Se des­pi­de de los es­ce­na­rios con una inol­vi­da­ble gi­ra

Nos da una sen­ti­da en­tre­vis­ta en el mar­co de su gi­ra de des­pe­di­da: “A li­fe in mu­sic” «Más que fuer­te, hay que ser com­pen­sa­do en su ma­ne­ra de ser y de ac­tuar, tie­ne que ser muy equi­li­bra­do. Es im­pres­cin­di­ble para en­fren­tar­se al pú­bli­co te­ner es­te gra­do de

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to: LAURA ÁVI­LA Fo­to­gra­fías: SO­FÍA MÉN­DEZ Lo­ca­ción: HO­TEL REAL IN­TER­CON­TI­NEN­TAL

JO­SÉ CA­RRE­RAS es sin du­da al­gu­na una de las más gran­des fi­gu­ras del can­to lí­ri­co del si­glo XX. Las pa­la­bras pue­den que­dar cor­tas para des­cri­bir al te­nor que con­quis­tó a mi­llo­nes de per­so­nas gra­cias a su cá­li­da voz, su gran mu­si­ca­li­dad y su his­trio­nis­mo en el es­ce­na­rio. Ca­rre­ras, que su­frió leu­ce­mia cuan­do en 1987 es­ta­ba en la cús­pi­de de su ca­rre­ra, in­ter­pre­tó más de 66 ro­les de ópe­ra, fue con­de­co­ra­do con el Ani­llo de Ho­nor de la Ópe­ra Es­ta­tal de Viena y tra­ba­jó du­ran­te 15 años al la­do del le­gen­da­rio di­rec­tor de or­ques­ta Herbert von Ka­ra­jan. Des­pués de una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal en los más im­por­tan­tes es­ce­na­rios, co­mo el Fes­ti­val de Salz­bur­go, la Ópe­ra Es­ta­tal de Viena, el Li­ceu Ope­ra Bar­ce­lo­na, el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se de Nue­va York y la Sca­la de Mi­lán, Ca­rre­ras es cons­cien­te de que su voz ya no es la mis­ma y por eso se des­pi­de de sus ad­mi­ra­do­res, po­co a po­co, con su gi­ra “A li­fe in mu­sic”

¡HOLA! con­ver­só con el fun­da­dor de “Los tres te­no­res”, en una muy gra­ta en­tre­vis­ta don­de no so­lo pu­di­mos co­no­cer anéc­do­tas iné­di­tas, sino que ade­más des­cu­bri­mos al ser hu­mano y al ca­ba­lle­ro que es­tá de­trás de es­te gran ar­tis­ta. —Maes­tro, bien­ve­ni­do nue­va­men­te a Cos­ta Ri­ca, ¿có­mo se sien­te en esta gi­ra de des­pe­di­da des­pués de una tra­yec­to­ria tan fruc­tí­fe­ra y exi­to­sa? —Sa­ber que den­tro de muy po­co no voy a pi­sar los es­ce­na­rios me pro­du­ce nos­tal­gia y tam­bién un po­co de tris­te­za; pe­ro en­tien­do que es lo nor­mal, es la ley de la vi­da. Lo acep­to más que en­can­ta­do, por­que lo que me han da­do la pro­fe­sión y el pú­bli­co es tan ex­tra­or­di­na­rio que so­lo ten­go pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to. —¿Có­mo can­ta aho­ra Jo­sé Ca­rre­ras, des­pués de mu­chas dé­ca­das en­tre­ga­do al ar­te y con tan­ta ma­du­rez? —La voz de los can­tan­tes lí­ri­cos va evo­lu­cio­nan­do con la per­so­na. En es­te mo­men­to ten­go una ma­yor per­cep­ción de lo que son las in­ter­pre­ta­cio­nes, hoy soy más ma­du­ro co­mo hom­bre, en­ton­ces tam­bién soy más ma­du­ro co­mo ar­tis­ta. Pe­ro cla­ro, una cosa es es­te as­pec­to y otro el pu­ra­men­te vo­cal, pues ya no ten­go la voz que te­nía ha­ce 40 años, eso no ha­ce fal­ta de­cir­lo. Sin em­bar­go, aquí es­tá la in­te­li­gen­cia del in­tér­pre­te para de­cir: bueno, voy a can­tar las co­sas que yo sé, las que pue­do ofre­cer al pú­bli­co con dig­ni­dad y que al mis­mo tiem­po dis­fru­to. Co­mo el re­per­to­rio es enor­me, esta po­si­bi­li­dad exis­te. —Y si ha­bla­mos de can­cio­nes, ¿cuá­les son sus ca­ba­llos de ba­ta­lla en es­te mo­men­to? —Un po­co lo que han si­do siem­pre, al­go de ópe­ra, las can­cio­nes na­po­li­ta­nas e ita­lia­nas que han si­do par­te im­por­tan­te del re­per­to­rio de los te­no­res de to­dos los tiem­pos y la mú­si­ca es­pa­ño­la que tie­ne un re­per­to­rio muy ex­ten­so. Ten­go que de­cir la ver­dad, los tí­tu­los si­guen sien­do los mis­mos, al­gu­nos los he te­ni­do que apar­car por­que no los pue­do ha­cer co­mo ha­ce 30 años, pe­ro para cual­quier ar­tis­ta y en cual­quier ám­bi­to ar­tís­ti­co, creo que es im­por­tan­te emo­cio­nar al pú­bli­co, ya sea a tra­vés de un li­bro, de un cua­dro, de una es­cul­tu­ra, de una in­ter­pre­ta­ción lí­ri­ca o de una fo­to­gra­fía. Es­to es lo que in­ten­to y he in­ten­ta­do siem­pre, pe­ro aho­ra, cuan­do nos acer­ca­mos al fi­nal, con­ti­núo te­nien­do esta am­bi­ción de trans­mi­tir emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos a las per­so­nas que me es­cu­chan. —Maes­tro, ha­ble­mos de anéc­do­tas iné­di­tas, de­be te­ner mu­chas pe­ro nos gus­ta­ría co­no­cer aque­llas que lo han mar­ca­do. —¡Pe­ro es que son tan­tas! Lo he in­ten­ta­do mu­chas ve­ces por­que hay co­sas que en el mo­men­to son ex­tra­or­di­na­rias, in­tere­san­tes o di­ver­ti­das; pe­ro des­pués, con­tán­do­las, cam­bian mu­cho. Con Lu­ciano (Pa­va­rot­ti) y Plá­ci­do (Do­min­go) han ha­bi­do real­men­te anéc­do­tas ex­tra­or­di­na­rias. Po­dría men­cio­nar­le una con Lu­ciano. Te­nía­mos al día si­guien­te un con­cier­to en San Francisco y ha­bía­mos en­sa­ya­do por la tar­de. A las 2 de la ma­ña­na sue­na el te­lé­fono de mi ha­bi­ta­ción “¡Cic­cio!”, “Lu­ciano, ciao qual­co­sa c’è”, “De­vi ve­ni­re” (en ese mo­men­to Jo­sé Ca­rre­ras re­cuer­da la con­ver­sa­ción en ita­liano). Tie­nes que ve­nir a mi ha­bi­ta­ción ¿Pe­ro qué pa­sa, hay al­gún pro­ble­ma? ¿De­bes cam­biar al­gu­na cosa? No, ven que es un te­ma im­por­tan­te, quie­ro ver­te per­so­nal­men­te. Me pu­se un jean, una ca­mi­se­ta y fui a la ha­bi­ta­ción de Lu­ciano, que cu­rio­sa­men­te te­nía la puer­ta siem­pre abier­ta para no te­ner que le­van­tar­se (Ri­sas). Lle­go y me di­ce: pa­sa, pa­sa. ¿Es­tás pre­pa­ra­do para ma­ña­na? Hom­bre, en prin­ci­pio sí, con la ten­sión de siem­pre al can­tar con vo­so­tros dos. Me di­ce, mi­ra aque­lla me­sa de allá, ves que es­tá cu­bier­ta con una ser­vi­lle­ta, sa­ca las ser­vi­lle­tas. Ha­bían dos pla­tos de sa­la­mi y me di­jo: tú nun­ca has co­mi­do un sa­la­mi co­mo es­te, así que aun­que te ha­yas le­van­ta­do de la ca­ma tie­nes que co­mer conmigo un par de lon­jas. Él era así, un uo­mo (hom­bre) ex­tra­or­di­na­ria­men­te fi­lo­só­fi­co, te­nía un mo­do de pen­sar pro­fun­do pe­ro al mis­mo tiem­po era muy abier­to, un po­co co­mo los con­ta­di­ni (cam­pe­si­nos) ita­lia­nos. Era una per­so­na de­li­cio­sa. Com­par­ti­mos el sa­la­mi y un po­qui­to de vino, aun­que la no­che an­tes de can­tar no se de­be to­mar. Pe­ro bueno esa es una anéc­do­ta.

Ten­go otra anéc­do­ta, tam­bién con Lu­ciano … ¡Esta es fan­tás­ti­ca! Es­tá­ba­mos en Chi­le, me lla­ma por te­lé­fono y me di­ce: hoy he he­cho to­da la con­fe­ren­cia de pren­sa en es­pa­ñol ¡Ca­ram­ba Lu­ciano, fe­li­ci­da­des! ¿Y có­mo es eso? Pues me he de­ja­do ir y me he sen­ti­do li­bre. Más tar­de lle­go al ho­tel, pren­do la te­le­vi­sión y es­ta­ban dan­do la con­fe­ren­cia de pren­sa que ha­bía da­do al me­dio­día y el pro­ble­ma era que to­do te­nía sub­tí­tu­los (Ri­sas). Él creía que ha­bía ha­bla­do en es­pa­ñol, pe­ro en reali­dad lo que ha­bía he­cho era una mez­cla entre ita­liano y es­pa­ñol; y la te­le­vi­sión lo tu­vo que sub­ti­tu­lar por­que si no, no se en­ten­día. Él se reía de sí mis­mo Era un hom­bre muy pró­xi­mo, lleno de vi­da y

«Es im­por­tan­te emo­cio­nar al pú­bli­co, ya sea a tra­vés de un li­bro, de un cua­dro, de una es­cul­tu­ra, de una in­ter­pre­ta­ción lí­ri­ca o de una fo­to­gra­fía. Es­to es lo que in­ten­to y he in­ten­ta­do siem­pre»

«Siem­pre es mag­ní­fi­co can­tar con gen­te que tie­ne un gran ta­len­to. En el mun­do de la ópe­ra he ad­mi­ra­do a mu­chí­si­ma gen­te, por ca­si to­dos los can­tan­tes con los que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ac­tuar he sen­ti­do una gran ad­mi­ra­ción»

de ilu­sión. Una per­so­na muy es­pe­cial Lu­ciano Pa­va­rot­ti. —¿Se ha en­fren­ta­do a un pú­bli­co di­fí­cil? Por­que un can­tan­te tie­ne que ser emo­cio­nal­men­te muy fuer­te. —Sí, es ne­ce­sa­rio, aun­que más que fuer­te hay que ser com­pen­sa­do en la ma­ne­ra de ser y de ac­tuar, hay que ser muy equi­li­bra­do. Para en­fren­tar al pú­bli­co es im­pres­cin­di­ble te­ner ese gra­do de au­to­con­trol, pe­ro bueno… es­to es par­te del jue­go. —Maes­tro ha­ce al­gu­nos años can­tó con la so­prano cos­ta­rri­cen­se Iri­de Mar­tí­nez. ¿Có­mo fue com­par­tir es­ce­na­rio con ella? —Muy bueno, siem­pre es mag­ní­fi­co can­tar con gen­te que tie­ne un gran ta­len­to. En el mun­do de la ópe­ra he ad­mi­ra­do a mu­chí­si­ma gen­te, por ca­si to­dos los can­tan­tes con los que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ac­tuar he sen­ti­do una gran ad­mi­ra­ción. Pe­ro evi­den­te­men­te hay una per­so­na por la que tu­ve una ad­mi­ra­ción es­pe­cial, el te­nor Giu­sep­pe Di Ste­fano. In­ten­té trans­mi­tir al pú­bli­co lo que sen­tía cuan­do él can­ta­ba. Por eso es­te ar­tis­ta siem­pre ha si­do, para mí, ex­tra­or­di­na­rio en to­dos los sen­ti­dos. —A tra­vés de su Fun­da­ción Jo­sep Ca­rre­ras us­ted to­ca mu­chí­si­mas vi­das, ya que tie­ne una gran em­pa­tía con los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer, ¿có­mo fue su ex­pe­rien­cia al vi­si­tar un hos­pi­tal cos­ta­rri­cen­se? —Co­mo un ex­tra­or­di­na­rio re­ga­lo que la fun­da­ción me ofre­ce. Co­no­cer pa­cien­tes, ni­ños y adul­tos, que pa­san por la mis­ma si­tua­ción que yo pa­sé en su mo­men­to; me en­ri­que­ce mu­chí­si­mo co­mo per­so­na. Te­ner la po­si­bi­li­dad de de­cir: ven­go a sa­lu­dar­te y a ha­blar con­ti­go para que se­pas que es­to que es­tás pa­san­do aho­ra, pa­sa y pue­des vol­ver a una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal. Es­te ti­po de es­pe­ran­za es la que a mí me gus­ta­ría trans­mi­tir a las per­so­nas que ten­go el pla­cer de vi­si­tar.

Des­pués de una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal en los más im­por­tan­tes es­ce­na­rios, co­mo el Fes­ti­val de Salz­bur­go, la Ópe­ra Es­ta­tal de Viena, el Li­ceu Ope­ra Bar­ce­lo­na, el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se de Nue­va York y la Sca­la de Mi­lán, Ca­rre­ras es cons­cien­te de que su voz ya no es la mis­ma y por eso se des­pi­de de sus ad­mi­ra­do­res, po­co a po­co, con su gi­ra “A li­fe in mu­sic”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.