La fran­ce­sa Nat­ha­lie Hei­nich exa­mi­na el mun­do del ar­te.

Co­fun­da­do­ra de la re­vis­ta So­cio­lo­gie de l’art vi­si­tó el país pa­ra ex­po­ner su vi­sión del cam­po del ar­te

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Por­ta­da -

A fi­na­les de mar­zo, la so­ció­lo­ga fran­ce­sa Nat­ha­lie Hei­nich vino a Cos­ta Ri­ca pa­ra com­par­tir su vi­sión del te­ma don­de se ha he­cho de re­nom­bre: el ar­te. Co­mo to­da ac­ti­vi­dad hu­ma­na, es mi­na de oro pa­ra una mi­ra­da so­cio­ló­gi­ca; sus re­glas, sus ac­to­res, sus sis­te­mas y sus de­ba­tes se exa­mi­nan pa­ra de­ter­mi­nar có­mo sur­ge eso que en­ten­de­mos co­mo “el mun­do del ar­te”.

Co­fun­da­do­ra de la in­flu­yen­te re­vis­ta So­cio­lo­gie de l’art en 1992 y dis­cí­pu­la de Pie­rre Bour­dieu, Hei­nich par­ti­ci­pó en even­tos coor­di­na­dos por la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca y el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo. Co­mo par­te de su vi­si­ta, con­ver­só con Án­co­ra pa­ra re­pa­sar al­gu­nas lí­neas ge­ne­ra­les de in­da­ga­ción.

–Va­mos al ini­cio: ¿có­mo em­pe­zó su es­tu­dio de la so­cio­lo­gía del ar­te?

– Em­pe­zó con mi te­sis, que hi­ce ba­jo su­per­vi­sión de Pie­rre Bour­dieu a fi­na­les de los 70, una his­to­ria del es­ta­tus de los ar­tis­tas: có­mo los ar­tis­tas pa­sa­ron del es­ta­tus de ar­te­sa­nos al de pro­fe­sio­na­les y, lue­go, al de los ar­tis­tas en el sen­ti­do ro­mán­ti­co del si­glo XIX. Abar­ca­ba en­tre el si­glo XVII y el XIX.

”Tam­bién he tra­ba­ja­do con pú­bli­cos de mu­seos, prác­ti­cas cul­tu­ra­les y la ca­pa­ci­dad de los pú­bli­cos pa­ra eva­luar y acep­tar obras de ar­te. In­ves­ti­go so­bre ar­te con­tem­po­rá­neo y he es­cri­to so­bre la iden­ti­dad de los es­cri­to­res, en­tre otros te­mas”.

–¿Por qué es im­por­tan­te traer he­rra­mien­tas de la so­cio­lo­gía al cam­po del ar­te?

– Creo que son las mis­mas he­rra­mien­tas que ne­ce­si­ta­mos pa­ra com­pren­der cual­quier co­sa en la vi­da, nohay una es­pe­ci­fi­ci­dad del ar­te en cuan­to a la ca­pa­ci­dad de la so­cio­lo­gía de ilu­mi­nar lo que es­tá pa­san­do.

”Lo que im­por­ta pri­me­ro es en­ten­der que la an­ti­gua con­cep­ción de la so­cio­lo­gía del ar­te ha aca­ba­do, y es­te con­cep­to an­ti­cua­do es la idea de que el ar­te pue­de ser un es­pe­jo de la so­cie­dad y que el so­ció­lo­go des­ci­fra pa­ra de­cir­nos lo que el ar­te di­ce de la so­cie­dad. Es­to ya es una for­ma an­ti­cua­da de po­ner las co­sas. No hay tal co­sa co­mo ar­te de un la­do y so­cie­dad del otro; el ar­te es­tá en la so­cie­dad”.

– Y, sin em­bar­go, hay una con­cep­ción po­pu­lar, e in­clu­so en ins­ti­tu­cio­nes, que la sos­tie-

nen co­mo una vi­sión vá­li­da.

– Sí, ese es el en­ten­di­mien­to po­pu­lar de la so­cio­lo­gía del ar­te, pe­ro no pro­du­jo na­da in­tere­san­te. Lo que sí es in­tere­san­te es ob­ser­var y des­cri­bir las for­mas en las que los ar­tis­tas ga­nan su es­ta­tus en la so­cie­dad y en el mun­do del ar­te, la for­ma en que la gen­te per­ci­be y eva­lúa el ar­te, y có­mo las ins­ti­tu­cio­nes cons­tru­yen re­la­cio­nes en­tre las obras y los pú­bli­cos, y la for­ma en que se pro­du­ce y dis­tri­bu­ye el ar­te.

”El ar­te de­be ser es­tu­dia­do co­mo cual­quier otro cam­po en la so­cie­dad; eso sí, es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te pa­ra la so­cio­lo­gía por­que se con­ci­be co­mo al­go se­pa­ra­do de la so­cie­dad, con re­glas es­pe­cia­les, la idea de que la ar­tis­ta es un in­di­vi­duo so­li­ta­rio sin de­ter­mi­na­cio­nes so­cia­les. Es­ta idea es es­pe­cí­fi­ca del mun­do del ar­te y por eso in­tere­sa en­ten­der por qué la gen­te tie­ne es­ta con­cep­ción, y por qué pue­de­te­ner ra­zó­nen­par­te y es­tar erra­da en par­te”. – ¿Por qué nos afe­rra­mos a ese mi­to?

– Lo que tra­to de en­ten­der des­de mi pri­mer li­bro es el ori­gen de esa le­yen­da. Creo que se ba­sa en un con­cep­to, im­ple­men­ta­do des­de la Edad Me­dia, de los “san­tos”. Es­ta fi­gu­ra ha si­do pro­gre­si­va­men­te cam­bia­da ha­cia el­mun­do del ar­te. El pri­mer ar­tis­ta que per­so­ni­fi­ca es­ta idea es Van Gogh. Hay una ne­ce­si-

dad muy an­ti­gua, que no se li­mi­ta al­mun­do de ar­te, de sin­gu­la­ri­zar fi­gu­ras he­roi­cas. Des­de el si­glo XIX no son los san­tos, sino, qui­zá, los ar­tis­tas (quie­nes to­man ese rol).

–El mun­do del ar­te ha cam­bia­do mu­cho, tal co­mo el res­to del mun­do, des­de me­dia­dos del si­glo XX. En la era di­gi­tal y de trans­for­ma­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas, ¿có­mo ha cam­bia­do la fi­gu­ra del ar­tis­ta?

–No creo que ha­ya cam­bia­do prin­ci­pal­men­te por cam­bios téc­ni­cos o so­cia­les, sino que ha cam­bia­do por pa­rá­me­tros es­pe­cí­fi­cos del mun­do del ar­te. Ha cam­bia­do por la emer­gen­cia del pa­ra­dig­ma del ar­te con­tem­po­rá­neo. El cam­bio del pa­ra­dig­ma del ar­te mo­derno al de ar­te con­tem­po­rá­neo ha cam­bia­do el es­ta­tus del ar­tis­ta, el fun­cio­na­mien­to del mun­do del ar­te, el es­ta­tus de la obra, de los in­ter­me­dia­rios, que se vuel­ven más pro­ta­gó­ni­cos...

– ¿Cree que es­ta pe­ne­tra­ción del mer­ca­do en el ar­te ha al­te­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las re­glas con las que es­ta­ban ju­gan­do los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos? ¿Qué si­gue?

– Creo que lo ha al­te­ra­do a ojos de la gen­te que apo­ya otro ti­po de ar­te con­tem­po­rá­neo, más con­cep­tual, me­nos de mo­da, me­nos sen­sa­cio­na­lis­ta. Lo que es in­tere­san­te es que es­ta emer­gen­cia de asun­tos de di­ne­ro en el ar­te con­tem­po­rá­neo es nue­va, pues en los 70 ni si­quie­ra ven­día. Es­te es un asun­to nue­vo y es di­fí­cil adi­vi­nar qué ocu­rri­rá. Al con­tra­rio de lo que mu­cha gen­te cree, es­to no exis­tía al prin­ci­pio del ar­te con­tem­po­rá­neo, el mer­ca­do no es­tá in­trín­se­ca­men­te vin­cu­la­do a él.

RA­FAEL MU­RI­LLO.

En su vi­si­ta a Cos­ta Ri­ca, Hei­nich reali­zó un se­mi­na­rio en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les y char­las en la UCR y el MADC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.