La gue­rra de ETA en la pre­mia­da no­ve­la Pa­tria.

La no­ve­la de Fer­nan­do Aram­bu­ru, pu­bli­ca­da por Tus­quets, cuen­ta el im­pac­to del con­flic­to con ETA en dos fa­mi­lias muy di­sí­mi­les

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La literatura pue­de dar cla­ves pa­ra en­ten­der la his­to­ria. In­con­ta­bles lec­to­res es­ta­rán con­ven­ci­dos de que las gue­rras na­po­leó­ni­cas en Ru­sia su­ce­die­ron tal co­mo las na­rra Leó­nTols­tói en Gue­rra y paz o que la cons­pi­ra­ción pa­ra ase­si­nar al dic­ta­dor do­mi­ni­cano Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo, en 1961, su­ce­dió tal cual la cuen­ta La fies­ta del Chi­vo, de Mario Vargas Llo­sa, en­tre mu­chos ejem­plos.

Mu­chas cla­ves his­tó­ri­cas po­de­mos tam­bién ras­trear aho­ra en Pa­tria, no­ve­la de Fer­nan­do Aram- bu­ru (Tus­quets, 2016), pre­mio Na­cio­nal de Na­rra­ti­va en Es­pa­ña (2017), que per­mi­te aden­trar­nos, en bue­na me­di­da, en el con­flic­to de ETA en el país ibé­ri­co.

Aram­bu­ru, de ori­gen vas­co y ra­di­ca­do en Ale­ma­nia des­de jo­ven, re­crea en 646 pá­gi­nas el des­ga­rra­mien­to hu­mano que su­pu­so la gue­rra en­tre del gru­po te­rro­ris­ta y el Estado es­pa­ñol du­ran­te va­rios lus­tros. Las se­cue­las fue­ron fa­na­tis­mo, aten­ta­dos, se­cues­tros y ase­si­na­tos.

La no­ve­la se desa­rro­lla en el país vas­co es­pa­ñol, con es­ca­sas y es­po­rá­di­cas in­cur­sio­nes en te­rri­to­rio fran­cés. Na­rra la his­to­ria de dos fa­mi­lias tra­di­cio­na­les, co­mo pu­die­ron ser mu­chas en esos años con­vul­sos, en­tra­ña­bles ami­gas en su ju­ven­tud y lue­go se­pa­ra­das por el odio, el re­sen­ti­mien­to y fa­na­tis­mo po­lí­ti­co en el te­rri­to­rio vas­co, don­de in­clu­so era cen­su­ra­do ha­blar cas­te­llano, len­gua ca­sual­men­te uti­li­za­da por la ma­yo­ría de la po­bla­ción.

Dos hue­llas de un con­flic­to ar­ma­do

Los pro­ta­go­nis­ta son Jo­xian y Mi­ren, pa­dres de Jo­xe Ma­ri, Gor­ka y Arant­xa. Él, apo­ca­do y sen­ti­men­tal­men­te re­pri­mi­do obrero; ella, au­to­ri­ta­ria mu­jer de­di­ca­da a los tra­ba­jos de la ca­sa. La otra fa­mi­lia: Txa­to y Bit­to­ri, pa­dres de Ne­rea y Xa­bier. Él es un em­pre­sa­rio del trans­por­te y ella es­tá a car­go de la aten­ción del ho­gar.

Su amis­tad em­pie­za a res­que­bra­jar­se con­for­me pa­san los años y se re­cru­de­ce el con­flic­to con ETA, co­bran­do la vi­da de nu­me­ro­sas per­so­nas inocen­tes y sem­bran­do el te­rror en­tre quie­nes es­tán al mar­gen de aque­lla lo­cu­ra, que no pue­den ig­no­rar.

Al con­flic­to res­pon­den sec­to­res es­pa­ño­les con mé­to­dos si­mi­la­res a los eta­rras, co­mo es el pa­tro­ci­nio en­cu­bier­to de los pa­ra­po­li­cia­les Gru­pos An­ti­te­rro­ris­tas de Li­be­ra­ción (GAL), ac­ti­vos en­tre 1983 y 1987, du­ran­te el go­bierno de Fe­li­pe González. Al igual que la ETA, es­tos son res­pon­sa­bles de se­cues­tros, tor­tu­ras y crí­me­nes, sobre to­do en el te­rri­to­rio vas­co fran­cés. Sus víc­ti­mas, mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de ETA, pe­ro tam­bién inocen­tes.

La bo­da de am­bas pa­re­jas coin­ci­de en 1963, pe­ro des­pués ca­da fa­mi­lia em­pie­za a to­mar rum­bos dis­tin­tos, en un pue­blo cer­cano a San Se­bas­tián, ca­pi­tal de la pro­vin­cia vasca de Gui­púz­coa.

La fa­mi­lia ven­tu­ro­sa, con su hi­jo ma­yor con­ver­ti­do en un emi­nen­te mé­di­co, eter­na­men­te sol­te­ro, y una hi­ja abo­ga­da, ca­sa­da con un prós­pe­ro em­pre­sa­rio, en­gan­cha­da al Estado y co­nun­ma­tri­mo­nio que se pro­lon­ga en el tiem­po aun­que, co­mo sue­le su­ce­der en mu­chas pa­re­jas, no sin par- ti­cu­la­ri­da­des y di­fe­ren­cias.

De la otra fa­mi­lia, su hi­jo Jo­xe Ma­ri, ava­la­do por su ma­dre, ter­mi­na in­vo­lu­cra­do con el te­rro­ris­mo de ETA (Eus­ka­di Ta As­ka­ta­su­na – País Vas­coy Li­ber­tad), dis­pues­to ama­tar pa­ra li­brar al país vas­co de la “opre­sión” de Es­pa­ña.

Des­pués de va­rios aten­ta­dos, fi­nal­men­te es cap­tu­ra­do, bru­tal­men­te tor­tu­ra­do y acu­sa­do de crí­me­nes co­mo je­fe de un co­man­do de ETA. Arrui­na­do y en­ve­je­ci­do, ter­mi­na con­fi­na­do en la cár­cel. Su ma­dre, iden­ti­fi­ca­da con el rum­bo que ha­bía to­ma­do su vi­da des­de jo­ven y su padre, con me­nos en­tu­sias­mo y de ma­ne­ra oca­sio­nal, lo vi­si­tan su­peran­do las in­co­mo­di­da­des que su­po­ne el lar­go via­je.

La otra hi­ja, ca­sa­da, con dos hi­jos y lue­go di­vor­cia­da, fue víc­ti­ma de un te­rri­ble ic­tus que la con­fi­na­da a una si­lla de rue­das al cui­da­do­de sus pro­ge­ni­to­res y asis­ti­da por una ca­ri­ño­sa ecua­to­ria­na. El otro hi­jo, ho­mo­se­xual, acep­ta­do fi­nal­men­te por sus pa­dres, es un pre­coz lec­tor y es­cri­tor, que ter­mi­na ca­sa­do con su pa­re­ja, bo­da a la que ter­mi­nan por asis­tir Mi­ren y Jo­xian.

De los tres, es quien más cla­ro tie­ne el rum­bo de su vi­da, pe­se a las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de Jo­xe Ma­ri a cau­sa de su com­por­ta­mien­to so­li­ta­rio y un tan­to enig­má­ti­co des­de la ado­les­cen­cia.

Os­cu­ri­dad y per­dón

La no­ve­la de Fer­nan­do Aram­bur u–au­tor de una abun­dan­te y ce­le­bra­da obra li­te­ra­ria– es un re­la­to des­ga­rra­dor de una épo­ca os­cu­ra pa­ra Es­pa­ña. La fa­ta­li­dad de un país víc­ti­ma del te­rro­ris­mo, si­tua­ción que se sin­gu­la­ri­za en el drama que vi­ven es­tas dos fa­mi­lias, pe­ro tam­bién de to­do un pue­blo que pa­de­ce ba­jo el te­mor de tras­pa­sar las es­tric­tas nor­mas de com­por­ta­mien­to y con­vi­ven­cia que le im­po­ne el gru­po ar­ma­do.

Una fa­mi­lia ve a su hi­jo pa­gan­do su lar­go cas­ti­go en la cár­cel. La otra ver a su padre mo­rir ti­ro­tea­do por un en­ca­pu­cha­do, cuan­do él re­gre­sa­ba una tar­de llu­vio­sa de su em­pre­sa de trans­por­tes, lue­go de du­dar si se­guir pa­gan­do las ex­tor­sio­nes, ca­da vez más al­tas, que exi­gía ETA.

Las re­fle­xio­nes de Jo­xe Ma­ri no de­jan de ser pun­zan­tes, co­mo des­pia­da­da fue su ac­ti­tud an­te la vi­da de otras per­so­nas. Apos­tó por una cau­sa san­grien­ta. Con su mano de­re­cha, la úni­ca que pue­de mo­ver, su her­ma­na pa­ra­lí­ti­ca lo­gra es­cri­bir cor­tas fra­ses en el iPad im­plo­rán­do­le que pi­da per­dón a sus víc­ti­mas.

Do­ble­ga­do por el amor a su her­ma­na, fi­nal­men­te acep­ta, aun­que “pe­dir per­dó­ne­xi­ge­más va­len­tía que dis­pa­rar un ar­ma o ac­cio­nar una bom­ba”. Es el per­dón que es­pe­ra la viu­da del es­po­so ase­si­na­do pa­ra ce­rrar aquel trá­gi­co ca­pí­tu­lo, des­can­sar en paz y ser en­te­rra­da jun­to a él.

En el re­la­to, el pa­pel pro­ta­gó­ni­co, sin du­da, re­cae en las mu­je­res, per­so­na­jes fe­me­ni­nos con atri­bu­tos y vi­das tan de­sigua­les co­mo son Bit­to­ri y Mi­ren e, in­clu­so, en Arant­xa, quien lu­cha por acer­car a aque­llas ami­gas de ju­ven­tud dis­tan­cia­das por la gue­rra.

La pe­lea en re­tros­pec­ti­va

La no­ve­la trans­cu­rre du­ran­te el con­flic­to de ETA con el Estado es­pa­ñol has­ta el ce­se de hos­ti­li­da­des en el 2011. En sus cua­ren­ta, de los que 17 que ha pa­sa­do en la cár­cel, en­ve­je­ci­do, so­li­ta­rio y ca­vi­lo­so, Jo­xe Ma­ri se in­for­ma por la te­le­vi­sión del anun­cio de la ETA de aban­do­nar la lu­cha ar­ma­da.

En su men­te, las imá­ge­nes co­rren ve­lo­ces, pe­ro se de­tie­nen de gol­pe e ima­gi­na un des­tino di­fe­ren­te que cul­mi­na con el gran sue­ño de ju­ven­tud: fi­char por el equi­po de ba­lon­mano del FC Barcelona.

Pa­re­ce re­sig­na­do o tran­qui­lo, con la “tran­qui­li­dad del ár­bol caí­do” por su vi­da en pri­sión y lo que se ha per­di­do. “Des­pués de tan­ta san­gre, ni so­cia­lis­mo, ni independencia, ni po­llas en vi­na­gre. Abri­ga­ba la con­vic­ción de ha­ber si­do víc­ti­ma de una es­ta­fa (…). Un hom­bre sin más pai­sa­je que las cua­tro pa­re­des de su cel­da, abru­ma­do ba­jo el pe­so de lo que hi­zo en nom­bre de unos prin­ci­pios que otros idea­ron y él, obe­dien­te, in­ge­nuo, asu­mió”.

Na­rra la his­to­ria de dos fa­mi­lias, en­tra­ña­bles ami­gas en su ju­ven­tud y lue­go se­pa­ra­das por el odio, el re­sen­ti­mien­to y fa­na­tis­mo po­lí­ti­co en el te­rri­to­rio vas­co

El pre­mia­do Fer­nan­do Aram­bu­ru ha es­cri­to no­ve­la, cuen­tos, poe­sía, en­sa­yo y li­bros pa­ra ni­ños. WIKIMEDIA COMMONS / IÑI­GO ROYO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.