La due­ña de la­ca­sa

A Eu­ge­nia Cha­ve­rri la co­no­ce­mos por mil per­so­na­jes en el tea­tro y en el ci­ne, por de­ce­nas de pre­mios y por tra­ba­jos en el me­dio cul­tu­ral. A sus 74 años, la ac­triz lle­ga­rá a los ci­nes ti­cos en el pa­pel prin­ci­pal de Vio­le­ta al fin, de Hil­da Hi­dal­go. Es­ta mu

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

T er­cer ac­to. Eu­ge­nia Cha­ve­rri le da un pun­to de gi­ro a su pro­pio per­so­na­je: re­gre­sa a las cla­ses de piano, que apren­dió a to­car cuan­do ni­ña, y de­ci­de cons­truir su ca­sa, a su gus­to, con to­das las ideas que acu­mu­ló en sus ho­ga­res an­te­rio­res –sus exi­gen­cias fue­ron con­ver­ti­das en un di­se­ño a su me­di­da por su yerno, Al­ber­to Cho­cano–.

Son dos año­ra­dos sue­ños, lar­ga­men­te pos­pues­tos. Los cum­ple aho­ra, en sus se­ten­tas –lle­gó a los 74 años el mar­tes 24 de oc­tu­bre–, pre­ci­sa­men­te cuan­do es­ta des­ta­ca­da ac­triz y di­rec­to­ra se sien­te sa­tis­fe­cha con la vi­da que ha eri­gi­do, en la que no es­tá dis­pues­ta a que­dar­se con gran­des pen­dien­tes.

“Soy Vio­le­ta al fin, ac­ti­va has­ta el úl­ti­mo sus­pi­ro”, ase­gu­ra; sus ojos –siempre tan ex­pre­si­vos– chis­pean. Por su­pues­to, es­ta maes­tra del tea­tro cos­ta­rri­cen­se alu­de a la pro­ta­go­nis­ta, que ella in­ter­pre­ta, en la nue­va pe­lí­cu­la de Hil­da Hi­dal­go. El fil­me se es­tre­na­rá en los ci­nes ti­cos el jue­ves 9 de no­viem­bre.

Al ver atrás, ¿qué ob­ser­va? “La vi­da re­sul­tó ser una men­ti­ri­lla; un pa­so de­ma­sia­do rá­pi­do. Lo bo­ni­to es co­no­cer­la. Quien so­lo es feliz se pier­de una par­te; los su­fri­mien­tos y los te­mo­res son par­te del trán­si­to”, agre­ga sin ti­tu­bear.

No ha fal­ta­do lo dul­ce ni lo amar­go. Su pa­dre mu­rió cuan­do ella te­nía 5 años y vi­vió una in­fan­cia feliz; su ama­do es­po­so, el in­ves­ti­ga­dor Ál­va­ro Que­sa­da So­to, fa­lle­ció en el 2001 y lo­gró sa­lir ade­lan­te con su fa­mi­lia.

La muer­te tam­bién se le sen­tó cer­ca. Ella es so­bre­vi­vien­te de dos cán­ce­res, uno de ma­ma, otro de co­lon. “Llo­ré­mu­cho, es cier­to, pe­ro es­to me ayu­dó a com­pren­der me­jor el do­lor hu­mano y a va­lo­rar lo que tie­ne sen­ti­do, el hoy, a vi­vir más el mo­men­to”, cuen­ta sin dra­ma­tis­mo, con la ma­yor na­tu­ra­li­dad.

Cons­truc­ción y hue­lla

A sus 74 años, Eu­ge­nia es una fuer­za im­pa­ra­ble: su­per­vi­sa la cons­truc­ción, bus­ca las for­mas de cum­plir dis­ci­pli­na­da­men­te con el pre­su­pues­to pa­ra la nue­va ca­sa, ha­bla con sus hi­jas, cui­da nie­tos, ha­ce yo­ga, de­par­te con sus her­ma­nas e, in­clu­so, tie- ne un pro­yec­to pa­ra di­ri­gir en el Tea­tro Es­pres­si­vo.

¿Por qué me­ter­se a cons­truir? Des­de que tra­ba­ja­ba co­mo se­cre­ta­ria bi­lin­güe en la IBM (su pri­mer tra­ba­jo), ella de­ci­dió que ne­ce­si­ta­ba una ca­sa pa­ra ser in­de­pen­dien­te. Una vez, un com­pa­ñe­ro le con­tó que ven­día su ca­sa y ella le es­pe­tó: “Yo te la com­pro”.

Lue­go, a los 31 años, se ca­só con Ál­va­ro Que­sa­da y, des­pués de un tiem­po, bus­ca­ron una nue­va ca­sa. “Siempre fue­ron ca­sas que hi­cie­ron otros, nun­ca cons­truí. Has­ta aho­ra ten­go la opor­tu­ni­dad. Me ilu­sio­na que es un es­pa­cio he­cho pa­ra mis ne­ce­si­da­des, con mi ex­pe­rien­cia de vi­da”, ex­pli­ca es­ta mujer.

Ha si­do un pro­ce­so “fas­ci­nan­te” y su gran dis­ci­pli­na le ha ayu­da­do en di­fe­ren­tes re­tos.

Por su­pues­to, tu­vo que prio­ri­zar. “Es­te año no me me­to a ac­tuar”, se di­jo. Es una pau­sa tem­po­ral, lo sa­be­mos; de he­cho, es­te año so­lo acep­tó un pa­pel se­cun­da­rio en la pe­lí­cu­la Aquí y aho- ra, de Paz León. Ella es una de las gran­des ac­tri­ces y di­rec­to­ras cos­ta­rri­cen­ses, se­gún dan cuen­ta in­fi­ni­dad de crí­ti­cas, 13 pre­mios en tea­tro (10 por ac­tua­ción y tres pa­ra su la­bor co­mo di­rec­to­ra) y dos ga­lar­do­nes por su in­ter­pre­ta­ción en el ci­ne, así co­mo tan­tos aplau­sos des­de las bu­ta­cas.

Ha de­ja­do hue­lla en las ta­blas y en las au­las, ya que du­ran­te 30 años fue pro­fe­so­ra del Ta­ller Na­cio­nal de Tea­tro, in­clu­so lo di­ri­gió.

Tam­bién fue la ca­be­za de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Cul­tu­ra, del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, pues­to ad­mi­nis­tra­ti­vo que la des­gas­tó mu­cho.

Ni pa­red ni es­cri­to­rio

Pri­mer ac­to. En su ju­ven­tud, Cha­ve­rri lle­gó al tea­tro por un anun­cio de pe­rió­di­co.

Tras un viaje a Eu­ro­pa –pa­ra el cual ven­dió un ca­rri­to que te­nía–, aque­lla jo­ven de una fa­mi­lia sen­si­ble por las ar­tes tra­ba­ja­ba en IBM y de­ci­dió que “no que- ría pa­sar la vi­da sen­ta­da en un es­cri­to­rio”.

Hay una es­ce­na cla­ve. Su ho­ra­rio era de 7 a m. a 5 p. m. y su es­cri­to­rio da­ba a una pa­red. “La vi­da no es­tá den­tro de cua­tro pa­re­des”, pen­só; su je­fe la des­cu­brió llo­ran­do y le mo­vie­ron el es­cri­to­rio: te­nía una ven­ta­na en fren­te.

Des­pués ha­lló el anun­cio de los her­ma­nos Ca­ta­nia, que in­for­ma­ba de la crea­ción de una es­cue­la de tea­tro.

Con­ven­ció a su je­fe y sor­pren­dió a su fa­mi­lia al que­dar­se so­lo con un me­dio tiem­po en su em­pleo tan es­ta­ble.

Ella em­pren­dió aquel viaje, que lue­go la con­du­ci­ría a la re­cién na­ci­da Es­cue­la de Ar­tes Dra­má­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca. Fue una de las pri­me­ras cua­tro gra­dua­das de Ar­tes Dra­má­ti­cas en 1973.

Pos­te­rior­men­te, Cha­ve­rri se vuel­ve pro­ta­go­nis­ta en un épo­cas muy im­por­tan­te pa­ra el me­dio tea­tral cos­ta­rri­cen­se. For­ma par­te del gru­po Tie­rra Ne­gra, que mar­có un gran rom­pi­mien­to; lue­go, la in­vi­ta Al­fre­do Pa­to Ca­ta­nia –su gran maes­tro y ami­go– a su Tea­tro Car­pa y, pos­te­rior­men­te, Jai­me Her­nán­dez le pi­de in­te­grar­se al Tea­tro Tiem­po.

Eran años con un bri­llo do­ra-

do. Vi­vió y par­ti­ci­pó de la lla­ma­da épo­ca de oro del tea­tro na­cio­nal. “Era la épo­ca de oro y no me re­fie­ro al re­sul­ta­do de los es­pec­tácu­los, sino a que ha­bía un pú­bli­co ma­ra­vi­llo­so y que ha­bía una ener­gía en la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se que año­ra­ba y con­su­mía el tea­tro. Fue una con­jun­ción en­tre po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les y ac­ti­tud de un pú­bli­co sor­pren­den­te”, ex­pli­ca.

En me­dio, du­ran­te dos años, hu­boun viaje aRu­sia con su es­po­so. Re­gre­sa­ron en 1977 con una hi­ja de año yme­dio y otra a pun­to de lle­gar al mun­do.

Tea­tro, siempre tea­tro

Se­gun­do ac­to. Aque­lla ni­ña que ha­cía “mu­cho pa­ya­si­llo” bai­lan­do y ha­cien­do mue­cas y que la lle­va­ban a ver La vi­da es

sueño se con­vir­tió en es­ta ac­triz que ha par­ti­ci­pa­do en in­fi­ni­dad de mon­ta­jes y se hi­zo un nom­bre só­li­do en el me­dio tea­tral.

A su jui­cio, el tea­tro es una ex­pre­sión es­pi­ri­tual, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. “Me gus­ta par­ti­ci­par en obras que es­ta­blez­can una co­mu­ni­ca­ción y re­fle­xión con el pú­bli­co. Al fi­nal, la in­ter­pre­ta­ción es apo­de­rar­se del tex­to de otro y ha­cer­lo pro­pio”, ex­pre­sa Eu­ge­nia.

Dis­fru­ta por igual la ac­tua­ción y la di­rec­ción. “La ac­tua­ción te con­cen­tra, la di­rec­ción im­pli­ca una en­tre­ga en la to­ta­li­dad del es­pec­tácu­lo”.

Cuan­do asu­me un per­so­na­je, lo es­tu­dia con­vir­tién­do­se en él, pen­san­do co­mo él; “por me­dio de mis pro­pias ac­cio­nes co­ti­dia­nas, le vo­yen­con­tran­do el mun­do psi­co­ló­gi­co al per­so­na­je y, sin pro­po­nér­me­lo, su ex­pre­sión fí­si­ca”. Qui­zá por eso le cues­ta de­jar los pa­pe­les, sol­tar­los.

Fue­ra del es­ce­na­rio, Eu­ge­nia es la mujer que bus­có su li­ber­tad y su es­pa­cio, la­ma­dre or­gu­llo­sa de dos hi­jas, la abue­la que ado­ra a sus cua­tro nie­tos, la fi­gu­ra com­pro­me­ti­da que siempre le ha hui­do al ex­tre­mis­mo. Y si­gue la­bran­do su ca­mino.

/ LA NACIÓN ADRIÁN SO­TO

ADRIÁN SO­TO.

Ho­no­res. Eu­ge­nia Cha­ve­rri ha re­ci­bi­do 13 ga­lar­do­nes por su tra­ba­jo en tea­tro y dos por sus pa­pe­les en el ci­ne.

ADRIÁN SO­TO.

In­vo­lu­cra­da. La ac­triz su­per­vi­sa de cer­ca la cons­truc­ción de su ca­sa. Es­ta­rá lis­ta en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.