KEN­NETH MÜ­LLER

NOS RE­VE­LA LA HIS­TO­RIA DE­TRÁS DE SU ÚL­TI­MO FIL­ME: SEP­TIEM­BRE

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to y pro­duc­ción: MA­RIA­NA PIN­TO Fo­to­gra­fías: MA­RIO VEN­TU­RA

Nos cuen­ta to­do so­bre su nue­va pe­lí­cu­la

«Ten­go ga­nas de ha­cer pe­lí­cu­las que ilu­mi­nen es­pa­cios que has­ta aho­ra per­ma­ne­cie­ron en la pe­num­bra. Me im­por­ta con­tar ver­da­des que por la fal­ta de ex­po­si­ción cul­tu­ral no co­no­ce­mos»

KEN­NETH MÜ­LLER es un di­rec­tor, pro­duc­tor, editor de vi­deo y mú­si­co, na­ci­do en Gua­te­ma­la. En edi­cio­nes pa­sa­das, ce­le­bra­mos con él la exi­to­sa tra­yec­to­ria de su pe­lí­cu­la “12 Se­gun­dos” (2013) y aho­ra vol­ve­mos a bus­car­lo para co­no­cer to­do so­bre su se­gun­do fil­me: “Sep­tiem­bre, Un Llan­to en Si­len­cio”. Esta am­bi­cio­sa pro­duc­ción lla­mó la aten­ción en la re­gión, por re­unir ta­len­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, así co­mo por ser una his­to­ria dra­má­ti­ca e ín­ti­ma, ins­pi­ra­da por he­chos que afec­ta­ron a la familia del di­rec­tor.

Ca­ris­má­ti­co y ho­nes­to, el ga­na­dor al Pre­mio Net­flix 2015 nos abrió las puer­tas de la ca­sa en que cre­ció, para con­tar­nos to­dos los de­ta­lles de­trás de su nue­vo lar­go­me­tra­je y, de pa­so, sus emo­ti­vas vi­ven­cias de es­te tiem­po. —Te­nien­do una agen­da siem­pre lle­na, ¿qué te ins­pi­ró para crear “Sep­tiem­bre” en es­te mo­men­to de tu vi­da? —Co­mo ar­tis­ta, es una pe­lí­cu­la que pre­ci­sa­ba realizar. Era una par­te de mí, a ni­vel emo­cio­nal, que ne­ce­si­ta­ba sa­car. Co­mo di­rec­tor soy un fiel cre­yen­te de que las pe­lí­cu­las son lo que eres en esa eta­pa de tu vi­da, es en ese ins­tan­te cuan­do las desa­rro­llas. —Ya que es una his­to­ria ba­sa­da en la vi­da real muy cer­ca­na a ti, ¿qué tan com­ple­jo fue des­ci­frar­la, or­ga­ni­zar­la y lle­var­la a la

«Saúl Li­sa­zo es un ver­da­de­ro maes­tro. Ha fil­ma­do mu­cho, ha pa­sa­do su vi­da en los sets y fue di­ri­gi­do por mu­chas per­so­nas, por lo que para mí fue un gran apren­di­za­je»

gran pan­ta­lla?

—Ad­mi­to que fue bas­tan­te di­fí­cil. Pa­sé mu­chí­si­mos años sin si­quie­ra po­der pa­sar de la ho­ja 10, que en el ci­ne son exac­ta­men­te 10 mi­nu­tos co­mo una mé­tri­ca con­ven­cio­nal. Sin em­bar­go, me en­con­tré en ese mo­men­to jus­to de mi vi­da en el que la his­to­ria vi­vió, tu­vo la ma­du­rez ade­cua­da y eso fi­nal­men­te me hi­zo en­ten­der el es­pí­ri­tu del film. —En­ton­ces el pro­ce­so de re­dac­ción de guión fue ex­ten­so.

—¡Sí! el guión fue un tra­ba­jo de va­rios años, an­tes de de­ci­dir ha­cia don­de te­nía que ir la his­to­ria… la fic­ción en sí mis­ma. Cuan­do lo tu­ve de­fi­ni­do, pue­do de­cir que fue un te­ma de un par de me­ses en­viar­la a un doc­tor script en Los Ángeles, CA. Me di cuen­ta que te­nía muy cla­ro el ti­po de pe­lí­cu­la que que­ría con­tar.

—En el pro­ce­so, ¿con­si­de­ras que lo­gras­te man­te­ner­te co­mo un na­rra­dor im­par­cial?

—Es im­por­tan­te te­ner una ideo­lo­gía cla­ra, hay co­sas en las que creo y otras en las que no es­toy de acuer­do. No po­dría es­cri­bir al­go si no me sien­to ho­nes­to conmigo para des­pués tra­tar de ex­po­ner­lo. He tra­ta­do de ser muy con­gruen­te con lo que sien­to y pien­so, para que lo que fi­nal­men­te se con­vier­ta en una obra sea lo más real po­si­ble.

—¿Lle­gas­te a com­par­tir al­go de es­te pro­ce­so con tu familia?

—Sí. Cuan­do leía el guión ellos reac­cio­na­ban con lá­gri­mas. Es fuer­te. Su­fri­mos y apren­di­mos mu­cho, por­que al fi­nal es un re­fle­jo de la vi­da de nues­tra familia.

LU­CES, CÁ­MA­RA, AC­CIÓN

—Ya en los días de gra­ba­ción, ¿sen-

tis­te di­fe­ren­te la ex­pe­rien­cia de di­ri­gir, en com­pa­ra­ción con tu otra pe­lí­cu­la?

—Pue­do de­cir que siem­pre me he sen­ti­do un con­fi­den­te de quien soy al mo­men­to de di­ri­gir. Con­si­de­ro que la ma­du­rez ra­di­ca en la im­por­tan­cia que le das a ca­da de­ta­lle, así que con ca­da pro­duc­ción la exi­gen­cia cre­ce. Creo que eres un me­jor di­rec­tor cuantas más ex­pe­rien­cias vi­ves y en­tien­des me­jor la con­di­ción hu­ma­na.

—Aun­que po­drías ha­cer­lo en otro te­rri­to­rio, ¿Cuál es tu apuesta al fil­mar­la en Gua­te­ma­la y pre­sen­tar­la an­te las mi­ras mun­dia­les?

—Soy un di­rec­tor que quie­re con­tar­le his­to­rias a su país, ese es mi prin­ci­pal ob­je­ti­vo. Sa­lir de lo par­ti­cu­lar a lo general es al­go que una bue­na pe­lí­cu­la tie­ne que sos­te­ner en sí mis­ma.

—Sé que el set tu­vo ta­len­to de Gua­te­ma­la, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué apor­tó esta in­ter­cul­tu­ra­li­dad a la at­mós­fe­ra de gra­ba­ción? —Para mí fue muy im­por­tan­te esa mez­cla. En las dos pe­lí­cu­las que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir, un crew de tra­ba­jo vino de mu­chos lu­ga­res dis­tin­tos y es ló­gi­co que es­to apor­te una pers­pec­ti­va dis­tin­ta. Ha­ce que los ac­to­res de aquí apren­dan de los de afue­ra y, fi­nal­men­te, to­dos apren­de­mos mu­chí­si­mo de las ex­pe­rien­cias de to­dos. Es­to ha­ce que nos con­vir­ta­mos en una familia que de­ja de te­ner una na­cio­na­li­dad.

—Cuén­ta­nos: ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con gran­des ac­to­res, co­mo Saúl Li­sa­zo, o ta­len­tos nue­vos, co­mo Cos­tan­za An­dra­de? —Saúl Li­sa­zo es un ver­da­de­ro maes­tro. Ha fil­ma­do mu­cho, ha pa­sa­do su vi­da en los sets y fue di­ri­gi­do por mu­chas per­so­nas, por lo que para mí fue un gran apren­di­za­je. Cos­tan­za es más jo­ven, pe­ro su pro­fun­di­dad y ma­du­rez co­mo ac­triz era un vol­cán siem­pre apun­to de ex­plo­tar. Es­to ha­bía que ir­lo en­ten­dien­do. En­ton­ces, la for­ma de tra­ba­jar era di­fe­ren­te con un ac­tor que con otro: mien­tras que Cos­tan­za ne­ce­si­ta­ba que le dis­pa­ra­ra imá­ge­nes para sen­tir, Li­sa­zo ne­ce­si­ta­ba en­ten­der quién era ese per­so­na­je. Ca­da uno ne­ce­si­tó al­go dis­tin­to de mí

—La par­te que más te has dis­fru­ta­do al pro­du­cir esta pe­lí­cu­la es: —Rea­li­zar­la, te­ner la ben­di­ción de ha­cer un milagro. Así de­no­mino a cual­quier pe­lí­cu­la, ya que es una ba­ta­lla que, si se la cuen­tas a cual­quier per­so­na, le pa­re­ce­ría im­po­si­ble; in­clu­so a to­dos los que lo rea­li­za­mos siem­pre, nos pa­re­ce una me­ta di­fí­cil de al­can­zar; en lo fí­si­co, lo emo­cio­nal y lo eco­nó­mi­co. Tam­bién es muy ca­ro ha­cer un fil­me de es­te ni­vel, lo que se vuel­ve una li­mi­tan­te que tie­nes que apren­der a lle­var con­ti­go, a en­con­trar­le la vuel­ta para que ese milagro se con­vier­ta en al­go pal­pa­ble. En que esa idea se con­vier­ta en al­go que no so­lo es­ta­ba en tu men­te, sino que aho­ra es­ta­rá a la dis­po­si­ción de cual­quier per­so­na que la quie­ra ver.

—Sien­do tu ópe­ra pri­ma un gran éxi­to in­ter­na­cio­nal, ¿has lle­ga­do a sen­tir al­gún ti­po de pre­sión en el pro­ce­so para que tu se­gun­do fil­me alcance esa mis­ma me­ta?

—Me con­si­de­ro com­pe­ti­ti­vo, me gus­ta tra­ba­jar fuer­te, por­que me in­tere­sa que su­ba­mos la va­ra para que en nues­tro país se com­pi­ta de “tú a tú”. A ni­vel téc­ni­co pue­do de­cir que es una me­jor pe­lí­cu­la, ya que te­nía­mos más ex­pe­rien­cia, pe­ro la obra en sí mis­ma tie­ne su pro­pia na­tu­ra­le­za. Si su­pié­se­mos que se­rá un éxi­to o qué no lo se­rá, creo que to­dos ten­dría­mos éxi­to. Es ló­gi­co que los fra­ca­sos del pa­sa­do va­yan for­man­do los es­ca­lo­nes, ca­da vez más só­li­dos, para po­der con­tar una his­to­ria. Pe­ro si al­go es una cons­tan­te, es que el he­cho de realizar un fil­me siem­pre es un sus­pen­so: no sa­be­mos a dón­de pue­da lle­gar y eso lo ha­ce tre­men­da­men­te her­mo­so.

«Cuan­do ha­ces una pe­lí­cu­la de esta mag­ni­tud, prác­ti­ca­men­te más que cre­cer creo que pier­des años de vi­da. Es des­gas­tan­te, pe­ro sa­tis­fac­to­rio; es ries­go­so, pe­ro alu­ci­nan­te cuan­do lo lo­gras»

Iz­quier­da, el ac­tor prin­ci­pal de la pe­lí­cu­la, el ar­gen­tino Saúl Li­sa­zo jun­to a Tu­ti Fur­lán, quien tam­bién par­ti­ci­pa­rá en Sep­tiem­bre. De­re­cha, Ken­neth Mü­ller, la men­te de­trás de es­te am­bi­cio­so pro­yec­to que lle­gó a las sa­las de ci­ne a fi­na­les de sep­tiem­bre.

Ca­ris­má­ti­co y ho­nes­to, el ga­na­dor al Pre­mio Net­flix 2015 nos abrió las puer­tas de la ca­sa en que cre­ció, para con­tar­nos to­dos los de­ta­lles de­trás de su nue­vo lar­go­me­tra­je y, de pa­so, sus emo­ti­vas vi­ven­cias de es­te tiem­po. Arri­ba, par­te del pro­ce­so de fil­ma­ción de la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.