Vi­vir pa­ra la crea­ción

Una es­pe­cia­lis­ta en la obra de Da­niel Ga­lle­gos Tro­yo ha­ce un re­pa­so por los hi­tos de la ca­rre­ra de es­te Pre­mio Ma­gón 1998

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes -

Du­ran­te la dé­ca­da de los años 50 se sin­tió el im­pac­to más in­me­dia­to de los cam­bios que pro­po­nía el nue­vo mo­de­lo ins­ti­tu­cio­nal de Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se y el pro­yec­to po­lí­ti­co sur­gi­do so­bre la ba­se de la re­cién pro­mul­ga­da Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca.

Esa dé­ca­da es la que reunió, de un mo­do muy par­ti­cu­lar, a tres gran­des per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra y de las le­tras cos­ta­rri­cen­ses: Alberto Cañas, Sa­muel Ro­vins­ki y Da­niel Ga­lle­gos. Cañas era el ma­yor de los tres, pues ha­bía nacido en 1920, mien­tras que Ga­lle­gos era de 1930 y Ro­vins­ki de 1932. Es­to no fue obs­tácu­lo pa­ra que tra­ba­ran una só­li­da amis­tad, que na­ció, en gran me­di­da, por sus in­quie­tu­des in­te­lec­tua­les co­mu­nes y su em­pe­ño por in­cur­sio­nar, de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca y ri­gu­ro­sa, en el cam­po de las le­tras.

A pe­sar de que los tres cul­ti­va­ron dis­tin­tos gé­ne­ros li­te­ra­rios, co­mo el cuen­to, la no­ve­la, el en­sa­yo y otros, la his­to­ria los re­co­no­ce co­mo­la tri­lo­gía fun­dan­te del tea­tro de nues­tro país de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Cier­ta­men­te, co­mo lo ha­bía se­ña­la­do ya el re­cor­da­do in­ves­ti­ga­dor Ál­va­ro Que­sa­da Soto, fue­ron ellos los que im­pul­sa­ron el re­na­cer del tea­tro cos­ta­rri­cen­se a par­tir de los años 50.

La Edi­to­rial Cos­ta Ri­ca, crea­da en 1959, con­tri­bu­yó de for­ma muy im­por­tan­te a que las obras de tea­tro es­cri­tas por Cañas, Ga­lle­gos y Ro­vins­ki se co­no­cie­ran en el país y tam­bién fue­ra de nues­tras fron­te­ras, lo cual de­be re­co­no­cer­se, pues es­te ti­po de tex­tos no siem­pre va acom­pa­ña­do de un éxi­to edi­to­rial.

Adi­cio­nal­men­te, los tres dra­ma­tur­gos tu­vie­ron la for­tu­na de que sus pie­zas fue­ran pues­tas en es­ce­na y de que el­pú­bli­co deCos­ta Ri­ca y de otras la­ti­tu­des pu­die­ra aqui­la­tar su ca­li­dad.

En el ca­so de Ga­lle­gos, la to­ta­li­dad de las obras dra­má­ti­cas de es­te au­tor con­for­man un pro­yec­to uni­ta­rio, que se sos­tie­ne so­bre dos gran­des ideas ma­dre: por una par­te, los des­equi­li­brios y abu­sos del po­der, in­de­pen­dien­te­men­te de los fi­nes que se per­si­gan y de quie­nes lo ejer­zan; y, por otra, el mun­do apa­ren­cial, los an­ti­va­lo­res, el con­su­mis­mo, las pa­ra­do­jas y otros ele­men­tos pro­pios de un mo­de­lo de con­vi­ven­cia y vi­sión de mun­do abur­gue­sa­do.

Es­tas dos nú­cleos te­má­ti­cos apa­re­cen im­bri­ca­dos, se tras­la­pan abier­ta o su­til­men­te de ma­ne­ra tal que es di­fí­cil dis­tin­guir su pe­so y sus lí­mi­tes; es de­cir, se con­vier­ten en las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, tal co­mo Ga­lle­gos las plan­tea.

Den­tro de su pro­duc­ción tea­tral pu­bli­ca­da, al­gu­nas pie­zas se pue­den con­si­de­rar em­ble­má­ti­cas, icó­ni­cas, si se quie­re, don­de el au­tor lo­gra tra­tar un te­ma com­ple­jo, do­si­fi­car la ten­sión, ten­sar al má­xi­mo el clí­max y re­don­dear un fi­nal abier­to im­pac­tan­te, que in­vo­lu­cra de lleno al es­pec­ta­dor, pa­ra que se in­quie­te y re­fle­xio­ne, co­mo En el sép­ti­mo círcu­lo, La ca­sa, Pun­to de re­fe­ren­cia y, ami jui­cio, tam­bién la pri­me­ra y la úl­ti­ma de sus pie­zas: Los pro­fa­nos, es­cri­ta a los 29 años, y Ex­pe­dien­te con­fi­den­cial, crea­da 50 años des­pués.

Las dos ideas ma­dre de Ga­lle­gos ar­ti­cu­lan la vi­da co­ti­dia­na ac­tual de nues­tra so­cie­dad y de otras so­cie­da­des del mun­do, en las cua­les no se vis­lum­bra que se va­ya a pro­du­cir un cam­bio ra­di­cal; de ahí que sus obras tie­nen mu­cho que de­cir­nos hoy y to­da­vía por lar­go tiem­po.

Su pro­duc­ción si­gue te­nien­do vi­gen­cia si es ca­bal­men­te ana­li­za­da y com­pren­di­da en su pro­fun­da di­men­sión. Cuan­do sus obras tea­tra­les se lle­va­naes­ce­na res­pon­sa­ble­men­te, cum­plen a ca­ba­li­dad dos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les de es­te ar­te: di­ver­tir al pú­bli­co, pe­ro tam­bién ha­cer­lo pen­sar.

La la­bor de Ga­lle­gos no se cir­cuns­cri­bió so­la­men­te a la pro­duc­ción de obras dra­má­ti­cas y no­ve­las, y a la di­rec­ción de es­ce­na de una can­ti­dad im­por­tan­te de tex­tos del re­per­to­rio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, sino que, ade­más, ejer­ció car­gos de je­fa­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca y fue do­cen­te en la Es­cue­la de Ar­tes Dra­má­ti­cas.

Gé­ne­sis na­rra­ti­va

Co­mo se pue­de con­cluir, no es­ta­ba de­di­ca­do a tiem­po com­ple­to a la es­cri­tu­ra y hay pe­río­dos en su lar­ga ca­rre­ra en que no pu­bli­có. Su pri­me­ra no­ve­la, El pa­sa­do es un ex­tra­ño país, vio la luz en 1993. Se­gún lo ano­ta­do por el au­tor en el cua­derno ma­nus­cri­to de la obra, es­ta no­ve­la se le ocu­rrió mien­tras “via­ja­ba en un tren ca­mino a Gi­ne­bra, Sui­za”.

Sie­te años des­pués, en el 2000, fue pu­bli­ca­da su se­gun­da obra na­rra­ti­va: Pun­to de re­fe­ren­cia. Es­ta no­ve­la lle­va el mis­mo tí­tu­lo que una obra de tea­tro que ha­bía es­cri­to en 1991 y tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de in­cluir, den­tro de su tra­ma, el ro­da­je de una pe­lí­cu­la que tam­bién se ti­tu­la Pun­to de re­fe­ren­cia. Es de­cir, hay un te­ma es­pe­cí­fi­co que Ga­lle­gos tra­tó des­de tres gé­ne­ros dis­tin­tos: no­ve­la, guion de ci­ne y obra de tea­tro.

En el 2008 y en el 2014, se pu­bli­ca­ron dos no­ve­las más: Los días que fue­ron y La mar­que­sa y sus tiem­pos-Me­mo­rias de una si­bi­la, res­pec­ti­va­men­te.

Po­dría de­cir­se que Ga­lle­gos al­ter­nó, a par­tir de su pri­me­ra no­ve­la, la es­cri­tu­ra na­rra­ti­va con la dra­má­ti­ca.

Cuan­do Ga­lle­gos pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, la crí­ti­ca la aco­gió po­si­ti­va­men­te, lo que evi­den­ció que el au­tor se desem­pe­ña­ba con acier­to en los dos gé­ne­ros. Uti­li­zan­do un tér­mino muy co­mún en el tea­tro, po­dría afir­mar­se que Ga­lle­gos pa­sa­ba del tea­tro a la na­rra­ti­va y vi­ce­ver­sa sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad. Ade­más de que ya el pú­bli­co lo co­no­cía co­mo di­rec­tor de tea­tro, cam­po en el cual tam­bién ha­bía re­ci­bi­do dis­tin­cio­nes.

En la di­rec­ción tea­tral

Co­mo di­rec­tor tea­tral, Ga­lle­gos se­lec­cio­nó obras de di­ver­sa ca­te­go­ría: aque­llas que se ha­bían ga­na­do un pues­to en el re­per­to­rio uni­ver­sal, co­mo Pig­ma­lión, Las bru­jas de Sa­lem, La vi­si­ta de la vie­ja da­ma, yMa­ría Es­tuar­do, to­dos mon­ta­je de “gran for­ma­to”, así co­mo pie­zas in­ti­mis­tas apro­pia­das pa­ra tea­tro de cá­ma­ra co­mo Per­dón nú­me­ro equi­vo­ca­do, La dan­za ma­ca­bra, La se­ño­ri­ta Ju­lia oLa vís­pe­ra de sá­ba­do; y tra­ba­jos pa­ra un so­lo per­so­na­je, co­mo Emily oShir­ley Va­len­ti­ne.

En las pues­tas en es­ce­na, Ga­lle­gos tra­tó siem­pre de que to­dos los ele­men­tos que con­fi­gu­ran el es­pec­tácu­lo to­tal, co­mo es­ce­no­gra­fía, mú­si­ca, ilu­mi­na­ción, ves­tua­rio, y otros, es­tu­vie­ran ade­cua­da­men­te in­te­gra­dos.

Pa­ra él, el tex­to era fun­da­men­tal co­mo por­ta­dor de la pa­la­bra, pe­ro tam­bién lo eran las emo­cio­nes, la fuer­za, los sen­ti­mien­tos, el co­lo­ri­do y la at­mós­fe­ra que se de­bía crear pa­ra que el pú­bli­co no per­die­ra in­te­rés y sa­lie­ra del tea­tro sa­tis­fe­cho de ha­ber vis­to una obra que le ha­bía apor­ta­do al­go y, en el me­jor de los ca­sos, lo ha­bía trans­for­ma­do co­mo per­so­na.

A Ga­lle­gos lo re­cor­da­re­mos co­mo un ser hu­mano que vi­vió pa­ra la crea­ción; de una ge­ne­ro­si­dad sin lí­mi­tes, al ex­tre­mo que con­sa­gró su vi­da a le­gar­nos una obra que ape­nas se ha co­men­za­do a es­tu­diar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.