­des con su bol­si­llo. En ca­so de que los tres pun­tos sean po­si­ti­vos, to­me car­tas en el asun­to. Fi­nal­men­te, evi­te ahogarse eco­nó­mi­ca­men­te. Pi­da a su ase­sor en el ban­co que le ha­ga un es­tu­dio de sen­si­bi­li­dad fi­nan­cie­ra en ca­so de cam­bios en la ta­sa de in­te­rés o, si to­ma un prés­ta­mo en dó­la­res, del ti­po de cam­bio. Si las va­ria­cio­nes abrup­tas com­pro­me­ten su es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, me­jor bus­que otras op­cio­nes un po­co más ase­qui­bles por­que no se tra­ta de em­peo­rar su ca­li­dad de vi­da, sino más bien me­jo­rar­la. Te­ner su pro­pio ho­gar de­be ser el cum­pli­mien­to de un sue­ño y no el ini­cio de una pe­sa­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.