El he­chi­zo del mar que pin­tó Clau­de De­bussy.

Es­ta no es otra co­sa que una sin­fo­nía dis­fra­za­da; el com­po­si­tor prue­ba que la sin­fo­nía –con­tra su diag­nós­ti­co– es­ta­ba le­jos de ago­tar­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

El mar, siem­pre cam­bian­do, y siem­pre idén­ti­co a sí mis­mo. La mu­ta­ción den­tro de la per­ma­nen­cia. Par­mé­ni­des y He­rá­cli­to que se dan la mano. La ima­gen más cer­ca­na a to­do aque­llo que en la vi­da so­ña­mos o te­me­mos in­fi­ni­to. Lo di­jo Rim­baud: “La eter­ni­dad. Es el mar que ha hui­do con el sol”.

En un co­men­ta­rio más bien an­ti­pá­ti­co, De­bussy de­cla­ró: “El mar de­be­ría es­tar re­ser­va­do pa­ra las si­re­nas y las on­di­nas: a los cuer­pos de­for­mes y adi­po­sos de­be­ría es­tar­les prohibido ba­ñar­se en él” (él tam­po­co era pre­ci­sa­men­te Ado­nis). Fas­ci­nan­te amor El mar­de De­bussy es vir­gen de lo hu­mano. No hay ba­ñis­tas, ni barcos, ni pes­ca­do­res, ni fa­ros… Es el mar tal cual pre­ce­dió el ad­ve­ni­mien­to del ser hu­mano y, qui­zá, tam­bién de la vi­da.

El agua fue ob­je­to de fas­ci­na­ción pa­ra De­bussy y Ra­vel. Del pri­me­ro po­de­mos evo­car: Reflejos so­bre el agua, Si­re­nas, Jar­di­nes ba­jo la llu­via y, por su­pues­to, la obra que aquí nos ocu­pa. Del se­gun­do, Una bar­ca so­bre el océano yJue­gos de agua.

Mo­net, pin­tan­do en su jar­dí­nes­tu­dio de Gi­verny, tam­bién ce­dió al en­can­to de las iri­dis­cen­cias del lí­qui­do ele­men­to, fon­do pic­tó­ri­co in­va­ria­ble de sus Nymp­héas. Co­mo una es­pe­cie de mo­derno Narciso, Mo­net pin­ta­ba el re­fle­jo de su pro­pia per­so­na pin­tan­do, re­fle­ja­do en el agua.

El amor de De­bussy por el­mar al­can­za­ba ca­si el ni­vel de un cul­to pri­va­do, de una for­ma de pan­teís­mo, y pa­ra ser más es­pe­cí­fi­cos, de ani­mis­mo; es­to es, el pen­sa­mien­to má­gi­co se­gún el cual los ob­je­tos de la na­tu­ra­le­za (plan­tas, pie­dras, ríos, vien­to) es­ta­rían ani­ma­dos por un al­ma la­ten­te y, re­pre­sen­ta­rían, por así de­cir­lo, for­mas de in­te­li­gen­cia y de sen­si­bi­li­dad equi­pa­ra­bles a las hu­ma­nas.

Cha­let con gran vis­ta

Des­pués de Cla­ro de lu­na, El mar: tres bo­ce­tos sin­fó­ni­cos es la obra con la que el nom­bre de De­bussy se aso­cia in­me­dia­ta­men­te en el cri­te­rio de la ma­yo­ría de los me­ló­ma­nos. Con­tra­ria­men­te a lo que po­dría pen­sar­se, Clau­dio de Fran­cia –co­mo le gus­ta­ba lla­mar­se– no co­men­zó a com­po­ner El mar có­mo­da­men­te ins­ta­la­do en un cha­let con vis­ta al océano.

La obra fue ini­cia­da en Bour­gog­ne, en­tre 1902 y 1905, in­me­dia­ta­men­te des­pués de su ópe­ra Pe­lléas et Mé­li­san­de. Pa­ra la se­gun­da fa­se de la com­po­si­ción se mu­dó a un ho­tel so­bre la cos­ta del Ca­nal In­glés, así que por lo me­nos la mi­tad de la obra fue com­pues­ta con pu­ros re­cuer­dos y evo­ca­cio­nes, la se­gun­da an­te la ví­vi­da pre­sen­cia del mar.

El es­treno tu­vo lu­gar el 15 de oc­tu­bre de 1905, en Pa­rís, co­mo par­te de la tem­po­ra­da de los fa­mo­sos Con­cier­tos La­mou­reux, di­ri­gi­dos por Ca­mi­lle Che­vi­llard. Di­rec­ción po­co ins­pi­ra­da, se­gún se di­ce, que aca­rreó una re­cep­ción fría, cuan­do no hos­til, por par­te de un pú­bli­co que ve­nía ape­nas de di­ge­rir la com­ple­ja pro­pues­ta es­té­ti­ca de Pe­lléas et Mé­li­san­de.

Una se­gun­da au­di­ción, el 19 de enero de 1908, con el au­tor al po­dio, im­pu­so por fin la obra, a pe­sar del he­cho de que De­bussy era muy mal di­rec­tor. Des­de en­ton­ces, la pie­za de­vino un pi­lar del re­per­to­rio sin­fó­ni­co uni­ver­sal.

Sin­fo­nía en esen­cia

Se ha di­cho con fre­cuen­cia –y yo com­par­to la apre­cia­ción– que El mar es, en esen­cia, una sin­fo­nía: la úni­ca que de­be­mos al au­tor.

De­bussy con­si­de­ra­ba a la sin­fo­nía co­mo un gé­ne­ro ago­ta­do; sin em­bar­go cuan­do se ana­li­za de cer­ca es­ta obra, se ad­vier­te que su pri­mer número –con su len­ta in­tro­duc­ción y su ne­ta for­ma so­na­ta– ha­ce las ve­ces de mo­vi­mien­to len­to. El se­gun­do es un tí­pi­co scher­zo (li­te­ral­men­te, un “jue­go”), con su sec­ción cen­tral (trío) bien de­mar­ca­da. El ter­ce­ro es un agi­ta­do ron­dó, con su es­tri­bi­llo (te­ma prin­ci­pal, tam­bién lla­ma­do re­frán) y sus epi­so­dios (te­mas se­cun­da­rios que so­lo apa­re­ce­nu­na vez en la par­ti­tu­ra, al­ter­nan­do con el es­tri­bi­llo).

¡Así que quién lo iba a de­cir: El marno es otra co­sa que una sin­fo­nía dis­fra­za­da! Con él prue­ba De­bussy que la sin­fo­nía –con­tra su pro­pio diag­nós­ti­co– es­ta­ba le­jos de ago­tar­se (pen­se­mos en lo que ven­dría: las por­ten­to­sas sin­fo­nías de Pro­ko­fiev, Shos­ta­ko­vich, Ja­cha­tu­rian, Co­pland, por men­cio­nar so­lo a al­gu­nos cul­to­res de la for­ma en cues­tión). La pri­me­ra par­te, Del al­ba al me­dio día en el mar, es des­crip­ti­vo sin ser gro­se­ra­men­te ob­vio: las cuer­das evo­can el ama­ble ba­lan­ceo de la ma­rea. El co­mien­zo es in­cier­to, os­cu­ro, y de­be­mos es­pe­rar cier­to tiem­po an­tes de que el vo­lup­tuo­so me­ci­mien­to del mar se ha­ga sen­si­ble. El fi­nal, una ma­jes­tuo­sa apo­teo­sis mo­dal de los me­ta­les, sa­lu­da al sol, res­plan­de­cien­te en el ze­nit.

La se­gun­da, Jue­gos de olas, pro­po­ne una pul­ve­ri­za­ción de las so­no­ri­da­des, una mú­si­ca que es to­da im­pre­vi­si­bi­li­dad y lú­di­co vai­vén de las aguas. Pun­ti­llis­mo, dis­con­ti­nui­dad del dis­cur­so mu­si­cal, frag­men­ta­ción: to­do pa­re­ce me­ro ca­pri­cho, un pe­que­ño re­mo­lino por aquí, un es­ta­lli­do de espuma por allá… pe­ro aten­ción: la pie­za no ca­re­ce de for­ma, bien que mal, esas olas ca­pri­cho­sas con­fi­gu­ran tam­bién una for­ma ABA.

De­bussy lo­gra dar­nos una im­pre­sión de li­ber­tad ab­so­lu­ta den­tro de for­mas mu­si­ca­les per­fec­ta­men­te dis­ci­pli­na­das. La ter­ce­ra, Diá­lo­go del vien­to y el mar, es som­bría, vio­len­ta, a su ma­ne­ra, ro­mán­ti­ca (pién­se­se, por ejem­plo, en los anuba­rra­dos cua­dros de Tur­ner). Co­mo en el fi­nal de una sin­fo­nía, la for­ma ron­dó sal­ta a la vis­ta, con sus tres re­fra­nes (A), y dos epi­so­dios (B y C), es­to es: ABA­CA, el to­do en­cua­dra­do por omi­no­sa in­tro­duc­ción, y una co­da (sec­ción fi­nal de una obra mu­si­cal), que cie­rra la obra den­tro de un cli­ma de tem­pes­tad.

Ma­gis­tral­men­te, De­bussy aso­cia el vien­to al re­frán, y el mar a los dos epi­so­dios. La ame­na­za­do­ra at­mós­fe­ra de es­te mo­vi­mien­to ins­pi­ró en bue­na me­di­da la mú­si­ca de John Wi­lliams pa­ra la pe­lí­cu­la Jaws.

Por lo de­más, el he­cho de que la pie­za so­lo ten­ga tres mo­vi­mien­tos no de­be sor­pren­der­nos: las sin­fo­nías Faus­to y Dan­te, de Liszt; la Sin­fo­nía en re me­nor, de Franck; la Sin­fo­nía en Si be­mol, de Chaus­son; y va­rias de las sin­fo­nías de Bruck­ner y Si­be­lius com­par­ten es­te ras­go, y no son por ello me­nos sin­fó­ni­cas.

Es­pí­ri­tu im­pre­sio­nis­ta

Las me­lo­días y los mo­ti­vos se en­gen­dran unas a otras sin ce­sar. El mar es, for­mal­men­te, el equi­va­len­te sin­fó­ni­co de Pe­lléas et Mé­li­san­de: no hay sec­cio­nes ca­jo­ne­ra­men­te de­mar­ca­das, no hay arias y re­ci­ta­ti­vos, sino una es­pe­cie de per­ma­nen­te ario­so, cua­si par­lan­do, que no so­lo pro­ce­de de Wag­ner sino, so­bre to­do, de la ópe­ra Bo­ris Go­du­nov de Mú­sorgs­ki, que De­bussy co­no­ció cuan­do acom­pa­ñó a Na­dezh­da von Meck en sus via­jes por to­da Ru­sia.

El mun­do no ter­mi­na de jus­ti­pre­ciar el im­pac­to de es­ta ópe­ra sin igual so­bre el im­pre­sio­nis­mo y to­da la mú­si­ca pos­te­rior. Esas me­lo­días me­ta­mór­fi­cas, in­fi­ni­tas, im­bri­ca­das unas en otras, frag­men­ta­das, au­men­ta­das, re­pre­sen­tan la res­pi­ra­ción in­men­sa del mar, su piel iri­sa­da, el tor­na­sol de su olea­je im­pre­vi­si­ble e in­con­men­su­ra­ble.

Si el es­pí­ri­tu del im­pre­sio­nis­mo tu­vie­se que ser en­cap­su­la­do en tres obras per­te­ne­cien­tes, res­pec­ti­va­men­te, a la mú­si­ca, la pin­tu­ra y la poe­sía, es­tas se­rían El mar de De­bussy; la se­rie de las Nymp­héas tar­días y cua­si abs­trac­tas de Clau­de Mo­net; y el Pre­lu­dio a la sies­tas de un fauno de Stép­ha­ne Ma­llar­mé.

¡Así que quién lo iba a de­cir: El mar no es otra co­sa que una sin­fo­nía dis­fra­za­da! Con él prue­ba De­bussy que la sin­fo­nía –con­tra su diag­nós­ti­co– es­ta­ba le­jos de ago­tar­se.

WIKICOMMONS. WIKICOMMONS.

Re­tra­to del com­po­si­tor Clau­de De­bussy de ju­nio de 1908. Im­pre­sión, sol na­cien­te (1873) , pin­tu­ra de Clau­de Mo­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.