Dos vo­ces poé­ti­cas de Is­rael: Shi­mon Adaf y Anat Ze­cha­ria.

Shi­mon Adaf y Anat Ze­cha­ria vi­si­ta­ron Cos­ta Ri­ca pa­ra com­par­tir su li­te­ra­tu­ra, rompe­dora en la tradición de su pa­tria

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Su­mer­gir­se en una len­guaa­je­na pue­de re­ve­lar ma­ti­ces de la pro­pia si uno tie­ne el oí­do en­tre­na­do. Si hay al­guien pre­pa­ra­do pa­ra ello, cla­ro, es un poe­ta, y a su­mer­gir­se en el es­pa­ñol de Ni­ca­ra­gua y de Cos­ta Ri­ca vi­nie­ron dos de Is­rael: Shi­mon Adaf y Anat Ze­cha­ria. Es­cu­cha­ron. Sin­tie­ron.

Ha­ce unas se­ma­nas, in­vi­ta­dos por la Em­ba­ja­da de Is­rael –con mo­ti­vo de los 70 años de la fun­da­ción de su Es­ta­do–, par­ti­ci­pa­ron de­lFes­ti­val In­ter­na­cio­nal dePoe­sía de Gra­na­da y, lue­go, en Cos­ta Ri­ca, en una gi­ra por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, el Mu­seo Re­gio­nal de San Ramón y otros es­pa­cios.

Fue en Alajuela, en la tie­rra de poe­tas, que una mu­jer se acer­có a Ze­cha­ria y le di­jo “que la per­cep­ción de la se­xua­li­dad en su poe­ma era muy pu­ra y di­fe­ren­te de la ma­ne­ra que es­te te­ma se per­ci­be aquí en Cos­ta Ri­ca”. Quie­nes no en­ten­die­ron to­das las me­tá­fo­ras, re­por­tó Ze­cha­ria, di­je­ron que re­sol­vie­ron acer­car­se a sus ver­sos me­dian­te la emo­ción. Ca­da len­gua tie­ne su mú­si­ca, y na­die es sor­do a sus in­fle­xio­nes y dra­mas.

Po­co an­tes de re­gre­sar a Is­rael, Adaf y Ze­cha­ria con­ver­sa­ron con Án­co­ra so­bre los orí­ge­nes de sus ca­rre­ras poé­ti­cas, la mú­si­ca que en­con­tra­ron en su he­breo y las tram­pas de la tra­duc­ción. La con­ver­sa­ción, a su vez, fue tra­du­ci­da, pe­ro en in­glés. Tres mú­si­cas al uní­sono.

Emo­ción e his­to­ria

“Siem­pre es una sor­pre­sa dar­se cuen­ta de que al­guien real­men­te te pue­de en­ten­der aun­que no com­par­tan el idio­ma”, co­men­ta Anat Ze­cha­ria (Tel Aviv, 1974), poe­ta, fo­tó­gra­fa y crí­ti­ca de dan­za.

Gra­na­da, pa­ra am­bos poe­tas, fue im­pre­sio­nan­te por la can­ti­dad de gen­te, pe­ro tam­bién por la cen­tra­li­dad de su ofi­cio. “Cuan­do vi­ves en Is­rael y hay tan­tos asun­tos a tu al­re­de­dor –el pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad, de la eco­no­mía, de lo so­cial– te em­pie­zas a pre­gun­tar por el lu­gar de la poe­sía en el mun­do, cuál es es su po­der (si tie­ne), si pue­de cam­biar al­go”, di­ce Shi­mon Adaf (Sde­rot, 1972).

“Ves a mu­chos poe­tas, cla­ro, pe­ro tien­den a re­unir­se jun­tos y dar­se im­por­tan­cia en­tre sí. Pa­ra mí, la ex­pe­rien­cia en Ni­ca­ra­gua fue ca­si opues­ta por­que en ese am­bien­te la poe­sía se sen­tía co­mo al­go real­men­te esen­cial pa­ra la vi­da. En el fes­ti­val, ha­bía más de 100 poe­tas y, pa­ra ca­da uno, la poe­sía era lo más im­por­tan­te en sus vi­das”, ex­pli­ca.

Pa­ra él, a su mo­do, el len­gua­je ha te­ni­do un pa­pel trans­for­ma­dor. Hi­jo de pa­dres lle­ga­dos a Is­rael des­de Ma­rrue­cos, de ni­ño era muy en­fer­mi­zo y cre­ció en un am­bien­te muy re­li­gio­so, así que iba a la bi­blio­te­ca pública pa­ra leer tex­tos se­cu­la­res.

“Siem­pre es­tu­ve vi­vien­do en el tex­to, pen­san­do so­bre mí mis­mo a tra­vés del tex­to. La poe­sía, aun­que es­cri­bo mu­cha ficción, es mi in­te­rés prin­ci­pal por­que pa­ra mí es la más pu­ra ex­pre­sión de ex­pe­rien­cia en el len­gua­je. Me gus­ta­ría vi­vir en una cul­tu­ra en la cual la poe­sía fue­ra la for­ma de ar­te más ce­le­bra­da, pe­ro no es así. Me gus­ta­ría creer que la poe­sía pue­de cam­biar al­go, que pue­des es­cri­bir al­go que mue­va a la gen­te, que sal­ga a las ca­lles, pe­ro eso no ha pa­sa­do mu­cho”, la­men­ta.

“Me gus­ta­ría que la poe­sía tu­vie­ra un rol más gran­de en el mun­do, pe­ro al me­nos mi me­ta con ella es in­ves­ti­gar­me a mí mis­mo y la for­ma en la que el mun­do se tra­ta de im­po­ner so­bre sí”, ex­pli­ca Adaf.

“Con­cuer­do con in­te­rro­gar­me”, re­pli­ca Ze­cha­ria. “Al des­cu­brir la poe­sía fue al úni­ca ma­ne­ra de to­car mi exis­ten­cia. Creo que lo que me mo­ti­va es­cri­bir so­bre es­ta épo­ca, es­te lu­gar, Is­rael, yo co­mo mu­jer, co­mo is­rae­lí, co­mo hu­ma­na (...). Afor­tu­na­da­men­te pue­do de­cir lo que quie­ra cuan­do quie­ra y no mu­chas mu­je­res pue­den ha­cer eso”, agre­ga.

Ca­da cual en su re­gis­tro, Adaf y Ze­cha­ria han brin­da­do es­pa­cio en la poe­sía pa­ra vi­das po­co re­pre­sen­ta­das en la li­te­ra­tu­ra he­brea con­tem­po­rá­nea: él, a la co­mu­ni­dad de ori­gen ma­rro­quí en su pue­blo na­tal, al sur; ella, a la ex­pe­rien­cia de la mu­jer, del cuer­po de la mu­jer, en una so­cie­dad hi­per­mo­der­na co­mo la is­rae­lí.

“No me in­tere­sa el se­xo, me in­tere­sa el cuer­po. Ten­go un cuer­po de mu­jer que sa­le al mun­do y ese cuer­po tie­ne cier­tas ex­pe­rien­cias de las cua­les de­seo ha­blar. No es que trai­ga a mi poe­sía to­do lo que en­tien­do de él, sino que trai­go lo que no en­tien­do”, ex­pli­ca Ze­cha­ria.

Ella em­pe­zó sien­do fo­tó­gra­fa, pe­ro su es­tu­dio de la cul­tu­ra he­brea la enamo­ró del len­gua­je. “Creo que la for­ma en la que­mi­ro el­mun­do ex­terno vie­ne de mi ex­pe­rien­cia en la fo­to­gra­fía. No creo que me hu­bie­ra con­ver­ti­do en poe­ta si no hu­bie­ra si­do fo­tó­gra­fa an­tes”, di­ce.

Por su par­te, Adaf que­ría re­cu­pe­rar las vo­ces y ros­tros de una re­gión de Is­rael ra­ra vez in­clui­da en la li­te­ra­tu­ra. “Lo pri­me­ro es dar­le ros­tro y voz a la gen­te que co­no­cía, al si­tio en el que cre­cí, mi fa­mi­lia, ex­pe­rien­cias que no se con­si­de­ra­ban ade­cua­das pa­ra apa­re­cer en poe­mas”, di­ce. “Odia­ba el si­tio don­de cre­cí. Em­pe­cé a es­cri­bir poe­sía cuan­do pu­de es­cri­bir amo­ro­sa­men­te de ese si­tio”.

¿Da eso al­gún sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad con res­pec­to a esa co­mu­ni­dad? “Al prin­ci­pio sen­tía que los es­ta­ba usan­do, no me sen­tía res­pon­sa­ble. Lo hi­ce de jo­ven y cuan­do eres jo­ven tie­nes el pri­vi­le­gio de co­me­ter erro­res. Aho­ra no lo ha­ría, aho­ra sen­ti­ría que ten­go que co­no­cer­los más pa­ra ha­cer al­go así”, con­fie­sa Adaf. En mu­chos otros re­gis­tros bus­ca la com­pren­sión de quie­nes lo ro­dean: es re­co­no­ci­do por su tra­ba­jo en ficción es­pe­cu­la­ti­va y fan­ta­sía tam­bién.

Ze­cha­ria em­pe­zó cuan­do so­lo po­día re­fe­rir­se a sí mis­ma. “No po­día ni si­quie­ra ver ha­cia afue­ra. To­do era­muy nue­vo pa­ra mí. Cuan­do me enamo­ré del he­breo y la poe­sía, so­lo po­día es­cri­bir so­bre mí mis­ma”, di­ce.

“En mi se­gun­do li­bro, eso cam­bió, por­que es­ta­ba tra­tan­do de des­ci­frar có­mo era ser ‘no­so­tros’, cuál era la nue­va ge­ne­ra­ción de Is­rael, el nue­vo ‘no­so­tros’. Así que em­pe­cé a bus­car por ejem­plo cuán­tas ve­ces apa­re­ce la pa­la­bra ‘no­so­tros’ en la Bi­blia, y so­lo eran 88 ve­ces. Tan po­cas…, pen­sé que se­rían más. Mi se­gun­do y ter­cer li­bros ya mi­ran más ha­cia afue­ra, tra­tan­do de en­ten­der el no­so­tros (en una so­cie­dad en la que pri­ma el ‘yo’)”, de­ta­lla la au­to­ra.

De al­gu­na ma­ne­ra, con­fron­tar su pro­pio tra­ba­jo les per­mi­tió re­eva­luar su len­gua­je, en­ten­der­lo de otro mo­do. A no­so­tros, que es­pe­ra­mos más mues­tras de su tra­ba­jo, nos de­jan el eco del he­breo mo­derno, una len­gua que, con su mú­si­ca, ha po­di­do crear un país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.