UN PIN­TOR ROM­PE CON EL PAI­SA­JE IDÍ­LI­CO

Una ex­po­si­ción en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo re­vi­sa ca­si dos dé­ca­das de tra­ba­jo del ar­tis­ta Ale­jan­dro Vi­lla­lo­bos: pai­sa­jes li­bres de es­te­reo­ti­pos, re­ple­tos de “dra­ma­tis­mo me­teo­ro­ló­gi­co” y de ex­pe­ri­men­ta­ción téc­ni­ca

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Tor­men­to­so, bo­chor­no­so, des­bor­da­do, in­ten­so, cam­bian­te, dra­má­ti­co, vio­len­to... Tan­tos ad­je­ti­vos ayu­dan a des­cri­bir el pai­sa­je que pin­ta el ar­tis­ta cos­ta­rri­cen­se Ale­jan­dro Vi­lla­lo­bos. No es su pai­sa­je, es nues­tro pai­sa­je: nues­tra na­tu­ra­le­za fu­rio­sa.

Des­de ha­ce dos dé­ca­das, él se ha de­ja­do se­du­cir por la na­tu­ra­le­za, no aque­lla idí­li­ca y edul­co­ra­da que re­pro­du­cen mu­chas pos­ta­les pa­ra tu­ris­tas, sino la que él ve por su ven­ta­na en Ti­bás o en sus ca­mi­na­tas por la mon­ta­ña.

En Sim­ple­men­te pai­sa­je, el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo (MADC) re­vi­sa el tra­ba­jo que es­te pin­tor y gra­ba­dor de 56 años ha he­cho en enor­mes cua­dros, con ma­te­ria­les in­dus­tria­les, así co­mo en una ins­ta­la­ción con gran­des tu­bos de pa­pel pin­ta­dos.

Mi­ra­da con­tem­po­rá­nea

¿Por qué es con­tem­po­rá­nea una mues­tra so­bre pai­sa­je? Más bien ha­bría que pre­gun­tar­se por qué no po­dría ser­lo si lo con­tem­po­rá­neo no se sus­cri­be so­lo a cier­tos tó­pi­cos. Sin em­bar­go, la res­pues­ta es sen­ci­lla: la mi­ra­da de Vi­lla­lo­bos elu­de adre­de el es­te­reo­ti­po.

Pa­ra Da­niel So­to Mo­rúa, cu­ra­dor de la ex­po­si­ción, es­tas pie­zas rom­pen con la idea de que nues­tro pai­sa­je es so­lo sol bri­llan­te, cie­lo azul y po­ca llu­via. “Ale­jan­dro en­cuen­tra una be­lle­za que po­cos ven. Su mi­ra­da es con­tem­po­rá­nea por­que ve el pai­sa­je tal cual lo te­ne­mos y no tal cual lo he­mos cons­trui­do”, ase­gu­ra.

En Sim­ple­men­te pai­sa­je es­tá esa ima­gen del agua­ce­ro vio­len­to y ame­na­za­dor que os­cu­re­ce to­do a cual­quier ho­ra del día, es­tá la tie­rra abier­ta des­pués de un te­rre­mo­to, es­tá la luz re­fle­ja­da so­bre los char­cos en me­dio de la mon­ta­ña, es­tán los ra­yos de luz que lo­gran atra­ve­sar las nu­bes car­ga­da de llu­via in­mi­nen­te, es­tán los co­lo­ri­dos ár­bo­les flo­rea­dos en la épo­ca se­ca...

“El cos­ta­rri­cen­se no vi­ve de acuer­do al me­dio que le to­ca vi­vir. Su idea del pai­sa­je es­tá afin­ca­da en una eter­na pri­ma­ve­ra, en la que so­lo ve pla­ya, mar, sol y are­na. Sin em­bar­go, al ser tro­pi­cal, en es­te país tie­ne que llo­ver más de lo que llue­ve en otras par­tes. La gen­te es­pe­ra que el me­dio se adap­te a ellos y no ellos al me­dio. La gen­te se ol­vi­da que en es­te país el pai­sa­je es tre­men­da­men- te vio­len­to: tor­men­tas, inun­da­cio­nes, ra­yos…”, cuen­ta es­te pro­fe­sor de gra­ba­do de la Ca­sa del Ar­tis­ta, don­de co­men­zó en 1977 guia­do por el pin­tor Ri­car­do

Chino Mo­ra­les. Du­ran­te 40 años, su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca se ha desa­rro­lla­do en dos fren­tes: la pin­tu­ra y el gra­ba­do.

El de la ex­po­si­ción es pai­sa­je, pu­ro y llano, y es po­de­ro­so. De he­cho, el cu­ra­dor con­si­de­ra que el tra­ba­jo re­sul­ta sub­yu­gan­te: “Sus pin­tu­ras son ame­na­zan­tes por­que nos di­cen, a ra­ja­ta­bla, que so­mos se­res mi­núscu­los an­te un to­do, y que la na­tu­ra­le­za y el cli­ma nos po­seen y do­mi­nan, so­mos ape­nas una par­tí­cu­la an­te la in­men­si­dad”. Es­ta es “una Cos­ta Ri­ca des­nu­da, ate­mo­ri­zan­te y exu­be­ran­te”.

El “dra­ma­tis­mo me­te­reo­ló­gi­co” –co­mo lo lla­ma Vi­lla­lo­bos– lo atra­pó des­de 1999, cuan­do se vol­vió su te­ma prin­ci­pal.

“Em­pe­cé con el pai­sa­je por­que me se­du­je­ron esos dra­ma­tis­mos me­te­reo­ló­gi­cos: el sol que atra­vie­sa las nu­bes car­ga­das de llu­via, la llu­via so­bre la mon­ta­ña y co­sas que es­tán cer­ca. To­do lo co­men­cé a ex­plo­tar des­de mi óp­ti­ca, nun­ca fue con vi­sos eco­lo­gis­tas: uso pin­tu­ras in­dus­tria­les, la­cas, pin­tu­ras pa­ra ca­rros o ca­lles, ma­te­ria­les muy con­ta­mi­nan­tes”, cuen­ta. Iro­nías y pa­ra­do­jas son par­te del ar­te.

Vi­lla­lo­bos se co­nec­ta con la tra­di­ción pic­tó­ri­ca. Por eso, el cu­ra­dor es­cri­be en su tex­to so­bre la ex­hi­bi­ción: “Con gran maes­tría, do­mi­na la téc­ni­ca tra­di­cio­nal de ca­ba­lle­te de la ma­ne­ra más po­co con­ven­cio­nal. Se sale del uso or­to­do­xo del ma­te­rial y la he­rra­mien­ta, man­cha los lien­zos con pin­tu­ras in­dus­tria­les, acei­tes, pol­vos me­tá­li­cos y áci­dos. Po­co a po­co, ha sus­ti­tui­do óleo y acrí­li­co por pin­tu­ra as­fál-

ti­ca, re­si­nas, di­lu­yen­tes, pol­vos me­tá­li­cos, pig­men­tos, es­mal­tes y bar­ni­ces in­dus­tria­les. Mez­cla los pol­vos me­tá­li­cos de mar­que­te­ría y los aglu­ti­na con bar­niz de po­liu­re­tano de pi­sos, uti­li­zán­do­los co­mo pig­men­to pa­ra pin­tar un cua­dro”.

Las obras no tie­nen un or­den cro­no­ló­gi­co ni te­má­ti­co; el cu­ra­dor le apos­tó a un diá­lo­go en­tre las pie­zas. De es­ta for­ma, en es­ta pa­no­rá­mi­ca del tra­ba­jo de Vi­lla­lo­bos pa­sa­mos de en­cua­dres y ho­ri­zon­tes am­plios a de­ta­lles que, vis­tos tan de cer­ca, pa­re­cen pro­pues­tas abs­trac­tas. Ale­jar­se ayu­da­rá con la pers­pec­ti­va.

Y es que pre­ci­sa­men­te, el ca­mino de Vi­lla­lo­bos no ha si­do una evo­lu­ción or­de­na­da, sino que desa­rro­lla un te­ma, lo de­ja, vuel­ve, pro­fun­di­za, cam­bia a otro…,; siem­pre se de­ja abier­ta la po­si­bi­li­dad a vol­ver de otra for­ma.

Dos obras des­ta­ca­das

Ale­jan­dro siem­pre es pin­tor y tam­bién que­da en evi­den­cia su for­ma­ción y tra­ba­jo en el gra­ba­do; to­do que­da es­tam­pa­do en el tra­ba­jo ar­tís­ti­co.

In­clu­so, ha ido más allá y has­ta ha ex­pe­ri­men­ta­do con el ar­te tri­di­men­sio­nal en Sil­va pro no­bis ( Sel­va por no­so­tros). En es­te tra­ba­jo del 2006 to­mó más de 60 ci­lin­dros de pa­pel gran­des, usa­dos pa­ra trans­por­tar el ma­te­rial pa­ra im­pri­mir ban­ners, pa­ra con­ver­tir­los en un bos­que im­pro­ba­ble. Lue­go, plan­tó es­tos ár­bo­les en di­fe­ren­tes par­tes de la ciu­dad pa­ra re­cor­dar­les a los tran­seún­tes un pai­sa­je ex­tin­to.

Aque­lla ac­ción fue do­cu­men­ta­da en fo­to­gra­fía y el MADC no so­lo re­cu­pe­ra al­gu­nos de esos “ár­bo­les” en la Pi­la de la Me­la­za, sino que agre­ga al­gu­nas de aque­llas imá­ge­nes.

¿Qué qui­so y quie­re es­te ar­tis­ta con es­te bos­que ar­ti­fi­cial? Que­ría que el pa­pel/car­tón re­to­ma­ra sim­bó­li­ca­men­te la for­ma de ra­mao de tron­co que tu­vo an­tes de con­ver­tir­se en un pro­duc­to co­mer­cial y pro­vo­car o im­pre­sio­nar al es­pec­ta­dor.

Es­te pro­yec­to, que se ex­pu­so en­la Ga­le­ría Na­cio­nal, fue fi­nan­cia­do por el pro­pio ar­tis­ta.

El sá­ba­do 19 de ma­yo ten­drá un nue­vo epi­so­dio, cuan­do aque­lla ac­ción vuel­va a re­pe­tir­se en al­gu­nos pun­tos de la ciu­dad y, des­pués de la ex­po­si­ción, aque­llos tron­cos ar­ti­fi­cia­les que­den en la na­tu­ra­le­za pa­ra que es­ta se en­car­gue de in­ter­ve­nir­los.

En Sim­ple­men­te pai­sa­je hay un cua­dro que no es sim­ple ni so­lo pai­sa­je. Se tra­ta de Co­lla­ge

tro­pi­cal, con la cual el ar­tis­ta ga­nó el gran pre­mio Sa­lón de la Ex­ce­len­cia de la IV Bie­nal Lach­ner y Sáenz en 1994. Por me­dio de un cu­chi­llo y un ba­nano, la obra ha­ce alu­sión al ca­so de Lorena Bob­bit, ecua­to­ria­na que en Es­ta­dos Uni­dos im­pac­tó al mun­do: ella le cor­tó el pe­ne a su ma­ri­do lue­go de un lar­go his­to­rial de mal­tra­to y agre­sión se­xual; un jui­cio la ab­sol­vió.

Es­te tra­ba­jo se em­pa­ren­ta con el res­to de la ex­po­si­ción por su in­te­rés en la te­má­ti­ca tro­pi­cal, así co­mo por la for­ma en que es­tá pin­ta­do el fon­do y por su at­mós­fe­ra caó­ti­ca. Es­te co­lla­ge per­te­ne­ce al MADC y sir­ve co­mo un puen­te en­tre di­fe­ren­tes tó­pi­cos.

En la Sa­la 1 del Mu­seo pa­re­ce que se va a ve­nir un agua­ce­ro to­rren­cial. El ar­te in­vi­ta a ex­plo­rar ca­da pie­za de so­bre­sal­to en so­bre­sal­to, aun­que re­co­noz­ca­mos ca­da es­ce­na y sen­sa­ción.

La char­ca, acrí­li­co so­bre lien­zo. COR­TE­SÍA DEL MADC.

Sel­va, mo­no­ti­pia so­bre pa­pel he­cha por el ar­tis­ta Ale­jan­dro Vi­lla­lo­bos. COR­TE­SÍA DEL MADC.

Fue­go na­tural, pin­tu­ra crea­da con es­mal­tes in­dus­tria­les y pol­vo de oro. COR­TE­SÍA DEL MADC.

Bos­que detran­si­ción es otra de las obras en Sim­ple­men­te pai­sa­je. COR­TE­SÍA DEL MADC.

Ale­jan­dro Villa­lo­bos re­tra­ta la na­tu­ra­le­za cos­ta­rri­cen­se tal cual la per­ci­be. FO­TO: DIA­NA MÉN­DEZ.

Una vis­ta de la Sa­la 1 del MADC. En el cen­tro, la pin­tu­ra Co­lla­ge tro­pi­cal (1994). FO­TO: DIA­NA MÉN­DEZ.

Un de­ta­lle de Cá­li­da ins­pi­ra­ción, de la se­rie Flu­xus. FO­TO: DIA­NA MÉN­DEZ.

La Pi­la de laMe­la­za, en el Ce­nac, alo­ja el pro­yec­to Sil­va pro no­bis. FO­TO: DIA­NA MÉN­DEZ

La na­tu­ra­le­za que pin­ta el ar­tis­ta es ame­na­zan­te y exu­be­ran­te. FO­TO: DIA­NA MÉN­DEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.