PA­RA RE­COR­DAR A IRWIN HOFF­MAN: LA DES­PE­DI­DA DEL MAES­TRO

Tras su muer­te, se re­cuer­da al di­rec­tor Hoff­man co­mo fi­gu­ra im­pres­cin­di­ble en la his­to­ria de la cul­tu­ra cos­ta­rri­cen­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Ypor fin vo­ló su al­ma in­men­sa de mú­si­co. Irwin Hoff­man era un To­ne dich­ter (ex­pre­sión de Beet­ho­ven: un poe­ta de los so­ni­dos). Un fe­no­me­nal co­mu­ni­ca­dor mu­si­cal. Un maes­tro, un pe­da­go­go. Yun es­cul­tor de or­ques­tas: en más de una oca­sión le to­có asu­mir la di­rec­ción de una or­ques­ta in­ma­du­ra pa­ra trans­for­mar­la en agru­pa­ción de gran dig­ni­dad. Co­mo el rey Mi­das, to­do lo que to­ca­ba lo trans­for­ma­ba en oro.

La mú­si­ca era la pa­tria de su es­pí­ri­tu. A tra­vés de ella bus­ca­ba la Belleza y la Ver­dad, y cla­ro, pa­ra ello te­nía que pro­pen­der a la per­fec­ción: fue un maes­tro ri­gu­ro­so, exi­gen­te, en oca­sio­nes du­ro.

Co­men­zó rei­nan­do en la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca (OSN) por el te­rror, pe­ro ter­mi­nó ha­cién­do­lo por el amor. Du­ran­te una dé­ca­da se dis­tan­ció de ella –esa que él lla­ma­ba tier­na­men­te “mi or­ques­ta”–, pe­ro Gui­ller­mo Ma­driz (ex­di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de la Mú­si­ca) to­mó la ini­cia­ti­va lu­mi­no­sa de re­con­ci­liar­los, de ma­ne­ra que se re­en­con­tra­ron pa­ra vol­ver a ha­cer mú­si­ca du­ran­te sie­te años: fue­ron los me­jo­res años pro­fe­sio­na­les de Hoff­man. Ha­bía en él me­nos in­can­des­cen­cia, pe­ro más luz. El fue­go ha­bía si­do re­em­pla­za­do por el ci­rio, la ho­gue­ra por la lin­ter­na.

Era un hom­bre más se­reno, más dul­ce, más sa­bio. Téc­ni­ca­men­te se man­tu­vo in­tac­to has­ta el fi­nal.

Re­si­den­cia en la mú­si­ca

Ja­más he co­no­ci­do a una per­so­na de la que pue­da a tal pun­to de­cir­se “la mú­si­ca era su vi­da”. Con­ser­va­ba las par­ti­tu­ras de las nue­ve sin­fo­nías de Beet­ho­ven que com­pra­ra en Nue­va York cuan­do era un ado­les­cen­te: le cos­ta­ron $1.75.

Ja­más usó otra edi­ción. Ahí es­tu­vie­ron siem­pre con él, sus nue­ve ami­gas, lle­nas de ano­ta­cio­nes y ga­ra­ba­tos. Su gra­fía era co­mo la de un ni­ño. Le acom­pa­ña­ron du­ran­te 80 años.

Los días en que te­nía con­cier­to, se le­van­ta­ba muy tem­prano por la ma­ña­na, y co­men­za­ba por vi­sua­li­zar en su men­te la to­ta­li­dad de las par­ti­tu­ras, ve­ri­fi­car si la me­mo­ria es­ta­ba in­có­lu­me.

Una vez que es­te ri­tual era eje­cu­ta­do, desa­yu­na­ba y se di­ri­gía al en­sa­yo. Te­nía la mú­si­ca in­cor­po­ra­da a su or­ga­nis­mo, la res­pi­ra­ba, la trans­pi­ra­ba.

Co­mo de­cía Mah­ler, “se la co­mía”. En el avión, en el tren, en cualquiera que fue­ra el me­dio en que se trans­por­ta­se pa­ra sus gi­ras de con­cier­tos, lle­va­ba las par­ti­tu­ras, y las iba re­vi­san­do, in­terio­ri­zán­do­las, “oyen­do” la mú­si­ca aun en me­dio del peor ba­ru­llo, cer­cio­rán­do­se de que nin­gún de­ta­lle se le es­ca­pa­se. Ja­más asu­mió te­ner maes­tría ab­so­lu­ta so­bre una pie­za de mú­si­ca.

Ha­bién­do­la to­ca­do cien ve­ces, era me­nes­ter se­guir tra­ba­ján­do­la, pu­lien­do por aquí, bu­ri­lan­do por allá, y siem­pre ase­gu­rán­do­se de es­tar en ple­na po­se­sión me­mo­rís­ti­ca de la obra.

En es­ce­na, la par­ti­tu­ra se la re­ser­va­ba úni­ca­men­te pa­ra acom­pa­ñar so­lis­tas. Por lo de­más, siem­pre di­ri­gía de me­mo­ria. Era im­po­nen­te, se­ño­rial, in­ti­mi­dan­te en su po­dio. Pe­ro con los años se dul­ci­fi­có. Co­mo di­ría Darío en “Los mo­ti­vos del lo­bo”: “Me­li­fi­ca tu ser mon­ta­raz”.

Es­to fue obra del tiem­po, de la ex­pe­rien­cia y de la vi­da, pe­ro tam­bién, de ma­ne­ra prin­ci­pa­lí­si­ma, de su es­po­sa Lour­des, que hi­zo de él una per­so­na mu­cho más fun­cio­nal so­cial­men­te. Al fi­nal de su ca­rre­ra ya era el pa­pá es­pi­ri­tual de mu­chos miem­bros de la or­ques­ta, amén de su maes­tro, su men­tor mu­si­cal.

Ma­nos de pres­ti­di­gi­ta­dor

Nun­ca di­ri­gió con ba­tu­ta. “No exis­te, en la mú­si­ca, nin­gún pa­sa­je que pue­da co­rres­pon­der al gol­pe bru­tal, se­co, fi­lo­so y vio­len­to de la ba­tu­ta”, so­lía de­cir. Ni fal­ta que le ha­cía: te­nía ma­nos gran­des, re­cias e in­men­sa­men­te ex­pre­si­vas.

A la Sto­kowsky, pre­fi­rió siem­pre el len­gua­je de sus ma­nos, que el pa­li­llo su­per­fluo, fá­li­co y al­go ri­dícu­lo de la ba­tu­ta. En efec­to, hay al­go an­ti­na­tu­ral en su uso, y es cier­to que su gol­pe en el ai­re me­ta­fo­ri­za vi­sual­men­te una bru­ta­li­dad de la que la mú­si­ca no de­be ser vehícu­lo.

Oca­sio­nal­men­te ele­gía tem­pos más bien len­tos. To­ma una hon­da com­pe­ne­tra­ción con la mú­si­ca en­ten­der la ra­zón de es­tas es­co­gen­cias. El te­ma lí­ri­co del pri­mer mo­vi­mien­to de la Se­gun­da Sin­fo­nía de Brahms –es­pe­cie de can­ción de cu­na– bien pue­de di­ri­gir­se “en uno”-que es lo que Klei­ber ha­cía, pa­ra su irri­ta­ción-, pe­ro cuan­do se di­ri­ge “en tres”, más len­ta­men­te, ¡ga­na tan­to en hon­du­ra y mu­si­ca­li­dad! De un sim­ple val­se­ci­llo vie­nés se con­vier­te en una ema-

na­ción del al­ma.

Es­te era el ti­po de cri­te­rio, de de­ci­sión que ca­rac­te­ri­za­ba a Hoff­man: pa­ra la mú­si­ca to­do, pa­ra él na­da. El di­rec­tor es un ser­vi­dor del com­po­si­tor, de­be in­vi­si­bi­li­zar­se pa­ra que el crea­dor emer­ja: “yo de­bo dis­mi­nuir pa­ra que Él au­men­te” –de­cía Juan el Bau­tis­ta, re­fi­rién­do­se a Cris­to–.

En es­to, Hoff­man ha si­do el mú­si­co más ho­nes­to, más pu­ro que he co­no­ci­do: no ha­cía tram­pas, no to­ma­ba los ca­mi­nos más tri­lla­dos: era es­tric­ta­men­te un sol­da­do de la belleza y un ser­vi­dor de la mú­si­ca.

Abrien­do su co­ra­zón

“Al abrir los ojos por la­ma­ña­na -me con­fió en cier­ta oca­sión­mi pri­mer sen­ti­mien­to es de sor­pre­sa. Sor­pre­sa ma­ra­vi­llo­sa de sen­tir­me vi­vo. Lue­go mi­ro a Lour­des… y mi vi­da es per­fec­ta. Pe­ro siem­pre ten­go en men­te que ha­brá una úl­ti­ma vez en que suba a un po­dio, en que ha­brá un úl­ti­mo aplau­so, en que ha­brá una úl­ti­ma re­ve­ren­cia al pú­bli­co, en que ha­bráu­na úl­ti­ma­vez en­que abra una par­ti­tu­ra. Así es la vi­da. Yo he si­do muy afor­tu­na­do”.

En efec­to, tu­vo una ad­mi­ra­ble fa­mi­lia: to­dos los hi­jos fue­ron mú­si­cos de in­men­sa pro­sa­pia (che­lis­ta, ar­pis­ta, vio­lis­ta, com­po­si­tor y pia­nis­ta, y sus dos es­po­sas, que fue­ron emi­nen­tes vio­li­nis­tas).

Na­ció in­mer­so en un uni­ver­so am­nió­ti­co de mú­si­ca: su pa­dre era vio­li­nis­ta. Ini­cial­men­te, Irwin iba a se­guir sus pa­sos, pe­ro se de­can­tó por la di­rec­ción or­ques­tal. Sin em­bar­go es­tu­dió el vio­lín a fon­do, y lle­gó a to­car gran­des con­cier­tos co­mo so­lis­ta (Bach, Mo­zart, Bruch).

Aun­que el cen­tro de gra­ve­dad de su re­per­to­rio es­ta­ba en los si­glos XVIII y XIX, no es cier­to que no abor­da­ra el si­glo XX. Pa­ra no ir más le­jos, en 1999 es­tre­nó en Cos­ta Ri­ca La Con­sa­gra­ción de la Pri­ma­ve­ra, de Stra­vinsky. Pe­ro tam­bién di­ri­gió nu­me­ro­sas obras del pro­pio Stra­vinsky y de Bar­tók, Ko­daly, Hin­de­mith, Pro­ko­fiev, Chos­ta­ko­vich, Ka­ba­levs­ki, Bar­ber, Crumb, Co­pland, Pen­de­rec­ki, Lu­tos­lavs­ki: mu­chos de ellos fue­ron es­tre­nos en nues­tro país.

Di­ri­gió a las me­jo­res or­ques­tas de su si­glo, a los me­jo­res so­lis­tas de su si­glo, en los me­jo­res tea­tros de su si­glo, an­te las me­jo­res au­dien­cias de su si­glo.

La lis­ta de so­lis­tas­que acom­pa­ñó da vértigo. Con so­lo de­cir que re­co­rrió to­dos los Es­ta­dos Uni­dos con la Com­pa­ñía de Dan­za de Mart­ha Graham, di­ri­gien­do las obras que Co­pland le de­di­ca­ba.

Du­ran­te años el maes­tro y quien es­to es­cri­be cul­ti­va­mos el ri­tual con­sis­ten­te en re­unir­nos a ha­blar, en su es­plén­di­da re­si­den­cia en San An­to­nio de Es­ca­zú. Eran ves­per­ti­nas se­sio­nes de tres, cua­tro ho­ras. Go­zo­sa pe­ro tam­bién ex­te­nuan­te ex­pe­rien­cia pa­ra am­bos.

La idea era gra­bar las plá­ti­cas pa­ra pu­bli­car un li­bro que se lla­ma­ría Con­ver­sa­cio­nes con Irwin Hoff­man. La idea le ge­ne­ra­ba una gran ilu­sión. Pues bien, el ma­te­rial es­tá ahí, y aho­ra so­lo me res­ta trans­cri­bir­lo y pu­bli­car­lo. Se­rá un be­llo li­bro. Una obra de amor y gra­ti­tud, pa­ra un hom­bre que fue pa­ra mí maes­tro, ami­go y pa­pá.

MAR­CE­LA BERTOZZI

El di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se Irwin Hoff­man le dio a la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal el ni­vel de en­sam­ble in­ter­na­cio­nal.

RAFAEL PA­CHE­CO

Óscar Arias asis­tió al con­cier­to que di­ri­gió Irwin Hoff­man con la Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil, en la ca­pi­lla del CAI Vil­ma Cur­ling, pa­ra ce­le­brar el 30 ani­ver­sa­rio de los Acuer­dos de Paz pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, en el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.