Aná­li­sis pro­fun­do de un re­tra­to pin­ta­do por En­ri­que Echan­di.

Le do­nó el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se un ex­cep­cio­nal re­tra­to que él hi­zo de sus hi­jos. Aquí la his­to­ria de es­ta obra y un aná­li­sis de lo que ve­mos en la pie­za

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Por­ta­da -

El re­tra­to de los ni­ños Gui­doy Flo­raE­chan­di es, sin du­da al­gu­na, la más sin­gu­lar y mis­te­rio­sa pin­tu­ra rea­li­za­da por En­ri­que Echan­di Mon­te­ro (1866-1959).

Ex­traor­di­na­rio des­de to­do pun­to de vis­ta, se tra­ta del úni­co re­tra­to de Echan­di en el que los per­so­na­jes fi­gu­ran al ai­re li­bre y de­lan­te de un pai­sa­je.

Los ri­cos ves­tua­rios y or­na­men­tos con­tras­tan dia­me­tral­men­te con la so­brie­dad usual de sus de­más pin­tu­ras y el ges­to inex­pli­ca­ble­men­te an­gus­tia­do de los pe­que­ños con­vier­te a la obra en una ra­ra ex­cep­ción, no so­lo en la pin­tu­ra de Echan­di, sino en la re­pre­sen­ta­ción de la in­fan­cia en la tra­di­ción clá­si­ca oc­ci­den­tal.

El do­ble re­tra­to de los hi­jos del pin­tor fue rea­li­za­do en 1899, cuan­do Gui­do te­nía 7 años, y su her­ma­na Flo­ra, ape­nas 5.

Pa­ra 1892, año de na­ci­mien­to de Gui­do, Echan­di se ha­bía ins­ta­la­do en Cos­ta Ri­ca en com­pa­ñía de su es­po­sa, la pia­nis­ta Eli­sa Ka­ta­ri­na Mau­kisch (co­no­ci­da co­mo El­sa), lue­go de sus años en Ale­ma­nia es­tu­dian­do di­bu­jo y pin­tu­ra. Gui­do y Flo­ra na­cie­ron en San Jo­sé, y su ter­ce­ra hi­ja, Mo­rai­ma, no na­ce­ría sino has­ta 1900, un año des­pués de la eje­cu­ción de es­ta obra.

La ma­yo­ría de re­tra­tos al óleo que pin­tó Echan­di son pos­te­rio­res a 1900; el de sus hi­jos es uno de los pri­me­ros y el más ela­bo­ra­do de to­dos.

Se tra­ta en efec­to de una pie­za es­pe­cial: un re­tra­to aris­to­crá­ti­co de tra­di­ción eu­ro­pea. Y si­guien­do es­ta tra­di­ción, nin­guno de los ele­men­tos in­clui­dos es ca­sual: to­dos son cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos por el ar­tis­ta pa­ra co­mu­ni­car con pre­ci­sión las cua­li­da­des y cir­cuns­tan­cia de las per­so­nas. Así, la es­ce­no­gra­fía, las ves­ti­men­tas y los ador­nos se trans­for­man en atri­bu­tos o re­fe­ren­tes que nos brin­dan in­for­ma­ción so­bre los per­so­na­jes.

El es­tu­dio de es­tos de­ta­lles es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal de la his­to­ria del ar­te y se le de­no­mi­na aná­li­sis ico­no­grá­fi­co. Vea­mos, en­ton­ces, có­mo re­tra­tó En­ri­que Echan­di a sus hi­jos en es­ta pin­tu­ra.

Los ni­ños Echan­di

En la pin­tu­ra, Gui­do y Flo­ra apa­re­cen en la es­qui­na de un bal­cón de­li­mi­ta­do por una ba­laus­tra­da de pie­dra, am­bos so­bre un es­ca­lón cu­bier­to por una piel de ani­mal con pe­lo blan­co, lar­go y lus­tro­so.

Gui­do es­tá en una cu­rio­sa po­si­ción, apo­ya­do y sen­ta­do a me­dias so­bre la ba­laus­tra­da, las ma­nos de­trás del cuer­po y la mi­ra­da fi­ja en el es­pec­ta­dor, con un ges­to de me­lan­có­li­ca se­rie­dad, aun­que er­gui­do y con el cuer­po dis­pues­to ha­cia el fren­te.

Flo­ra apa­re­ce a la de­re­cha de su her­mano, sen­ta­da en la gra­da con las ma­nos jun­tas so­bre el re­ga­zo, los de­dos cru­za­dos, for­man­do una ba­rre­ra de­lan­te del tor­so. Su cuer­po, com­ple­ta­men­te cu­bier­to por un ge­ne­ro­so ves­ti­do, pa­re­cie­ra re­co­gi­do en una ex­tra­ña pos­tu­ra que pa­re­ce en­co­ger in­na­tu­ral­men­te sus pier­nas. La ca­be­za de la ni­ña es­tá vuel­ta en el sen­ti­do de su mi­ra­da, ha­cia arri­ba, ob­ser­van­do al­go fue­ra de la es­ce­na, más bien en una con­tem­pla­ción eva­si­va del es­pec­ta­dor.

El ges­to de Flo­ra es par­ti­cu­lar­men­te in­tri­gan­te no so­lo por la in­ten­si­dad mie­do­sa de su mi­ra­da, sino por la ra­zón de es­ta preo­cu­pa­ción, que es­ca­pa a nues­tro co­no­ci­mien­to, y que pa­re­ce más asi­mi­la­ble a un ges­to pro­pio de pin­tu­ras pia­do­sas que de re­tra­tos in­fan­ti­les.

Eu­ge­nia Za­va­le­ta, en su tex­to Con­ti­nui­dad y rup­tu­ra. Di­bu­jos y pin­tu­ras de En­ri­que Echan­di, pu­bli­ca­do por el Mu­seo deAr­te Cos­ta­rri­cen­se en el 2003, apun­tó la par­ti­cu­la­ri­dad con que el ar­tis­ta abor­da las mi­ra­das fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas en sus re­tra­tos: “mien­tras las mi­ra­das fron­ta­les del va­rón y su mis­ma re­pre­sen­ta­ción apun­tan que la fi­gu­ra mas­cu­li­na ac­túa, las mu­je­res con­tem­plan en for­ma obli­cua co­mo

una pre­sen­cia pa­si­va…”.

Es­ta cons­tan­te en la obra de Echan­di en­cuen­tra su lu­gar en el re­tra­to de sus hi­jos, en el que Gui­do asu­me la pos­tu­ra do­mi­nan­te o ac­ti­va, y Flo­ra, por su par­te, una ac­ti­tud re­traí­da y con­tem­pla­ti­va, ma­te­ria­li­zan­do atri­bu­tos de gé­ne­ro pro­pios de la con­cep­ción de la épo­ca y del pin­tor.

Los ele­gan­tes tra­jes de los ni­ños, ex­tra­va­gan­tes pa­ra la mo­da cos­ta­rri­cen­se de la épo­ca, no so­lo co­mu­ni­can al es­pec­ta­dor el es­pe­cial es­ta­tus so­cial de su fa­mi­lia, sino que se con­vier­ten en un pre­tex­to pa­ra dis­tin­tos re­cur­sos plás­ti­cos del ar­tis­ta. El tra­je de Gui­do, de un pa­ño ma­rrón ater­cio­pe­la­do, mues­tra de­li­ca­das per­las y bo­to­nes do­ra­dos; el ves­ti­do de Flo­ra, bor­da­do de en­ca­jes, y su som­bre­ro, ador­na­do con flo­res y ho­jas de se­da.

La ba­laus­tra­da so­bre la que se apo­ya Gui­do da cuen­ta de una ar­qui­tec­tu­ra par­ti­cu­lar que no es aque­lla de las ba­rria­das, sino de las ca­sas de la bur­gue­sía jo­se­fi­na de fi­nal de si­glo.

De­trás de ella se aso­man, a la iz­quier­da, las co­pas de al­gu­nos ci­pre­ses me­di­te­rrá­neos y un ár­bol de po­ró, ape­nas dis­tin­gui­ble por su­tron­co ama­ri­llo y al­gu­nas pin­ce­la­das de car­mín que in­si­núan sus in­flo­res­cen­cias. Am­bas es­pe­cies eran co­mu­nes en ba­rrio Amón, don­de es­ta­ba la ca­sa de la fa­mi­lia Echan­di.

A la iz­quier­da del ni­ño, un va­so ce­rá­mi­co con ba­jo­rre­lie­ves sos­tie­ne una plan­ta de be­go­nia, es­pe­cie or­na­men­tal po­pu­lar en Cos­ta Ri­ca. Si bien es­ta plan­tano tie­ne nin­gu­na sig­ni­fi­ca­ción es­pe­cial, las flo­res co­lo­ca­das so­bre la piel a los pies de Flo­ra sí la tie­nen: las ro­sas son atri­bu­tos fe­me­ni­nos por ex­ce­len­cia; las de co­lor ro­jo sim­bo­li­zan la vi­da pia­do­sa (re­pre­sen­tan­do la Pa­sión de Cris­to) y las blan­cas re­pre­sen­tan la pu­re­za. Las flo­res blan­cas de za­ca­te es­tre­lla (si­mi­la­res a las flo­res de nar­ci­so) y otros bo­to­nes ve­ge­ta­les, al igual que la piel blan­ca de ani­mal, ha­cen eco a la idea de la inocen­cia de la ni­ñez.

Un ideal dis­tin­to

La­su­ma­de los ele­men­tos ico­no­grá­fi­cos nos rin­de cuen­ta de una par­ti­cu­lar re­pre­sen­ta­ción de la in­fan­cia: son ni­ños de es­pe­cial es­ta­tus so­cial, con ac­ti­tu­des de gé­ne­ro cla­ra­men­te de­fi­ni­das. Au­na­doa la ri­gi­dez­de sus pos­tu­ras, evo­ca la idea de la in­fan­cia do­mes­ti­ca­da.

Es de­cir, con­tra­rio a la ni­ñez li­bre, es­pon­tá­nea y ju­gue­to­na que Echan­di re­pre­sen­ta en sus in­nu­me­ra­bles di­bu­jos a plu­mi­lla, la in­fan­cia de es­te re­tra­to res­pon­de a un ideal dis­tin­to: aquel de la pin­tu­ra don­de el con­trol del cuer­po del ni­ño, en­ten­di­do co­mo la res­tric­ción de su im­pul­so pue­ril, re­pre­sen­ta par­te de su edu­ca­ción.

Lue­go de seis años pa­sa­dos en Ale­ma­nia, pri­me­ro en la Aca­de­mia de Pin­tu­ra, Di­bu­jo y Ar­qui­tec­tu­ra de Leip­zig y, pos­te­rior­men­te, en la Real Aca­de­mia de Be­lla­sAr­tes deMú­nich, Echan­di co­no­cía con de­ta­lle las dis­tin­tas es­cue­las eu­ro­peas de pin­tu­ra.

Aun­que ya pa­ra los años 1880 en Ale­ma­nia y en el res­to de Eu­ro­pa es­ta­ban en bo­ga dis­tin­tas ten­den­cias mo­der­nas con­tra­rias al aca­de­mi­cis­mo, el ejer­ci­cio de Echan­di so­bre lien­zo –por­que sus di­bu­jos a plu­mi­lla cuen­tan otra his­to­ria– fue de­ci­di­da­men­te en- cau­sa­do den­tro de la nor­ma clá­si­ca: el di­bu­jo pri­ma so­bre el co­lor y la re­pre­sen­ta­ción es na­tu­ra­lis­ta, con una es­truc­tu­ra bá­si­ca só­li­da.

Sin em­bar­go, más allá de sus de­ci­sio­nes ne­ta­men­te plás­ti­cas, la ob­ser­va­ción de la pin­tu­ra eu­ro­pea per­meó a Echan­di con un idea­rio es­pe­cí­fi­co tam­bién so­bre la na­tu­ra­le­za de la in­fan­cia, o al me­nos so­bre su de­bi­da re­pre­sen­ta­ción.

El ni­ño en la pin­tu­ra

El re­tra­to in­fan­til aris­to­crá­ti­co ejer­ci­ta­do por pin­to­res eu­ro­peos –par­ti­cu­lar­men­te de la es­cue­la in­gle­sa– en el si­glo XIX he­re­da un idea­rio con­for­ma­do du­ran­te más de cua­tro si­glos: de la pin­tu­ra di­nás­ti­ca a la in­fan­cia edu­ca­da del Si­glo de las Lu­ces.

A prin­ci­pios de la épo­ca mo­der­na (ha­cia el si­glo XV), hay una mul­ti­pli­ca­ción sin pre­ce­den­tes del re­tra­to in­fan­til en Eu­ro­pa, que tu­vo un re­tra­so con­si­de­ra­ble con res­pec­to a las obras so­bre adul­tos.

El re­tra­to es un ob­je­to de lu­jo re­ser­va­do a la éli­te. Pri­vi­le­gio de re­yes, aris­tó­cra­tas y mer­ca­de­res sol­ven­tes es un me­dio de le­gi­ti­ma­ción so­cial y de ma­ni­fes­ta­ción del po­der. Los me­ce­nasy­clien­tes de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes se ven re­fle­ja­dos con atri­bu­tos sim­bó­li­cos de su es­tir­pe (he­rál­di­ca, ani­ma­les y plan­tas ale­gó­ri­cos, me­da­llas y ani­llos de fa­mi­lia), de sus ha­za­ñas mi­li­ta­res (es­pa­das, ma­pas e ins­tru­men­tos de es­tra­te­gia) y de su po­si­ción eco­nó­mi­ca (jo­yas y ri­cos ves­ti­dos).

El re­tra­to in­fan­til se ins­cri­be en es­ta ló­gi­ca co­mo un ob­je­to de re­pre­sen­ta­ción fa­mi­liar que mues­tra la per­pe­tui­dad de una di­nas­tía. Sin em­bar­go, no se tra­ta de una ce­le­bra­ción de la per­so­na, co­mo en el ca­so de los adul­tos, sino de un tes­ti­mo­nio de la con­ti­nui­dad y del po­der fa­mi­liar.

De ma­ne­ra ge­ne­ral, los pe­que­ños apa­re­cen acom­pa­ñan­do aun adul­to y las obras en las que el ni­ño es­tá so­lo for­man par­te de un dis­po­si­ti­vo de ex­po­si­ción más com­ple­jo, cons­ti­tui­do por un con­jun­to de re­tra­tos de va­rios miem­bros de la fa­mi­lia. Las gran­des ex­cep­cio­nes a es­ta re­gla son los re­tra­tos de prín­ci­pes y prin­ce­sas, des­ti­na­dos a via­jar a otras cor­tes reales o no­bles con el fin de pac­tar acuer­dos de ma­tri­mo­nio.

El Si­glo de las Lu­ces (con el pen­sa­mien­to de la Ilus­tra­ción, en el si­glo XVIII) abrió pa­so a un re­no­va­do in­te­rés por la cues­tión pe­da­gó­gi­ca de la in­fan­cia y, con es­to, se mo­di­fi­có la ma­ne­ra en que

se re­pre­sen­ta­ba a la in­fan­cia en el ar­te.

El ni­ño, hom­bre y ciu­da­dano en po­ten­cia, ocu­pa­ba un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca de la épo­ca. Emi­le o De la

edu­ca­ción, de Jean Jac­ques Rous­seau (Pa­rís, 1762), y Al­gu­nos pen

sa­mien­tos so­bre la edu­ca­ción, de John Loc­ke (Lon­dres, 1693), cons­ti­tu­yen los tra­ta­dos fun­da­men­ta­les so­bre el “ar­te de edu­car” en el si­glo XVIII.

Pa­ra Loc­ke, la ins­truc­ción da for­ma a la per­so­na y es ca­paz de desa­rro­llar el cuer­po y la men­te de un ni­ño a su má­xi­mo po­ten­cial de ca­pa­ci­da­des. Es­ta hi­pó­te­sis es en el si­glo XVIII una pos­tu­ra que se re­be­la con­tra los mo­de­los pe­da­gó­gi­cos car­te­sia­nos y agus­ti­nia­nos, en los que rei­na el prin­ci­pio del co­no­ci­mien­to in­na­to (don­de se na­cía te­nien­do ya el co­no­ci­mien­to del mun­do, y es­te se re­cor­da­ba y afi­na­ba con el pa­so del tiem­po).

En Emi­le, Rous­seau ex­pli­ca la edu­ca­ción co­mo un pro­ce­di­mien­to de in­ser­ción del hom­bre

na­tu­ral a la so­cie­dad, que le per­mi­te desa­rro­llar sus ta­len­tos, in­ter­ac­tuar con pro­pie­dad y con­ser­var su bon­dad in­na­ta. El ejem­plo de Emi­le es apli­ca­ble a ni­ños de to­dos los es­tra­tos so­cia­les; su ob­je­ti­vo es edu­car al ciu­da­dano, por en­de, a to­dos los ciu­da­da­nos. La edu­ca­ción es un va­lor so­cial y una ne­ce­si­dad cí­vi­ca.

Es­ta re­fle­xión tu­vo im­por­tan­tes re­per­cu­sio­nes en los mo­de­los pe­da­gó­gi­cos de los si­glos pos­te­rio­res, pe­ro tam­bién en la ma­ne­ra en que la in­fan­cia fue re­pre­sen­ta­da por los ar­tis­tas. El ni­ño no es un adul­to in­com­ple­to, sino un­ser en for­ma­ción, pe­ro do­ta­do de in­te­rio­ri­dad in­te­lec­tual y de­be ser for­ja­do pa­ra con­ver­tir­se en un buen ciu­da­dano.

El cuer­po po­lí­ti­co

El re­tra­to in­fan­til de la aris­to­cra­cia, en el si­glo XIX, he­re­da al­gu­nos có­di­gos de la pin­tu­ra di­nás­ti­ca y, al tiem­po, re­fle­ja la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción co­mo atri­bu­to pri­mor­dial del ni­ño. El re­tra­to de Gui­do y Flo­ra

Echan­di se ins­cri­be den­tro de es­tos dos pa­ra­dig­mas: por una par­te es una re­pre­sen­ta­ción de es­ta­tus y de con­ti­nui­dad fa­mi­liar y, por otra, fun­cio­na co­mo una apo­lo­gía de la in­fan­cia con­tro­la­da. Es­te con­trol se ejer­ce no so­lo so­bre la ves­ti­men­ta, sino tam­bién so­bre la pos­tu­ra, ac­ti­tud y atri­bu­tos de gé­ne­ro.

Ysi a pri­me­ra vis­ta nos apa­re­ce co­mo una ima­gen de pos­tal al­go edul­co­ra­da, su re­vi­sión de­te­ni­da nos per­mi­te en­ten­der la com­ple­ji­dad en la re­pre­sen­ta­ción de es­tos ni­ños cu­yo cuer­po es po­lí­ti­co, res­trin­gi­do, amaes­tra­do y re­pre­sen­ta­do se­gún la vo­lun­tad del adul­to. Des­pués de to­do “pin­tar la in­fan­cia es fa­bri­car­la”, es­cri­be Em­ma­nuel Per­noud, es­tu­dio­so de la ni­ñez en la pin­tu­ra.

Gui­do Echan­di mu­rió de tu­bercu­losis a los 27 años, mien­tras es­tu­dia­ba vio­lín en Ale­ma­nia. Por su par­te, Flo­ra le he­re­dó la pin­tu­ra a su hi­ja Flory Ca­rran­za, na­ci­da en 1922 y fa­lle­ci­da en 1999.

Los nie­tos de ella, la fa­mi­lia Bal­ma Ca­rran­za, de­ci­die­ron le­gar­le la obra al Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se, don­de ha pa­sa­do a for­mar par­te del pa­tri­mo­nio de Cos­ta Ri­ca pa­ra el co­no­ci­mien­to y dis­fru­te de sus ciu­da­da­nos.

Es­te es el Re­tra­to de Gui­do y Flo­ra Echan­di(1899) . La fa­mi­lia Bal­ma Ca­rran­za de­ci­dió do­nar­lo a la co­lec­ción del Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se. COR­TE­SÍA DE GA­BRIEL GON­ZÁ­LEZ/ MU­SEO DE AR­TE COS­TA­RRI­CEN­SE.

Acer­ca­mien­to al ros­tro de Gui­do Echan­di. COR­TE­SÍA DE GA­BRIEL GON­ZÁ­LEZ/MU­SEO DE AR­TE COS­TA­RRI­CEN­SE.

La mi­ra­da deFlo­ra eva­de al es­pec­ta­dor. Fo­to: Cor­te­sía de Ga­briel Gon­zá­lez/Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se.

El som­bre­ro de la ni­ña tie­ne flo­res y ho­jas de se­da. COR­TE­SÍA DE GA­BRIEL GON­ZÁ­LEZ/MU­SEO DE AR­TE COS­TA­RRI­CEN­SE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.