La len­ta caí­da de la cla­se me­dia

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Librero - LUIS MO­RA cae­[email protected]

Pro­vo­ca­dor e irre­ve­ren­te. Esos son qui­zás los dos pri­me­ros ad­je­ti­vos que vie­nen a la men­te pa­ra ca­rac­te­ri­zar Días de pro­le­ta

ri­za­ción, el más re­cien­te li­bro de Fabián Co­to Cha­ves. Des­pués de El país de las cer­te­zas, don­de Co­to ex­plo­ra­ba una es­pe­cie de re­no­va­ción es­té­ti­ca de la mon­ta­ña, en­tre re­cuer­dos in­fan­ti­les, me­mo­rias fa­mi­lia­res y jor­na­das de sen­de­ros y ca­za, es­te nue­vo li­bro pre­sen­ta una con­fi­gu­ra­ción atre­vi­da y di­fe­ren­te.

El tex­to em­pie­za por el fi­nal: “fin de mes” es el pun­to de arran­que, la es­ca­sez­co­mo­na­ci­mien­to de la es­cri­tu­ra. La len­ta caí­da de la cla­se me­dia, an­tes pro­pie­ta­ria, y aho­ra se­du­ci­da por la bur­bu­ja cre­di­ti­cia es el hi­lo que con­du­ce to­do el li­bro. A par­tir de un tí­tu­lo equí­vo­co, Fabián Co­to jue­ga con la reivin­di­ca­ción de cla­se, sin caer nun­ca en el pan­fle­to, siem­pre ar­ti­cu­lan­do al­go más allá del hu­mor de fa­cha­da. Un hu­mor que es fi­noy cul­to, del cual yaha­bía­mos te­ni­do va­rias prue­bas en sus co­lum­nas de la re­vis­ta Pa­qui­der­mo, así co­mo en Lar­go adiós sin

car­ta, su li­bro de poe­sía. Las es­ce­nas co­ti­dia­nas de la vi­da la­bo­ral son la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra el aban­dono a la me- mo­ria. Un jue­go re­cu­rren­te de pa­sa­do con pre­sen­te que, sin em­bar­go, ha­ce aún más os­cu­ro el fu­tu­ro. Ese pa­sa­do es abier­ta­men­te jo­ven y des­preo­cu­pa­do, ri­di­cu­li­za in­clu­so el efec­to per­ver­so y cli­ché del bon vieux tem

ps. Pe­ro su con­fron­ta­ción con el “aho­ra”, más que pro­vo­car nos­tal­gia, nos em­pu­ja ha­cia la ri­sa.

Co­to Cha­ves tra­ba­ja va­rios ar­que­ti­pos de lo po­pu­lar, co­mo el clá­si­co “co­me hue­vos” o la co­mi­da re­ca­len­ta­da en tup­per, pe­ro es­tas ac­cio­nes se con­vier­ten acá en cen­tro de un ac­to de re­bel­día con­tra la mer­can­ti­li­za­ción de la co­mi­da, con­tra las

trat­to­rias y los loun­ges que po­lu­lan en el sue­ño es­ca­zu­ce­ño.

La bur­la es­tá bien ela­bo­ra­da y afi­la­da en la crí­ti­ca de esas sub­es­pe­cies de la glo­ba­li­za­ción: el trein­ta­ñe­ro, adic­to al cross­fit, con ca­sa en Gua­na­cas­te, va­ca­cio­nes en Tai­lan­dia y un je­fe en Sin­ga­pur, o el jo­ven­bi­lin­güe, con po­si­bi­li­da­des de ca­rre­ra y sus sue­ños de un loft con vis­ta a los ce­rros. Los mis­mos ce­rros que son un com­po­nen­te esen­cial en la ar­qui­tec­tu­ra del tex­to.

Sim­bó­li­ca geo­gra­fía

Es en el es­pa­cio geo­grá­fi­co que se ins­cri­be el cam­bio so­cial de un país, que es hoy ca­da vez más ri­co y ca­da vez más de­sigual. Los pun­tos car­di­na­les to­man en­ton­ces una se­rie­dad in­sos­pe­cha­da. El “oes­te” con su

sun belty la pro­me­sa de un fu­tu­ro a lo Mia­mi o a lo Kar­das­hian, resulta pues un in­jer­to de la uto­pía ca­pi­ta­lis­ta en un te­rri­to­rio, cu­ya me­mo­ria es­tá aún po­bla­da de va­cas y ga­lli­ne­ros.

Las trans­for­ma­cio­nes de di­cho pai­sa­je ad­quie­ren, en el tex­to de Co­to Cha­ves, una con­no­ta- ción crí­ti­ca, tras la apa­ren­te fa­ci­li­dad del chis­te.

Aun­que los días se su­ce­den, no co­rres­pon­den a un or­den cro­no­ló­gi­co, sino que re­fie­ren a mo­men­tos par­ti­cu­la­res, cu­ya im­por­tan­cia re­si­de en los de­ta­lles, co­mo en ese len­to ca­mi­nar de un hom­bre con sal­ve­que –¿un mi­gran­te?– que atra­vie­sa un po­tre­ro en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Em­po­bre­ci­mien­to cre­cien­te

Tal y co­mo lo di­ría Di­di-Hu­ber­man, se tra­ta de una “cons­truc­ción re­mi­nis­cen­te” que no evo­ca el acon­te­ci­mien­to pu­ro, im­po­si­ble de res­ti­tuir, sino una ilu­mi­na­ción fu­gaz que se ar­ti­cu­la en re­la­to li­te­ra­rio. A par­tir de esos pe­da­zos de vi­da, de contactos oca­sio­na­les, el na­rra­dor va la­bran­do la co­ti­dia­ni­dad de la pre­ca­ri­za­ción re­la­ti­va. Es de­cir, un em­po­bre­ci­mien­to cu­yo re­fle­jo opues­to es la abun­dan­cia kitch del oes­te del Va­lle Cen­tral.

Son los re­la­tos de las tra­yec­to­rias pa­ra­le­las en la “ave­ni­da del éxi­to”, co­mo ese guindo que co­rre al nor­te de la a la ru­ta 27 y se­pa­ra el sur de Pa­vas con Gua­chi­pe­lín, en una es­pe­cie de fon­do con ba­su­ra y agua, me­tá­fo­ra del cru­ce im­po­si­ble en­tre am­bos caminos. Es ahí tam­bién don­de sub­sis­ten otras his­to­rias, mar­gi­na­les, de las cua­les so­lo te­ne­mos re­ta­zos. Co­mo por ejem­plo, la de esa tra­ba­ja­do­ra nicaragüense sin di­ne­ro pa­ra en­te­rrar a su ma­dre, o la de Gil­ber­to quien per­dió su pues­to de ge­ren­te y aho­ra se de­di­ca a lim­piar me­sas, co­mo un em­plea­do más.

La cul­tu­ra del na­rra­dor, ver­sa­da en re­fe­ren­cias li­te­ra­rias y mu­si­ca­les, pa­re­ce ser una mu­ra­lla fren­te al va­cío asép­ti­co, in­sí­pi­do de es­ta ge­ne­ra­ción triun­fa­do­ra. La es­cri­tu­ra va crean­do una se­rie de es­tam­pas, mez­cla­das­con­sen­ten­cias que­ri­man­la na­rra­ción y le otor­gan una fuer­za es­pe­cial: “Za­pa­tos mo­ja­dos, pe­rros echa­dos y pá­ja­ros mus­tios que ha­cen aco­pio de sus fuer­zas pa­ra emi­tir un trino, a des­pe­cho del frío.”

Si bien una par­te del re­la­to se de­di­ca a la gen­te, a la ob­ser­va­ción de esas per­so­nas que con­for­man la fau­na de Pla­za Ro­ble y al­re­de­do­res, la se­gun­da par­te del li­bro pre­sen­ta otra ver­tien­te. Son los “úl­ti­mos días” de pro­le­ta­ri­za­ción. In­clu­so, po­dría­mos cues­tio­nar­nos que di­cho tí­tu­lo co­bi­je bien lo que allí su­ce­de.

En efec­to, la na­rra­ción da un gi­ro y se en­fo­ca en cues­tio­nes de ín­do­le fi­lo­só­fi­ca que acom­pa­ñan­la con­cien­cia del es­pa­cioen que se vi­ve, de la tem­po­ra­li­dad que flu­ye y de la gra­ti­tud, ex­pre­sa­da co­mo el eco al fi­nal de una lla­ma­da. El hu­mor se de­ja de la­do pa­ra de­jar­nos per­ci­bir otra fa­ce­ta en la es­cri­tu­ra de Fabián Co­to. Es un mo­men­to cor­to del li­bro, que nos ha­ce desear, sin du­da, una vo­lun­tad más fir­me del au­tor pa­ra aden­trar­se en esas aguas y ex­plo­rar con esa mi­ra­da es­té­ti­ca otros días y otros tiem­pos.

El au­tor pre­sen­ta un tra­ba­jo que re­tra­ta las his­to­rias de 23 per­so­nas de los can­to­nes de la Zona de Los San­tos y la Re­gión Brun­ca.

La edi­ción es­tu­vo a car­go del poe­ta y escritor Gui­ller­mo Fernández, quien de­ta­lla que el li­bro es un re­cuen­to de tes­ti­mo­nios so­bre cos­ta­rri­cen­ses que han lu­cha­do pa­ra cons­truir caminos, pue­blos y for­mar fa­mi­lias con pro­me­sas y en­se­ñan­zas de va­lo­res y dis­ci­pli­nas reales.

Es una guía prác­ti­ca pa­ra la co­rrec­ción de erro­res fre­cuen­tes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La au­to­ra es pro­fe­so­ra de español, li­cen­cia­da en Fi­lo­lo­gía y Le­tras, pro­fe­so­ra de len­gua y li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la; con ba­se en su co­no­ci­mien­to, ella reali­zó es­te manual. De acuer­do con el li­bro, los co­mu­ni­ca­do­res in­ci­den en la for­ma­ción del pú­bli­co; sin em­bar­go, hay mu­chos erro­res o lec­cio­nes erró­neas que se de­ben de co­rre­gir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.