Las qui­me­ras de Epi­cu­ro: va­rie­da­des y di­le­mas.

El cuer­po produce qui­me­ras na­tu­ra­les. El ser hu­mano las ha crea­do pa­ra usar­las en la agri­cul­tu­ra y en ex­pe­ri­men­tos pa­ra po­der ge­ne­rar ór­ga­nos

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

E

n la no­ve­la La is­la del

doc­tor Mo­reau (1896), de H. G. Wells, el náu­fra­go Ed­ward Pen­drick mi­ra en un cla­ro del bos­que lo que pa­re­cen ser dos hom­bres y una mujer en cu­cli­llas al­re­de­dor de un ár­bol caí­do. Es­tán ca­si des­nu­dos, so­lo cu­bier­tos con un ta­pa­rra­bo. Tie­nen “la piel ro­sa­da, las ca­ras gor­das sin men­tón, la fren­te frun­ci­da y un po­co de ca­be­llo eri­za­do en la fren­te”.

Pen­drick de­ta­lla: “Nun­ca ha­bía vis­to a cria­tu­ras de as­pec­to tan bes­tial”. Tra­tan de ha­blar con él, ba­lan­cean­do la ca­be­za, pe­ro su dis­cur­so es “tra­ba­do y sin sen­ti­do”. Pen­drick per­ci­be su apa­rien­cia de cer­dos. Son “ca­ri­ca­tu­ras gro­tes­cas de hom­bres”, con­clu­ye. Fi­nal­men­te, él des­cu­bre la ver­dad: su an­fi­trión, el doc­tor Mo­reau, ha trans­for­ma­do a las bes­tias en qui­me­ras hu­ma­nas, “es­cul­pien­do sus cuer­pos y sus ce­re­bros a su pro­pia ima­gen”.

La qui­me­ra es un mons­truo te­rro­rí­fi­co, hí­bri­do en­tre león, ca­bra y ser­pien­te, de la mi­to­lo­gía grie­ga. Sin em­bar­go, las qui­me­ras han nu­tri­do la ima­gi­na­ción de to­das las cul­tu­ras. Una de las dei­da­des del hin­duis­mo es Ga­nesh, mez­cla de hu­mano con ele­fan­te, pa­trono de las ar­tes y las cien­cias. Los az­te­cas ado­ra­ban a Quet­zal­cóatl, hí­bri­do­de­pá­ja­ro y ser­pien­te, con­po­de­res ex­tra­or­di­na­rios, mien­tras que los cen­troa­me­ri­ca­nos “te­men” a la Se­gua, mujer con ca­be­za de ca­ba­llo que asus­ta a los mu­je­rie­gos.

Aun­que las qui­me­ras pa­re­cen ser el pro­duc­to de la fan­ta­sía, la reali­dad es que son en­tes co­mu­nes. Las cé­lu­las de plan­tas y de ani­ma­les, in­clui­das las de hu­ma­nos, son qui­me­ras na­tu­ra­les; sus an­ces­tros sur­gie­ron de la­mez­cla de di­fe­ren­tes ti­pos ce­lu­la­res de bac­te­rias y ar­queas, las cua­les, du­ran­te la evo­lu­ción, se amal­ga­ma­ron en un so­lo hí­bri­do, lla­ma­do “eu­ca­rio­ta” (cé­lu­la con nú­cleo).

En el cuer­po hu­mano

El qui­me­ris­mo es evi­den­te du­ran­te la re­pro­duc­ción se­xual y la ges­ta­ción. El em­brión es el re­sul­ta­do de la mez­cla de dos cé­lu­las con pro­pie­da­des di­fe­ren­tes: el óvu­lo y el es­per­ma­to­zoi­de. Hay in­ter­cam­bio de cé­lu­las en­tre la ma­dre y el fe­to, dos se­res ge­né­ti­ca­men­te dis­tin­tos. La in­va­sión de cé­lu­las fe­ta­les pue­de pro­vo­car que el cuer­po de la ma­dre re­cha­ce el fe­to.

Sin em­bar­go, otras ve­ces se es­ta­ble­ce un qui­me­ris­mo sa­lu­da­ble, co­mo el que es­ti­mu­la al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pa­ra com­ba­tir el cán­cer.

Las cé­lu­las del fe­to pue­den ins­ta­lar­se en mu­chos ór­ga­nos. Ellas in­clu­so pue­den al­can­zar el en­cé­fa­lo de la ma­dre y di­fe­ren­ciar­se en neu­ro­nas ge­ne­ran­do qui­me­ras ce­re­bra­les. Pa­re­ce que las mu­je­res con cé­lu­las fe­ta­les en el ce­re­bro, pa­de­cen me­nos­de­la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y son más sa­nas.

El qui­me­ris­mo na­tu­ral se lla­ma “te­tra­ga­mé­ti­co” (cua­tro ga­me­tos), es uno de los más co­mu­nes y ocu­rre du­ran­te la ges­ta­ción de ge­me­los no idén­ti­cos. Es­te qui­me­ris­mo es­tá pre­sen­te enel21% de los tri­lli­zos­yen8% de los ge­me­los no idén­ti­cos.

La ma­yo­ría de las per­so­nas qui­mé­ri­cas no sa­ben de su es­ta­do y fun­cio­nan con nor­ma­li­dad. Así, un ni­ño pue­de te­ner cé­lu­las de su her­ma­na –y vi­ce­ver­sa– ins­ta­la­das en va­rias par­tes de su cuer­po y no sa­ber­lo.

Aún más, du­ran­te la ges­ta­ción, uno de los em­brio­nes pue­de amal­ga­mar­se com­ple­ta­men­te con el otro, al gra­do de que el ge­me­lo des­apa­re­ce co­mo en­ti­dad pro­pia. El re­sul­ta­do es una qui­me­ra te­tra­ga­mé­ti­ca to­tal, he­cha de dos in­di­vi­duos dis­tin­tos.

Si la amal­ga­ma ocu­rre en­tre dos se­xos di­fe­ren­tes, la con­se­cuen­cia es una per­so­na que pre­sen­ta cé­lu­las de hom­bre y de mujer, in­clu­so pue­de te­ner los dos ti­pos de ór­ga­nos se­xua­les.

En otros ca­sos, los es­per­ma­to­zoi­des pue­den ser del her­mano, por lo que el hi­jo de esa per­so­na en reali­dad re­sul­ta­ría ser su so­brino bio­ló­gi­co. Es­to ha si­do de­mos­tra­do con prue­bas de pa­ter­ni­dad he­chas a hom­bres qui­mé­ri­cos.

Di­le­mas y con­flic­tos

No es de ex­tra­ñar que el qui­me­ris­mo te­tra­ga­mé­ti­co to­tal sus­ci­te con­flic­tos fi­lo­só­fi­cos y ju­rí­di­cos, en par­ti­cu­lar pa­ra aque­llos­que­creen en la­se­pa­ra­ción de los se­xos o en la di­so­cia­ción de la men­te y del cuer­po co­mo una con­di­ción na­tu­ral.

El di­le­ma de las qui­me­ras bi­se­xua­les sur­ge cuan­do se tra­ta de en­ca­si­llar­las den­tro de un se­xo, el que pue­de di­fe­rir de la pre­di­lec­ción de la per­so­na. Por otro la­do, si se plan­tea que la men­te na­ce en el mo­men­to de la con­cep­ción, en­ton­ces, el in­di­vi­duo qui­mé­ri­co tie­ne dos men­tes (ca­da una pro­duc­to de con­cep­cio­nes in­de­pen­dien­tes).

La al­ter­na­ti­va es ra­zo­nar queu­na de las­men­tes mu­rió al ser in­cor­po­ra­da por la otra; sin em­bar­go, la qui­me­ra es­tá for­ma­da por dos ti­pos de cé­lu­las vi­vas... La muer­te es una qui­me­ra: “cuan­do no­so­tros so­mos, la muer­te no es­tá, y cuan­do la muer­te es­tá, en­ton­ces ya no so­mos” (Epi­cu­ro, la Car­ta a

Me­ne­ceo, 125; si­glo III an­tes de Cris­to).

Qui­me­ras crea­das

Los hu­ma­nos son par­ti­cu­lar­men­te afa­no­sos en la ge­ne­ra­ción de qui­me­ras y han desa­rro­lla­do gran­des des­tre­zas al res­pec­to. Por ejem­plo, me­dian­te in­jer­tos, un ár­bol de li­món pue­de dar al mis­mo tiem­po na­ran­jas, man­da­ri­nas y li­mo­nes. Co­mo es­te ár­bol, exis­ten mu­chas otras plan­tas “mons­truo­sas”, que son fuen- te de ali­men­to.

En me­di­ci­na, las qui­me­ras son co­mu­nes. Las más fre­cuen­tes son las que re­sul­tan de las trans­fu­sio­nes de san­gre. La ma­yo­ría de ellas son tran­si­to­rias, pe­ro pue­den ser qui­me­ras per­ma­nen­tes. Es­to úl­ti­mo ocu­rre cuan­do se ins­ta­lan cé­lu­las del do­na­dor en di­fe­ren­tes te­ji­dos; al­gu­nas son cau­sa de en­fer­me­da­des, aun­que mu­chas pa­san inad­ver­ti­das.

Los tras­plan­tes de ri­ñón, hígado, co­ra­zón, me­du­la ósea o cór­nea­son qui­me­ris­mos­que­se lo­gran pre­pa­ran­do a los pa­cien­tes pa­ra que acep­ten los te­ji­dos pro­ve­nien­tes de otras per­so­nas (ca­si siempre de ca­dá­ve­res) y pa­ra que no ocu­rran re­cha­zos. Esos tras­plan­tes son los “mi­la­gros” y el or­gu­llo de la ci­ru­gía.

Aun así, las co­sas se com­pli­can. En un ex­pe­ri­men­to he­cho en el Ins­ti­tu­to Salk, de los Es­ta­dos Uni­dos, se in­jer­ta­ron cé­lu­las hu­ma­nas a em­brio­nes de cer­do. Pos­te­rior­men­te, es­tos em­brio­nes qui­mé­ri­cos se im­plan­ta­ron en hem­bras de cer­do dis­pues­tas pa­ra ges­tar. Los em­brio­nes se de­ja­ron desa­rro­llar has­ta el pri­mer tri­mes­tre de la pre­ñez an­tes de ser re­ti­ra­dos.

“Es­te tiem­po fue lo su­fi­cien­te­men­te lar­go pa­ra com­pren­der có­mo las cé­lu­las hu­ma­nas y las de cer­do se­mez­clan des­de el prin­ci­pio, sin plan­tear preo­cu­pa­cio­nes éti­cas so­bre los ani­ma­les qui­mé­ri­cos ma­du­ros”, di­jo Iz­pi­sua Bel­mon­te, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal.

La jus­ti­fi­ca­ción pa­ra la fa­bri­ca­ción de esas qui­me­ras cer­dohom­bre es alla­nar el ca­mino pa­ra la pro­duc­ción de ór­ga­nos hu­ma­nos, con el fin de usar­los en tras­plan­tes que sean más com­pa­ti­bles o pa­ra po­der pro­bar nue­vos me­di­ca­men­tos.

To­do es­to no es tri­vial. Los ex­pe­ri­men­tos he­chos con dos es­pe­cies di­fe­ren­tes de ani­ma­les han mos­tra­do que las qui­me­ras re­sul­tan­tes po­seen ce­re­bros con neu­ro­nas de am­bas es­pe­cies y con­duc­tas hí­bri­das. Por tan­to, po­dría su­ce­der lo mis­mo en las qui­me­ras de hu­ma­nos y cer­dos; es de­cir, las cé­lu­las hu­ma­nas for­ma­rían par­te del ce­re­bro del cer­do con re­sul­ta­dos po­co pre­de­ci­bles, co­mo los del doc­tor Mo­reau: “Pien­so que el cer­do-hie­na es­tu­vo im­pli­ca­do en el ase­si­na­to del co­ne­jo...”.

En sí mis­ma, la exis­ten­cia de qui­me­ras no es un pro­ble­ma cien­tí­fi­co. La cien­cia se li­mi­ta a ex­pli­car el fe­nó­meno y en­ten­der­lo des­de una pers­pec­ti­va bio­ló­gi­ca y evo­lu­ti­va. Son las per­so­nas quie­nes, de acuer­do a sus creen­cias, de­ben de­ci­dir so­bre las im­pli­ca­cio­nes de es­tos even­tos, los cua­les con­fron­tan a las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas con nue­vos e ines­pe­ra­dos pa­ra­dig­mas.

¿Qué es me­jor: res­guar­dar­se de las vi­ci­si­tu­des del co­no­ci­mien­to me­dian­te el os­cu­ran­tis­mo, o en­fren­tar­se a la ver­dad y pro­cu­rar coha­bi­tar con ella ra­cio­nal­men­te?

DOMINICK PROESTAKIS

El qui­me­ris­mo es evi­den­te du­ran­te la re­pro­duc­ción se­xual y la ges­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.