MA­RIO AL­VA­REN­GA BA­RRA­GÁN RE­CONS­TRU­YEN­DO SUE­ÑOS

“Lo más com­pli­ca­do de mi pro­fe­sión es no al­can­zar las ex­pec­ta­ti­vas del pa­cien­te”

Estilo Ejecutivo - - TEMA DEL MES - LUIS ALE­JAN­DRO ME­NE­SES [email protected] LA­RE­PU­BLI­CA. NET

Mi tra­ba­jo es mi pa­sión y eso me ayu­da a rea­li­zar­lo de la me­jor ma­ne­ra, pues es al­ta­men­te de­man­dan­te. Mu­chas per­so­nas es­cu­chan “él es ci­ru­jano plás­ti­co”, y lo aso­cian con una vi­da de lu­jos, pe­ro no se ima­gi­nan la mon­ta­ña de tra­ba­jo y de­di­ca­ción que to­do eso con­lle­va. La­bo­ro en mi clí­ni­ca en Mo­men­tum Pi­na­res y tam­bién es­toy en el Hos­pi­tal Cal­de­rón Guar­dia; la idea de lle­gar a ser un gran ci­ru­jano na­ce des­de muy jo­ven, ya que acom­pa­ña­ba a mi pa­pá a pa­sar vi­si­ta al hos­pi­tal. Re­cuer­do ca­mi­nar por un pa­si­llo y ver a un pa­cien­te con se­cue­las de un ac­ci­den­te de trán­si­to, en ese mo­men­to sen­tí la ne­ce­si­dad de po­der ayu­dar­lo pa­ra que re­cu­pe­ra­ra su vi­da. Por ese mo­ti­vo me atra­jo la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va. No de­be­mos com­pa­rar­nos con otros co­le­gas, pa­ra re­sal­tar siem­pre de­be­mos man­te­ner una ori­gi­na­li­dad y un ser­vi­cio de ca­li­dad. Ha­cer las co­sas con vo­ca­ción y ex­pre­sar­lo en ca­da ac­ción que se ha­ga. La ci­ru­gía plás­ti­ca y la re­cons­truc­ti­va son muy gra­ti­fi­can­tes pe­ro de for­mas di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, una co­sa es me­jo­rar el au­to­es­ti­ma y la se­gu­ri­dad per­so­nal y otra muy di­fe­ren­te es per­mi­tir­le a un pa­cien­te po­der con­ti­nuar y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da por me­dio de la re­cons­truc­ción de una ex­tre­mi­dad o tra­tar se­cue­las de un ac­ci­den­te. Las per­so­nas de­ben ase­gu­rar­se an­tes de so­me­ter­se a al­gún pro­ce­so que el doc­tor es­té co­le­gia­do; en mi opi­nión los “co­le­gas” que ha­cen es­tos tra­ta­mien­tos sin esw­tar en re­gla no tie­nen vo­ca­ción ni éti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.