KRIS­TEN STE­WART

DES­PIER­TA LA ESEN­CIA DE GA­BRIE­LLE CHA­NEL, LA MUJER AN­TES DE CO­CO

Hola Costa Rica - - Contenido - (SI­GUE)

Evo­ca el es­pí­ri­tu de

Ga­brie­lle Cha­nel

La sen­sa­cio­nal ac­triz po­sa es­plén­di­da du­ran­te un via­je a Au­ba­zi­ne, el mí­ti­co pueblo don­de Ga­brie­lle pa­só su ado­les­cen­cia

KRIS­TEN STE­WART, la ta­len­to­sa y re­co­no­ci­da ac­triz de tez blan­ca y mi­ra­da pro­fun­da, ha si­do el ros­tro de va­rias cam­pa­ñas de CHA­NEL des­de el 2013, in­clui­das Mé­tiers d’Art: Pa­ri­sDa­llas en 2014, Pa­ris-Ro­ma en 2016, Le Rou­ge - Co­llec­tion N°1 2016-2017 y el Bol­so Ga­brie­lle. Esta mu­sa de Karl La­ger­feld ha en­fren­ta­do con gran res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so el re­to de in­ter­pre­tar la esen­cia del ícono de mo­da, re­bel­día y em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos: a Ga­brie­lle, la mujer in­clu­so an­tes de Co­co. Lo ha­ce en la cam­pa­ña para la nue­va fra­gan­cia “Ga­brie­lle Cha­nel”, el pri­mer per­fu­me que lan­za la fir­ma, des­pués de ca­si 15 años, en su pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca más re­cien­te en el pe­que­ño pueblo de Au­ba­zi­ne.

Au­ba­zi­ne, una co­mu­na del Ma­ci­zo Cen­tral en Co­rrè­ze, Fran­cia, don­de Ga­brie­lle vi­vió su ado­les­cen­cia, re­ci­bió a la ac­triz y a las 15 per­so­nas del equi­po de pro­duc­ción de la ca­sa de mo­das. Con sus in­creí­bles vis­tas y su an­ti­gua ar­qui­tec­tu­ra sir­vió de es­ce­na­rio para una se­sión fo­to­grá­fi­ca de la mar­ca que reali­zó una co­ne­xión con el pa­sa­do de CHA­NEL.

Con tan so­lo 12 años, tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre, la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa fue aban­do­na­da por su pa­dre, jun­to a sus her­ma­nas, en el or­fa­na­to de la aba­día de esa lo­ca­li­dad. El lu­gar con­ser­va los se­cre­tos y la esen­cia de la ma­de­moi­se­lle en ca­da es­qui­na, pues fue allí don­de apren­dió a co­ser y ob­tu­vo gran par­te de la ins­pi­ra­ción para sus di­se­ños y su mar­ca.

Con una mi­ra­da per­di­da y pen­sa­ti­va, en me­dio de un am­bien­te de paz y con ves­ti­men­ta so­bria, Kris­ten po­só si­guien­do los pa­sos de Ga­brie­lle. “Es ge­nial ca­mi­nar en sus za­pa­tos.” Kris­ten re­cuer­da su tiem­po en Au­ba­zi­ne co­mo en­can­ta­dor y al si­tio co­mo muy se­reno. “No sen­tí que me es­ta­ban to­man­do fo­tos, sim­ple­men­te sen­tía que es­ta­ba en el lu­gar, que

«Ella re­co­lec­tó sus in­fluen­cias des­de siem­pre y es evi­den­te que to­do su ma­te­rial,lo que tie­ne en su apar­ta­men­to,no es de­co­ra­ti­vo. To­do tie­ne un pe­que­ño sig­ni­fi­ca­do, ca­da cosa.»

ella es­ta­ba conmigo y que no­so­tros es­tá­ba­mos ahí.”

Más que un via­je, para Ste­wart esta ex­pe­rien­cia fue un en­cuen­tro con Ga­brie­lle y su at­mós­fe­ra. En pa­la­bras de la ac­triz, Co­co se pro­yec­ta “en ca­da pa­red y es­qui­na; en to­do mo­men­to te pre­gun­tas si ella se sen­tó en ese es­ca­lón, dón­de iba, o qué es­cri­bía en su dia­rio”. La ac­triz me­jor pa­ga­da y más ren­ta­ble de Holly­wood tam­bién tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar el apar­ta­men­to de Co­co, don­de des­cu­brió que na­da allí es ca­sua­li­dad y que Ga­brie­lle era, es y se­rá siem­pre una mujer de de­ta­lles y que, mu­chos de ellos, pro­vie­nen del pe­que­ño pueblo de Au­ba­zi­ne. “Ella re­co­lec­tó sus in­fluen­cias des­de siem­pre y es evi­den­te que to­do su ma­te­rial, lo que tie­ne en su apar­ta­men­to, no es de­co­ra­ti­vo. To­do tie­ne un pe­que­ño sig­ni­fi­ca­do, ca­da cosa.”

La ga­na­do­ra del pre­mio Cé­sar a me­jor ac­triz en el 2015 confiesa que ha una re­ci­bi­do edu­ca­ción ma­si­va acer­ca de CHA­NEL, su vi­da, sus de­ta­lles… so­bre to­do, gra­cias a Karl. “Con­ver­sa­mos so­bre Ga­brie­lle ca­da vez que tra­ba­jo con CHA­NEL. Su in­fluen­cia no de­cli­na; ella to­da­vía es­tá aquí. To­dos los que tra­ba­jan para la ca­sa la quie­ren co­mo si la co­no­cie­ran.”

Tras ser re­co­no­ci­da co­mo el ros­tro de la fir­ma, las com­pa­ra­cio­nes entre la ac­triz y la di­se­ña­do­ra son inevi­ta­bles, pe­ro Ste­wart man­tie­ne dis­tan­cia y res­pe­to por la icó­ni­ca Ga­brie­lle: “es di­fí­cil atri­buir­me al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ad­mi­ro de ella, por­que so­na­ría egoís­ta y ton­to”, afir­ma, “pe­ro, así co­mo ha si­do tan exi­to­sa su mar­ca, su vi­da tu­vo al­tas y ba­jas, no a to­dos les gus­ta­ba lo que ella ha­cía, pe­ro ella igual lo hi­zo y nun­ca se de­tu­vo. Su éti­ca de tra­ba­jo es sor­pren­den­te y quie­ro de­cir que así es co­mo a mí me gus­ta­ría vi­vir.”

Pe­ro, ¿quién es real­men­te Ga­brie­lle se­gún Kris­ten? “Al­gu­nas per­so­nas la con­si­de­ran una re­bel­de, pe­ro esa es una pers­pec­ti­va vis­ta des­de afue­ra. No creo que es­tu­vie­ra pe­lean­do con na­die. Te­nía una gran fa­ci­li­dad para ser ella mis­ma, en su es­ti­lo, en su ro­pa, en las co­sas que ha­cía. Na­da le cos­tó mu­cho, con­si­guió to­do de una ma­ne­ra muy sim­ple y fá­cil. Eso es lo más ge­nial de to­do.”

«Es di­fí­cil atri­buir­me al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ad­mi­ro de ella, por­que so­na­ría egoís­ta y ton­to, pe­ro, así co­mo ha si­do tan exi­to­sa su mar­ca, su vi­da tu­vo al­tas y ba­jas»

La ac­triz me­jor pa­ga­da y más ren­ta­ble de Holly­wood tam­bién tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar el apar­ta­men­to de Co­co, don­de des­cu­brió que na­da allí es ca­sua­li­dad y que Ga­brie­lle era, es y se­rá siem­pre una mujer de de­ta­lles y que, mu­chos de ellos, pro­vie­nen...

Esta mu­sa de Karl La­ger­feld ha en­fren­ta­do con gran res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so el re­to de in­ter­pre­tar la esen­cia del ícono de mo­da, re­bel­día y em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos: a Ga­brie­lle, la mujer in­clu­so an­tes de Co­co. Lo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.