Re­cor­dar al gran ge­ne­ral Jo­sé Joa­quín Mora Po­rras.

1818-2018: Ha­ce 200 años na­ció el mi­li­tar más afa­ma­do de la his­to­ria cos­ta­rri­cen­se de­bi­do a que de­mos­tró ser el más ave­za­do en la Cam­pa­ña Na­cio­nal de 1856-1857

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TOR ES COOR­DI­NA­DOR Y DO­CEN­TE DE LA CÁ­TE­DRA DE HIS­TO­RIA DEL DE­RE­CHO DE LA UCR Y PRE­SI­DEN­TE DE LA ACA­DE­MIA COS­TA­RRI­CEN­SE DE CIEN­CIAS GENEALÓGICAS.-

“El villano cau­di­llo fi­li­bus­te­ro ofre­ció 10.000 pe­sos a un Te­nien­te pa­ra que se me pre­sen­ta­ra co­mo de­ser­tor y ase­si­nar­me […] El Te­nien­te, o bien arre­pen­ti­do o bien lle­van­do al ex­tre­mo sus as­tu­cias […] me con­fe­só la tra­ma en­se­ñán­do­me un­pa­pel con la le­tra de Wal­ker fe­cha­do ayer co­mo ga­ran­tía de pa­go”.

Ta­les pa­la­bras fue­ron es­cri­tas el 5 de abril de 1857 por el ge­ne­ral Jo­sé J. Mora Po­rras aRa­fael García E., mi­nis­tro de Gue­rra. El ho­mi­ci­dio ha­bía si­do ur­di­do por el pér­fi­do lí­der fi­li­bus­te­ro Wi­lliam Wal­ker an­te el ase­dio mi­li­tar al que Mora lo te­nía so­me­ti­do en la ciu­dad de Ri­vas des­de días an­tes. Si hu­bie­se con­se­gui­do su ob­je­ti­vo, Wal­ker ha­bría ase­si­na­do al mi­li­tar cos­ta­rri­cen­se más ave­za­do de la Cam­pa­ña Na­cio­nal 18561857.

Ori­gen exi­mio

Jo­sé Joa­quín Mora P. na­ció en San Jo­sé, el 21 de fe­bre­ro de 1818, co­mo cuar­to hi­jo de don Ca­mi­lo de Mora y do­ña Ana B. Po­rras; su her­mano ma­yor fue el cé­le­bre Juan Ra­fael Mora Po­rras –pre­si­den­te de Cos­ta Ri­ca en­tre 1849 y 1859–.

Tras es­tu­diar en la Ca­sa deEn­se­ñan­za de San­to To­más, in­gre­só al ejér­ci­to co­mo sol­da­do ra­so (1833), fue as­cen­di­do a te­nien­te 2° (1835), ca­pi­tán (1842), te­nien­te co­ro­nel (1847), ge­ne­ral de bri­ga­da (1852) y ge­ne­ral de di­vi­sión (1853). Pa­ra 1850 ejer­ció co­mo Co­man­dan­te en Je­fe del ejér­ci­to por de­sig­nio del pre­si­den­te Juan R. Mora (Núñez M., Fran­cis­co, Ge­ne­ral Jo­sé J. Mora, 1978).

De mo­do pa­ra­le­lo, Mora in­cur­sio­nó en 1841 en la com­pra­ven­ta de bie­nes in­mue­bles y pro­duc­ción ca­fe­ta­le­ra, co­fun­dó la So­cie­dad Eco­nó­mi­ca Iti­ne­ra­ria (1843) y fue dipu­tado su­plen­te (or­di­na­rio­cons­ti­tu­yen­te: 1846-1847). Se ca­só en 1843 con Ma­ría Dolores Gu­tié­rrez, hi­ja del ju­ris­ta gua­te­mal­te­co Agus­tín Gu­tié­rrez de L.; la pa­re­ja se con­vir­tió en pa­dres de ocho hi­jos (Oban­do C., Emi­lio, Mora y Ca­ñas en fa­mi­lia, 2010).

Aho­ra bien, co­mo co­man­dan­te ge­ne­ral, Jo­sé J. Mora re­es­truc­tu­ró a los ba­ta­llo­nes y ofi­cia­lías por me­dio de­lRe­gla­men­to deMi­li­cias de la Re­pú­bli­ca (1850), equi­pó y for­ti­fi­có el re­cién cons­trui­do Cuar­tel de la Artillería, con­tra­tó al mi­li­tar pru­siano Fer­di­nand von Sa­lisch pa­ra el adies­tra­mien­to (1852), re­no­vó el ar­ma­men­to, uni­for­mes y per­tre­chos de los sol­da­dos (1854-1855) y de­sig­nó, en sus­ti­tu­ción de Von Sa­lisch, al mi­li­tar fran­cés Pie­rre Ba­ri­llier (1855).

De­be agre­gar­se su fa­ce­ta co­mo prin­ci­pal impulsor de la mú­si­ca de nues­tro Himno Na­cio­nal. Pues fue él quien so­li­ci­tó di­cha par­ti­tu­ra a Ma­nuel Ma­ría Gu­tié­rrez F., di­rec­tor de Ban­das Mi­li­ta­res, a raíz de una ce­re­mo­nia di­plo­má­ti­ca (1852).

To­das es­ta obras fue­ron la ba­se vi­sio­na­ria con la que Cos­ta Ri­ca en­fren­tó al gru­púscu­lo fi­li­bus­te­ro des­de mar­zo de 1856. Tras or­ga­ni­zar la lo­gís­ti­ca ne­ce­sa­ria, el ge­ne­ral Jo­sé J. Mora li­de­ró a nues­tro ejér­ci­to ha­cia Mo­ra­cia (Gua­na­cas­te), pe­ri­plo que tam- bién co­di­ri­gió el pre­si­den­teMo­ra Po­rras.

14 mi­nu­tos de glo­ria

El 20 de mar­zo de 1856 (Jue­ves San­to), las tro­pas cos­ta­rri­cen­ses arri­ba­ron a la an­ti­gua ha­cien­da San­ta Ro­sa, to­ma­da por el fa­ci­ne­ro­so gru­po de Wal­ker. La pro­pie­dad era bien co­no­ci­da por el ge­ne­ral de­bi­do a que, otro­ra, fue par­te del pa­tri­mo­nio de su sue­gro.

Una vez ahí, Mora dis­pu­so su ata­que des­de va­rios flan­cos. Des­pués de 14 mi­nu­tos de in­ten­sa re­frie­ga, gran par­te de los in­va­so­res sa­lie­ron des­pa­vo­ri­dos, mien­tras que los de­más que­da­ron muertos. Es­to lo con­vir­tió en el prin­ci­pal ar­tí­fi­ce del ga­ne en la Ba­ta­lla de San­ta Ro­sa.

Pos­te­rior­men­te, Mora fue uno de los mi­li­ta­res que ga­nó la cruenta Ba­ta­lla de Ri­vas, ya que tam­bién el or­ga­ni­za­dor de nues­tras tro­pas du­ran­te la se­gun­da eta­pa de la Cam­pa­ña Na­cio­nal. No so­lo pla­ni­fi­có y en­vió a la di­vi­sión de­van­guar­dia que se apo­de­ró de gran par­te del li­mí­tro­fe río San Juan (di­ciem­bre de 1856), sino que se aper­so­nó a di­cha zo­na pa­ra di­ri­gir la con­quis­ta to­tal y de­fen­sa de di­cha vía (di­ciem­bre de 1856-fe­bre­ro de 1857).

Tal fue su re­nom­bre que el Go­bierno de El Sal­va­dor le con­fi­rió el gra­do de ge­ne­ral de Di­vi­sión. A lo que si­guió una de sus más egre­gias fa­ce­tas: lue­go de ig­no­mi­nio­sas que­re­llas en­tre los lí­de­res mi­li­ta­res de Cen­troa­mé­ri­ca (ex­cep- to Cos­ta Ri­ca) pa­ra im­po­ner su au­to­ri­dad, Mora re­sul­tó es­co­gi­do en mar­zo de 1857 pa­ra el pues­to de co­man­dan­te en je­fe de los ejér­ci­tos cen­troa­me­ri­ca­nos (Obre­gón L., Ra­fael, Cos­ta Ri­ca y la gue­rra con­tra los Fi­li­bus­te­ros, 1991).

Egre­gia vic­to­ria

En me­dio del ci­ta­do ase­dio que el ge­ne­ral Mora Po­rras le apli­có a Wal­ker en abril de 1857, re­ci­bió va­rias pe­ti­cio­nes del ma­rino es­ta­dou­ni­den­se Char­les H. Da­vis pa­ra que el fi­li­bus­te­ro pu­die­ra ren­dir­se, lo cual fue con­ce­di­do y aque­lla gue­rra se aca­bó el 1.° de ma­yo de 1857.

Fue una de­ci­sión de vi­tal im­por­tan­cia, pues, tras más de un año de com­ba­tes, el ge­ne­ral acer­tó en ter­mi­nar los en­fren­ta­mien­tos, da­da la gran can­ti­dad de muertos y he­ri­dos que te­nía Cos­ta Ri­ca, así co­mo la for­tí­si­ma ero­ga­ción que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra el país.

Es más, el ma­rino Da­vis de­ta­lló: “Du­ran­te to­das las transac­cio­nes en­tré en con­tac­to ín­ti­mo con el Ge­ne­ral Mora, Co­man­dan­te en Je­fe de los ejér­ci­tos alia­dos […] Su con­duc­ta fran­ca le hi­zo me­re­ce­dor de mi en­te­ra con­fian­za y, lo ele­va­do de sus sen­ti­mien­tos, de to­do mi res­pe­to […] De to­das las per­so­nas que he co­no­ci­do en el de­par­ta­men­to de Ri­vas, no he en­con­tra­do nin­gu­na tan es­ti­ma­ble y gra­ta co­mo el ge­ne­ral Mora”.

Tras su re­gre­so a San Jo­sé, el ge­ne­ral fue as­cen­di­do al gra­do su­pe­rior de te­nien­te ge­ne­ral (úni­co ca­so en nues­tra his­to­ria), y fue ga­lar­do­na­do en 1858 con una me­da­lla y una cruz de ho­nor.

Opro­bio y eter­ni­dad

El si­nies­tro gol­pe de Estado con­tra el pre­si­den­te Juan Ra­fael Mora (agos­to de 1859) de­jó al ge­ne­ral Jo­sé J. Mora exi­lia­do en El Sal­va­dor, jun­to al de­fe­nes­tra­do go­ber­nan­te y sus fa­mi­lia­res. Pa­ra se­tiem­bre de 1860 y tras el in­ten­to de re­cu­pe­rar la pre­si­den­cia, am­bos her­ma­nos fue­ron cap­tu­ra­dos. Co­mo con­se­cuen­cia de una sór­di­da fa­la­cia, don Juan Ra­fael fue ase­si­na­do el 30 y don Jo­sé Joa­quín fue ex­pul­sa­do otra vez a sue­lo sal­va­do­re­ño.

El ge­ne­ral Mora PO­rras fa­lle­ció el 17 de di­ciem­bre de 1860 en la ciu­dad de San­ta Te­cla, don­de se le se­pul­tó. En 1870, sus res­tos fue­ron tras­la­da­dos al Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de nues­tra ca­pi­tal y en 1954 se de­po­si­ta­ron en la tum­ba del ex­pre­si­den­te Cle­to González Ví­quez.

En 1957, la Asam­blea Le­gis­la­ti­va lo pro­cla­mó co­mo De­fen­sor de la Li­ber­tad de Cos­ta Ri­ca y en 1978 se creó en San Jo­sé el par­que Ge­ne­ral Jo­sé J. Mora Po­rras, don­de se co­lo­có un bus­to su­yo. Se hi­cie­ron dos obras más: una pa­ra el Mu­seo Juan San­ta­ma­ría y otra pa­ra la ha­cien­da San­ta Ro­sa. Pa­ra el 2003 se inau­gu­ró la Es­cue­la Jo­sé J. Mora en Puntarenas.

Así las co­sas, sir­va es­ta re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca en el bi­cen­te­na­rio de su na­ta­li­cio pa­ra co­no­cer el gran de­rro­te­ro que el ge­ne­ral ex­hi­bió du­ran­te to­da su vi­da. To­das fue­ron im­pron­tas que con­lle­va­ron a que ocu­pe el hon­ro­so de­sig­nio co­mo el mi­li­tar más bri­llan­te de la his­to­ria de Cos­ta Ri­ca.

De­be agre­gar­se su fa­ce­ta co­mo prin­ci­pal impulsor de la mú­si­ca de nues­tro Himno Na­cio­nal. Pues fue él quien so­li­ci­tó di­cha par­ti­tu­ra a Ma­nuel Ma­ría Gu­tié­rrez F.

IMA­GEN: MU­SEO JUAN SAN­TA­MA­RÍA.

Jo­sé Joa­quín Mora Po­rras se des­ta­có por las de­ci­sio­nes que to­mó en ba­ta­llas de­ci­si­vas de la Cam­pa­ña Na­cio­nal de 1856 y 1857.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.