ASÍ LO RE­CUER­DAN LOS AR­TIS­TAS

Re­fle­xio­nes de al­gu­nos ar­tis­tas y ami­gos que fun­die­ron sus obras con Ant­hony Fage.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales -

Ol­ger Vi­lle­gas, es­cul­tor y Pre­mio Ma­gón 2010: “De Ant­hony se pue­den de­cir mu­chí­si­mas co­sas her­mo­sas por­que fue un ex­tra­or­di­na­rio ser hu­mano, un gran ami­go, una per­so­na que es­ta­ba pres­ta a com­par­tir lo que sa­bía y lo que te­nía. Yo tu­ve la di­cha de com­par­tir mu­chí­si­mas ho­ras de tra­ba­jo en su ta­ller, con­ver­sá­ba­mos y tra­ba­já­ba­mos. Siem­pre me brin­dó una cá­li­da amis­tad; siem­pre fue una per­so­na muy es­pe­cial. Era un in­di­vi­duo que no se con­for­ma­ba con lo que sa­bía, ca­da día te­nía que sa­ber más; era un in­ves­ti­ga­dor, sobre to­do en el cam­po de la fun­di­ción”.

Ma­nuel Vargas, es­cul­tor cos­ta­rri­cen­se: “Pa­ra mí, fue po­der en­con­trar a esa per­so­na que se preo­cu­pó por abrir ese ni­cho de tra­ba­jo pa­ra los ar­tis­tas”.

Le­da As­tor­ga, es­cul­to­ra cos­ta­rri­cen­se, ha­bla de la rea­li­za­ción del Mo­nu­men­to al Bai­le Po­pu­lar: “Tony era una per­so­na tan ama­ble, tan aten­ta, tan so­li­da­ria; fue una ex­pe­rien­cia muy lin­da tra­ba­jar con él. Co­mo yo to­do lo pin­to, le di­je que la que­ría ha­cer po­li­cro­ma­da, y él es­ta­ba preo­cu­pa­do por ver có­mo lo re­sol­vía­mos. Fue una ex­pe­rien­cia muy lin­da, un apren­di­za­je pa­ra los dos... Aquí el es­pe­cia­lis­ta y el maes­tro en esa téc­ni­ca era Tony”

Án­gel La­ra, es­cul­tor ve­ne­zo­lano: “Re­cuer­do su ac­ti­tud de fa­ci­li­ta­dor. Uno no es­tá acos­tum­bra­do a que una per­so­na que te es­tá sir­vien­do en un con­tra­to, de re­pen­te ter­mi­ne sien­do el ma­yor in­tere­sa­do en que ese pro­yec­to sa­lie­ra ade­lan­te. Bus­can­do, rin­dien­do, fa­ci­li­tan­do ma­te­ria­les, y equi­po; esa ac­ti­tud pues no tie­ne nom­bre. No tie­ne otro nom­bre que el de él... In­clu­si­ve, lo vi ter­mi­nan­do o mo­di­fi­can­do obras que ve­nían de­fi­cien­tes del mo­de­la­do, fun­cio­nes del ar­tis­ta. Él me­tía la mano y re­sol­vía, sin nin­gún cos­to y sin nin­gún in­te­rés; más bien, con res­pe­to se aden­tra­ba en de­ta­lles que prác­ti­ca­men­te no le co­rres­pon­dían: era una in­ter­ven­ción de un maes­tro por­que co­no­cía el ofi­cio".

Car­los Ca­pe­lán, ar­tis­ta uru­gua­yo: “Hi­ci­mos mu­chas obras jun­tos. Y di­go jun­tos por­que la ma­yo­ría de las obras apa­re­cie­ron al exa­mi­nar las téc­ni­cas im­plí­ci­tas en la fun­di­ción en bron­ce que yo des­co­no­cía, y que Tony iba ex­pli­can­do con cla­ri­dad y pa­cien­cia. Con mi­nu­cio­si­dad y bue­nas can­ti­da­des de hu­mor, sa­lían las pie­zas en lo que lla­ma­ría un 'estado de con­ver­sa­ción'. Pa­ra de­cir­lo de otro mo­do: No hay pie­za de bron­ce que yo ha­ya he­cho en Cos­ta Ri­ca que no lle­ve de al­gu­na ma­ne­ra la pre­sen­cia de Tony”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.