Las jo­co­sas his­to­rias de al­gu­nos mon­ta­jes de Tos­ca .

La cé­le­bre ópe­ra de Gia­co­mo Puc­ci­ni ha pro­vo­ca­do una serie de jo­co­sas anéc­do­tas, dig­nas de los más sa­bro­sos re­la­tos.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

E l ar­te lí­ri­co de­pen­de de una con­ven­ción. Pa­ra que la ópe­ra fun­cio­ne y su desa­rro­llo sea acep­ta­do por el es­pec­ta­dor, se ha­ce im­pe­ra­ti­vo que es­te con­sien­ta que el ac­tor –ge­ne­ral­men­te en­fun­da­do en un ex­tra­ño tra­je de épo­ca–, pro­fie­ra fra­ses al­ti­so­nan­tes, ex­pre­sa­das so­bre mú­si­ca can­ta­da y con una so­no­ri­dad anor­mal, pro­duc­to de una im­pos­ta­ción vo­cal par­ti­cu­lar.

Por con­si­guien­te, la efec­ti­vi­dad del ar­te lí­ri­co de­pen­de­rá de mu­chas co­sas: la po­ten­cia vo­cal del in­tér­pre­te, la efec­ti­vi­dad de su pres­ta­ción ac­to­rial… y el con­ven­ci­mien­to que po­sea la tra­ma mis­ma. Noobs­tan­te, y por so­bre to­do, de­pen­de­rá de­que to­dos los fac­to­res en jue­go ––mú­si­ca, voz, ac­tua­ción, lu­ces, es­ce­no­gra­fía y

ré­gie––, fun­cio­nen ade­cua­da y sin­cro­ni­za­da­men­te.

Tal vez por es­tas ra­zo­nes, una no­ta agu­da del te­nor es vi­tal pa­ra re­mar­car un­mo­men­to trá­gi­co del dra­ma. Sin em­bar­go, si el in­tér­pre­te se ex­ce­de, y sos­tie­ne la no­ta más allá de la mu­si­ca­li­dad y de la ló­gi­ca, el dra­ma mis­mo se ve en pe­li­gro. Por ello, el lí­mi­te tra­di­cio­nal en­tre lo su­bli­me y lo ri­dícu­lo, es par­ti­cu­lar­men­te es­tre­cho y sen­si­ble.

La ver­dia­na For­za del Des­tino es uni­ver­sal­men­te co­no­ci­da co­mo la ópe­ra ma­le­det­ta, pues su eje­cu­ción es pró­di­ga en des­gra­cias de to­do gé­ne­ro, que in­clu­yen muer­tes en es­ce­na. A su vez, deun­mo­do in­ver­so, la puc­ci­nia­na Tos­ca con­den­sa to­da una serie de jo­co­sas anéc­do­tas, dig­nas de los más sa­bro­sos re­la­tos.

¡Ha con­fe­sa­do to­do!

Cuén­ta­se que Giu­sep­pe Tad­dei, fa­mo­so ba­rí­tono ita­liano, pro­ta­go­ni­za­ba el rol del Ba­rón Scar­pia en un tea­tro de pro­vin­cia jun­to a una com­pa­ñía no­va­ta, en­tre cu­yos in­te­gran­tes ha­llá­ba­se un ba­jo-ba­rí­tono de­bu­tan­te, que a du­ras pe­nas en­fren­ta­ba el pa­pel del es­bi­rro Scia­rro­ne.

En el mar­co prin­ci­pes­co del Pa­laz­zo Far­ne­se, y den­tro de la ver­ti­gi­no­sa di­ná­mi­ca del ac­to se­gun­do, se en­ta­blan dos diá­lo­gos su­ce­si­vos e in­de­pen­dien­tes en­tre el ma­ligno y las­ci­vo Ba­rón Scar­pia y el je­fe de sus es­bi­rros. En el pri­me­ro, Scar­pia pre­gun­ta a Scia­rro­ne: “che di­ce il ca­va

lier”, lo que equi­va­le a in­te­rro­gar cí­ni­ca­men­te al tor­tu­ra­dor acer­ca de có­mo reac­cio­naCa­va­ra­dos­si an­te los tor­men­tos que su­fre­pa­ra­que re­ve­le el es­con­di­te de An­ge­lot­ti, pró­fu­go de la jus­ti­cia ro­ma­na. Scia­rro­ne de­be res­pon­der sim­ple­men­te “Ne

ga!”, an­te lo cual un des­de­ño­so Scar­pia or­de­na pro­se­guir el tor­men­to con un sim­ple y ca­te­gó­ri­co In­sis­tiam! (¡In­sis­ta­mos!).

No obs­tan­te, en tal opor­tu­ni­dad, el bi­so­ño can­tan­te que re­pre­sen­ta­ba al es­bi­rro –in­vir­tien­do fa­tal­men­te las lí­neas del diá­lo­go– res­pon­dió con un bi­sí­la­bo tut­to! El des­con­cier­to fue to­tal. Pe­ro, so­lu­cio­nan­do alla

ita­lia­na el pro­ble­ma, un im­per­té­rri­to Tad­dei in­tro­du­jo un im­pro­vi­sa­do re­ci­ta­ti­vo: Ma….sei

si­cu­ro? (Pe­ro… ¿es­tás se­gu­ro?) El no­vel can­tan­te, con­fu­so y tré­mu­lo, ad­vir­tió su error y se re­trac­tó pre­ci­pi­ta­da­men­te: Ah, no... Ne­ga! Tad­dei, una vez que lo­gró sis­te­ma­ti­zar el diá­lo­go, reanu­dó la se­cuen­cia con un so­no­ro: In­sis­tiam!

Cul­pa de las huel­gas

Se cuen­ta que en el Gran Tea­tro del Li­ceu de Bar­ce­lo­na se pro­du­jo una im­pre­vis­ta huel­ga de fi­gu­ran­tes, jus­ta­men­te an­tes del ini­cio de la fun­ción. Los en­car­ga­dos de di­ri­gir la obra no tu­vie­ron otro re­me­dio que sus­ti­tuir a los sol­da­dos por miem­bros de un ba­ta­llón que se en­con­tra­ba de ba­ja en las cer­ca­nías.

Al ini­cio del ter­cer ac­to, el di­rec­tor es­cé­ni­co les gi­ró apre­su­ra­das ins­truc­cio­nes pa­ra in­te- grar el pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to en­car­ga­do de ce­sar los tor­men­tos del po­bre Ma­rio. No sa­be­mos si las pau­tas fue­ron tan cla­ras pues los im­pro­vi­sa­dos ver­du­gos fu­si­la­ron… ¡a Mon­tse­rrat Ca­ba­llé!

Es­ta es la ver­sión tra­di­cio­nal, pe­ro el his­to­ria­dor Ro­ger Alier ase­gu­ra que, an­te di­cha co­yun­tu­ra, la di­va ca­ta­la­na de­fen­dió su in­te­gri­dad gri­tan­do: “¡Ah, no! ¡A mí na­die me fu­si­la!”.

¡Ah! ¡No te­ne­mos so­prano!

El 16 de abril del año pa­sa­do, en la Staat­so­per de Vie­na, ocu­rrió un he­cho in­só­li­to que na­die ad­mi­ti­ría a prio­rien un tea­tro de tal ca­te­go­ría. Jo­nas Kauf­man –aca­so el me­jor te­nor del mun­do en el pre­sen­te­mo­men­to–, ha­bía can­ta­do E lu­ce­van le ste­lle con gus­to ex­qui­si­to, con pia­ní­si­mos de pri­mer ni­vel y con­tras­tes del me­jor es­ti­lo. El pú­bli­co vie­nés lo ha­bía pre­mia­do con más de cin­co mi­nu­tos de aplau­sos, tras los cua­les el te­nor ale­mán ha­bía ac­ce­di­do a eje­cu­tar el bis de la fa­mo­sa pie­za. Así lo hi­zo, en­tre aplau­sos aún más fre­né­ti­cos.

Em­pe­ro, al dis­po­ner­se a con­ti­nuar –en­tre el tut­ti or­ques­tal que anun­cia la lle­ga­da de su ama­da Tos­ca, pro­ta­go­ni­za­da por la be­lla ru­ma­na An­ge­la Gheor­giu–, apa­re­cie­ron dos fi­gu­ran­tes en es­ce­na, pe­ro… ¡na­da de Tos­ca! No obs­tan­te, y con un do­mi­nio in­du­da­ble de sus ner­vios, Kauf­man se le­van­tó, se di­ri­gió al pú­bli­co y can­tó: Ah!...

Non ab­bia­mo so­prano!, fra­se que pro­vo­có la con­se­cuen­te ri­sa del res­pe­ta­ble. Pos­te­rior­men­te, la ópe­ra se reanu­dó, se pi­die­ron las dis­cul­pas de ri­gor, y los dos ar­tis­tas can­ta­ron su dúo a sa­tis­fac­ción del pú­bli­co.

Ven­det­taa­lla­si­ci­lia­na

Por rea­lis­ta que sea la am­bien­ta­ción que el es­ce­nó­gra­fo reali­ce, el pú­bli­co es­cu­cha en pri­mer lu­gar el des­ga­rra­dor gri­to de Tos­ca: O Scar­pia, avan­ti a

Dio!(¡ Scar­pia, nos ve­re­mos an­te Dios!) y, pos­te­rior­men­te, ob­ser­va a la pro­ta­go­nis­ta su­bir a las al­me­nas y lan­zar­se al va­cío pa­ra des­apa­re­cer de su vis­ta. La or­ques­ta re­pi­te el emo­ti­vo te­ma mu­si­cal del E lu­ce­van le ste­lle, y la ópe­ra con­clu­ye en me­dio de la ca­tás­tro­fe ge­ne­ral que su­me en el sueño de la­muer­te a sus tres pro­ta­go­nis­tas.

Por ello, tal vez la más fa­mo­sa y re­pe­ti­da anéc­do­ta acer­ca del sui­ci­dio de la pro­ta­go­nis­ta ha­ya si­do el ocu­rri­do en el es­ce­na­rio de la Ly­ric Ope­ra of Chica­go.

Eva Tur­ner, in­tér­pre­te que en­car­na­ba a la pa­sio­nal Tos­ca, ha­bía acu­mu­la­do so­bre sí el odio fe­roz de tra­mo­yis­tas, sas­tres, uti­le­ros, ma­qui­llis­tas, maes­tros in­ter­nos y res­tan­te per­so­nal del tea­tro, mer­ced a su in­tra­ta­ble ca­rác­ter y fa­tuo pro­ce­der ha­cia quie­nes con­si­de­ra­ba sim­ples nú­me­ros de un es­pec­tácu­lo crea­do pa­ra ella.

La di­va, em­pe­ro, no con­ta­ba con el su­til de­seo de ven­gan­za de los tra­mo­yis­tas, en su ma­yo­ría si­ci­lia­nos in­mi­gran­tes, quie­nes dis­cu­rrie­ron una de las más ge­nia­les e iné­di­tas bro­mas de la his­to­ria de la lí­ri­ca mun­dial.

Da­do que, con­ven­cio­nal­men­te, las al­me­nas del Cas­tel Sant’An­ge­lo se ubi­can en un plano ele­va­do, se acos­tum­bra ate­nuar con un col­chón de es­pu­ma la caí­da de la pro­ta­go­nis­ta, que pue­de al­can­zar los cua­tro me­tros. En el epi­so­dio que nos ocu­pa, los tra­mo­yis­tas ges­ta­ron su ven­gan­za sus­ti­tu­yen­do el col­chón por una pla­ta­for­ma de po­ten­tes re­sor­tes, si­mi­lar a las uti­li­za­das en gim­na­sia a gui­sa de tram­po­lín.

Co­mo re­sul­ta­do, los ató­ni­tos asis­ten­tes a la ópe­ra ape­nas se re­po­nían del dra­má­ti­co y es­pec­ta­cu­lar mu­tis de la pro­ta­go­nis­ta, cuan­do –en me­dio de los pa­té­ti­cos acor­des del fi­na­le– se le vio re­apa­re­cer, sus­pen­di­da en el ai­re, la re­chon­cha fi­gu­ra de la can­tan­te en un im­pro­vi­sa­do vue­lo que la traía de re­gre­so a la Ro­ma del si­glo XVIII.

Tras unas cin­co dra­má­ti­cas reapa­ri­cio­nes, un al­ma ca­ri­ta­ti­va pu­so fin al su­pli­cio lan­zan­do apre­su­ra­da­men­te el te­lón so­bre la in­só­li­ta es­ce­na.

No cuen­tan las cró­ni­cas qué pu­do ha­ber ocu­rri­do con Ca­va­ra­dos­si y Scar­pia, sus com­pa­ñe­ros de es­ce­na y de tra­ge­dia. Si tan su­til es el lí­mi­te en­tre lo su­bli­me y lo ri­dícu­lo, es ad­mi­si­ble que el uno­mu­rie­ra fu­si­la­do con ba­las de sal­va, y el otro tras­pa­sa­do su co­ra­zón por un cu­chi­llo plás­ti­co de uti­le­ría. ¡ Ben­di­ta Ópe­ra, to­do sea por tu cau­sa!

FOTO: TRISTRAM KENTON, ROYAL OPE­RA.

Can­tan­tes ac­tua­les. La so­prano An­ge­la Gheorg­hiu, en su pa­pel de Flo­ria Tos­ca), y el te­nor Jo­nas Kauf­mann, en el rol de Ma­rio Ca­va­ra­dos­si).

WIKICOMMONS.

Es­ce­na de 1956. En una es­ce­na de la ópe­ra, Clau­de Hea­ter co­mo Scar­pia y Mon­tse­rrat Ca­ba­llé co­mo Tos­ca en Ba­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.