En­tre­vis­ta con el poe­ta es­pa­ñol Eloy Sán­chez Ro­si­llo

vie­ne a Cos­ta Ri­ca pa­ra ofre­cer un re­ci­tal el miér­co­les 21 (Día Mun­dial de la Poe­sía). Él nos ha­bla de la poe­sía es­pa­ño­la y de su pro­pio ejer­ci­cio de es­cri­tu­ra

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Car­los Fran­cis­co Mon­ge cf­mon­ge@hot­mail.com

El des­ta­ca­do poe­ta es­pa­ñol Eloy Sán­chez Ro­si­llo (Mur­cia, 1948) es una de las vo­ces más re­co­no­ci­das en el am­bien­te literario es­pa­ñol con­tem­po­rá­neo.

La Editorial Tus­quets aca­ba de­pu­bli­car, ape­nas ha­ce unas se­ma­nas, un her­mo­so to­mo de su poe­sía com­ple­ta, que su au­tor ha ti­tu­la­do Las co­sas co­mo fue­ron (1974-2017). Ya es­tá dis­po­ni­ble en el mer­ca­do li­bre­ro cos­ta­rri­cen­se, im­por­ta­do por la Li­bre­ría In­ter­na­cio­nal.

Sán­chez Ro­si­llo lle­ga a Cos­ta Ri­ca es­ta semana por in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca (UNA), don­de ofre­ce­rá un re­ci­tal el miér­co­les 21 de mar­zo, a las 10 a. m., en el Au­di­to­rio Clo­do­mi­ro Pi­ca­do.

Ese día se ce­le­bra in­ter­na­cio­nal­men­te el Día Mun­dial de la Poe­sía. En­tre­vis­ta­mos al poe­ta, quien se re­fie­re a di­ver­sos as­pec­tos de la poe­sía con­tem­po­rá­nea, de su obra y de sus pro­yec­cio­nes.

–¿Cuál es el es­ta­do de sa­lud de la poe­sía es­pa­ño­la ac­tual?

–Di­ga­mos que es el ha­bi­tual de es­tas co­sas tan de­li­ca­das y mis­te­rio­sas. Ni en la poe­sía es­pa­ño­la ni en nin­gu­na otra poe­sía na­cio­nal acon­te­cen to­dos los días ni to­dos los años ni to­dos los siglos co­sas de mu­cho re­lie­ve. Lo nor­mal es que en un país­ha­ya mi­les de poe­tas que no apor­tan na­da, y só­lo unos cuan­tos au­tén­ti­cos (de más o me­nos al­tu­ra). Y si ha­bla­mos de poe­tas ex­cep­cio­na­les y ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­bles, ocu­rren en la his­to­ria li­te­ra­ria de cual­quier lu­gar muy de tar­de en tar­de, o no su­ce­den nun­ca. En es­to no hay con­ti­nui­dad ni na­da ase­gu­ra­do.

–Us­ted apa­re­ció en el es­ce­na­rio literario es­pa­ñol a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970, y na­da me­nos que con el pres­ti­gio­so Pre­mio Ado­nais, de 1977, pa­ra poe­tas jó­ve­nes. ¿Có­mo des­cri­be su evo­lu­ción des­de en­ton­ces?

–Creo que ha si­do na­tu­ral y pau­la­ti­na. Mi poe­sía ha ido cam­bian­do a me­di­da que cam­bia­ba el hom­bre que la es­cri­be. En poe­sía son fre­cuen­tes los fal­sos cam­bios ins­tan­tá­neos y es­pec­ta­cu­la­res y los in­ten­tos de dar ga­to por lie­bre. El ser hu­mano y lo que él ha­ce se van trans­for­man­do y ma­du­ran­do pau­sa­da­men­te. Só­lo así es po­si­ble que lle­guen a su sa­zón, sin trai­cio­nar­se ni ma­lo­grar­se por el ca­mino. Mi poe­sía tie­ne una am­plia pri­me­ra eta­pa en la que pre­do­mi­na el tono ele­gía­co, y po­co a po­co, sin que me lo pro­pu­sie­ra yo ni lo ad­vir­tie­ra ape­nas, se fue con­vir­tien­do des­pués en un can­to ce­le­bra­ti­vo, que es el que se im­po­ne ca­da vez con más in­ten­si­dad en mis li­bros úl­ti­mos.

–Las co­sas co­mo fue­ron, su poe­sía com­ple­ta, pu­bli­ca­da ya en cua­tro oca­sio­nes y ca­da vez más nu­tri­da, ¿es un ejer­ci­cio de au­to­eva­lua­ción o so­lo la su­ma de su poe­sía has­ta hoy?

–El pu­bli­car mi poe­sía com­ple­ta no es pa­ra mí en mo­do al­guno el sim­ple he­cho me­cá­ni­co de re­unir­lo to­do y na­da más, sino que es siem­pre oca­sión de con­si­de­rar con mu­cho de­te­ni­mien­to to­do lo es­cri­to y ha­cer las co­rrec­cio­nes o en­mien­das que con­si­de­re opor­tu­nas.

”La poe­sía que uno ha es­cri­to es co­mo su pro­pia ca­sa. De­vez en cuan­do hay que de­te­ner­se, re­vi­sar las dis­tin­tas de­pen­den­cias de la vi­vien­da, ha­cer al­gu­nos arre­glos y re­for­mas, pin­tar las pa­re- des. Y lue­go hay que se­guir ade­lan­te con la ilu­sión de siem­pre”.

–¿Pa­ra qué sir­ve la poe­sía en es­tos tiem­pos con­vul­sos, de ver­da­des a me­dias, de pos­ver­da­des, en los que cual­quier co­sa va­le?

–Pues pre­ci­sa­men­te pa­ra po­ner­nos a sal­vo de las fal­se­da­des del dia­rio vi­vir.

”La poe­sía, cuan­do es auténtica, y no un sim­ple jue­gue­ci­llo, nos acer­ca a la ver­dad gran­de y mis­te­rio­sa que hay en el mun­do y que las men­ti­ras ur­di­das por el hom­bre, so­cial y co­lec­ti­vo, se em­pe­ñan en en­cu­brir o en des­truir.

”La poe­sía le pue­de abrir los ojos al hom­bre in­di­vi­dual, al que se apar­ta de la grey, y ayu­dar­le a mi­rar las co­sas a fon­do y co­mo por pri­me­ra vez, con inocen­cia, lim­pie­za y asom­bro”.

–¿Es en esas im­pos­tu­ras de la ac­tua­li­dad en lo que pen­sa­ba cuan­do es­cri­bió su re­cien­te poe­ma De­jo la puer­ta abier­ta?

–No exac­ta­men­te por queen el mo­men­to en el que uno vi­ve tam­bién exis­te el hom­bre pu­ro, el hom­bre que quie­re ver y oír.

”Yo pien­so en los po­si­bles lec­to­res ac­tua­les. Pe­ro tam­bién sue­ño a ve­ces con los po­ten­cia­les lec­to­res del fu­tu­ro. Se tra­ta de un sue­ño her­mo­so. Ese poe­ma que us­ted men­cio­na cie­rra el volumen de mi poe­sía com­ple­ta de­ján­do­les abier­ta la puer­ta de la mis­ma a quie­nes aca­so se acer­quen a ella al­gún día ve­ni­de­ro, cuan­do yo ya no es­té”.

–¿Es vá­li­do que el poe­ta con­tem­po­rá­neo bus­que el éxi­to editorial, co­mo ocu­rre con quie­nes es­cri­ben no­ve­las fá­ci­les pa­ra mu­cha gen­te?

–El poe­ta ver­da­de­ro no pue­de te­ner gran­des éxi­tos edi­to­ria­les por­que la poe­sía nos lle­va a apar­tar­nos, a me­di­tar en las cues­tio­nes hon­das del vi­vir y a en­trar en no­so­tros mis­mos. Los pú­bli­cos ma­si­vos, ma­si­fi­ca­dos, no quie­ren eso; lo que pre­ten­den es eva­dir­se, dis­traer­se, di­ver­tir­se.

”El poe­ta, no obs­tan­te, pue­de lle­gar a te­ner­mu­chí­si­mos lec­to­res, pe­ro no con­cen­tra­dos co­mo ma­sa in­di­fe­ren­cia­da en un mo­men­to da­do, sino in­di­vi­dua­li­za­dos y su­ce­si­vos a lo lar­go del tiem­po”.

–¿Hay, en su cri­te­rio, una co­mu­ni­dad de poe­tas con­tem­po­rá­neos, que es­cri­ben en cas­te­llano, pe­nin­su­la­res e his­pa­noa­me­ri­ca­nos, que de­be­ría for­ta­le­cer­se?

–Eso se­ría lo ideal, que en­tre la poe­sía es­pa­ño­la de los dis­tin­tos paí­ses hu­bie­ra ma­yor co­mu­ni­ca­ción. En otras épo­cas es­tos tras­va­ses fue­ron más in­ten­sos. Aho­ra no, a pe­sar de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sean hoy nu­me­ro­sos, flui­dos e ins­tan­tá­neos.

”Des­co­no­ce­mos mu­chí­si­mo de lo que se ha­ce en los paí­ses his­pá­ni­cos aje­nos al nues­tro. Es una pe­na y la cul­pa es de to­dos”.

–¿Con­si­de­ra us­ted un es­tig­ma el “yoís­mo” de mu­cha poe­sía que se es­cri­be en la ac­tua­li­dad; es de­cir, ha­blar de sí mis­mo sin más?

–Un yo hi­per­tró­fi­co es siem­pre un es­tor­bo en cual­quie­ra de las ar­tes. El poe­ta tie­ne que es­cu­char y de­jar que sea la pro­pia poe­sía la que ha­ble a tra­vés de él. El egó­la­tra ha­bla sin oír lo que la reali­dad nos di­ce cuan­do le pres­ta­mos aten­ción y, por tan­to, so­lo pro­fe­ri­rá ma­ja­de­rías, pe­re­gri­nas ocu­rren­cias pro­pias.

”Es­to no quie­re de­cir que la poe­sía, al pa­sar a tra­vés del poe­ta pa­ra lle­gar al pa­pel, no se ti­ña de la per­so­na­li­dad del hom­bre que la ayu­da a ser. Por eso la poe­sía de los di­fe­ren­tes poe­tas gran­des, aun di­cien­do lo mis­mo, nos re­sul­ta siem­pre di­ver­sa y nue­va”.

–¿Có­mo se­pa­rar lo bio­grá­fi­co de lo vi­tal al es­cri­bir un poe­ma?

–No creo que ha­ya que pres­cin­dir de lo bio­grá­fi­co, ni de lo anec­dó­ti­co. Con fre­cuen­cia se par­te de ahí, que es lo que uno co­no­ce me­jor. Pe­ro hay que su­pe­rar y tras­cen­der lo par­ti­cu­lar y trans­for­mar­lo en uni­ver­sal, en algo co­mún y en lo que to­dos pue­dan re­co­no­cer­se. La magia del poe­ta es­tá en lo­grar esa trans­mu­ta­ción im­pres­cin­di­ble.

–¿Qué sa­bía has­ta hoy de la poe­sía de Cos­ta Ri­ca?

–Ya me he re­fe­ri­do a la la­men­ta­ble in­co­mu­ni­ca­ción li­te­ra­ria que exis­te en­tre los di­ver­sos paí­ses del es­pa­ñol. Yo tam­bién par­ti­ci­po de esa es­pe­cie de sor­de­ra que pa­de­ce­mos pa­ra lo que no es lo nues­tro más cer­cano. Es­to nos em­po­bre­ce.

”Algo co­noz­co de la poe­sía de Cos­ta Ri­ca, pe­ro es mu­cho más lo que des­co­noz­co. Tra­ta­ré de po­ner re­me­dio. Pe­ro no ol­vi­den que el des­co­no­ci­mien­to no so­lo se pro­du­ce por cul­pa de los de­más. Us­te­des tam­bién tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad in­elu­di­ble de di­fun­dir lo su­yo con efi­ca­cia”.

CORTESÍA DE JUAN BALLESTER.

Eloy Sán­chez Ro­si­llo ha si­do ga­lar­do­na­do con los pre­mios Ado­nais (1977) y el Na­cio­nal de la Crí­ti­ca de Es­pa­ña (2005).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.