Re­cor­dar la his­to­ria y tra­ge­dia de Ca­yo Ju­lio Cé­sar

de la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re que se pre­sen­ta­rá en miér­co­les en el Tea­tro Na­cio­nal, ofre­ce­mos al­gu­nos apuntes so­bre el cé­le­bre per­so­na­je ro­mano

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Em­ma­nuel Mo­ra Igle­sias emo­rai1@yahoo.no

AJu­lio Cé­sar lo ma­ta­ron el 15 de mar­zo, pe­ro no el jue­ves pa­sa­do, sino ha­ce 2062 años. Des­preocú­pe­se; es­ta no es la noticia de uno de los múl­ti­ples ase­si­na­tos que ocu­rren en nues­tro país y que, des­de ha­ce ya al­gu­nos años, inun­dan los ti­tu­la­res de los dis­tin­tos me­dios de in­for­ma­ción. Y po­dría­mos pre­gun­tar­nos, ¿en qué nos afec­ta es­te he­cho a no­so­tros?

Res­pon­der a es­ta pre­gun­ta nos ha­ría in­tro­du­cir­nos en los si­nuo­sos la­be­rin­tos de la His­to­ria Hi­po­té­ti­ca con la pre­gun­ta: ¿qué hu­bie­ra pa­sa­do si a Ju­lio Cé­sar no lo hu­bie­ran ma­ta­do? ¿El Im­pe­rio Ro­mano hu­bie­se exis­ti­do? ¿Sin la fi­gu­ra de Cé­sar mar­ti­ri­za­do, los dis­tin­tos Im­pe­rios y for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas (in­cluí­da la Co­ro­na de Castilla) se hu­bie­ran desa­rro­lla­do de la mis­ma ma­ne­ra en el mun­do Oc­ci­den­tal? No hay que ol­vi­dar que la idea ce­sa­ria­na, las ideas im­pe­ria­les y re­pu­bli­ca­nas de Ro­ma per­ma­ne­cen de una u otra for­ma has­ta nues­tros días.

Ha­ce un si­glo, en me­dio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el je­fe de Es­ta­do de Ale­ma­nia era el Kay­ser, y los mo­nar­cas de Ru­sia y Bul­ga­ria eran za­res, nom­bres to­dos que vie­nen del nom­bre Cé­sar en la­tín o Cae­sar (pro­nun­cia­do pro­ba­ble­men­te en el la­tín del si­glo I a. C. co­mo Cai­sar). Hoy, Mos­cú es con­si­de­ra­do la ter­ce­ra Ro­ma yWas­hing­ton tie­ne un se­na­do y un ca­pi­to­lio. Uno de es­tos Es­ta­dos emu­la la Ro­ma im­pe­rial; el otro, la Re­pú­bli­ca Ro­ma­na.

Pe­ro no va­ya­mos muy le­jos, cuan­do ca­mi­na­mos, co­mo lo ha­go fre­cuen­te­men­te por el par­que Mo­ra­zán, nos en­con­tra­mos con el mo­nu­men­to a don Ju­lio Acos­ta Gar­cía, sen­ta­do a la ma­ne­ra de los ma­gis­tra­dos ro­ma­nos en una si­lla cu­rul, y si de allí nos di­ri­gi­mos al par­que Cen­tral nos en­con­tra­re­mos con la Cu­ria Me­tro­po­li­ta­na, eco de la an­ti­gua Cu­ria Ju­lia, se­de del Se­na­do, que em­pe­zó a ser cons­trui­da po­rCa­yo Ju­lio Cé­sar en el Fo­ro Ro­mano.

Y aún más cer­ca. Ju­lio Cé­sar, tra­ge­dia de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, siem­pre es una obra per­ti­nen­te y lo es más en es­te mo­men­to po­lí­ti­co y cul­tu­ral, en es­pe­cial cuan­do se pre­sen­ta­rá un mon­ta­je de es­te tex­to en el Tea­tro Na­cio­nal, es­te miér­co­les 21.

El sur­gi­mien­to de Ca­yo Ju­lio Cé­sar

Ita­lia fue la cu­na de Ro­ma, pe­ro Ro­ma no fue to­da Ita­lia. La ciu­dad fue fun­da­da (de acuer­do a la le­yen­da) en el si­glo VIII a. C. en el cen­tro del La­cio (de allí vie­ne el idio­ma la­tino que, tras mu­chas va­rian­tes, da ori­gen al es­pa­ñol). En sus pri­me­ros 200 años asu­me la for­ma de go­bierno mo­nár­qui­co, pe­ro en 509 a. C. los ro­ma­nos de­ci­den ex­pul­sar al úl­ti­mo de sus re­yes.

La acu­mu­la­ción de tie­rra se in­cre­men­ta y los ve­te­ra­nos de gue­rra que­dan sin tie­rra. Las le­gio­nes no pue­den re­clu­tar hom­bres (pa­ra ser­vir en el ejér­ci­to era re­qui­si­to te­ner tie­rra).

El fin re­la­ti­vo de la ex­pan­sión ro­ma­na ha­ce que los ro­ma­nos vuel­van sus ojos a los pro­ble­mas in­ter­nos. Del año 133 a. C al año 31 a. C., se da en Ro­ma una se­rie de con­flic­tos en­tre quie­nes abo­ga­ban por la pri­ma­cía del Se­na­do, los Op­ti­ma­tes, y quie­nes pre­fe­rían la de las Asam­bleas, los Po­pu­la­res. Dis­tin­tos per­so­na­jes co­mo Ca­yo Ma­rio (tío de Ju­lio Cé­sar) o Lu­cio Cor­ne­lio Si­la (el hé­roe de los Se­na­to­ria­les) se en­fras­can en gue­rras ci­vi­les que con­lle­van la muer­te de mu­chos y quie­bran el or­den nor­mal de la Re­pú­bli­ca.

En es­te con­tex­to apa­re­ce la fi­gu­ra de Ca­yo Ju­lio Cé­sar, des­cen­dien­te de una an­ti­gua fa­mi­lia de Pa­tri­cios ve­ni­da a me­nos, pe­ro alia­da a los Po­pu­la­res.

Cé­sar se alía a Pom­pe­yo, ge­ne­ral vic­to­rio­so (co­no­ci­do por la his­to­ria co­mo Magno) y a Mar­co Li­ci­nio Cra­so, el más rico de Ro­ma y ven­ce­dor del fa­mo­so Es­par­ta­co. Pa­ra en­trar en el jue­go del po­der, Cé­sar ob­tie­ne fa­vo­res po­pu­la­res al pro­veer fes­ti­va­les de en­tre­te­ni­mien­to al pue­blo, mas que­da muy en­deu­da­do.

La oca­sión de ob­te­ner más re­cur­sos y pa­gar a sus acree­do­res se pre­sen­ta con la con­quis­ta de las Ga­lias (bá­si­ca­men­te lo que hoy en día es Fran­cia). Cé­sar re­gre­sa a Ro­ma co­mo ven­ce­dor y se en­fren­ta a su an­ti­guo alia­do, y yerno, Pom­pe­yo, a quien de­rro­ta.

La gue­rra ci­vil con­ti­núa y en la ba­ta­lla de Mun­da (17 de mar­zo de 45 a. C.) arran­ca la tra­ge­dia de Ju­lio Cé­sar, que es es­cri­ta du­ran­te el Re­na­ci­mien­to isa­be­lino por Wi­lliam Sha­kes­pea­re (1564-1616).

Una gran can­ti­dad de las obras de con­te­ni­do his­tó­ri­co de es­te gran au­tor es­tán si­tua­das en la An­ti­güe­dad ro­ma­na. Te­ne­mos

Ti­to An­dró­ni­co( 1594), Ju­lio Cé­sar (1599), An­to­nio y Cleo­pa­tra (1606) y Co­rio­lano (1608). El re­na­ci­mien­to to­ma su ins­pi­ra­ción en la cul­tu­ra gre­co-ro­ma­na; en la épo- ca de Sha­kes­pea­re, el la­tín tie­ne a Ci­ce­rón co­mo mo­de­lo y con­ser­va su pa­pel de lin­gua fran­ca.

Hay que te­ner pre­sen­te que, en el mo­men­to de crea­ción de Ju­lio Cé­sar, ape­nas ha­bían pa­sa­do 11 años de la victoria de Isabel I de In­gla­te­rra so­bre la Ar­ma­da In­ven­ci­ble (1588). La obra de tea­tro es una reivin­di­ca­ción de la idea mo­nár­qui­ca, ya que Ju­lio Cé­sar es ase­si­na­do al sos­pe­char­se que in­ten­ta­ba res­ta­ble­cer la mo­nar­quía ro­ma­na.

El cau­di­llo de la opo­si­ción fue Mar­co Ju­nio Bru­to (des­cen­dien­te de Lu­cio Ju­nio Bru­to, quien de­rro­có al úl­ti­mo rey de Ro­ma en 509 a. C.).

A par­tir de acá en el tex­to dra- ma­túr­gi­co se dan los di­fe­ren­tes dis­cur­sos, de­cla­ma­dos por Bru­to y por Mar­co An­to­nio. Es el ar­te de la re­tó­ri­ca, el ar­te de la per­sua­sión en su más fi­na ex­pre­sión.

Allí en­con­tra­mos có­mo las ma­sas se­du­ci­das por una u otra pro­pues­ta cam­bian ra­di­cal­men­te de opi­nión y se em­bar­can en ac­cio­nes to­tal­men­te irra­cio­na­les y vio­len­tas.

La obra cul­mi­na­rá en la ba­ta­lla de Fi­li­pos en don­de se en­fren­tan dos vi­sio­nes de Es­ta­do. In­ter ar­ma enim si­lent le­ges, en tiem­po de ar­mas las le­yes ca­llan.

Es­la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re un lla­ma­do a pen­sar dos ve­ces nues­tras ac­cio­nes o, palabras, en tiem­pos de pa­sión.

Cé­sar en las le­tras

Es di­fí­cil se­pa­rar la fi­gu­ra his­tó­ri­ca de Cé­sar de la li­te­ra­ria, pues­to que la His­to­ria du­ran­te mu­chos años ha si­do bá­si­ca­men­te un gé­ne­ro literario. Hay que agre­gar­que Ca­yo Ju­lio Cé­sar fue es­cri­tor, ade­más de es­ta­dis­ta y mi­li­tar.. Sus me­mo­rias se ba­san prin­ci­pal­men­te en sus dia­rios de cam­pa­ña tan­to de con­quis­ta (Be­llum Ga­lli­cum) co­mo en sus gue­rras ci­vi­les ( Be­llum Ci­vi­le). To­do lo de­más que sa­be­mos so­bre es­te per­so­na­je es por me­dio de obras pos­te­rio­res a su muer­te y, so­bre to­do, es­cri­tas en grie­go (a par­tir del si­glo II d. C. gran par­te de la li­te­ra­tu­ra la­ti­na co­mo tal des­apa­re­ció pa­ra dar cam­po a li­te­ra­tu­ra es­cri­ta en grie­go, con­si­de­ra­da más pres­ti­gio­sa).

En pri­mer lu­gar, te­ne­mos a Plu­tar­co, con sus Vi­das pa­ra­le­las, crea­das unos 100 años des­pués de la­muer­te de Cé­sar. Lue­go te­ne­mos a Sue­to­nio (69/75- 130 d. C.), his­to­ria­dor ro­mano cu­yo pa­dre pro­ba­ble­men­te vino del nor­te de Áfri­ca; él es­cri­bió la Vi­da de los do­ce Cé­sa­res, que tam­po­co es una fuen­te se­gu­ra. Por úl­ti­mo, te­ne­mos a Apiano de Ale­jan­dría (95-166 d. C.) y a Dión Ca­sio (155-235 d. C).

El mun­do ro­mano es co­no­ci­do en Cos­ta Ri­ca, en pri­mer lu­gar, por me­dio de do­cu­men­ta­les o fic­cio­nes (con sa­bor a sar­di­na) so­bre Ro­ma se han trans­mi­ti­do en Semana Santa.

Es así co­mo­mu­chos cre­ci­mos vien­do la pe­lí­cu­la de Cleo­pa­tra (1963), que pre­sen­ta un Cé­sar (Rex Ha­rri­son) con­quis­ta­dor de Egip­to y a So­fía Lo­ren co­mo la Rei­na de Egip­to; a Es­par­ta­co (1960), con un Cé­sar joven (John Ga­vin) en as­cen­so al po­der, o a Ju

lio Cé­sar (1953), ba­sa­da en la tra­ge­dia es­cri­ta por Sha­kes­pea­re, con sir John Giel­gud. EL AU­TOR ES ES­PE­CIA­LIS­TA EN HIS­TO­RIA GRIE­GA Y RO­MA­NA.----

CORTESÍA DEL TNT BRITAIN THEATRE.

Una de las es­ce­nas de Ju­lio Cé­sar, mon­ta­je de la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re.

MARIE-LAN NGUYEN/WIKIMEDIA COMMONS.

Es­ta es­cul

tu­ra de Ju­lio Cé­sar es de Ni­co­las Cous­tou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.