EL VE­RANO ES UNA EX­CE­LEN­TE OPOR­TU­NI­DAD PA­RA REDESCUBRIR SU CA­SA DE PLA­YA

Espacios - - EDITORIAL - Por Ro­dri­go Díaz rdiaz@la­re­pu­bli­ca.net

Qui­zás por la fal­ta de tiem­po o por­que el cli­ma no lo ha per­mi­ti­do, us­ted ha pre­fe­ri­do con­cen­trar­se en los si­tios co­mu­nes de su ho­gar, co­mo la sa­la, el co­me­dor, la ha­bi­ta­ción. In­clu­so, cuan­do ha te­ni­do tiem­po li­bre, pro­ba­ble­men­te ha de­ci­di­do sa­lir a otra par­te, ol­vi­dán­do­se de que en su pro­pio ho­gar pue­de pa­sar gra­tos mo­men­tos.

Tal vez sea el mo­men­to de aso­mar­se por el jar­dín, no so­lo pa­ra dar­les man­te­ni­mien­to a sus plan­tas, sino tam­bién pa­ra con­ver­tir­lo en un rin­cón de lec­tu­ra. El olor a na­tu­ra­le­za y la ha­bi­tual paz en ese pun­to de la ca­sa le ayu­da­rán a dis­fru­tar me­jor de su pa­sa­tiem­po. Qui­zá no ha apro­ve­cha­do su­fi­cien­te­men­te su pa­tio o te­rra­za, pa­ra dis­fru­tar con su fa­mi­lia o ami­gos.

Aho­ra que re­des­cu­brió esos si­tios, re­vi­se si les ha­ce fal­ta un re­to­que, co­mo una mano de pin­tu­ra, co­lo­car una plan­ta o un mue­ble que resalte la be­lle­za del es­pa­cio.

De la mis­ma for­ma, si vi­ve en un con­do­mi­nio, apre­cie to­das las ame­ni­da­des que tie­ne. Sal­ga a co­rrer por las ma­ña­nas o al fi­nal de la jor­na­da la­bo­ral, ha­ga un pa­seo el fin de se­ma­na. De es­ta ma­ne­ra sa­ca­rá el ma­yor pro­ve­cho a una in­ver­sión que des­de un ini­cio pro­ba­ble­men­te hi­zo pa­ra dis­fru­tar de esos es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.