De hé­roes y mons­truos

En un re­co­rri­do lleno de se­res ex­tra­or­di­na­rios, pre­gun­tas y re­fle­xio­nes, la nue­va exposición en los Mu­seos del Ban­co Cen­tral ex­plo­ra los lí­mi­tes de lo he­roi­co y lo mons­truo­so en 42 tra­ba­jos de ar­tis­tas cos­ta­rri­cen­ses. Una de las obras es Su­per­hé­roe (en­sam

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

K ey­lor Na­vas es­tá allí, di­bu­ja­do, co­mo si fue­ra el Hom­bre de Vi­tru­vio de Leo­nar­do da Vin­ci, so­bre un ma­pa y una des­crip­ción de Cos­ta Ri­ca; tam­bién es­tá el Hom­bre Ara­ña, un ni­ño re­tra­ta­do con su dis­fraz de su­per­hé­roe, o un Juan San­ta­ma­ría sin ros­tro o que nos da la es­pal­da entre tra­zos con acua­re­la.

¿Qué tie­nen en­co­mún per­so­na­jes tan di­sí­mi­les? Los tres son pro­ta­go­nis­tas e ins­tru­men­tos de la nue­va exposición de los Mu­seos del Ban­co Cen­tral, lla­ma­da Hé­roes, mons­truos y otros

se­res ex­tra­or­di­na­rios. Lo cu­rio­so es que, aun­que el tí­tu­lo con­di­cio­na, no en­con­tra­re­mos hé­roes ni mons­truos, pe­ro sí mu­chos se­res que se es­ca­pan de lo or­di­na­rio, que trans­gre­den la nor­ma, los cua­les ofre­cen res­pues­tas y de­vuel­ven pre­gun­tas acer­ca de nues­tros mie­dos y as­pi­ra­cio­nes co­mo in­di­vi­duos y co­mo so­cie­dad.

A esos tres per­so­na­jes se les ve en los ba­jos de la pla­za de la Cul­tu­ra co­mo par­te de un va­rio­pin­to con­jun­to de 42 obras de ar­tis­tas cos­ta­rri­cen­ses, en que hay tra­ba­jos de Jo­sé Miguel Ro­jas, Si­la Chan­to, Adrián Ar­gue- das, Lui­sa Gon­zá­lez, Fran­cis­co Amig­het­ti, Gui­ller­mo To­var. Kar­la He­ren­cia, Ro­ber­to Gue­rre­ro, Cynt­hia So­to y Joa­quín Ro­drí­guez del Pa­so, entre otros.

Des­de el ini­cio, la ex­hi­bi­ción obli­ga a cam­biar la mi­ra­da, a cues­tio­nar la su­pues­ta nor­ma­li­dad y las ra­zo­nes por las cua­les un gru­po le asig­na cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas a lo di­fe­ren­te.

“¿Qué ha­ce la hu­ma­ni­dad con aque­llo que ex­ce­de lo or­di­na­rio? Crea­mos ima­gi­na­rios acer­ca de se­res, cir­cuns­tan­cias y co­sas. De es­ta for­ma sur­ge lo he­roi­co y lo mons­truo­so –co­mo po­la­ri­da­des (ex­tre­mos)– co­mo ex­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a nues­tras as­pi­ra­cio­nes y a nues­tros te­mo­res”, ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé Mon­ge, cu­ra­do­ra de la mues­tra yde ar­te vi­sua­les de lo­sMu­seos del Ban­co Cen­tral.

¿Quié­nes so­mos? ¿Quién soy? Es­tas pre­gun­tas te­jen los cues­tio­na­mien­tos y las re­fle­xio- nes pa­ra po­der avan­zar de una pie­za a otra.

Ca­mi­nar y pen­sar

En la pri­me­ra par­te, un con­jun­to de obras in­te­rro­ga acer­ca del sen­ti­do de nues­tra exis­ten­cia; allí, por ejem­plo, La bes­tial

con­di­ción hu­ma­na( 1984), pin­tu­ra de Jo­sé Miguel Ro­jas, arro­ja una ima­gen gro­tes­ca acer­ca de eso que se re­co­no­ce, mas no es agra­da­ble.

Tam­bién es­tá la me­ta­mor­fo­sis, la de­for­ma­ción y la hi­bri­da­ción co­mo re­cur­sos pa­ra cues­tio­nar los lí­mi­tes y cer­ca­nías entre lo mons­truo­so y lo he­roi­co. Las fron­te­ras son te­nues y es pre­ci­sa­men­te en ese trán­si­to don­de hay una enor­me ri­que­za por­que el es­pec­ta­dor de­be pre­gun­tar­se qué pa­sa aquí, có­mo dia­lo­gan es­tos tra­ba­jos.

Sin du­da, el cuer­po es un te­ma fun­da­men­tal, en es­pe­cial por­que las ideas (cons­truc­cio-

nes) so­bre la nor­ma­li­dad y la sa­ni­dad se ins­ta­lan in­clu­so cuan­do los hu­ma­nos no han na­ci­do.

En Su­su­rro, deRo­ber­tRo­drí­guez, en­con­tra­mos a un be­bé re­ple­to de mar­cas en la piel.

To­do lo que se es­ca­pe de la su­pues­ta nor­ma­li­dad se le re­la­cio­na con lo mons­truo­so, se pe­na­li­za o, in­clu­so, se le con­si­de­ra ma­te­rial pa­ra ex­pe­ri­men­tos. La po­de­ro­sa pin­tu­ra La hi

gue­ra, de Adrián Ar­gue­das, así co­mo la pe­que­ña y elo­cuen­te

Ma­ji­jo, de Juan Luis Ro­drí­guez, son con­tun­den­tes al dis­cu­tir acer­ca de esa di­fe­ren­cia que la so­cie­dad mue­ve al te­rreno de “lo anó­ma­lo”, pe­ro que no es más que un dis­cur­so fic­ti­cio en que se ol­vi­da de la per­so­na.

Los ar­tis­tas son crí­ti­cos con aque­llos pa­ra­dig­mas que di­cen có­mo hay que ser co­mo mu­jer, co­mo hom­bre, co­mo su­je­to.

“La­cons­truc­ción de lo he­roi­co y de lo mons­truo­so es­tá en la mi­ra­da. Siem­pre es­ta­mos en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da, he­ge­mó­ni­ca”, ex­pli­ca Mon­ge. Es de­cir, tam­bién se tra­ta de una dis­cu­sión acer­ca del po­der.

“¿Des­de dón­de que­re­mos co­lo­car el sen­ti­do, des­de dón­de cons­trui­mos la ex­tra­ñe­za, el as­co, “lo anor­mal”...?”, nos lan­za la cu­ra­do­ra.

Ex­pec­ta­ti­vas y te­mo­res

El hé­roe es un re­fle­jo de nues­tras as­pi­ra­cio­nes, mien­tras que el mons­truo es la ca­ra de nues­tros te­mo­res. Dos sec­cio­nes de la exposición se de­di­can a pro­fun­di­zar en los aque­llos ima­gi­na­rios que nu­tren es­ta “du­pla in­di­so­cia­ble”.

Es aquí don­de en­con­tra­mos la re­pre­sen­ta­ción con Key­lor Na­vas que ha­ce Pa­blo Ro­me­ro, los ori­na­les de por­ce­la­na de Andy Re­ta­na, en que tra­ba­ja di­fe­ren­tes ar­que­ti­pos de mas­cu­li­ni­dad; en que ha­lla­mos las imá­ge­nes re­la­cio­na­das con las prác­ti­cas re­li­gio­sas, así­co­moal ni­ño que cons­tru­ye va­lo­res y par­te de su iden­ti­dad al ju­gar dis­fra­za­do del Hom­bre Ara­ña.

Pron­to, los mie­dos y las in­cer­ti­dum­bres, que tam­bién for­man par­te de la res­pues­ta al quié­nes so­mos, pue­blan el ar­te, que se vuel­ve más in­ci­si­vo. La so­cie­dad pa­triar­cal, los hé­roes na­cio­na­les, el po­der eco­nó­mi­co y has­ta las fi­gu­ras po­lí­ti­cas se pres­tan pa­ra in­quie­tan­tes pro­pues­tas vi­sua­les.

So­bre­sa­len La ne­go­cia­ción (es­tos chan­chos tam­bién co­men gui­neos), de Ro­ber­to Gue­rre­ro; Los­nu­bla­dos del día 2, de Ja­vier Cal­vo, y One do­llar Mi­ke, de Joa­quín Ro­drí­guez del Pa­so.

El uni­ver­so so­cial, el quién soy pa­ra los de­más y qué son los otros pa­ra mí, es muy fér­til pa­ra lec­tu­ras so­bre es­tas te­má­ti­cas. Las más­ca­ras ocul­tan y tam­bién re­ve­lan. Re­sul­tan es­pe­cial­men­te su­ge­ren­tes Los tí­te­res (1962), de Lui­sa Gon­zá­lez de Sáenz, y Los que es­tán de­trás (1970), de Fran­cis­co Amig­het­ti.

“To­das son cons­truc­cio­nes de sen­ti­do”, agre­gaMon­ge. Lai­ma­gen cons­tru­ye nues­tra mi­ra­da y nues­tra mi­ra­da a la ima­gen.

Aun­que no ha­lle ni un so­lo hé­roe o mons­truo, en­con­tra­rá tan­tas lec­tu­ras po­si­bles que que­rrá se­guir pre­gun­tan­do.

1

2

3

MAYELA LÓ­PEZ / LA NA­CIÓN

MAYELA LÓ­PEZ.

5. Po­lí­ti­co. El gra­ba­do Mo­ni­go­tes al pie de los hé­roes (1990), de Jo­sé Miguel Ro­jas. 5

COR­TE­SÍA MBCR. MAYELA LÓ­PEZ. MAYELA LÓ­PEZ. COR­TE­SÍA DE LOS MBCR.

4 1. ¿Y el mí­ti­co Juan San­ta­ma­ría? Las acua­re­las Los nu­bla­dos del día 2, de Ja­vier Cal­vo. 2. Una be­lle­za di­fe­ren­te. Bús­que­da, de Fer­nan­do Car­ba­llo; téc­ni­ca mix­ta so­bre pa­pel de 1987 3. Un vis­ta­zo. En pri­mer plano, La hi­gue­ra, de Adrián Ar­gue­das, y...

MAYELA LÓ­PEZ.

6. Me­ta­mor­fo­sis. Trans­fi­gu­ras (tin­ta chi­na so­bre car­tón, 1987), de Fer­nan­do Cas­tro. 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.