Cesky Krum­lov

LA JO­YA MÁS BE­LLA DE BOHE­MIA DEL SUR

Estilo Ejecutivo - - DESTINOS - ÓLGER SÁN­CHEZ [email protected] LA­RE­PU­BLI­CA. NET

La Re­pú­bli­ca Che­ca tie­ne ciu­da­des im­pre­sio­nan­tes co­mo Pra­ga y Olo­mouc, pe­ro tam­bién hay pue­blos que vi­ven in­tac­tos en el tiem­po co­mo Ces­ký Krum­lov, el cual me sor­pren­dió des­de la pri­me­ra vis­ta pa­no­rá­mi­ca que se rea­li­za des­de el cas­ti­llo, que por cier­to es el se­gun­do com­ple­jo pa­la­cie­go más gran­de de la Re­pú­bli­ca Che­ca y per­te­ne­ce a los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa Cen­tral. El río Mol­da­va ejer­ce de for­ta­le­za na­tu­ral al cas­ti­llo; co­mo re­co­men­da­ción se po­dría al­qui­lar un bo­te pa­ra re­co­rrer par­te de la ciu­dad. Una op­ción in­te­li­gen­te es ad­qui­rir una “city card” pue­des aho­rrar has­ta un 50% con ella. Los tea­tros ba­rro­cos son lu­ga­res que qui­tan el alien­to por su es­té­ti­ca y más al es­tar cons­cien­tes de que son obras de ar­te so­bre­vi­vien­tes al tiem­po. La Pla­za del Ayun­ta­mien­to es muy pe­que­ña, pe­ro no pue­de ser más ele­gan­te y acogedora, edi­fi­cios re­na­cen­tis­tas con fa­cha­das pin­ta­das con dis­tin­tos co­lo­res que dan pá­bu­lo a una co­lum­na ba­rro­ca de­di­ca­da a la Vir­gen y con la que agra­de­cen el fin de una pes­te ne­gra que aca­bó con mi­les de ha­bi­tan­tes de Bohe­mia. Un edi­fi­cio blan­co y gran­de de so­por­ta­les es el vie­jo ayun­ta­mien­to ( Rad­ni­ce). Allí po­de­mos fi­jar­nos en el es­cu­do- em­ble­ma de la fa­mi­lia Sch­war­zen­berg, con una ca­be­za y un cuer­vo jun­to a los ojos. Esta ma­ca­bra ima­gen que se ve en mu­chos rin­co­nes de Bohe­mia ha­ce re­fe­ren­cia a la Batalla de Györ con­tra los oto­ma­nos den­tro de la ac­tual Hun­gría, en la que el lí­der tur­co fue de­rro­ta­do y de­ca­pi­ta­do por un an­te­ce­sor de esta fa­mi­lia ale­ma­na, y lue­go de la na­da apa­re­ció un cuer­vo que le co­mió los ojos. Du­ran­te va­rias fe­chas al año la ciu­dad re­vi­ve fies­tas his­tó­ri­cas don­de to­dos se vis­ten de la épo­ca del re­na­ci­mien­to. Uno de los pun­tos de en­cuen­tro es el puen­te de ma­de­ra ( La­zeb­nicky Most) que se­pa­ra la

ciu­dad vie­ja de la co­li­na en la que se al­za el cas­ti­llo. De la Pla­za del Ayun­ta­mien­to a la Calle La­trán hay un nu­do de co­mu­ni­ca­cio­nes ru­di­men­ta­rio que su­pera las aguas del río. Esta zona es­tá lle­na de ener­gía por la can­ti­dad de per­so­nas que dis­fru­tan de la mú­si­ca. Aún se en­cuen­tran au­tén­ti­cas tabernas me­die­va­les que cuen­tan con la me­jor cer­ve­za por su al­ta tra­di­ción. Aun­que so­bran las op­cio­nes pa­ra co­mer y to­mar, hay un res­tau­ran­te den­tro que se co­no­ce co­mo ca­ta­cum­bas, que en reali­dad no fue­ron nun­ca ni lu­ga­res de en­te­rra­mien­to ni pri­sio­nes, pe­ro su pa­re­ci­do lle­vó a que les lla­ma­ran así. Es en Ná­mes­tí Svor­nos­ti 12. Ces­ký Krum­lov enamo­ra, pe­ro hay dos pun­tos a par­te del cas­ti­llo, los cua­les me­re­ce la pe­na vi­si­tar pa­ra con­tem­plar la ma­gia de esta jo­ya. Fren­te al ho­tel Ru­ze, an­ti­guo mo­nas­te­rio y es­cue­la je­sui­ta, hay una bal­co­na­da que se aso­ma a lo me­jor de la ciu­dad y que me­re­ce la pe­na pa­sar­se a dis­tin­tas ho­ras del día. El otro pun­to es­tá más arri­ba, su­bien­do por la mis­ma calle del Ru­ze y sa­lién­do­se has­ta lle­gar a un apar­ca­mien­to. Si real­men­te quie­re dis­fru­tar de la ciu­dad, lo ideal es no an­dar apre­su­ra­do y ca­mi­nar en­tre sus ca­lles, va­gar sin rum­bo fi­jo pa­ra dar­se la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir esos rin­co­nes má­gi­cos.

VIA­JAR EN EL TIEM­PO EN­TRE CALLEJUELAS ME­DIE­VA­LES CON VES­TI­DOS RE­NA­CEN­TIS­TAS Y CA­RE­TAS BA­RRO­CAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.