‘Me di cuen­ta aho­ra: yo soy una Vio­le­ta’

La ac­triz cos­ta­rri­cen­se nos ha­bla de su tra­ba­jo en el fil­me Vio­le­ta al fin, así co­mo de las coin­ci­den­cias con su per­so­na­je

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Teatro - Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

An­tes del 2013, Eu­ge­niaCha­ve­rri e Hil­da Hi­dal­go so­lo te­nían gran ad­mi­ra­ción mu­tua. Cha­ve­rri re­cor­da­ba es­pe­cial­men­te el tra­ba­jo de Hil­da en la pe­lí­cu­la La pa­sión de nues­tra se­ño­ra (1998), mien­tras que Hi­dal­go no po­día ol­vi­dar a Eu­ge­nia en el mon­ta­je La edad de la ci­rue

la, pri­me­ra vez que la gra­bó con la cá­ma­ra co­mo par­te de un pro­yec­to pa­ra fil­mar al­gu­nas obras de tea­tro.

Aho­ra, ellas tie­nen una pe­lí­cu­la en co­mún: Vio­le­ta al fin, que se es­tre­na­rá en las sa­las de ci­ne na­cio­na­les el jue­ves 9 de no­viem­bre.

Es­te fil­me pre­sen­ta a Vio­le­ta, mujer de 72años­que­se re­be­lay bus­ca su li­ber­tad y pro­pia ver­sión de la ve­jez. Ella no so­lo apren­de­rá a na­dar, sino que lu­cha­rá por su pa­tri­mo­nio.

“Eu­ge­nia es una ac­triz con una crea­ti­vi­dad sin lí­mi­tes. Tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra la im­pro­vi­sa­ción fue­ra de serie. Tie­ne bis có­mi­ca y esa enor­me ex­pre­si­vi­dad en los ojos. Lo que el guion le apor­ta­ba, ella lo iba re­in­ter­pre­tan­do; in­clu­so, yo iba agre­gan­do co­sas al guion que iban sa­lien­do. El tra­ba­jo em­pe­zó a ha­cer de do­ble vía”, co­men­tó la ci­neas­ta, quien la co­no­ció por su tra­ba­jo en el tea­tro.

En el 2013, am­bas se jun­ta­ron pa­ra ha­cer un vi­deo y unas fo­to­gra­fías en las pis­ci­nas del ho­tel Ra­dis­son. Hil­da­su­po queha­bía en­con­tra­do a Vio­le­ta.

No obs­tan­te, no qui­so ilu­sio­nar a Cha­ve­rri has­ta te­ner di­ne­ro pa­ra ha­cer la cin­ta. El año pa­sa­do, to­do es­ta­ba lis­to y se fil­mó

Vio­le­ta al fin con Eu­ge­nia en el pa­pel prin­ci­pal.

La ac­triz nos cuen­ta un po­co más acer­ca de es­ta ex­pe­rien­cia. –¿Qué re­pre­sen­ta Vio­le­taal fin en su ca­rre­ra?

–Lo sien­to co­mo un gran pre­mio ami ca­rre­ra, co­mo una cul­mi­na­ción. Qué lin­do que la vi­da me re­ga­le la opor­tu­ni­dad de ha­cer un pro­ta­gó­ni­co con un per­so­na­je que es­tá en mi mis­mo mo­men­to vi­tal.

”Siempre es un re­to muy gran­de por­que hay que con­tro­lar la ac­tua­ción pa­ra que no sea tea­tral, sino ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”. –¿Có­mo se in­vo­lu­cra en es­te pro­yec­to de Hil­da Hi­dal­go?

–Un do­min­go me lla­mó Hil­da pa­ra ayu­dar­le con un vi­deo e imá­ge­nes pa­ra po­der em­pe­zar a pe­dir fi­nan­cia­mien­to pa­ra la pe­lí­cu­la; al prin­ci­pio, ella ha­bía lla­ma­do a otra per­so­na. Yo la ad­mi­ra­ba por­que ha­bía vis­to el tra­ba­jo que hi­zo con An­drés Mon­te­ro y Eu­ge­nia Fus­cal­do ( La pa­sión

de nues­tra se­ño­ra, 1998), así que me en­can­tó po­der co­la­bo­rar. Fui­mo­sa­la pis­ci­na del ho­te­lRa­dis­son.

”Ja­más pen­sé que yo ha­ría el pro­ta­gó­ni­co. Des­pués, Hil­da me lla­mó y me pro­pu­so ser Vio­le­ta en la pe­lí­cu­la”. –¿Có­mo fue el tra­ba­jo?

–Muy sa­tis­fac­to­rio y tam­bién pe­sa­do, en es­pe­cial las es­ce­nas en pis­ci­na. Yo na­do, aun­que no soy ex­per­ta y, en ci­ne, una es­ce­na hay que ha­cer­la va­rias ve­ces: es­pe­rar y vol­ver a gra­bar; tu­ve

que pe­dir­le ayu­da a Hil­da con una do­ble pa­ra po­der en­trar a gra­bar cuan­do iban a ser las es­ce­nas de­fi­ni­ti­vas. Ya una tie­ne su edad, aun­que siempre me ejer­ci­te: hago yo­ga­va­rias­ve­ces a la se­ma­na. –¿En qué se pa­re­cen Vio­le­ta y us­ted?

–So­mos igua­li­tas; me di cuen­ta has­ta aho­ra: yo soy una Vio­le­ta. Am­bas es­tu­vi­mos ca­sa­das (Eu­ge­nia es viu­da), te­ne­mos hi­jos. Aun­que Vio­le­ta es di­fe­ren­te por­que re­pri­me su in­di­vi­dua­li­dad y bus­ca su li­ber­tad más tar­de; yo tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo des­de jo­ven. A los 72 años, ella qui­so ha­cer una co­sa que la vi­da no la ha­bía de­ja­do, siempre qui­so na­dar; yo, en cam­bio, por fin vuel­vo a to­car el piano. Ella quie­re ha­cer un bed

and break­fast pa­ra ser in­de­pen­dien­te y to­do mun­do le di­ce que es­tá lo­ca; me pa­só igual, me pu­se a cons­truir una ca­sa y to­dos me di­cen que es una lo­cu­ra ( ríe).

”La vi­da no se ter­mi­na a los 70 años; yo, por ejem­plo, es­toy fí­si­ca y men­tal­men­te muy bien. Hil­da de­fien­de muy bien ese te­ma; a los adul­tos ma­yo­res no se les pue­de con­si­de­rar co­mo un es­tor­bo, su ex­pe­rien­cia es­muy im­por­tan­te. Al­gu­nas fa­mi­lias, al tra­tar de aco­mo­dar al adul­to ma­yor a sus ne­ce­si­da­des, los po­ne in­se­gu­ros; sin em­bar­go, no­so­tros es­ta­mos en ca­pa­ci­dad, aun­que nues­tro cuer­po ha­ya cam­bia­do.

” Vio­le­ta al fin es un dra­ma sin vio­len­cia. Un dra­ma de crí­ti­ca y au­to­crí­ti­ca. Es una bue­na pe­lí­cu­la pa­ra to­da la fa­mi­lia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.