Nos re­ve­la los re­tos que ha en­fren­ta­do en su vi­da

Ca­ris­má­ti­ca, exi­to­sa y ple­na, es con­si­de­ra­da la mujer que li­de­ra el mer­ca­do bursátil de Cos­ta Ri­ca «Fue un gran desafío lu­char con la edad, por­que en la bol­sa mien­tras más ca­ni­tas ten­gas es signo de ex­pe­rien­cia, aun­que ya con 20 años de tra­yec­to­ria no ten

Hola Costa Rica - - Contenido - Tex­to: LAURA ÁVI­LA Fo­to­gra­fías: SO­FÍA MÉN­DEZ

MAR­CIA ARIAS es una mujer que rom­pe con los es­te­reo­ti­pos. Una pro­fe­sio­nal que se ha ga­na­do un im­por­tan­te lu­gar en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de la ban­ca bursátil, un sec­tor ma­yo­ri­ta­ria­men­te li­de­ra­do por hom­bres. És­ta más­ter en ad­mi­nis­tra­ción de ne­go­cios es una jo­ven y ex­pe­ri­men­ta­da ges­to­ra de in­ver­sio­nes que se ha des­ta­ca­do por atraer ca­pi­ta­les para el mer­ca­do de gran­des fir­mas co­mo Gru­po Al­de­sa, Sco­tia­bank y la Cor­po­ra­ción Bursátil Cen­troa­me­ri­ca­na. Su vi­da trans­cu­rre en el mun­do de los ne­go­cios, acon­se­jan­do a los más des­ta­ca­dos in­ver­sio­nis­tas del país y brin­dan­do char­las aca­dé­mi­cas en la fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca; pe­ro Mar­cia es tam­bién una mujer sen­ci­lla, que bus­ca es­pa­cios para dis­fru­tar de los pe­que­ños pla­ce­res de la vi­da, co­mo leer du­ran­te una

tar­de llu­vio­sa en la in­ti­mi­dad de su hogar.

—Mar­cia, ¿có­mo na­ció tu amor por la pro­fe­sión?

—Mi idea no era es­tu­diar ad­mi­nis­tra­ción, yo que­ría ser mé­di­co ci­ru­jano, pe­ro da­do que no tu­ve la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a nin­gu­na de las uni­ver­si­da­des que im­par­tían esa ca­rre­ra, que eran la de Cos­ta Ri­ca y la UACA, apli­qué a la úni­ca que te­nía co­mo ca­rre­ra adi­cio­nal, que era ad­mi­nis­tra­ción. Ma­tri­cu­lé en la Uni­ver­si­dad La­ti­na y re­sul­ta que me en­can­tó el pri­mer cur­so, que fue con un pro­fe­sor sa­bía mu­chí­si­mo y su­ma­men­te es­tric­to. Nos man­da­ba a leer unos li­bros enor­mes y a mí me gus­tó, en­ton­ces di­je: qué di­cha que pu­de in­gre­sar a esta ca­rre­ra y no a me­di­ci­na, por­que hoy por hoy no so­por­to ver la sangre.

—¿Có­mo fue in­gre­sar al mun­do la­bo­ral?

—El sal­to fue cuan­do, en uno de los cur­sos del pri­mer año, cur­sé in­ter­me­dia­ción bursátil y nos lle­va­ron a la Bol­sa de Va­lo­res, que en ese mo­men­to es­ta­ba en San Jo­sé Cen­tro. Fui de vi­si­ta a una pa­san­tía que nos dio el pro­fe­sor de in­ter­me­dia­ción bursátil y me en­can­tó, en­ton­ces di­je: al­gún día qui­sie­ra ser tan bue­na co­mo ellos. En uno de mis pri­me­ros tra­ba­jos, que fue en el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca, uno de los ge­ren­tes pre­gun­tó quién que­ría ha­cer el cur­so de bol­sa y yo no du­dé. El cur­so du­ra­ba ca­si un año, era co­mo es­tu­diar una ca­rre­ra adi­cio­nal, pe­ro ya sa­bía lo que que­ría, por lo que no per­dí tiem­po y acep­té la pro­pues­ta. Me gra­dué con ho­no­res en el cur­so de Téc­ni­co Bursátil que se im­par­tió en la Bol­sa de Va­lo­res, así na­ció el amor que desa­rro­llé por la ac­ti­vi­dad que hoy ha­go.

—¿Cuá­les re­tos en­fren­tas­te en esa pri­me­ra eta­pa?

—Te­nía cer­ca de 21 años y la gen­te se pre­gun­ta­ba: ¿có­mo una per­so­na tan jo­ven iba a es­tar re­co­men­dan­do in­ver­sio­nes a per­so­nas con di­ne­ro y mu­cho ma­yo­res que ella? Es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas con 50, 60 ó 70 años. Yo per­ci­bía que los in­ver­sio­nis­tas me veían co­mo

una prin­ci­pian­te que no iba po­der re­co­men­dar­les bien. Pe­ro en es­to lo im­por­tan­te es que us­ted se­pa y le ha­ga sa­ber al clien­te que us­ted real­men­te sa­be. Sin em­bar­go per­ci­bie­ron mi pro­fe­sio­na­lis­mo y mi cre­di­bi­li­dad, con lo que me ga­né su con­fian­za. Fue un gran re­to lu­char con la edad, por­que en bol­sa mien­tras más ca­ni­tas ten­gas es signo de ex­pe­rien­cia, aun­que ya con 20 años de tra­yec­to­ria no ten­go esa li­mi­tan­te. —En tu lar­ga tra­yec­to­ria, ¿cuá­les son las ex­pe­rien­cias que te han mar­ca­do o que te de­ja­ron al­gu­na en­se­ñan­za im­por­tan­te? —Mi­ra, en el mun­do fi­nan­cie­ro he pa­sa­do si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, pe­ro te pue­do de­cir que han si­do más las ex­pe­rien­cias sa­tis­fac­to­rias que las de­cep­cio­nan­tes. Entre es­tas úl­ti­mas es­tá la del año 2008, cuan­do la bol­sa ca­yó ca­si un 40%. Fue una frus­tra­ción ver có­mo el mer­ca­do dis­mi­nuía el va­lor de las in­ver­sio­nes de los clien­tes, te da­ba muy po­co tiem­po para ac­tuar y estabas ca­si im­po­si­bi­li­ta­da de de­te­ner­lo. Vi que la bol­sa caía en un día 1000, 1500, 400 pun­tos y era al­go im­pa­ra­ble, no ha­bía na­da que hu­bie­se po­di­do ha­cer, sal­vo al­gu­nas es­tra­te­gias de pro­tec­ción, pe­ro es muy po­co el mar­gen de ac­ción que te­nía. —Y de­jan­do de la­do la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, ¿có­mo es Mar­cia en su vi­da per­so­nal? —Soy bas­tan­te ca­se­ra, me en­can­ta es­tar en ca­sa, aun­que sal­go muy tem­prano y re­gre­so tar­de. Los fi­nes de se­ma­na tra­to de pa­sar­lo en ca­sa con mi es­po­so, me gus­ta co­ci­nar y ha­cer las ta­reas del hogar. Soy muy fa­mi­liar, dis­fru­to es­tar con mis pa­pás, ten­go una familia en la que so­mos 3 hi­jos y un nie­to, me orien­to mu­cho a es­tar en familia. —Y tus pa­sa­tiem­pos…

—Me gus­ta mu­cho na­dar, lo que tam­bién de­bo ha­cer por ins­truc­cio­nes mé­di­cas; ade­más de leer li­bros en­fo­ca­dos en mi área pro­fe­sio­nal. Me gus­tan mu­cho la mú­si­ca elec­tró­ni­ca y la de me­di­ta­ción. Tam­bién dis­fru­to ver pe­lí­cu­las. —¿Qué li­bro es­tás le­yen­do en es­te mo­men­to? —Es­toy le­yen­do uno que se lla­ma el In­ver­sor In­te­li­gen­te, de Ben­ja­mín Ro­ja. Ben­ja­mín, que fue uno de los pa­dres de la in­ver­sión de va­lor, acon­se­ja có­mo in­ver­tir para ha­cer cre­cer el pa­tri­mo­nio a lar­go pla­zo y te ayu­da a di­fe­ren­ciar a un in­ver­sio­nis­ta de un es­pe­cu­la­dor. —¿Cuál es tu des­tino fa­vo­ri­to?

—Me en­can­ta el nor­te, Es­ta­dos Uni­dos es lo que más he vi­si­ta­do. Me en­can­ta­ría vi­si­tar Aus­tra­lia, que es don­de vi­ve mi her­ma­na, pe­ro no ten­go un si­tio en par­ti­cu­lar, soy muy prác­ti­ca.

«Los fi­nes de se­ma­na tra­to de pa­sar­lo en ca­sa con mi es­po­so, me gus­ta co­ci­nar y ha­cer las ta­reas del hogar. Soy muy fa­mi­liar, dis­fru­to es­tar con mis pa­pás»

Mar­cia Arias es una mujer que rom­pe con los es­te­reo­ti­pos. Una pro­fe­sio­nal que se ha ga­na­do un im­por­tan­te lu­gar en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de la ban­ca bursátil, un sec­tor ma­yo­ri­ta­ria­men­te

li­de­ra­do por hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.