Lo es­tás ha­cien­do mal ¡y qui­zá no lo sa­bes!

10 RU­TI­NAS DE CUIDADO DEL CA­BE­LLO QUE PUE­DES ME­JO­RAR DE IN­ME­DIA­TO

Hola Costa Rica - - Contenido - STEFANIE MI­LLA

1. SER IM­PA­CIEN­TE

CON EL CA­BE­LLO MO­JA­DO

En­ten­de­mos que no quie­ras se­car­te el ca­be­llo sin des­en­re­dar­lo an­tes, pe­ro cuan­do es­tá mo­ja­do, el po­bre se en­cuen­tra en aler­ta ro­ja, pues el agua de­bi­li­ta la es­ta­bi­li­dad de sus en­la­ces in­ter­nos. ¿Cómo evi­tar y re­du­cir las rup­tu­ras (y no pre­ci­sa­men­te sen­ti­men­ta­les) pro­vo­ca­das por el ma­ne­jo del ca­be­llo en su es­ta­do más frá­gil? Ce­pi­lla y des­en­re­da an­tes del la­va­do, y si usas acon­di­cio­na­dor, apro­ve­cha ese mo­men­to pa­ra pei­nar con cuidado y con un ce­pi­llo de púas se­pa­ra­das. Apli­ca el pro­tec­tor ter­mal de ma­ne­ra previa a des­en­re­dar, y siem­pre con ges­tos sua­ves, sin pri­sas ni ti­ro­nes.

4. USAR LA MANO EQUI­VO­CA­DA AL SE­CAR­TE EL CA­BE­LLO

Pien­sa un mo­men­to… Si eres dies­tra, ¿co­ges el se­ca­dor con la mano de­re­cha? Es ló­gi­co, porque pe­sa y ten­de­mos a ha­cer el ma­yor es­fuer­zo mus­cu­lar con el bra­zo do­mi­nan­te, pe­ro es mejor le­van­tar el se­ca­dor con la iz­quier­da y ma­ne­jar el ce­pi­llo de brus­hing con la de­re­cha y así te­ner más des­tre­za con él. Es ver­dad que cues­ta acos­tum­brar­se a cam­biar de mano, ¡pe­ro va­le la pe­na! Ló­gi­ca­men­te, en zur­das el cam­bio es a la in­ver­sa.

2. Hot, hot, hot!

Se­ca­do­res ar­dien­tes

¿Le das al bo­tón de má­xi­mo ca­lor del se­ca­dor en cuan­to lo en­cien­des? ¡Mal! Da­le cuan du­ro pue­das al cho­rro de ai­re (sí, se ad­mi­te mo­do hu­ra­cán), pe­ro man­tén la tem­pe­ra­tu­ra a un ni­vel me­dio: es más que su­fi­cien­te pa­ra re­ti­rar la hu­me­dad. So­lo cuan­do el ca­be­llo es­té ya prác­ti­ca­men­te se­co pue­des po­ner­lo a tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma pa­ra dar la for­ma desea­da al ca­be­llo.

5. LA­VA­DOS DE­MA­SIA­DO FRE­CUEN­TES O MUY ES­CA­SOS Si la clave del bie­nes­tar es el equi­li­brio,el cue­ro ca­be­llu­do es un ejem­plo per­fec­to.Cuan­do se la­va con fre­cuen­cia ex­ce­si­va,se irri­ta y apa­re­cen pi­co­res y des­ca­ma­ción.Si, en cam­bio,se de­jan pa­sar de­ma­sia­dos días en­tre cham­pú y cham­pú,la gra­sa aho­ga el fo­lícu­lo pi­lo­so e im­pi­de una co­rrec­ta oxi­ge­na­ción del bul­bo pi­lo­so. 6. Un ex­ce­so de cham­pú En oca­sio­nes, un “mu­cho” de al­go bueno es de­ma­sia­do… Ha­ce fal­ta po­ca can­ti­dad de cham­pú pa­ra lim­piar bien el ca­be­llo: al­re­de­dor de una mo­ne­da de dos eu­ros pa­ra una me­le­na. Si es­tu­vie­ra muy su­cio es mejor la­var dos ve­ces se­gui­das que abu­sar de la can­ti­dad de pro­duc­to. 7. DI­REC­CIÓN EQUI­VO­CA­DA Acon­di­cio­na­dor en la raíz o es­pu­ma de vo­lu­men en las pun­tas… ¡Ese no es su lugar, cam­bia el rum­bo! Ca­da pro­duc­to tie­ne su zo­na de apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca e idó­nea. Como re­gla ba­se, se pue­de re­su­mir en que los pro­duc­tos hi­dra­tan­tes, pro­tec­to­res y nu­tri­ti­vos (es de­cir, acei­tes, se­rums y pro­tec­to­res ter­ma­les) van de me­dios a pun­tas, mien­tras que vo­lu­mi­ni­za­do­res o tex­tu­ri­zan­tes se han de con­cen­trar en la raíz.

8. AGUA Y CA­LOR,

UNA PÉ­SI­MA COM­BI­NA­CIÓN

¿Te pa­sas la plan­cha cuan­do el pe­lo aún es­tá mo­ja­do? ¿Le das un to­que de te­na­ci­lla a pe­sar de que es­tá hú­me­do? ¡No lo ha­gas, por fa­vor! Cuan­do apli­cas una he­rra­mien­ta de ca­lor so­bre un ca­be­llo que aún tie­ne agua en su in­te­rior,pue­des pro­vo­car que esa agua lle­gue li­te­ral­men­te a her­vir den­tro de la fi­bra y pro­vo­que bur­bu­jas que quie­bren el pe­lo des­de den­tro.Tanto sty­lers como ri­za­do­res se han de usar so­lo so­bre ca­be­llo per­fec­ta,to­tal, com­ple­ta y ri­gu­ro­sa­men­te se­co.Como de­cía el anun­cio,“¡ni go­ta,ni go­ta!”.

9. Tiem­po de es­pe­ra

Por la mis­ma ra­zón que no se de­ben usar las he­rra­mien­tas de ca­lor so­bre el pe­lo hú­me­do, no es bue­na idea apli­car un pro­duc­to de

sty­ling jus­to an­tes de re­pa­sar el ca­be­llo con la plan­cha. El agua de la fórmula –o in­clu­so el al­cohol– pue­de agre­dir y rom­per me­cho­nes en­te­ros.

10. ¿TI­RAN­TE? NO, GRA­CIAS

Co­le­tas de efec­to lif­ting y tren­zas de raíz más ti­ran­tes que un suel­do a fin de mes… Son re­co­gi­dos que pue­den que­dar muy bo­ni­tos, pe­ro que se de­ben prac­ti­car úni­ca­men­te de for­ma oca­sio­nal. El ti­rón ejer­ci­do so­bre el fo­lícu­lo pi­lo­so lo da­ña, y, da­do que ca­da fo­lícu­lo ge­ne­ra un nú­me­ro pro­gra­ma­do de ca­be­llos a lo lar­go de nues­tra vi­da, to­do aque­llo que ace­le­re la caí­da del pe­lo y ade­más des­en­ca­de­ne pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios en el mis­mo acor­ta su ciclo vi­tal e in­clu­so pue­de pro­vo­car cal­vas lo­ca­li­za­das.

AVON KÉRASTASE tra­ta­mien­to res­tau­ra­dor e hi­dra­tan­te. MOROCCAN OIL tra­ta­mien­tos pa­ra va­rios ti­pos de ca­be­llo. L’OCCITANE más­ca­ra re­pa­ra­do­ra. sham­poo pa­ra to­do ti­po de ca­be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.