La his­to­ria de la puer­ta y el re­loj de sol de la an­ti­gua Fa­nal.

El por­ta­lón del Cen­tro Na­cio­nal de Cul­tu­ra (Ce­nac): Uno de los tra­ba­jos de can­te­ría más va­lio­sos de la ca­pi­tal cos­ta­rri­cen­se

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - An­drés Fer­nán­dez and­fer1@gmail.com

Re­fi­rién­do­se a las re­mo­de­la­cio­nes que se rea­li­za­ban en la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Li­co­res en aque­llos días, el Dia­rio de Cos­ta Ri­ca ano­ta­ba el 11 de ma­yo de 1941: “En la es­qui­na su­r­es­te, se sus­ti­tu­yó la puer­ta de ma­de­ra por un her­mo­so por­ta­lón de hie­rro, apro­ve­chan­do pa­ra de­jar allí una obra de ar­te cos­ta­rri­cen­se, ex­pues­ta a la ad­mi­ra­ción del via­je­ro que in­gre­sa a la ca­pi­tal por la vía del Atlántico".

“Co­pia la por­ta­da, di­se­ña­da por nues­tro gran ar­qui­tec­to don Teo­do­ri­co Qui­rós, la puer­ta que en To­le­do se co­no­ce con el nom­bre de La Bi­sa­gra. Pe­ro el arre­glo com­bi­na la be­lle­za de aque­lla obra de ar­te es­pa­ñol, con la sen­ci­llez ar­tís­ti­ca de la por­ta­da de la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Li­co­res de Cos­ta Ri­ca".

Re­for­mas en la fá­bri­ca

Por en­ton­ces, Ma­rio Gon­zá­lez Feo (1889-1968) es­ta­ba al fren­te de la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Li­co­res (Fa­nal). “Hu­ma­nis­ta, es­cri­tor des­pués, po­le­mis­ta y di­na­mi­te­ro en el de­ba­te”, co­mo lo ca­rac­te­ri­za­ra el es­cri­tor Jo­sé Marín Ca­ñas, en Val­ses no­bles y sen­ti­men­ta­les; fue ba­jo su ad­mi­nis­tra­ción que se rea­li­za­ron en el ve­tus­to plan­tel in­dus­trial jo­se­fino una se­rie de re­for­mas, uti­li­ta­rias unas y es­té­ti­cas otras.

Con el fin de am­pliar y dis­tri­buir me­jor el es­pa­cio dis­po­ni­ble en el pa­be­llón fron­tal –el que mi­ra al oes­te, fren­te al par­que Es­pa­ña–, la ad­mi­nis­tra­ción pre­fi­rió ha­cer los arre­glos en el in­te­rior, sin des­truir ni al­te­rar ma­yor­men­te la por­ta­da de ese edi­fi­cio, preservando así su ai­re co­lo­nial.

Por esa ra­zón, ano­ta la ga­ce­ti­lla ya ci­ta­da: “En la fa­cha­da se abren nue­vas ven­ta­nas, si­guien­do el es­ti­lo de las otras, pro­vis­tas de re­jas de hie­rro. Pa­ra abrir los bo­que­tes ha si­do ne­ce­sa­rio usar ta­la­dro eléc­tri­co y aun así la ta­rea re­sul­ta cos­to­sa. Es­to di­ce de la cohe­sión de esos ma­te­ria­les que lle­gan a for­mar un so­lo cuer­po com­pac­to; una ma­sa pé­trea”.

En efec­to, los prin­ci­pa­les edi­fi­cios ca­pi­ta­li­nos rea­li­za­das en­tre 1850 y 1870 ha­bían si­do le­van­ta­dos con la lla­ma­da “pie­dra de Pa­vas”, ma­te­rial na­cio­nal en bo­ga y repu­tado co­mo “in­des­truc­ti­ble”. An­tes, eso sí, se ha­bía he­cho ne­ce­sa­rio traer de Gua­te­ma­la a unos cons­truc­to­res, los her­ma­nos Es­tra­da, que vi­nie­ron a en­se­ñar aquí la for­ma de pre­pa­rar la ar­ga­ma­sa ne­ce­sa­ria pa­ra unir ese ma­te­rial ade­cua­da­men­te; apli­ca­ción que se dio en edi­fi­ca­cio­nes ta­les co­mo el Pa­la­cio Na­cio­nal, la Uni­ver­si­dad de Santo Tomás y la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Li­co­res.

Se­gún el vul­ca­nó­lo­go e in­ves­ti­ga­dor cos­ta­rri­cen­se Gui­ller­mo Al­va­ra­do In­du­ni, la pie­dra de Pa­vas es una ro­ca vol­cá­ni­ca, que los geó­lo­gos lla­man ig­nim- bri­ta, ori­gi­na­da por ex­plo­sio­nes pre­té­ri­tas del an­ti­guo vol­cán Bar­va, ori­gi­na­das ha­ce 300 000 y 400 000 años. Con es­ta pie­dra, y con el uso de una mez­cla de cal y are­na, se cons­tru­ye­ron las es­truc­tu­ras ori­gi­na­les de la vie­ja fá­bri­ca de aguar­dien­tes que aún so­bre­vi­ven; a sa­ber, el pa­be­llón oes­te, la to­rre de des­ti­la­ción y su pa­be­llón ane­xo, la bo­de­ga de añe­ja­mien­to de ro­nes y la ca­sa del ad­mi­nis­tra­dor.

Ins­pi­ra­ción to­le­da­na

Fue­ra de la ca­pi­tal, mu­chas otras obras fue­ron cons­trui­das con la pie­dra aque­lla; en­tre otras, se ci­tan la por­ta­da del vie­jo tem­plo de Des­am­pa­ra­dos, así co­mo las an­ti­guas igle­sias de Gre­cia y la de San An­to­nio de Be­lén. Sin em­bar­go, pa­ra 1939, es­ta úl­ti­ma ha­bía si­do des­trui­da por de­ci­sión de los be­le­mi­tas, de­ter­mi­na­dos a edi­fi­car de nue­vo su tem­plo.

Ya an­tes de 1870, en la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Li­co­res, los pa­ños pe­ri­me­tra­les que no eran ocu­pa­dos por edi­fi­cios fue­ron ce­rra­dos con un an­cho mu­ro de la­dri­llo mam­pues­to. A la vez, en la es­qui­na al su­r­es­te del con­jun­to in­dus­trial se de­ja­ba, pa­ra efec­tos de car­ga y des­car­ga, un an­cho y do­ble por­tón tra­se­ro, con ho­jas de ma­de­ra y un ale­ro en­te­ja­do por to­do arre­glo.

Si bien se tra­ta­ba del por­tón tra­se­ro del plan­tel, con to­da se­gu­ri­dad fue enor­me el con­tras­te que de­be ha­ber brin­da­do con la eu­ro­pea ele­gan­cia del par­que Na­cio­nal y la re­mo­za­da ca­lle de la Es­ta­ción, des­de fi­na­les del si­glo XIX. Ca­si sin du­da, esa ha de ha­ber si­do una de las ra­zo­nes que im­pul­sa­ron a Gon­zá­lez Feo a pro­po­ner su trans­for­ma­ción en una ver­da­de­ra pie­za de ar­te pú­bli­co.

Co­mo que­dó ano­ta­do, con­tra­tó al re­co­no­ci­do pin­tor e in­ge­nie- ro-ar­qui­tec­to cos­ta­rri­cen­se Teo­do­ri­co Qui­rós Al­va­ra­do (18971977), quien se en­car­gó del di­se­ño de aquel por­ta­lón, es de­cir, de una de aque­llas gran­des puer­tas que, en los an­ti­guos pa­la­cios, ce­rra­ban los pa­tios al des­cu­bier­to.

Fue Qui­rós, a su vez, quien con­tra­tó al es­cul­tor Nés­tor Ze­le­dón Va­re­la (1903-2000) pa­ra la di­rec­ción de los tra­ba­jos de can­te­ría.

La mano de obra ne­ce­sa­ria pa­ra la­brar las pie­dras de la edi­fi­ca­ción la eje­cu­tó el can­te­ro Bel­for Mora en com­pa­ñía de sus hi­jos, quie­nes ya eran con­si­de­ra­dos en­ton­ces co­mo de los úl­ti­mos “pi­ca­pe­dre­ros” cos­ta­rri­cen­ses.

La pie­za de pie­dra más gran­de –don­de se es­cul­pió el es­cu­do de la Re­pú­bli­ca–, de más de dos to­ne­la­das de pe­so, fue ex­traí­da de la can­te­ra de Pa­vas.

El res­to del ma­te­rial usa­do en el por­ta­lón se aca­rreó des­de San An­to­nio de Be­lén: son los res­tos del tem­plo des­trui­do.

Los he­rra­jes fue­ron he­cho­sen Cos­ta Ri­ca ba­jo la di­rec­ción de un ar­tí­fi­ce ex­tran­je­ro, mien­tras que los fa­ro­les –que co­pian el es­ti­lo de los an­ti­guos fa­ro­les to­le­da­nos– fue­ron rea­li­za­dos por Jo­sé Isern.

El tiem­po es fu­gaz

En reali­dad, tan­to por su ma­te­ria­li­dad co­mo por su com­po­si­ción al­me­na­da, más que a la puer­ta de la Bi­sa­gra, la de la Fa­nal re­cuer­da a la Puer­ta del Sol, tam­bién to­le- da­na y del si­glo XVI.

No obs­tan­te, más que al mu­dé­jar de la Puer­ta del Sol, la nues­tra pa­re­ce ape­lar al ba­rro­co, lo que la con­vier­te en una ma­ni­fes­ta­ción de la ar­qui­tec­tu­ra neo­co­lo­nial his­pa­noa­me­ri­ca­na, tan de mo­da en la dé­ca­da de 1940.

El re­loj de sol, ubi­ca­do al la­do de­re­cho de la puer­ta, es de una es­té­ti­ca ro­má­ni­ca pro­pia del si­glo XI y es di­se­ño del es­cul­tor Juan Ma­nuel Sán­chez (19071990), que al igual que Qui­rós y Ze­le­dón, fue miem­bro de la lla­ma­da Nue­va Sen­si­bi­li­dad, que tu­vo un pa­pel fun­da­men­tal en el ar­te cos­ta­rri­cen­se.

Cons­trui­do en la mis­ma épo­ca, fue co­lo­ca­do so­bre la pa­red es­te del tan­que de agua ad­jun­to a la puer­ta en cues­tión.

En la par­te su­pe­rior, abra­za­do por unas alas, lu­ce un re­loj de are­na, so­bre una ins­crip­ción que di­ce “TEMPVS FVGIT” (el tiem­po es fu­gaz), mien­tras que su marco lo cons­ti­tu­ye una ban­da ca­da tan­to in­te­rrum­pi­da por unos re­lie­ves que re­pre­sen­tan los sig­nos del zo­día­co, que fue­ron ta­lla­dos por Ze­le­dón Va­re­la.

Pre­ce­di­do por un me­dio sol de bron­ce que ape­nas aso­ma par­te del ros­tro, el re­loj es del ti­po ver­ti­cal y es­tá ubi­ca­do de ca­ra al no­res­te-su­r­es­te; su gno­mon es una va­ri­lla me­tá­li­ca ci­lín­dri­ca y rec­ta, cu­yo cen­tro in­di­ca la ho­ra.

Los cálcu­los pa­ra las ne­ce­sa­rias co­rrec­cio­nes los hi­zo el in­ge­nie­ro Sa­muel Sáenz Flo­res y cons­tan en una pla­ca de már­mol ubi­ca­da en la par­te in­fe­rior del re­loj.

De es­ta for­ma, el com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co que nos he­re­da­ra la vi­sión y buen gus­to de Gon­zá­lez Feo cons­ti­tu­ye un ex­cep­cio­nal con­jun­to de ar­te pú­bli­co en la ciu­dad ca­pi­tal y, co­mo si eso fue­ra po­co –tal co­mo nos lo re­cuer­da­la no­ta ci­ta­da al ini­cio de és­ta crónica–, “esa obra, [que] ha exi­gi­do un año de es­fuer­zo, ape­nas re­pre­sen­ta un gas­to de die­ci­séis mil co­lo­nes. Se ha tra­ba­ja­do con eco­no­mía y con un gus­to ex­qui­si­to”.

El re­loj de sol es de una es­té­ti­ca ro­má­ni­ca pro­pia del si­glo XI y es di­se­ño del es­cul­tor Juan Ma­nuel Sán­chez (1907-1990) .

El con­jun­to del por­ta­lón y el re­loj de sol ubi­ca­dos al cos­ta­do su­r­es­te de la Fá­bri­ca de Li­co­res, ha­cia 1970. FO­TO DE AU­TOR NO DE­TER­MI­NA­DO. AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

Una ima­gen cer­ca­na a 1970 del re­loj de sol y su ta­bla de co­rrec­cio­nes. FO­TO­GRA­FÍA DE AU­TOR NO DE­TER­MI­NA­DO. AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.