¡EL CLUB DE LAS CRIP­TO­MO­NE­DAS Y SUS SE­CRE­TOS!

Las crip­to­mo­ne­das es­tán co­men­zan­do a te­ner un gran im­pac­to en los mer­ca­dos de ca­pi­tal y es pro­ba­ble que la tec­no­lo­gía de la Ca­de­na de Blo­ques im­pac­te en un am­plio es­pec­tro de in­dus­trias.

IT Now Costa Rica - - FUTURE -

Las crip­to­mo­ne­das es­tán co­men­zan­do a te­ner un gran im­pac­to en los mer­ca­dos de ca­pi­tal, y es pro­ba­ble que la tec­no­lo­gía de la Ca­de­na de Blo­ques im­pac­te un am­plio es­pec­tro de in­dus­trias.

Exis­ten profundos desa­rro­llos en la tec­no­lo­gía de la Ca­de­na de Blo­ques y los mer­ca­dos de crip­to­mo­ne­das que tam­bién son im­por­tan­tes. Si bien la ma­yo­ría de los lectores de­be­rían es­tar fa­mi­lia­ri­za­dos con los cam­bios en es­te cam­po, al­gu­nos de los re­cien­tes even­tos y re­sul­ta­dos son real­men­te in­creí­bles, par­ti­cu­lar­men­te con los re­tor­nos que se ge­ne­ran y el di­ne­ro flu­ye ha­cia ese sec­tor emer­gen­te. En un fu­tu­ro cer­cano, es­te sec­tor ex­pe­ri­men­ta­rá in­du­da­ble­men­te una ola de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes, y lue­go cen­tra­re­mos nues­tra aten­ción en el im­pac­to de es­tas y en có­mo la TI vol­ve­rá a desem­pe­ñar un pa­pel fun­da­men­tal.

Por aho­ra, vea­mos las pri­me­ras cua­tro co­sas que de­bes sa­ber:

1. Las crip­to­mo­ne­das ge­ne­ran enor­mes ga­nan­cias pa­ra los in­ver­so­res.

2. Las em­pre­sas es­tán em­pe­zan­do a en­con­trar nu­me­ro­sas apli­ca­cio­nes pa­ra la tec­no­lo­gía de la Ca­de­na de Blo­ques.

3. Los pro­vee­do­res de ser­vi­cios es­tán crean­do prác­ti­cas pa­ra ha­bi­li­tar es­tas nue­vas apli­ca­cio­nes.

4. Una gran dis­rup­ción es ca­da vez más pro­ba­ble a me­di­da que los desafíos son sol­ven­ta­dos.

Las crip­to­mo­ne­das es­tán te­nien­do un año in­creí­ble. El 2017 pro­ba­ble­men­te se co­no­ció co­mo el año en que las crip­to­mo­ne­das se ge­ne­ra­li­za­ron, ya que la adop­ción ha co­men­za­do a con­so­li­dar­se y las ga­nan­cias han si­do real­men­te ex­tra­or­di­na­rias.

Mu­chos ob­ser­va­do­res del mer­ca­do fi­nan­cie­ro han se­ña­la­do el he­cho de que los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble y de ren­ta fi­ja han te­ni­do una ra­cha inusual­men­te lar­ga sin una co­rrec­ción sig­ni­fi­ca­ti­va. Otros es­tán pro­nos­ti­can­do una cri­sis ro­tun­da en el fu­tu­ro. 1. Re­tor­nos que son di­fí­ci­les de creer

Con la cre­cien­te in­cer­ti­dum­bre del mer­ca­do y un en­torno de ta­sas de in­te­rés ba­jas co­mo el que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do en la ac­tua­li­dad, los in­ver­so­res es­tán se­dien­tos por bue­nos ren­di­mien­to. Co­mo re­sul­ta­do, las crip­to­mo­ne­das es­tán so­bre­pa­san­do a ca­si to­das las de­más cla­ses de ac­ti­vos. Des­de prin­ci­pios de 2017, las prin­ci­pa­les crip­to­mo­ne­das lo­gra­ron ga­nan­cias asom­bro­sas: Bit­coin 791%, Ethereum 2,691%, Li­te­co­in 1,552%, Dow Jo­nes 28% y S&P 500 20%.

Aun­que so­lo tres de las mo­ne­das con al­gu­nas de las ma­yo­res ca­pi­ta­li­za­cio­nes de mer­ca­do son men­cio­na­das an­te­rior­men­te, hay más de 850 otras mo­ne­das “al­ter­na­ti­vas” en el mer­ca­do. La ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til to­tal de es­tas mo­ne­das ha lle­ga­do a más de US$150 mil mi­llo­nes en sep­tiem­bre de 2017, y con­ti­núa cre­cien­do rá­pi­da­men­te. In­clu­so con to­das es­tas mo­ne­das co­men­zan­do a cir­cu­lar, aún más es­tán lle­gan­do al mer­ca­do. Las Ofer­tas Ini­cia­les de Mo­ne­das (“ICO”, por sus si­glas en in­glés) es­tán im­pul­san­do la vi­si­bi­li­dad y la de­man­da aún más, con fon­dos que al­can­zan los US$1.3 mil mi­llo­nes tan so­lo en la pri­me­ra mi­tad de 2017.

En los pró­xi­mos años, mu­chas de es­tas nue­vas mo­ne­das no so­bre­vi­vi­rán, y es pro­ba­ble que ten­ga­mos una con­so­li­da­ción en torno a un pe­que­ño nú­me­ro. Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que es­tas crip­to­mo­ne­das y crip­to­ac­ti­vos si­mi­la­res re­vo­lu­cio­nen no so­lo los mer­ca­dos de di­vi­sas, sino tam­bién mu­chas in­dus­trias no fi­nan­cie­ras, par­ti­cu­lar­men­te en la for­ma en la que al­ma­ce­nan la in­for­ma­ción y pro­ce­san las transac­cio­nes dia­rias.

A me­di­da que el ca­pi­tal de in­ver­sión ha flui­do en es­te mer­ca­do, ca­da vez más em­pre­sas es­tán bus­can­do for­mas de apa­lan­car­se y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, be­ne­fi­ciar­se de la ava­lan­cha de fon­dos dis­po­ni­bles: no so­lo tra­ba­jan­do con crip­to­mo­ne­das, sino tam­bién en ins­tan­cias pri­va­das de la tec­no­lo­gía de Ca­de­na de Blo­ques sub­ya­cen­te, don­de las crip­to­mo­ne­das no son ne­ce­sa­rias. Co­mo re­sul­ta­do, las opor­tu­ni­da­des ba­sa­das en la Ca­de­na de Blo­ques se es­tán ver­tien­do en los mer­ca­dos y pro­ce­sos tra­di­cio­na­les en lu­ga­res que la ma­yo­ría no ha­bría es­pe­ra­do ha­ce unos po­cos años. Aquí es­tán al­gu­nos ejem­plos:

Ser­vi­cios fi­nan­cie­ros

La in­dus­tria de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros pue­de ser la más ob­via, ya que ad­quie­ren le­gi­ti­mi­dad co­mo ac­ti­vos fi­nan­cie­ros no co­rre­la­cio­na­dos y fá­cil­men­te trans­fe­ri­bles, y en

Si bien la re­gu­la­ción gubernamental pue­de des­ace­le­rar el uso de las mo­ne­das, las ca­de­nas de blo­ques se­gui­rán evo­lu­cio­nan­do y las em­pre­sas en­con­tra­rán aún más for­mas de apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad.

el fu­tu­ro pue­den con­ver­tir­se en nue­vos me­ca­nis­mos de trans­fe­ren­cia de va­lor y pa­go. Ima­gí­na­te un es­ce­na­rio en el que los va­lo­res fi­nan­cie­ros de­ben de­no­mi­nar­se no so­lo en dó­la­res o eu­ros, sino en bit­coin o Et­her (la crip­to­mo­ne­da na­ti­va de Ethereum), y así po­drás com­pren­der ins­tan­tá­nea­men­te el cam­bio ra­di­cal que pue­de ocu­rrir en el fu­tu­ro cer­cano. Las en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les, así co­mo los ban­cos cen­tra­les, tam­bién es­tán mos­tran­do un gran in­te­rés (o tal vez preo­cu­pa­ción) con re­la­ción a las crip­to­mo­ne­das y la tec­no­lo­gía block­chain, prin­ci­pal­men­te de­bi­do al po­ten­cial que tie­nen de al­te­rar su mo­no­po­lio so­bre los mer­ca­dos de di­vi­sas en ge­ne­ral.

Mu­chas gran­des em­pre­sas tam­bién han es­ta­do in­ves­ti­gan­do ac­ti­va­men­te las opor­tu­ni­da­des que las Ca­de­nas de Blo­ques pri­va­das, sin re­que­rir de crip­to­mo­ne­das, se pue­den usar en el pro­ce­sa­mien­to de transac­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra re­du­cir cos­tos o ad­mi­nis­trar datos de ma­ne­ra más efi­cien­te. Sin em­bar­go, con­si­de­ran­do el al­can­ce de los enor­mes sis­te­mas y pro­ce­sos he­re­da­dos, es pro­ba­ble que los be­ne­fi­cios de usar la tec­no­lo­gía de es­ta ma­ne­ra ha­yan si­do so­bre­es­ti­ma­dos y que sean mu­cho más pe­que­ños de lo que se ha­bía pre­di­cho pre­via­men­te.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, po­de­mos te­ner al­gún ni­vel de mo­di­fi­ca­ción de la tec­no­lo­gía exis­ten­te a me­di­da que las em­pre­sas más gran­des co­mien­zan a afir­mar su in­fluen­cia so­bre el desa­rro­llo e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.