LA CA­SA EN EL AR­TE COS­TA­RRI­CEN­SE

El gus­to por las pin­tu­ras con ca­sas es muy ti­co; se tra­ta de una tra­di­ción que co­men­zó con Teo­do­ri­co Qui­rós y se ex­tien­de vi­go­ro­sa has­ta hoy. Una ex­po­si­ción en la Ga­le­ría Na­cio­nal lo ejem­pli­fi­ca con cla­ri­dad

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Por­ta­da -

Los cos­ta­rri­cen­ses es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a ver pin­tu­ras de ca­sas –mo­des­tas ca­sas cam­pe­si­nas que ador­nan los­mu­ros de ho­ga­res y ofi­ci­nas– que po­si­ble­men­te cree­mos que en to­do el mun­do ocu­rre lo mis­mo. Pe­ro no es así.

El gus­to por las pin­tu­ras de ca­sas es al­go muy ti­co, que pue­de sor­pren­der a un ob­ser­va­dor ex­tran­je­ro.

Es­te cu­rio­so fe­nó­meno no tie­ne una, sino va­rias ex­pli­ca­cio­nes. Del la­do de la ofer­ta, co­mo di­ría un eco­no­mis­ta, la tra­di­ción tie­ne su ori­gen en el pio­ne­ro del ar­te mo­derno en Cos­ta Ri­ca: Teo­do­ri­co Qui­rós. Ar­qui­tec­to de pro­fe­sión, des­de que re­gre­só al país, lue­go de con­cluir sus es­tu­dios, co­men­zó a pin­tar ca­sas cam­pe­si­nas, aque­llas de ado­bes o baha­re­que, se­du­ci­do por su só­li­da sen­ci­llez y, tal vez, con nos­tal­gia an­ti­ci­pa­da an­te su pro­gre­si­va des­apa­ri­ción.

Ca­sa, pa­lo y mon­ta­ña

Lí­der in­dis­cu­ti­ble de la ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que hoy lla­ma­mos “na­cio­na­lis­ta”, Qui­rós con­du­jo a sus co­le­gas ha­cia el te­ma: to­dos ellos pin­ta­ron ca­sas de ado­bes en Es­ca­zú, Bar­va o San­toDo­min­go de He­re­dia.

El más per­sis­ten­te fue Faus­to Pa­che­co, quien lle­gó a ha­cer de la ca­sa cam­pe­si­na el eje de to­da su obra, tan­to en óleo co­mo en acua­re­la. Pa­che­co se ape­gó fiel­men­te a la fór­mu­la plan­tea­da por Qui­rós con su pro­ver­bial sen­ti­do del hu­mor: pa­ra ser ti­co, un pai­sa­je tie­ne que te­ner “ca­sa, pa­lo y mon­ta­ña”.

Esa fór­mu­la, que Pa­che­co re­pi­tió con va­ria­cio­nes en in­nu­me­ra­bles pin­tu­ras, en­con­tró una gran aco­gi­da en las fa­mi­lias que en aque­llos tiem­pos po­dían per­mi­tir­se com­prar ar­te. En ellas hi­zo eco to­do el po­der sim­bó­li­co de la ca­sa cam­pe­si­na, evo­ca­do­ra de un es­ti­lo de vi­da se­reno y aus­te­ro, en es­tre­cho con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Las ca­sas dePa­che­co hi­cie­ron en pin­tu­ra lo que las Con­che­rías, de Aqui­leo Eche­ve­rría, en las le­tras: res­ca­tar el ideal de una pa­tria­no­ble, apa­ci­ble y sen­ci­lla, po­co a po­co des­va­ne­ci­da por el ad­ve­ni­mien­to de la mo­der­ni­dad.

Un ideal arrai­ga­do

El pa­so de los años ha cam­bia­do nues­tra for­ma de vi­da, pe­ro aquel ideal si­gue in­tac­to. En los ho­ga­res de la cla­se me­dia cos­ta­rri­cen­se e in­clu­so en ofi­ci­nas pú­bli­cas y pri­va­das, ra­ra vez fal­ta un cua­dro en el que vea­mos la ca­sa, el “pa­lo” y la mon­ta­ña, y qui­zá una yun­ta de bue­yes, un ga­lli­ne­ro o una tro­ja.

Los pin­to­res ar­te­sa­na­les que han con­ti­nua­do esa tra­di­ción me­re­cen nues­tro res­pe­to. Más allá de la ma­yor o me­nor ca­li­dad téc­ni­ca de sus tra­ba­jos, son por­ta­do­res de un ideal fuer­te­men­te arrai­ga­do en la con­cien­cia co­lec­ti­va de los cos­ta­rri­cen­ses.

Ca­si to­dos los pin­to­res de la ge­ne­ra­ción fun­da­cio­nal del ar­te cos­ta­rri­cen­se pin­ta­ron ca­sas cam­pe­si­nas: Amig­het­ti, Ma­nuel de la Cruz Gon­zá­lez, Car­los Sa­la­zar He­rre­ra e in­clu­so Fran­cis­co Zú­ñi­ga, quien lue­go aban­do­na­ría la pin­tu­ra pa­ra desa­rro­llar, des­de Mé­xi­co, su bri­llan­te ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal co­mo es­cul­tor y ar­tis­ta grá­fi­co.

Un ca­so par­ti­cu­lar es el de Lui- sa Gon­zá­lez de Sáenz. Mien­tras los de­más se com­pla­cían en los jue­gos de la luz so­bre el ado­be y los ale­gres co­lo­res del en­torno, ella pin­ta­ba la ca­sa co­mo ob­je­to en­si­mis­ma­do en am­bien­tes ló­bre­gos, co­mo los de sus pai­sa­jes de al­tu­ra.

Nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

Ha­cia me­dia­dos del si­glo XX, los ar­tis­tas se in­cli­na­ron más por la fi­gu­ra hu­ma­na. Fue una reac­ción nor­mal an­te la ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te, y ade­más se ins­cri­bió en la fuer­te co­rrien­te de la nue­va fi­gu­ra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Sin em­bar­go, al­gu­nos, co­mo la no­ta­ble Di­no­rah Bo­lan­di, man­tu­vie­ron vi­vo el in­te­rés por el pai­sa­je y la ca­sa ru­ral.

Fe­lo Gar­cía, por su par­te, lle­vó las aglo­me­ra­cio­nes de tu­gu­rios, reales o ima­gi­na­rios, a un plano de idea­li­za­ción y ele­gan­cia a ba­se de di­bu­jo rít­mi­co y ar­mo­nías cro­má­ti­cas.

In­clu­so, un pin­tor al que aso­cia­mos con la fi­gu­ra hu­ma­na in­mer­sa en at­mós­fe­ras de mis­te­rio, co­mo es Ra­fa Fer­nán­dez, en al­gún mo­men­to hi­zo tam­bién pin­tu­ras de ca­sas.

Al­gu­nos ar­tis­tas de las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes con­ti­nua­ron desa­rro­llan­do el te­ma de la ca­sa cam­pe­si­na, prin­ci­pal-

men­te en acua­re­la, lo que es tam­bién una par­ti­cu­la­ri­dad es­pe­cial del ar­te cos­ta­rri­cen­se. Se lo de­be­mos en gran me­di­da a las ins­pi­ra­do­ras en­se­ñan­zas de Mar­ga­ri­ta Bert­heau en la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

De la ge­ne­ra­ción que emer­gió en el es­ce­na­rio ar­tís­ti­co na­cio­nal en­tre 1970 y 1980 des­ta­can Fa­bio He­rre­ra, Ana Gri­sel­da Hi­ne y Flo­ra Ze­le­dón, ca­da uno con su es­ti­lo muy per­so­nal, pe­ro los tres con gran in­ten­si­dad y desen­vol­tu­ra.

Tam­bién han cul­ti­va­do el te­ma, con ojo de ar­qui­tec­to y pin­cel de pin­tor, Adrián Va­len­ciano y Juan Car­los Ca­ma­cho.

La ca­sa ur­ba­na

Otros se han in­tere­sa­do más bien por la ca­sa ur­ba­na. Emi­lio Wi­lle fue pio­ne­ro en el te­ma, a me­dia­dos del si­glo an­te­rior.

Vir­gi­nia Var­gas hi­zo una in­tere­san­te ex­plo­ra­ción vi­sual de los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de los ba­rrios jo­se­fi­nos, que se plas­mó en un ex­qui­si­to con­jun­to de gra­ba­dos, un li­bro y una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te con el fin de res­ca­tar ese pa­tri­mo­nio ame­na­za­do. Ma­riano Pra­do, por su par­te, via­jó has­ta te­rri­to­rios in­dí­ge­nas pa­ra re­gis­trar y mos­trar sus ran­chos y al­deas.

Ha­ce al­gu­nos años Ca­ro­li­na Gui­ller­met in­ter­vino las fa­cha­das de un con­jun­to de ca­sas por el Pa­so de la Va­ca, en San Jo­sé. Fue un in­tere­san­te ex­pe­ri­men­to de va­lo­ri­za­ción es­té­ti­ca de vi­vien­das po­pu­la­res. Siem­pre con la tra­maur­ba­na en men­te ha de­ri­va­do ha­cia co­lo­ri­das abs­trac­cio­nes geo­mé­tri­cas que re­cuer­dan al gran Ka­zu­ya Sa­kai.

La tra­ma ur­ba­na es tam­bién el pun­to de par­ti­da del ar­te ma­té­ri­co de Ro­lan­do Ga­ri­ta, cu­yos en­sam­bla­jes re­co­gen los va­lo­res tác­ti­les y la hue­lla del tiem­po so­bre la vie­ja ma­de­ra.

La ca­sa es, de al­gu­na for­ma, el tra­je de la fa­mi­lia. Es un sím­bo­lo que abri­ga emo­cio­nes, afec­tos y as­pi­ra­cio­nes. En ella na­ce y vi­ve el amor fa­mi­liar. Es­tá lle­na de sig­ni­fi­ca­do y eso se re­fle­ja en nues­tro ar­te.

Ár­bol y ca­sa, de Faus­to Pa­che­co. Per­te­ne­ce a la co­lec­ción del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca. COR­TE­SÍA DE LA FUN­DA­CIÓN DE LOS MU­SEOS DEL BAN­CO CEN­TRAL

De la­ta y hor

ten­sias, acua­re­la del 2009 de Ana Gri­sel­da Hi­ne. CO­LEC­CIÓN DE LA AR­TIS­TA.

Ciu­da­des con

te­ni­das (2009) , de Ro­lan­do Ga­ri­ta. Co­lec­ción del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca. COR­TE­SÍA DE LA FUN­DA­CIÓN DE LOS MU­SEOS DEL BAN­CO CEN­TRAL

Pai­sa­je de

1932 de Ma­nuel de la Cruz Gon­zá­lez. Co­lec­ción del Ban­co de Cos­ta Ri­ca. COR­TE­SÍA DE LA FUN­DA­CIÓN DE LOS MU­SEOS DEL BAN­CO CEN­TRAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.