LA HIS­TO­RIA DEL TEA­TRO EN LA UCR

El li­bro El tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (1950-2012) vi­si­bi­li­za el pa­pel ac­ti­vo que ju­gó la po­lí­ti­ca tea­tral del cen­tro de es­tu­dios su­pe­rio­res des­de fi­na­les de la dé­ca­da de 1940

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

El­teat ro­de­la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (1950-2012) de Pa­tri­cia Fu­me­ro cons­ti­tu­ye un in­tere­san­te apor­te a la in­ves­ti­ga­ción so­bre el mo­vi­mien­to es­cé­ni­co en el país y su in­ter­ac­ción con las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les pú­bli­cas.

El aná­li­sis va mu­cho más allá de lo que su título in­di­ca al do­cu­men­tar e in­ter­pre­tar la in­ter­ven­ción del tea­tro es­tu­dian­til –al prin­ci­pio afi­cio­na­do– y uni­ver­si­ta­rio pro­fe­sio­nal en el sur­gi­mien­to de una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas pa­ra­dig­má­ti­cas de Cos­ta Ri­ca.

Des­de sus ini­cios co­mo historiadora, Fu­me­ro se ha des­ta­ca­do por su con­tri­bu­ción a la de­fi­ni­ción del cam­po tea­tral den­tro de las prác­ti­cas ar­tís­ti­co-cul­tu­ra­les, gra­cias a sus li­bros an­te­rio­res Tea­tro, pú­bli­co y es­ta­do en San Jo­sé, 1880-1914: una apro­xi­ma­ción des­de la his­to­ria so­cial (1996) y Dra­ma con­tem­po­rá­neo cos­ta­rri­cen­se, 1980-2000 (en co­la­bo­ra­ción con Ca­rolyn Bell, 2000), así co­mo por nu­me­ro­sos ar­tícu­los so­bre la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR) y sus po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les, la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro (CNT) y la li­te­ra­tu­ra dra­má­ti­ca.

Reaco­mo­dan­do la his­to­ria

Su nue­vo vo­lu­men di­lu­ci­da un pe­rio­do po­co co­no­ci­do y me­nos es­tu­dia­do de lo que po­dría­mos lla­mar la prehis­to­ria del tea­tro mo­derno en Cos­ta Ri­ca –prehis­to­ria en tan­to el con­cep­to ha si­do con­fi­gu­ra­do a par­tir de la de­fi­ni­ción de tea­tro pro­fe­sio­nal y de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral que se lle­vó a ca­bo du­ran­te el pe­rio­do so­cial­de­mó­cra­ta– y cu­ya for­mu­la­ción re­plan­tea el de­ba­te so­bre el ini­cio de es­te mo­vi­mien­to.

Si­guien­do al so­ció­lo­go Pie­rre Bour­dieu, el cam­po so­cial del tea­tro, co­mo otros de la prác­ti­ca ar­tís­ti­co-cul­tu­ral, es un es­pa­cio de con­flic­to y de lu­cha en­tre dis­tin­tos agen­tes y es­truc­tu­ras de po­der que pug­nan por es­ta­ble­cer una ver­dad por en­ci­ma de las otras, de mo­do que ad­quie­ra le­gi­ti­mi­dad so­cial.

En es­te ca­so, el hi­to fun­da­cio­nal a me­nu­do ha si­do atri­bui­do a la crea­ción de la CNT, en 1971, y a la lle­ga­da de ac­to­res, di­rec­to­res, es­ce­nó­gra­fos y com­po­si­to­res exi­lia­dos de Su­ra­mé­ri­ca du­ran­te la mis­ma dé­ca­da.

Den­tro de es­ta ver­sión ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, el an­te­ce­den­te más im­por­tan­te a la etapa de de­sa­rro­llo –la crea­ción de una com­pa­ñía pro­fe­sio­nal– ven­dría a ser el gru­po Ar­le­quín, cu­ya ac­ti­vi­dad for­mal se ini­ció en 1955 y cu­yos prin­ci­pa­les in­te­gran­tes –en ese en­ton­ces, el fu­tu­ro vi­ce­mi­nis­tro Gui­do Sáenz, en­tre ellos– for­ma­ron par­te ac­ti­va en la ges­tión cul­tu­ral del Par­ti­do Li­be­ra­ción Na­cio­nal (1970-1978).

Fu­me­ro no des­mien­te del to­do es­te mar­co so­cio­cul­tu­ral ya es­ta­ble­ci­do, pe­ro, si se quie­re, in­vier­te el or­den de los fac­to­res –las cau­sas y las con­se­cuen­cias– y vi­si­bi­li­za el pa­pel ac­ti­vo que ju­gó la po­lí­ti­ca tea­tral de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca des­de fi­na­les de la dé­ca­da de 1940, la cual se in­ten­si­fi­có ba­jo el li­de­raz­go de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos so­cial­de­mó­cra­tas –Ro­dri­go Fa­cio, Car­los Monge Al­fa­ro e Isaac Fe­li­pe Azo­fei­fa– y que vie­ron en la ar­ti­cu­la­ción edu­ca­ción/cul­tu­ra/de­sa­rro­llo la ba­se de la Cos­ta Ri­ca de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX.

Sus­ten­ta la hi­pó­te­sis de que con an­te­rio­ri­dad a la crea­ción del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Ju­ven­tud y De­por­tes (MCJD), en 1971, la UCR “asu­mió la rec­to­ría de la cul­tu­ra, al me­nos en el Va­lle Cen­tral, al ins­ti­tu­cio­na­li­zar di­ver­sas ini­cia­ti­vas ten­dien­tes a re­or­ga­ni­zar y re­plan­tear la 'cul­tu­ra' na­cio­nal y de­jó cla­ro cuál era la vi­sión que sus ideó­lo­gos te­nían de la mis­ma”.

De­ci­di­do em­pu­je

La ta­rea de la UCR co­mo ar­tí­fi­ce del in­ci­pien­te mo­vi­mien­to es­cé­ni­co se ini­ció cuan­do el pro­fe­sor y hu­ma­nis­ta Abe­lar­do Bo­ni­lla fun­dó el pri­mer gru­po de tea­tro afi­cio­na­do en la Es­cue­la de Fi­lo­so­fía, en 1948, y se in­cre­men­ta­ría de for­ma cons­tan­te en las dos dé­ca­das si­guien­tes con la crea­ción del Tea­tro Uni­ver­si­ta­rio (1950), la cá­te­dra de Ar­tes Dra­má­ti­cas (1954) y la aper­tu­ra de la Es­cue­la de Ar­tes Dra­má­ti­cas (EAD) en 1968.

El eje de es­te em­pu­je de­ci­di­do fue Ro­dri­go Fa­cio: “…mien­tras… di­ri­gió la UCR, la cul­tu­ra fue un ele­men­to im­por­tan­te pa­ra pro­mo­cio­nar el cam­bio ne­ce­sa­rio, cu­yo ob­je­ti­vo era lo­grar un ma­yor de­sa­rro­llo ba­sa­do en la cien­cia y la tec­no­lo­gía, no obs­tan­te an­cla­do en el hu­ma­nis­mo”.

El Tea­tro Uni­ver­si­ta­rio (TU), se­gún de­ta­lla, “se mo­de­ló, a par- tir de la idea que tu­vie­ra el rec­tor Ro­dri­go Fa­cio co­mo un lu­gar en el cual los es­tu­dian­tes pu­die­ran aprehen­der, in­ves­ti­gar y de­vol­ver cul­tu­ra a la co­mu­ni­dad cos­ta­rri­cen­se”.

El tea­tro, la Ra­dio Uni­ver­si­ta­ria (1949), un gru­po de “ba­llet y dan­za” –que no lle­ga­ría a con­ver­tir­se en reali­dad has­ta 27 años des­pués por me­dio de Dan­za Uni­ver­si­ta­ria– y la Es­cue­la de Es­tu­dios Ge­ne­ra­les (EGG), crea­da en 1957, po­si­bi­li­ta­ron que el pen­sa­mien­to tec­no­crá­ti­co desa­rro­llis­ta pu­die­ra im­buir­se de la tradición hu­ma­nis­ta, que tam­bién re­pre­sen­ta­ban pres­ti­gio­sos li­be­ra­les co­mo Bo­ni­lla y En­ri­que Ma­ca­ya Lah­mann, for­ja­do­res de la EEG.

Ba­jo el im­pul­so de Fa­cio, el TU na­ció de un pro­yec­to del poe­ta Al­fre­do San­cho Co­lom­ba­ri, aun­que la pri­me­ra dé­ca­da de la ins­ti­tu­ción se ca­rac­te­ri­zó por la ines­ta­bi­li­dad, dis­cre­pan­cias con el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio y fal­ta de pre­su­pues­to.

San­cho, quien ha­bía es­tu­dia­do tea­tro en México, ocu­pó el car­go de di­rec­tor ad ho­no­rem en­tre 1951 y 1952, en con­di­cio­nes ad­ver­sas, y lue­go re­nun­ció.

El se­gun­do di­rec­tor fue el pin­tor ita­liano Lu­cio Ra­nuc­ci y su pa­so por la na­cien­te agru­pa­ción, en­tre 1953 y 1956, fue de­ter­mi­nan­te aun cuan­do tam­bién se hi­cie­ron pa­ten­tes las nu­me­ro­sas con­tra­dic­cio­nes que en­fren­ta­ría el TU a lo lar­go de su his­to­ria.

Esos con­flic­tos, que Fu­me­ro enu­me­ra y exa­mi­na con cui­da­do, emer­gen so­bre to­do de dos fren­tes: por un la­do, las di­fi­cul­ta­des de la UCR pa­ra fi­nan­ciar de for­ma efi­cien­te y sos­te­ni­ble la com­pa­ñía tea­tral; y por el otro, el de­ba­te en­tre las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de en­ten­der el fe­nó­meno tea­tral y las fun­cio­nes que de­bía cum­plir en la aca­de­mia, unas re­du­ci­das al queha­cer uni­ver­si­ta­rio (en­se­ñan­za, apren­di­za­je e in­ves­ti­ga­ción y me­dio de ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria y co­mu­ni­ta­ria), y otras que res­pon­die­ran a la pro­fe­sio­na­li­za­ción del cam­po tea­tral en la dé­ca­da de 1970.

Con­flic­tos fér­ti­les

Des­de el ori­gen del TU y has­ta 1987, cuan­do la EAD afron­tó una se­ria cri­sis, se pro­du­jo un en­fren­ta­mien­to en­tre quie­nes de­fen­dían una vi­sión de tea­tro pro­fe­sio­nal con ac­to­res ya for­ma­dos y quie­nes ar­gu­men­ta­ban que el tea­tro de la UCR de­bía res­pon­der a las ne­ce­si­da­des es­tu­dian­ti­les.

En me­dio del con­flic­to de ese año, en­tre es­tu­dian­tes, do­cen­tes fun­da­do­res de la EAD y au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, Fu­me­ro ilus­tra es­ta ten­sión al ci­tar la opi­nión de los alum­nos que de­nun­cian re­ci­bir “pa­pe­les de re­lleno” mien­tras los ac­to­res con­sa­gra­dos con­si­guen “los me­jo­res pa­pe­les”.

Es­te des­con­ten­to se ma­ni­fies­ta ya des­de la pri­me­ra dé­ca­da del TU y Ra­nuc­ci in­ten­ta re­vol­ver­lo pro­po­nien­do un gru­po afi­cio­na­do y otro pro­fe­sio­nal. Aun­que la pro­pues­ta no se lle­va a ca­bo, la UCR abrió en 1955 el tea­tro de cá­ma­ra El Ar­le­quín, a ins­tan­cias del di­rec­tor ita­liano.

Tras la sa­li­da de Lu­cio Ra­nuc­ci, la sa­la fue re­to­ma­da por un gru­po de jó­ve­nes ac­to­res y di­rec­to­res li­de­ra­do por Lenin Ga­rri­do y Jean Mou­laert, quie­nes asu­men el nom­bre de gru­po Ar­le­quín y desa­rro­lla­rán una ac­ti­vi­dad per­ma­nen­te has­ta la crea­ción de la CNT.

El sur­gi­mien­to del Ar­le­quín, así co­mo los an­te­ce­den­tes ins­ti­tu­cio­na­les que lo ha­cen reali­dad

–las ini­cia­ti­vas de Fa­cio, San­cho y Ra­nuc­ci, ge­ne­ral­men­te ol­vi­da­das del de­ve­nir tea­tral–, per­mi­ten re­va­lo­ri­zar la im­por­tan­cia del tea­tro es­tu­dian­til y uni­ver­si­ta­rio en el mo­vi­mien­to es­cé­ni­co.

Es­to coin­ci­de con al­gu­nos tes­ti­mo­nios de ac­to­res re­le­van­tes de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral, tal y co­mo ex­pre­sa el dra­ma­tur­go y pri­mer mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Al­ber­to Ca­ñas, en las me­mo­rias 80 años no es­na­da( 2006). Es­ta na­rra­ti­va di­fie­re de la de Gui­do Sáenz –ex­vi­ce­mi­nis­tro y mi­nis­tro de Cul­tu­ra en dos oca­sio­nes, e in­te­gran­te del Ar­le­quín–, quien en sus pro­pias me­mo­rias in­di­ca: “La reaper­tu­ra de ‘El Ar­le­quín’ con el es­treno del pro­gra­ma Tar­dieu , di­ri­gi­do por Mou­laert, se lle­vó a ca­bo la no­che del 5 de ju­nio de 1956. Es­ta es la ba­se so­bre la cual se pro­du­ci­ría, en lo su­ce­si­vo, un mo­vi­mien­to tea­tral tan só­li­do que cul­mi­na­ría con la crea­ción, quin­ce años des­pués, de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro, en 1971. Y es que to­do se hi­zo bien” (2017: p. 115)

El pa­pel cam­bió

El in­vo­lu­cra­mien­to de la UCR en la de­fi­ni­ción de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral na­cio­nal dis­mi­nu­ye con la “cre­cien­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se y la to­ma de de­ci­sio­nes en di­ver­sos cam­pos sien­do uno de ellos la cul­tu­ra.

El cam­bio se pro­du­jo al se­pa­rar­se laUCR de­la crea­ción de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les pú­bli­cas en la dé­ca­da de 1960, de tal for­ma que los go­bier­nos res­pec­ti­vos em­pe­za­ran a crear po­lí­ti­cas y a cons­truir y con­so­li­dar instituciones cul­tu­ra­les des­de el Es­ta­do”.

En 1973, el TU pa­só a for­mar par­te de la Vi­ce­rrec­to­ría de Ac­ción So­cial (VAS) y du­ran­te es­ta dé­ca­da y la si­guien­te ex­pe­ri­men­tó se­rias li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. En 1977, la vi­ce­rrec­to­ra Ma­ría Eu­ge­nia Boz­zo­li de­fi­nió a la ins­ti­tu­ción co­mo un ór­gano de ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria, ex­pe­ri­men­tal y pro­fe­sio­nal, cu­ya “fi­na­li­dad pri­mor­dial no es­tá orien­ta­da ha­cia fi­nes co­mer­cia­les” sino a “ta­reas prác­ti­cas de en­se­ñan­za, apren­di­za­je e in­ves­ti­ga­ción tea­tral”.

Pa­ra re­sol­ver las con­tra­dic­cio­nes in­he­ren­tes a es­ta po­li­fun­cio­na­li­dad –ya es­bo­za­da por Fa­cio 20 años an­tes–, Boz­zo­li pro­pu­so la crea­ción de una com­pa­ñía pro­fe­sio­nal de tea­tro uni­ver­si­ta­rio con un elen­co es­ta­ble. La cri­sis eco­nó­mi­ca, que emer­ge po­co des­pués, y el vi­ra­je de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral es­ta­tal y uni­ver­si­ta­ria ha­cen que la ini­cia­ti­va sea in­via­ble o al me­nos in­cos­tea­ble.

El ci­clo sís­mi­co de 1990-1991 y sus con­se­cuen­cias so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra uni­ver­si­ta­ria y otras prio­ri­da­des pos­ter­ga­ron tam­bién la rea­li­za­ción de obras ar­qui­tec­tó­ni­cas pa­ra la crea­ción tea­tral.

El es­ce­na­rio del TU y otras edi­fi­ca­cio­nes tar­da­ron 25 años en con­cre­tar­se, to­do lo cual le per­mi­te a Fu­me­ro sos­te­ner que el de­sa­rro­llo del fe­nó­meno tea­tral en la UCR se vio fuer­te­men­te cons­tre­ñi­do por de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, pre­su­pues­ta­rias y ad­mi­nis­tra­ti­vas.

En 1989, el TU se tras­la­dó a la EAD al ar­gu­men­tar­se, en pa­la­bras de la vi­ce­rrec­to­ra de Do­cen­cia Ja­ni­na del Vec­chio, que no en­con­tra­ba “ra­zo­nes vá­li­das pa­ra que se man­ten­ga esa di­vi­sión. El Tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca de­be­ría ser uno so­lo que in­te­gral­men­te cum­pla las tres fun­cio­nes aca­dé­mi­cas: do­cen­cia, in­ves­ti­ga­ción y ex­ten­sión”. El tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (1950-2012) plan­tea un pa­no­ra­ma del mo­vi­mien­to es­cé­ni­co na­cio­nal que abar­ca tan­to el de­sa­rro­llo de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral uni­ver­si­ta­ria co­mo, en un se­gun­do plano, las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1980 so­bre su pre­ca­ria con­so­li­da­ción, el cam­bio en los pa­tro­nes de so­cia­bi­li­dad y de en­tre­te­ni­mien­to, la de­ten­ta­ción del ca­pi­tal sim­bó­li­co por par­te de gru­pos de po­der en los es­pa­cios en con­flic­to y el vi­ra­je ha­cia otra con­cep­ción de cul­tu­ra en el país y en su ins­ti­tu­cio­na­li­dad –que per­mi­tió el aban­dono del tea­tro de crí­ti­ca so­cial y el sur­gi­mien­to de la co­me­dia li­ge­ra–.

Fu­me­ro exa­mi­na con sol­ven­cia una gran can­ti­dad de fuen­tes pri­ma­rias has­ta aho­ra inac­ce­si­bles, ac­tas del Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio, rec­to­ría y vi­ce­rrec­to­rías de Do­cen­cia y Ac­ción So­cial y uni­da­des aca­dé­mi­cas (es­cue­las), co­rres­pon­den­cia in­ter­na de la UCR, in­for­mes­de co­mi­sio­nes es­pe­cia­les, do­cu­men­ta­ción del TU, pro­gra­mas de mano, re­gla­men­tos, le­yes y de­cre­tos so­bre po­lí­ti­ca cul­tu­ral, así co­mo ar­tícu­los en pe­rió­di­cos y re­vis­tas, tan­to ins­ti­tu­cio­na­les co­mo de cir­cu­la­ción ge­ne­ral, y en­tre­vis­tas, pa­ra ofre­cer un pa­no­ra­ma ex­haus­ti­vo de la vas­ta ac­ti­vi­dad tea­tral en la aca­de­mia, du­ran­te más de 60 años.

FO­TO­TE­CA DE LA ES­CUE­LA DE AR­TES DRA­MÁ­TI­CAS DE LA UCR.

Jean Pie­rre Mar­tén y Roberto Ze­le­dón tra­ba­ja­ron en Las bi­ci­cle­tas son pa

ra el ve­rano, de Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez, en el 2000.

FO­TO­TE­CA DE LA ES­CUE­LA DE AR­TES DRA­MÁ­TI­CAS DE LA UCR.

El mon­ta­je Las crea­das, ba­jo la di­rec­ción de Lui­sa Pé­rez, se pre­sen­tó en el 2007.

FO­TO­TE­CA DE LA ES­CUE­LA DE AR­TES DRA­MÁ­TI­CAS DE LA UCR.

Ana Ma­ría Barrionuevo y Ma­riano Gon­zá­lez en OK, con di­rec­ción de Luis Car­los Vás­quez, en 1980.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.