A la me­mo­ria de un lord

Nun­ca tu­vo tí­tu­lo ni lo ne­ce­si­tó, el dra­ma­tur­go, no­ve­lis­ta y di­rec­tor tea­tral Da­niel Ga­lle­gos fue to­do un caballero de la cul­tu­ra cos­ta­rri­cen­se. Mu­rió el miér­co­les 21, a los 87 años, y le de­jó al país un ri­co le­ga­do li­te­ra­rio y tea­tral

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Enoc­tu­bre, Da­nie­lGa­lle­gos es­ta­ba hos­pi­ta­li­za­do, mien­tras los doc­to­res le rea­li­za­ban un sin­fín de exá­me­nes. Apro­ve­chó un des­cui­do de to­dos y me lla­mó pa­ra ofre­cer­me una re­se­ña del li­bro de Luis The­non ( El só­tano, pu­bli­ca­da por Uruk Edi­to­res): que la te­nía lis­ta, que me la iba a man­dar Emi­lia Ma­ca­ya, una de sus que­ri­das ami­gas; que por fa­vor la va­lo­ra­ra. La ban­da so­no­ra ca­rac­te­rís­ti­ca de un hos­pi­tal me acom­pa­ñó mien­tras tra­té, in­fruc­tuo­sa­men­te, de sa­ber­có­mo es­ta­ba, qué te­nía, có­mo se sen­tía; qui­so tran­qui­li­zar­me con un mo­no­sí­la­bo y si­guió ha­blan­do del li­bro, del au­tor y, por su­pues­to, del tea­tro...

Apa­sio­na­do por las ar­tes y la cul­tu­ra, dis­cre­to y ele­gan­te, así era Da­niel Ga­lle­gos Tro­yo, dra­ma­tur­go, no­ve­lis­ta, di­rec­tor tea­tral y abo­ga­do de 87 años que fa­lle­ció el miér­co­les 21. Sin du­da, uno de los nom­bres de la le­tras y de tea­tro más im­por­tan­tes del país, co­mo lo sub­ra­yó el Pre­mio de Cul­tu­ra Ma­gón 1998 y lo re­afir­man los es­pe­cia­lis­tas.

Si no es­ta­ba di­ri­gien­do una obra de tea­tro (pro­pia o aje­na), es­ta­ba do­man­do la pa­la­bra en tex­tos dra­ma­túr­gi­cos o de na- rra­ti­va; si no es­ta­ba es­cri­bien­do, es­ta­ba en una reunión de la Aca­de­mia Cos­ta­rri­cen­se de la Len­gua (a la cual in­gre­só en 1990) bus­can­do pro­mo­ver a un buen es­cri­tor de la len­gua de Cer­van­tes o ha­blan­do, con co­no­ci­mien­to y con­vic­ción, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y las po­si­bi­li­da­des de sus obras y per­so­na­je.

En el oto­ño de su vi­da, dis­fru­ta­ba tal tra­jín, así­co­mo­re­cluir­se so­lo o con sus más ama­dos en su fin­ca en San Isi­dro de He­re­dia, un mun­do he­cho a su me­di­da y un re­man­so en que se le en­con­tra­ba en ca­da de­ta­lle.

Cohe­ren­cia y huer­to fér­til

“En Da­niel, su vi­da y obra es­ta­ban per­fec­ta­men­te con­ju­ga­das. En su ca­so, no hay una se­pa­ra­ción de gé­ne­ros ni es­ti­los; cuan­do us­ted es un en­te crea­dor res­pon­sa­ble, su obra y su vi­da mues­tran una cohe­ren­cia”, de­ta­lla la aca­dé­mi­ca Emi­lia Ma­ca­ya, quien se con­vir­tió en amiga cer­ca­ní­si­ma de Ga­lle­gos y Ju­lie­ta Pin­to gra­cias a la en­sa­yis­ta y cuen­tis­ta Lilia Ra­mos.

Es­te caballero de la cul­tu­ra cos­ta­rri­cen­se, con maneras que re­cor­da­ban siem­pre las de un lord in­glés (nun­ca tu­vo el tí­tu­lo ni lo ne­ce­si­tó), evi­den­ció tal cohe­ren­cia du­ran­te su evo­lu­ción: cam­bia­ban las vi­ven­cias, las per­so­nas y las cir­cuns­tan­cias, pe­ro su pun­to de vis­ta e in­tere­ses fue­ron cons­tan­tes.

“Con­ti­nua­men­te, Da­niel le­yó su reali­dad más cer­ca­na a la luz de una cos­mo­vi­sión más am­plia, un en­torno más gran­de (Amé­ri­ca La­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos, el res­to del mun­do), y en per­ma­nen­te co­rres­pon­den­cia... En esa cos­mo­vi­sión ha­bía au­ten­ti­ci­dad, una ne­ce­si­dad de per­te­nen­cia y un mi­rar al pa­sa­do, pa­ra com­pro­me­ter­nos en el pre­sen­te y pen­sar en el fu­tu­ro pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, ex­pli­ca Ma­ca­ya.

Y es­to se re­fle­jó so­bre el pa­pel y en el es­ce­na­rio. Des­de su pri­me­ra obra de tea­tro, Los pro­fa­nos (1959), Da­niel Ga­lle­gos abre el ma­zo de cartas y ex­po­ne con cua­les “ju­ga­rá” du­ran­te su tra­yec­to­ria. Allí es­tá la su­ma te­má­ti­ca de su pro­duc­ción, “el se­mi­lle­ro de lo que va pu­lien­do, hil­va­nan­do y sol­tan­do hi­los”, co­mo lo des­cri­be Ma­ca­ya.

Ella re­co­no­ce cin­co te­má­ti­cas fun­da­men­ta­les en la obra de Ga­lle­gos: la fa­mi­lia (los man­da­tos in­ape­la­bles de la tri­bu), Dios

“Pa­ra Da­niel, po­ner­los co­mo va­cas sa­gra­das po­día coar­tar la li­ber­tad de crea­ti­vi­dad de los jó­ve­nes (...). Te­nía cla­ro que el le­ga­do de su obra de­bía ser luz que ilu­mi­na, no cel­da que en­ca­si­lla”.

(a ve­ces si­len­cio, a ve­ces so­le­dad y, en oca­sio­nes, es­pe­ran­za), el po­der (sin du­da, aman­te y heredero del mun­do sha­kes­pea­riano), los vai­ve­nes del tiem­po (en es­pe­cial en el fluir de las ge­ne­ra­cio­nes) y el com­pro­mi­so de la crea­ti­vi­dad (ca­mino de la li­be­ra­ción del su­je­to que crea y de quie­nes lo con­su­men). “En Los pro­fa­nos es­tán to­das es­tas co­sas. De ese huer­to ma­ra­vi­llo­so, Da­niel va a sa­car ár­bo­les, en­re­da­de­ras, ria­chue­los...”, agre­ga la ex­per­ta.

Con to­do es­to, Ga­lle­gos ha­ce su pro­pio via­je pa­ra ex­plo­rar al ser hu­mano, sus mo­ti­va­cio­nes y am­bi­cio­nes.

De di­cho huer­to crea­ti­vo del es­cri­tor sa­lie­ron Ese al­go de Dá­va­los, La co­li­na, En el sép­ti­mo círcu­lo, Pun­to de re­fe­ren­cia, La ca­sa, El pa­sa­do es un ex­tra­ño país, Los días que fue­ron, Ex­pe­dien­te con­fi­den­cial y La Mar­que­sa y sus tiem­pos, en­tre otros tex­tos.

“Fue un gran dra­ma­tur­go y no­ve­lis­ta. Ca­da una de las obras era una sor­pre­sa y una ale­gría... Me sor­pren­día có­mo po­día ha­cer­las en esa for­ma y que fue­ran tan di­fe­ren­tes unas de otras”, cuen­ta, con or­gu­llo de her­ma­na, la es­cri­to­ra Ju­lie­ta Pin­to, su amiga más cer­ca­na.

Ade­más, es­ta mu­jer pre­mia­da con el Pre­mio Ma­gón 1996 ca­li­fi­có a Ga­lle­gos co­mo un va­lien­te por los te­mas que tra­ba­ja­ba y el abor­da­je que les da­ba.

Los tra­ba­jos de es­te au­tor se ca­rac­te­ri­zan por la fuer­za, la pro­vo­ca­ción y el abor­da­je de te­mas ál­gi­dos, co­mo afir­ma­la pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra Margarita Ro­jas. Por ejem­plo La co­li­na­tra­ta el te­ma de la es­pi­ri­tua­li­dad y de Dios crí­ti­ca­men­te, por lo que fue re­ci­bi­da con po­lé­mi­ca por gru­pos con­ser­va­do­res, pe­ro res­pal­da­da con un pre­mio na­cio­nal; La ca­sa des­nu­da la do­ble reali­dad de una fa­mi­lia y En el sép­ti­mo círcu­lomues­tra un vio­len­to en­fren­ta­mien­to ge­ne­ra­cio­nal.

Tri­ni­dad sin sa­cra­li­zar

A Da­niel Ga­lle­gos se le co­no­ce co­mo par­te de la lla­ma­da “San­tí­si­ma Tri­ni­dad” del tea­tro cos­ta­rri­cen­se, la cual era com­ple­ta­da por Alberto Cañas y Sa­muel Ro­vins­ki. Di­cha de­no­mi­na­ción ubi­ca a los tres (ya fa­lle­ci­dos) co­mo re­pre­sen­tan­tes de una épo­ca de oro de la dra­ma­tur­gia en Cos­ta Ri­ca en­tre los años 60 y 80 del si­glo XX.

Con sus obras, los tres es­cri­to­res im­pul­sa­ron el tea­tro du­ran­te esas dé­ca­das. A jui­cio de la in­ves­ti­ga­do­ra María Lour­des Cortés, co­mo lo de­ta­lla en un ar­tícu­lo apa­re­ci­do en el 2012 en la re­vis­ta Ká­ñi­na, “Ga­lle­gos se di­fe­ren­cia­ba de sus com­pa­ñe­ros ya que sus te­mas y len­gua­je no se ape­gan al neo­cos­tum­bris­mo to­da­vía en bo­ga, de obras co­mo Uvie­ta (1980), de Cañas, o Las fis­go­nas de Pa­so An­cho (1978), de Ro­vins­ki. (...) Asi­mis­mo, las in­ten­cio­nes de su tea­tro eran más de ca­rác­ter fi­lo­só­fi­co”.

A Ga­lle­gos le gus­ta­ba sa­ber­se un re­fe­ren­te, mas no apo­ya­ba “la san­ti­fi­ca­ción”. “Da­niel po­día per­der la pa­cien­cia con lo de la tri­ni­dad del tea­tro cos­ta­rri­cen­se. Pa­raél, po­ner­los co­mo va­cas sa­gra­das po­día coar­tar la li­ber­tad de crea­ti­vi­dad de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que tan­to le im­por­ta­ban. Siem­pre de­cía que los jó­ve­nes no de­bían sen­tir que eran in­to­ca­bles. Te­nía cla­ro que el le­ga­do de su obra de­bía ser luz que ilu­mi­na, no cel­da que en­ca­si­lla”, re­cor­dó Ma­ca­ya. Lo cier­to es que el au­tor de El pa­sa­do es un ex­tra­ño país fue par­te de una ge­ne­ra­ción de es­cri­to­res muy pro­lí­fi­cos y que de­ja­ron una gran hue­lla en nues­tra cul­tu­ra, en la que hay que agre­gar a Car­men Naranjo.

Pa­ra Margarita Ro­jas, en dra­ma­tur­gia, Ga­lle­gos fue el más pro­vo­ca­dor en el tra­ta­mien­to de te­mas más com­ple­jos.

Ade­más, es­te es­cri­tor era un hom­bre cul­to y sen­si­ble que de­fen­día sus pun­tos de vis­ta con gran pa­sión, co­mo re­me­mo­ra el ac­tor y di­rec­tor Óscar Cas­ti­llo.

Aun­que su vi­da se ex­tin­guió , las se­mi­llas se­gui­rán dan­do fru­tos. Una luz así no se apa­ga con fa­ci­li­dad.

AR­CHI­VO DE LA COM­PA­ÑÍA NA­CIO­NAL DE TEA­TRO.

El di­rec­tor (de cu­chi­llas) en la prue­ba de ves­tua­rio de la obra La lo­ca de Chai­llot, de Jean Anouilh, en 1980.

/ LA NA­CIÓN JOR­GE AR­CE

AR­CHI­VO DE LA COM­PA­ÑÍA NA­CIO­NAL DE TEA­TRO.

En 1987, Ga­lle­gos di­ri­gió La vi­si­ta de la vie­ja da­ma, de Frie­drich Dü­rren­matt. Aquí una es­ce­na de la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.