Me­mo­ria del mun­do, he­ren­cia de to­dos

Cos­ta Ri­ca in­gre­só en el Re­gis­tro Mun­dial del Pro­gra­ma Me­mo­ria del Mun­do de Unes­co con do­cu­men­tos ejemplares pa­ra la cons­truc­ción de la paz, el con­sen­so y los de­re­chos hu­ma­nos

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - EL AU­TOR ES EM­BA­JA­DOR DE COS­TA RI­CA AN­TE LA UNES­CO.-

La me­mo­ria es frá­gil, sea in­di­vi­dual o co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, si su acer­vo es­tá vi­vo, se for­ta­le­ce. Ese cau­dal su­ma las vi­ven­cias que orien­tan a las per­so­nas y a los gru­pos en la for­ja del pre­sen­te, in­vo­can­do los re­fe­ren­tes que son la ba­se pa­ra cons­truir un fu­tu­ro me­jor.

La hu­ma­ni­dad pro­cu­ra de­jar im­pron­ta de sus he­chos des­ta­ca­dos, ya sur­jan de in­di­vi­duos ex­cep­cio­na­les o de mo­vi­mien­tos so­cia­les no­ta­bles. La me­mo­ria mun­dial es un aba­ni­co que aú­na la ma­ra­vi­llo­sa di­ver­si­dad de pro­duc­tos de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na y que ha­bría de ser im­pe­re­ce­de­ro; no obs­tan­te, es­tá per­ma­nen­te­men­te ame­na­za­do.

El de­ve­nir hu­mano es la­men­ta­ble­men­te pró­di­go en crí­me­nes con­tra los co­no­ci­mien­tos y en ca­tás­tro­fes que afec­ta­ron la he­re­dad de los sa­be­res. Esas si­tua­cio­nes han des­trui­do con­cre­tos tes­ti­mo­nios del pen­sa­mien­to de los tiem­pos, que es nues­tra do­te co­mún.

Ac­tos bár­ba­ros o even­tos na­tu­ra­les han eli­mi­na­do ca­pí­tu­los en­te­ros de la gran obra que to­dos cons­trui­mos a dia­rio. Los vai­ve­nes his­tó­ri­cos afec­tan la he­re­dad mne­mó­ni­ca hu­ma­na: ac­ci­den­tes, gue­rras o con­flic­tos ci­vi­les o in­ter­na­cio­na­les e in­clu­si­ve sim­pa­tías y an­ti­pa­tías per­so­na­les, em­bis­ten el pa­tri­mo­nio di­ver­so de la sa­bi­du­ría uni­ver­sal. Oca­sio­nal­men­te lo do­ble­gan; en el peor de los ca­sos, lo des­apa­re­cen.

Una per­so­na o un pue­blo sin me­mo­ria no tie­nen his­to­ria ni por­ve­nir. Ade­más, am­bos re­sul­tan even­tua­les víc­ti­mas de opre­sión, pues es más fá­cil so­me­ter a los am­né­si­cos que a quie­nes blan­den las he­rra­mien­tas de­fen­si­vas que otor­ga la ex­pe­rien­cia. Por ello, la me­mo­ria de­be pre­ser­var­se y pro­te­ger­se.

Aco­pio di­ver­so

Si bien la me­mo­ria es que­bra­di­za, los pue­blos sa­be­do­res de su va­lor iden­ti­ta­rio lu­chan por sal­va­guar­dar­la. Pa­ra apo­yar a esas co­lec­ti­vi­da­des y la to­ma de con­cien­cia so­bre la ri­que­za del aco­pio pa­tri­mo­nial de la me­mo­ria mun­dial, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción la Cien­cia y la Cul­tu­ra –Unes­co– coor­di­nó y pro­pul­só el Pro­gra­ma Me­mo­ria del Mun­do (MoW: Me­mory of theWorld), en 1992.

“El Pro­gra­ma Me­mo­ria del Mun­do na­ció de la ne­ce­si­dad de re­fle­jar la di­ver­si­dad de los pue­blos, de las len­guas y de las cul­tu­ras, así co­mo de la ur­gen­cia de pro­por­cio­nar ac­ce­so uni­ver­sal y per­ma­nen­te al pa­tri­mo­nio do­cu­men­tal. Desa­rro­lló pla­nes de asis­ten­cia prác­ti­ca, ase­so­ra­mien­to e in­for­ma­ción, fo­men­tó la ca­pa­ci­ta­ción y vin­cu­la­ción de los di­fe­ren­tes par­tí­ci­pes que tu­vie­sen pro­yec­tos per­ti­nen­tes y se so­li­di­fi­có co­mo un pro­gra­ma de gran uti­li­dad pa­ra los Es­ta­dos miem­bros del mis­mo. Ese in­ter­cam­bio es fa­vo­re­ce­dor de una ma­yor com­pren­sión y diá­lo­go en­tre los pue­blos, co­mo una de­ci­si­va he­rra­mien­ta pa­ra pro­mo­ver la Paz y el res­pe­to por la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia, los De­re­chos Hu­ma­nos y la dig­ni­dad”, ase­gu­ra Bo­yan Ra­doy­kov, je­fe de la sec­ción de Ac­ce­so uni­ver­sal y pre­ser­va­ción, del sec­tor deCo­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción de la Unes­co.

Me­mo­ria mun­dial

Des­de su crea­ción, Me­mo­ria del Mun­do es­ta­ble­ció el Re­gis­tro Mun­dial de Pa­tri­mo­nio Do­cu­men­tal de la Hu­ma­ni­dad pa­ra in­de­xar las pro­pues­tas de los Es­ta­dos miem­bros del pro­gra­ma que fue­sen apro­ba­das. Ahí fi­gu­ran ítems de­ter­mi­nan­tes en el de­sa­rro­llo his­tó­ri­co de los pue­blos que los pro­du­je­ron e im­por­tan­tes pa­ra el con­cier­to de las na­cio­nes.

El aco­pio in­clu­ye des­de de­li­ca­das ar­te­sa­nías has­ta gran­des es- cul­tu­ras en si­tios pa­tri­mo­nia­les cul­tu­ra­les, fon­dos do­cu­men­ta­les de ar­chi­vos ymu­seos, libros bau­tis­ma­les, dia­rios per­so­na­les his­tó­ri­ca­men­te re­le­van­tes, atlas, ma­pas, etc.; acep­ta­dos por sus ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas pa­ra el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos.

El pro­gra­ma con­tem­pla tres seg­men­ta­cio­nes. La pri­me­ra co­rres­pon­de al Re­gis­tro Nacional. Tie­ne un mar­co de ac­ción lo­cal. Eva­lúa ítems es­pe­cí­fi­ca­men­te im­por­tan­tes pa­ra ca­da país. Por ejem­plo: des­de 2009 en ese re­gis­tro fi­gu­ran el Ál­bum­de Jo­séMa- ría Fi­gue­roa y los ar­chi­vos del pro­gra­ma ra­dial Es­cue­la pa­ra To­dos.

Una se­gun­da ca­te­go­ría es el Re­gis­tro Re­gio­nal. Es más com­pren­si­vo que el an­te­rior: se re­fie­re a zo­nas más am­plias. Tie­ne un co­mi­té pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, con­for­ma­do por nue­ve ex­per­tos y com­ple­men­ta el tra­ba­jo de los co­mi­tés na­cio­na­les. El Co­mi­té Re­gio­nal se reúne anual­men­te pa­ra re­vi­sar las pro­pues­tas y con­si­de­rar su per­ti­nen­cia pa­ra el Re­gis­tro Internacional.

La ter­ce­ra ca­te­go­ría es el Re- gis­tro Internacional. Bie­nal­men­te, el Co­mi­té Con­sul­ti­vo Internacional (IAC: In­ter­na­tio­nal Ad­vi­sory Com­mit­tee) se­lec­cio­na las no­mi­na­cio­nes de los Es­ta­dos miem­brosy de­ci­de cuá­les se pro­pon­drán pa­ra for­mar par­te del re­per­to­rio mun­dial.

De­cla­ra­cio­nes de paz

En la más re­cien­te reunión del IAC, que tu­vo lu­gar en París del 4 al 27 de oc­tu­bre de 2017, se eva­lua­ron dos can­di­da­tu­ras de Cos­ta Ri­ca co­mo no­mi­na­cio­nes pa­ra in­te­grar el Re­gis­tro Mun­dial de Pa­tri­mo­nio Do­cu­men­tal de la Hu­ma­ni­dad. Eran los fon­dos co­rres­pon­dien­tes a la abo­li­ción del ejér­ci­to en Cos­ta Ri­ca (pre­sen­ta­do en el ex­pe­dien­te 2016-42) y a la Cor­te de Jus­ti­cia Cen­troa­me­ri­ca­na (ex­pe­dien­te 2016-60).

Co­mo em­ba­ja­dor de Cos­ta Ri­ca an­te la Unes­co aten­dí el pro­ce­so, que con­ta­ba con el apo­yo de los des­pa­chos del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y de la pri­me­ra da­ma, su­ma­do el del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Cul­to (MREC) y el del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y Ju­ven­tud (MCJ), es­pe­cial­men­te por me­dio del Ar­chi­vo Nacional de Cos­ta Ri­ca (ANCR), su ins­ti­tu­ción ads­cri­ta, que es cus­to­dio de los fon­dos pro­pues­tos.

En2015 co­men­zó la ru­ta de se­lec­ción y con­so­li­da­ción do­cu­men­tal, pre­sen­ta­ción de ates­ta­dos y ca­bil­deo, coor­di­na­da con las ins­ti­tu­cio­nes an­te­di­chas. Tam­bién apo­ya­ron el Co­mi­té Cos­ta­rri­cen­se de Me­mo­ria del Mun­do, la Co­mi­sión Cos­ta­rri­cen­se de Coope­ra­ción con la Unes­co (CCCU) y la Ofi­ci­na Re­gio­nal de Unes­co en San José.

El fruto ma­du­ró al di­fun­dir­se que nues­tras pro­pues­tas fi­gu­ra­ban den­tro de las can­di­da­tu­ras acep­ta­das; lue­go, la ex­di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Unes­co, Irina Bo­ko­va, dio la apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va y fir­mó los cer­ti­fi­ca­dos el 30 de oc­tu­bre de 2017. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Luis Gui­ller­mo So­lís Ri­ve­ra, ex­ter­nó la no­ti­cia en un ac­to ofi­cial en el Ar­chi­vo Nacional, el 15 de no­viem­bre.

Cos­ta Ri­ca ya con­ta­ba con ins­crip­cio­nes a ni­vel nacional y re­gio­nal; sin em­bar­go, in­gre­só por pri­me­ra vez en el Re­gis­tro Mun­dial de Pa­tri­mo­nio Do­cu­men­tal de la Hu­ma­ni­dad.

Lo hi­zo con de­cla­ra­to­rias de im­pac­to: dos tes­ti­mo­nios de que una de­mo­cra­cia pue­de so­bre­vi­vir des­ar­ma­da. Al mis­mo tiem­po, los fon­dos ape­lan a la prác­ti­ca de la Cul­tu­ra de paz y a nues­tro mo­do de re­so­lu­ción de con­flic­tos me­dian­te tri­bu­na­les, pri­vi­le­gian­do la vía con­sen­sual y le­gal, no la bé­li­ca.

Los cos­ta­rri­cen­ses ha­ce­mos un só­li­do apor­te a la for­ta­le­za de la me­mo­ria co­lec­ti­va con la in­clu­sión de es­tos fon­dos. Am­bos com­par­ten bue­nas prác­ti­cas de la ex­pe­rien­cia nacional y ex­por­tan ejem­plos que ali­men­tan el pa­ci­fis­mo y lo con­sen­sual, no so­la­men­te co­mo con­cep­tos sino co­mo ac­ti­vos com­pro­mi­sos.

Jus­ta­men­te or­gu­llo­sos, po­de­mos con­ti­nuar pre­go­nan­do que le de­cla­ra­mos la paz al mun­do.

WIKIMEDIA COMMONS.

En el 2016, el ar­chi­vo del es­cri­tor Sa­la­rrué (Sal­va­dor Sa­la­zar Arrué) in­gre­só al re­gis­tro internacional de Me­mo­ria del Mun­do de la Unes­co, gra­cias a una pro­pues­ta de El Sal­va­dor.

RAFAEL PA­CHE­CO/AR­CHI­VO LN

Una ilus­tra­ción del Ál­bum de Fi­gue­roa, que es par­te del re­gis­tro nacional del pro­yec­to Me­mo­ria del Mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.