¡Mons­truo­so!

Gra­cias a la ima­gi­na­ción y ofi­cio del ci­neas­ta me­xi­cano Guillermo del To­ro, he­mos co­no­ci­do fas­ci­nan­tes mons­truos e his­to­rias. Un via­je al co­ra­zón de aquel ni­ño y sus cria­tu­ras.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Al me­nos des­de que re­ci­bió el León de Oro del Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia, en se­tiem­bre del año pa­sa­do, La for­ma del agua( 2017) ha adop­ta­do la for­ma de una victoria po­lí­ti­ca. El fil­me cuen­ta la his­to­ria de amor que sur­ge en­tre una cria­tu­ra an­fi­bia que pro­vie­ne del Ama­zo­nas y una mis­ce­lá­nea mu­da que tra­ba­ja en un la­bo­ra­to­rio se­cre­to du­ran­te los días más can­den­tes de la Gue­rra fría. Así, la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por el me­xi­cano Guillermo del To­ro se sir­ve del gé­ne­ro fan­tás­ti­co y del pa­sa­do his­tó­ri­co pa­ra ex­plo­rar los ros­tros di­ver­sos de la ex­clu­sión. En palabras de Del To­ro, La for­ma del agua es “un cuen­to de ha­das pa­ra tiem­pos di­fí­ci­les”. En su con­di­ción de in­mi­gran­te que vi­ve en la “Amé­ri­ca” de Trump, el ci­neas­ta sa­be de ex­clu­sio­nes. Ade­más sa­be có­mo hi­lar, a par­tir de esa ex­pe­rien­cia, un tex­to que con­mue­ve a las gran­des au­dien­cias con­for­me les mues­tra las sin- ra­zo­nes de la dis­cri­mi­na­ción ét­ni­ca, geo­grá­fi­ca, se­xual o por dis­ca­pa­ci­dad.

Pa­re­ce que al fin y al ca­bo so­mos, de al­gu­na ma­ne­ra, el otro de al­guien. So­mos el mons­truo de quien se afian­za en la idea de una su­pues­ta nor­ma­li­dad.

“Siem­pre he creí­do que la fan­ta­sía es un gé­ne­ro po­lí­ti­co”, con­fir­mó re­cien­te­men­te Del To­ro, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al dia­rio es­pa­ñol El País. “Mu­chos te­ne­mos ideas fi­jas y el cuen­to de ha­das es un an­tí­do­to con­tra ellas. Co­mo me­xi­cano, sé qué sig­ni­fi­ca ser vis­to co­mo el otro. Es­ta es una pe­lí­cu­la de 1962, pe­ro tam­bién de hoy. Ha­blar de ‘ha­cer Amé­ri­ca gran­de de nue­vo’ es co­mo re­gre­sar a esa épo­ca lle­na de ra­cis­mo y cla­sis­mo. Hoy nos en­fren­ta­mos a los mis­mos pro­ble­mas”. Por otra par­te, La for­ma del aguaes una sin­gu­la­ri­dad en la in­dus­tria del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se. La­pe­lí­cu­la ac­ce­dió a los es­pa­cios de pres­ti­gio que usual­men­te le son ne­ga­dos al ci­ne fan­tás­ti­co al con­se­guir cua­tro pre­mios Ós­car y el ga­lar­dón principal de fes­ti­val de Ve­ne­cia.

La ex­pli­ca­ción de ese fe­nó­meno es am­plia, aun­que siem­pre es po­si­ble en­con­trar la res­pues­ta cor­ta me­dian­te el ata­jo que con­du­ce has­ta una ha­bi­ta­ción noc­tur­na ubi­ca­da en el es­ta­do me­xi­cano de Jalisco. Allí, a ini­cios de los años 70 del si­glo pa­sa­do, un ni- ño­de ocho años hi­zoun tra­to­con los mons­truos que lo ase­dia­ban en sue­ños: “Si me de­jan ir a ori­nar, se­ré su ami­go to­da la vi­da”.

El ni­ño y sus cria­tu­ras

Afir­ma­ba el es­pa­ñol Fer­nan­do Sa­va­ter en su Dic­cio­na­rio fi­lo­só­fi­co que los ni­ños sien­ten sim­pa­tía por los mons­truos por­que asus­tan a los adul­tos, por­que no van a la es­cue­la ni tie­nen que tra­ba­jar. No hay du­da de que exis­te una re­la­ción es­tre­cha, de atrac­ción y de re­cha­zo, en­tre el ni­ño y las cria­tu­ras noc­tur­nas que se ocul­tan en el fon­do del ar­ma­rio.

Sin em­bar­go, el ca­so de Guillermo del To­ro es ex­cep­cio­nal: esa sim­pa­tía se ha trans­for­ma­do en un sen­ti­mien­to de­vo­to y des­bor­da­do que lo acom­pa­ña has­ta hoy.

“Des­de ni­ño en­con­tré más com­pa­sión en los mons­truos que en el san­to­ral ca­tó­li­co y des­de en­ton­ces son pa­ra mí una vi­ta­li­dad crea­ti­va per­ma­nen­te. Hay gen­te que se en­con­tró con Je­su­cris­to. Yo me en­con­tré con Fran­kens­tein”, re­cor­da­ba re­cien­te­men­te Del To­ro, en una cla­se ma­gis­tral ofre­ci­da en el fes­ti­val de ci­ne de su na­tal Guadalajara.

Es di­fí­cil ima­gi­nar un te­rreno más fér­til pa­ra el cul­ti­vo de la fan­ta­sía que Mé­xi­co. Allí, en la tie­rra que abri­ga a la fan­tas­mal Co­ma­la de Juan Rul­fo, lo su­bli­me, lo gro­tes­co y lo trá­gi­co jue­gan al bai­le de más­ca­ras to­dos los días. Allí, los ale­bri­jes se be­ben los sue­ños de un sor­bo y los chu­le­les pro­te­gen a los re­cién na­ci­dos, mien­tras los nahua­les, por sim­ple di­ver­sión, des­tro­zan las co­se­chas de maíz y se ro­ban a las no­vias de los cam­pe­si­nos.

Esa mi­to­lo­gía po­pu­lar ha nu­tri­do al ci­ne me­xi­cano; tan­to al del pe­río­do de oro, que pro­du­jo fil­mes co­mo La llo­ro­na (1933) y La mo­mia az­te­ca( 1957), co­mo al de fi--

AFP / LA NA­CIÓN

AP.

Guillermo del To­ro les da in­di­ca­cio­nes a Sally Haw­kins y Oli­via Spen­cer, quie­nes ac­túan en La for­ma del agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.